“Veo oportunidades laborales en las soluciones tecnológicas”

Revista Nº 194 Mar.-Abr. 2016

Luis Ernesto Gómez, viceministro de empleo y pensiones del Ministerio del Trabajo, cree que las plataformas de negocios en internet y las aplicaciones para ofrecer servicios virtuales tienen un fuerte potencial para liderar la generación de empleo en Colombia.

ENTREVISTA REALIZADA

A Luis Ernesto Gómez 

Viceministro de empleo y pensiones del Ministerio del Trabajo 

En entrevista con la revista ACTUALIDAD LABORAL hizo un balance de los programas que orienta en esa cartera.

ACTUALIDAD LABORAL: ¿Qué piensa del aumento del desempleo a dos dígitos en el 2016?

Luis Ernesto Gómez: El año siempre comienza con tasa de desempleo de dos dígitos. El año pasado era de 10,8% en enero y al final del año cerramos con 8,9% de tasa de desempleo. El año arranca con tasas de desempleo altas y van bajando a lo largo del año y en el segundo semestre son más bajas. Pero, sin lugar a dudas, hubo un incremento. Esto obedece a distintos factores, a unos sectores de la economía que generaban mucho empleo y que ya no lo están haciendo como el de hidrocarburos. Responde también a una situación de menor generación de oferta de empleo en el sector de la construcción en Bogotá; tuvimos una desaceleración importante de la construcción, pero están todos los indicadores para que se recuperen los puestos de trabajo perdidos allí. Y este va a ser un año donde el reto es mantener la tasa de desempleo en un dígito; lograr que durante todo el año las condiciones se den para que el desempleo no suba más de la cuenta y para eso hay distintas medidas ya propuestas por el Gobierno.

A. L.: ¿Pero la situación económica del 2016 puede ser más difícil que la del 2015? 

L. E. G.: Este año tenemos una proyección de generación de empleo mucho más baja que el año pasado. El Gobierno ya revisó la cifra de crecimiento económico a la baja. El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría, ya planteó un crecimiento económico cercano al 3% y quien genera empleo es el sector privado. Entonces, en la medida en que la economía va a crecer menos y el consumo en los hogares también, pues el empleo no crece al mismo ritmo que las personas que empiezan a buscar empleo. Los indicadores no son los mejores, pero tenemos con qué enfrentar la situación. Hay distintos factores este año que son importantes generadores de empleo.

A. L.: ¿Cuáles?

L. E. G.: La última semana de febrero del 2016 se firmó un decreto que aumenta los subsidios de vivienda de las cajas de compensación familiar; pasan, en promedio, de 14 millones de pesos a 21 millones de pesos. Hay 65 mil subsidios para este año. Esperamos que eso jalone de manera importante la construcción en Bogotá. Hay un licenciamiento muy importante de metros cuadrados para construcción en Bogotá; esto también nos va a ayudar. Tenemos expectativas, no necesariamente por los réditos de la paz, en términos de crecimiento económico, esto se verá más adelante, en los próximos años, la confianza inversionista, pero este año hay inversiones concretas de posconflicto. El Ministerio del Posconflicto tiene un portafolio de 1.6 billones de pesos para inversión en lo rural. A esto se suma una inversión de 200 mil millones de pesos que van a hacer las cajas de compensación familiar, también en lo rural, con miras a que van a generar empleo en zonas de posconflicto, en zonas rurales. Son inversiones para generar empleo, son inversiones de infraestructura, de rehabilitación, inversiones en agricultura que van a generar empleo. Por otro lado, hay un indicador que nos pone optimistas y es que la construcción siga siendo dinámica y todas las obras de cuarta generación vial están programadas para ejecutarse este año. Además de toda la inversión en vivienda y del programa Mi Casa Ya. Es decir, este año Colombia va a estar en obra. Entonces, el sector de la construcción va a ser pujante y generador de demanda. Nos tranquiliza que con el arranque de Reficar (Refinería de Cartagena) el producto interno bruto (PIB) industrial va a crecer en 10% más.

A. L.: ¿Cuáles sectores manufactureros pueden liderar la generación de empleo? 

L. E. G.: El textil, por ejemplo, es un motor de empleo de ventas. Colombia es competitivo en la venta de textiles. Allí hemos visto mucha demanda, por parte de los empresarios, de capacitación y por eso reenfocamos la formación del SENA hacia la industria textil. Hemos visto un fortalecimiento de los servicios. Esto hay que decirlo, porque nuestro país no es industrializado, pero sí con una importante fuerza en la economía terciaria de los servicios y aquí, por ejemplo, los servicios de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) han crecido de manera muy importante.

