SENTENCIA 4660 DE DICIEMBRE 26 DE 1993

 

Sentencia 4660 de noviembre 26 de 1993 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

SENTENCIA INHIBITORIA

NO ES TITULO EJECUTIVO

EXTRACTOS: «Para el a quo la sentencia que se adujo como fundamento del mandamiento de pago por ser inhibitoria y no imponer una obligación de pagar una suma líquida de dinero al tesoro nacional no presta mérito ejecutivo por carecer de dicha cualidad que exigen el artículo 488 del Código de Procedimiento Civil y el numeral 2º del artículo 68 del Código Contencioso Administrativo, no pudiendo serle extraño al proceso ejecutivo especial del Decreto 2503 de 1987 tal exigencia cuando el artículo 105 numeral 5º se refiere a las sentencias como títulos ejecutivos.

De esta misma opinión es el señor Procurador Tercero Delegado ante esta corporación y la Sala acoge el mismo criterio, en contra de lo expresado por el defensor de la Dirección de Impuestos, además de las razones expuestas por aquellos, por las siguientes consideraciones:

Pertenece a la esencia del proceso ejecutivo, tanto el judicial como el administrativo que consagró el Decreto 2503 de 1987 en forma especial para la Dirección de Impuestos Nacionales, la certeza y seguridad del derecho pretendido ejecutivamente puesto que su objeto no es aclarar o declarar derechos dudosos o controvertidos, sino realizar en la práctica, mediante la fuerza legal del juez de la ejecución, los derechos ya reconocidos por actos o títulos que, en principio, no admiten ninguna discusión.

Por ello se ha reconocido como título por excelencia la sentencia judicial. Pero para que ésta goce de esta fuerza, se requiere que habiendo sido de conocimiento, sea de condena. Así lo expresa en forma clara el artículo 488 del Código de Procedimiento Civil, al incluir dentro de los títulos ejecutivos, por contener una obligación expresa, clara y exigible, “...las que emanan de una sentencia de condena proferida por juez o tribunal de cualquier jurisdicción...”.

Síguese de ahí que la llamada sentencia inhibitoria (que no es fallo, sino providencia que declara una falla procesal) no constituye por sí sola título ejecutivo.

En materia de impuestos el artículo 68 del Código Contencioso Administrativo consagró como norma general que cobija a todos los títulos allí enumerados la condición de que “...en ellos conste una obligación, clara, expresa y actualmente exigible...” y luego encasilló en el numeral 3º las liquidaciones de impuestos contenidas en providencias ejecutoriadas.

Aún dentro de su especialidad el Decreto 2503 de 1987 en su artículo 105 dentro de los títulos ejecutivos incluyó a “las sentencias y demás decisiones jurisdiccionales ejecutoriadas, que decidan sobre las demandas presentadas en relación con los impuestos... (etc.) que administra la Dirección de Impuestos Nacionales” (art. 828, E.T.). Si esta norma exige que la sentencia decida sobre la demanda, es obvio que no puede tenerse como tal la sentencia inhibitoria, como la que se adujo en el caso que atiende la Sala en este proceso, puesto que no contiene decisión alguna sobre la demanda que ni siquiera entró a conocer.

El efecto de la sentencia inhibitoria del Tribunal de Cundinamarca (Exp. 3454, abr. 30/88) no fue otro que el de precisar la fecha de ejecutoria o mejor, de ejecutividad, de la liquidación de impuestos, que sería en realidad el documento constitutivo de título ejecutivo, pero no la sentencia sola que no contiene ninguna condena».

(Sentencia de noviembre 26 de 1993. Expediente 4660. Consejero Ponente: Dr. Jaime Abella Zárate).

__________________________________