Auto 10816 de diciembre 15 de 1995 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

•SALA DE CASACIÓN PENAL

PROCESOS QUE DEBEN CULMINAR CON SENTENCIA ANTICIPADA

NO SE ACUMULAN CON LOS DE LA VÍA ORDINARIA

EXTRACTOS: «Discútese en el presente caso si la acumulación de procesos es procedente respecto de asuntos en los cuales el acusado ha suscrito acta de aceptación de cargos o de acuerdo, conforme a las previsiones de los artículos 37 y 37A del Código de Procedimiento Penal (modificados por los arts. 3º y 4º de la Ley 81 de 1993), teniendo en cuenta que el artículo 37B ibídem (modificado por el art. 5º de la citada ley), en su numeral 2º, equipara dichas actas a la resolución de acusación.

De cara a las normas de derecho procesal que regulan el instituto de la acumulación, nada impide que esto acontezca, además de que a través suyo se evita un desgaste procesal innecesario y se permite la unificación del fallo. Todo, desde luego, en la medida que se cumplan las exigencias de los artículos 91 y 92 del estatuto procesal. Pero esto solamente sería posible respecto de procesos que deben terminar anticipadamente, es decir, de aquellos en los cuales ya existe acta de aceptación de cargos o de acuerdo, según las prescripciones de los artículos 37 y 37A ibídem, y hasta antes de que se haya dictado el fallo de primera o única instancia, mas no en relación con procesos que no participan de esta característica.

La razón es bien sencilla. En virtud de los principios de prevalencia y celeridad que presiden los institutos de la sentencia anticipada y la audiencia especial, el artículo 37B establece, en su numeral 3º, que la unidad procesal se rompe si los acuerdos o aceptaciones son parciales, lo cual indica, a todas luces, que el querer del legislador fue no entremezclar procesos que deben concluir mediante un fallo dictado anticipadamente, con aquellos que deben culminar por los trámites ordinarios, en razón a los propósitos de reconocimiento de ventajas al procesado y de realización cierta y eficaz de la función judicial, a que corresponde este mecanismo.

Por eso, no deja de ser contradictorio que a través de la acumulación se pretenda unificar actuaciones que por mandato de la ley deben mantenerse separadas.

Si en la etapa de la causa, por ejemplo, se produce una aceptación parcial de cargos, la unidad del proceso se rompe por virtud del artículo 37B; con todo, cada proceso, por separado, cumple los requerimientos para la acumulación señalados por los artículos 90 y 91 ibídem. Pero es obvio que la unificación entre ellos no procede, al menos mientras las condiciones no varíen, porque de hacerse se estaría desconociendo el precepto legal que ordena que la actuación se divida.

En el caso que se estudia, la colisión se ha suscitado porque el Juzgado Regional de Cúcuta se negó a acumular a una causa de su conocimiento, no sujeta al trámite previsto en los artículos 37 y 37A del Código de Procedimiento Penal, la de competencia del Juzgado Treinta Penal del Circuito de Medellín, en la cual existe acta de aceptación de cargos.

Esta unificación resulta improcedente, pues, como se deja visto, es voluntad del legislador que los procesos que deben culminar anticipadamente por virtud de las previsiones de los citados artículos 37 y 37A, se mantengan separados de los que se tramitan por la vía ordinaria. Por tanto, corresponde al Juzgado Treinta Penal del Circuito de Medellín seguir conociendo del asunto».

(Auto de diciembre 15 de 1995. Radicación 10.816. Magistrado Ponente: Dr. Fernando E. Arboleda Ripoll).

________________________________________