A. L.: ¿Cree, en verdad, que el sector de tecnologías de la información puede liderar la generación de empleo?

L. E. G.: Sí. En Colombia veo una gran oportunidad, porque es un país de personas sensibilizadas con la tecnología. Es uno de los países con el porcentaje más alto de los usuarios en Facebook. Es decir, de los 40 millones de colombianos, aproximadamente, que podrían estar en redes, prácticamente una tercera parte están en Facebook; utilizan con frecuencia aplicaciones y soluciones tecnológicas para hacer compras, para prestar servicios. Esto permite que Colombia crezca muy rápidamente en lo que llamamos el trabajo de los nuevos tiempos a través de nuevas tecnologías o el trabajo 3.0. Hay quienes ven en las plataformas (negocios por internet) un enemigo. Yo, en cambio, veo oportunidades en estas y en las soluciones tecnológicas. Y el reto aquí es que el trabajo siga siendo fuente de bienestar, de estabilidad. Y cuando me refiero a bienestar aludo a ingresos que permitan mantener de manera aceptable y decente a una familia; con bienestar me refiero a seguridad social. Entonces necesitamos que el trabajo, en los nuevos tiempos, vaya de la mano con la seguridad social y es más fácil hacer un aporte a seguridad social a través de una plataforma electrónica, con un clic, que llenando cinco formularios de papel.

A. L.: ¿Y qué está haciendo el viceministerio para incentivar el trabajo de los nuevos tiempos?

L. E. G.: Un frente muy importante es el teletrabajo que promovemos en las empresas y en aquellas que decidan que ciertos procesos pueden designarlos a teletrabajadores; personas que trabajen uno o dos días desde la casa. Lo hacemos mucho con las entidades públicas, pero queremos que cada vez más el sector privado participe. Tenemos un número importante de empresas en esta iniciativa. Colombia ya cuenta con unos 38 mil teletrabajadores. También estamos abogando porque estas nuevas tecnologías cumplan con unos estándares mínimos para la seguridad social.

A. L.: ¿Cómo va el trámite en el Congreso de la República del proyecto de ley para promover el empleo juvenil?

L. E. G.: Ya tuvo dos debates en la Cámara de Representantes. Esperamos que en el mes de abril se den los dos debates en el Senado. Va muy bien, porque la ley fue votada con absoluta unanimidad. Los partidos de la Unidad Nacional y los de oposición votaron a favor; el Centro Democrático y el Polo Democrático votaron a favor del proyecto de ley, porque trae solo cosas buenas; ayuda a los jóvenes a conseguir un empleo, elimina esa barrera de la libreta militar para acceder a aquel, genera oportunidades de emprendimiento juvenil con fondos de capital semilla, genera la posibilidad de que en el Estado se hagan prácticas laborales y que los jóvenes sin experiencia puedan ingresar al servicio público y al Estado. Aquí hay una gran oportunidad para la juventud colombiana.

A. L.: ¿Los críticos afirman que esa ley rebaja el salario de enganche de los jóvenes en el mercado laboral y subsidia a los empresarios la nómina?

L. E. G.: Los críticos muchas veces desinforman. Esta ley sí reduce los costos del trabajo, pero no con cargo al trabajador, sino al empleador. El joven va a ganar lo mismo. Al joven no se le va a reducir ningún beneficio; va a tener su salud, su subsidio familiar, sus primas, sus vacaciones. Lo que vamos a reducir son los costos al empresario si contrata jóvenes entre 18 y 28 años, sin experiencia; no van a tener que pagar durante el primer año el costo de la caja de compensación familiar, el 4%.

A. L.: ¿Eliminar el requisito de la libreta militar a los hombres jóvenes es discriminatorio con respecto a las mujeres jóvenes?

L. E. G.: Hacer una política de género en favor de los varones no necesariamente va en detrimento de las mujeres; por ellas también hacemos mucho en el ministerio. Pero el tema de la libreta militar no lo podemos dejar de abordar. Saber que hay más de 700 mil remisos en el país y de estos 565 mil están entre los 18 y los 28 años de edad nos obliga a actuar, no podemos dejarlos sin su libreta militar, en la informalidad, con multas y sin trabajo. Esta es una medida que no genera empleo, promueve la formalización. Se trata de que un joven que por falta de su libreta militar no pueda acceder a un empleo formal ahora pueda hacerlo. El proyecto de ley prevé que si tiene una multa muy alta pueda renegociarla, se le pueden dar exenciones en la multa hasta del 80% y se le reduce hasta el 60% la cuota de compensación militar. La idea es que se le reduzca el monto de lo que tiene que pagar y que, además, lo pueda pagar a cuotas cuando tenga un empleo. Eso sí, que le cumpla al Estado. Y decir que para un grupo de edad entre 18 y 22 años de edad, va a ser muy importante que sigan prestando el servicio militar, porque Colombia hoy requiere de alrededor de 90 mil soldados de servicio militar obligatorio que presten un servicio a la defensa nacional.

A. L.: ¿Cómo avanza el programa de 40 Mil Primeros Empleos?

L. E. G.: Inició a mediados del 2015. Durante esos primeros seis meses de operación encontraron trabajo 14.700 jóvenes. El comienzo fue un poco lento; hubiéramos querido que fuera más rápido, pero nos dimos cuenta de que tomó mucho tiempo que las empresas conocieran el esquema y confiaran en él. Muchas no nos creían que efectivamente el beneficio era tan bueno, que les iban a financiar seis meses del salario, prestaciones sociales y seguridad social de los trabajadores. Pero ya, una vez que las empresas lo conocieron, el Grupo Éxito, BBVA, Bancolombia, lo que hacen es registrar vacantes permanentemente. Entonces, el programa va muy bien. En el 2016, a pesar de la cifra de desempleo que afecta las oportunidades, el programa sigue generando unas buenas vacantes y ya vamos en alrededor de 17.700 jóvenes trabajando. Se han inscrito a través del programa unos 80 mil jóvenes. Hemos capacitado a más de 42 mil; esto quiere decir que así no esté contratado el joven, fue a entrevistas, tuvo su primer proceso de elaboración de hoja de vida, de preparación para entrevistas, tuvo unas capacitaciones. Así no le estemos consiguiendo el trabajo hoy, con seguridad es una primera entrada al mercado laboral.

A. L.: ¿Qué avances ha tenido el programa de formalización laboral con las empresas?

L. E. G.: Le apuntamos a la formalización por dos rutas. Una es que cuando se trata de trabajo dependiente, hay muchos casos donde el patrón que no está cumpliendo las obligaciones con los trabajadores puede ser sujeto de multas y de demanda por el trabajador. Entonces lo que hacemos es un acuerdo de formalización. Le decimos al empresario que lo podríamos multar por determinada cuantía, pero en vez de hacerlo, si mediante un plan de trabajo y en unos tiempos acordados logra formalizar y vincular a la nómina a los trabajadores y pagarles lo que les debe, queda al día con el Ministerio del Trabajo. Nuestra idea no es ponerle una multa tan alta a la empresa, que deba cerrar. El objetivo es que el trabajo sea de calidad. Se han suscrito más de 65 acuerdos de formalización y se han visto beneficiados un número importante de trabajadores que hoy forman parte de empresas y tienen contratos directos gracias a esos acuerdos.

A. L.: ¿Y cuál es la otra ruta de formalización?

L. E. G.: En Colombia, gran parte del trabajo es independiente. O sea, personas que no trabajan para alguien, sino por cuenta propia y para ellos es muy importante generar condiciones de formalización. Aquí la apuesta va en dos sentidos. Uno, la plataforma única de afiliación a la seguridad social (en internet), en la cual está trabajando el Ministerio del Trabajo con el Ministerio de Salud y el Ministerio de Hacienda. En la medida en que los trámites se facilitan, más personas llegan al sistema de seguridad social. Y el otro es que el Plan Nacional de Desarrollo de este cuatrienio establece, en su artículo 98, que les tenemos que dar una alternativa a las personas que trabajan como independientes y no tienen aún seguridad social, porque sus ingresos son intermitentes o, a veces, son inferiores al salario mínimo y hoy, si alguien quiere afiliarse a salud, a pensiones, tiene que cotizar al menos sobre un salario mínimo. El Plan Nacional de Desarrollo crea un sistema de protección social que estamos desarrollando para aquellos que tienen ingresos por debajo del salario mínimo. Lo vamos a complementar con un microseguro que reemplaza, de alguna manera, a la administradora de riesgos laborales.