CIRCULAR EXTERNA 79 DE 1995

(Septiembre 8)

Como es de su conocimiento, el artículo 1º del Decreto 1141 del 30 de junio de 1995, le asignó facultades a la Superintendencia Bancaria para calcular y divulgar la rentabilidad mínima obligatoria para los fondos de pensiones y los fondos de cesantía.

(Nota: Incorporada en la Circular Externa 29 de 2014 de la Superintendencia Financiera de Colombia)

En tal sentido, este despacho se permite señalar las siguientes pautas para el diseño, valoración y actualización del portafolio de referencia en los términos establecidos en el artículo 2º del mencionado decreto.

1. Precisiones. De acuerdo con lo señalado en el artículo 2º del citado decreto la rentabilidad mínima corresponde al promedio de los siguientes elementos:

a) El 90% del promedio ponderado de las rentabilidades acumuladas efectivas anuales obtenidas por los fondos existentes de pensiones y de cesantía respectivamente, durante el período de cálculo, y

b) El promedio ponderado de los siguientes factores:

i) Para fondos de pensiones:

• El 90% del incremento porcentual, durante el período evaluado, de un índice de precios de acciones de las tres bolsas del país, ponderado por la porción del portafolio de los fondos existentes invertida en acciones.

• El 95% de la rentabilidad, durante el período evaluado, del portafolio de referencia definido por la Superintendencia Bancaria, ponderada por la porción del portafolio de los fondos existentes invertida en las demás inversiones admisibles.

ii) Para fondos de cesantía:

• El 85% del incremento porcentual, durante el período evaluado, de un índice de precios de acciones de las tres bolsas del país, ponderado por la porción del portafolio de los fondos existentes invertida en acciones.

• El 90% de la rentabilidad, durante el período evaluado, del portafolio de referencia definido por la Superintendencia Bancaria, ponderada por la porción del portafolio de los fondos existentes invertida en las demás inversiones admisibles.

2. Portafolios de referencia. Con la definición de un portafolio de referencia se busca cumplir lo dispuesto en el artículo 101 de la Ley 100 de 1993, que establece la obligación de “...promover una racional y amplia distribución de los portafolios en papeles e inversiones de largo plazo...”.

Es conveniente anotar que en lo referente a inversiones de largo plazo en renta variable, el Decreto 1141 de 1995 establece implícitamente un portafolio de referencia para inversión en acciones que corresponde al conjunto de las acciones con base en las cuales se calculan los índices de precios de las tres bolsas del país. Como resultado, el marco de referencia para evaluar la rentabilidad del componente de renta variable de los portafolios de los fondos de pensiones y de cesantía, lo constituye dicho conjunto de acciones en las proporciones determinadas por la composición de los índices. Es decir, para efectos de establecer la rentabilidad mínima del componente de renta variable, el Decreto 1141 define como posición neutral un portafolio de acciones que replique la composición de los índices de bolsa.

Ante la falta de índices apropiados de rentabilidad de inversiones de renta fija a largo plazo, es necesario definir un portafolio de referencia para inversión en renta fija que cumpla lo ordenado por la Ley 100 de 1993. Para tal efecto, la Superintendencia Bancaria constituirá un portafolio de inversiones en títulos de renta fija que refleje las posibilidades de inversión a largo plazo disponibles en el mercado, durante el período de evaluación de la rentabilidad de los fondos de pensiones y de cesantía. En la construcción del portafolio para cada período de evaluación y en posteriores actualizaciones, se escogerán títulos específicos en los cuales sea posible invertir durante dicho período.

Para la constitución y actualización del portafolio de referencia se seguirán las siguientes reglas:

a) Se excluyen las acciones del portafolio de referencia, puesto que la rentabilidad de las acciones se considera por separado según lo previsto en el artículo 2º literal b) del Decreto 1141 de 1995;

b) Los portafolios de referencia tendrán una duración mínima de 12 meses para los fondos de pensiones y de 6 meses para los fondos de cesantía.

Mediante el concepto de duración se pretende medir la sensibilidad de los precios de los títulos en respuesta a cambios en la tasa de interés. Se utiliza el concepto de duración y no de plazo, ya que este último sólo indica el tiempo que falta para terminar de recibir el capital y sus respectivos intereses, en tanto que la duración es una medida que cuantifica el efecto combinado de cupón, amortizaciones de capital, períodos de pago, y por lo tanto, de los riesgos asociados a cambios en la tasa de interés. Una explicación más amplia sobre este concepto se puede obtener en fuentes de referencia sobre el tema. Como introducción al concepto de duración se presenta el anexo técnico 1 de esta circular;

c) Para efectos de la primera evaluación de la rentabilidad mínima de las inversiones, la Superintendencia Bancaria construyó el primer portafolio de referencia tanto para los fondos de pensiones como para los fondos de cesantía el 1º de julio de 1995, con valor inicial de referencia de $ 1.000.000. La conformación inicial de dichos portafolios se presenta en el anexo técnico 2;

d) A fin de mantener la duración mínima establecida, los portafolios de referencia se definirán trimestralmente de acuerdo con la oferta de títulos en el mercado;

(Nota: Modificado por la Circular Externa 61 de 1998 de la Superintendencia Bancaria)

e) Inicialmente la duración de los portafolios de referencia se mantendrá cerca de los anteriores mínimos y, posteriormente, en la medida en que los fondos desarrollen una cultura de inversión a largo plazo, se incrementará la duración mínima establecida en la presente circular;

f) Cuando un título tenga vencimientos de capital o de rendimientos, éstos serán reinvertidos inmediatamente de acuerdo con la oferta de títulos en el mercado, siguiendo los lineamientos establecidos en esta circular;

g) Para efectos de calcular los rendimientos de los títulos incluidos en el portafolio de referencia, las tasas de interés utilizadas se tomarán netas de comisiones;

h) La valoración a precios de mercado de los títulos de renta fija que componen el portafolio de referencia, se efectuará de acuerdo con las reglas establecidas en las Resoluciones 200 y 500 de 1995 y demás normas que las modifiquen o adicionen. Los parámetros de valoración se especifican en el numeral 4º de esta circular, e

i) El margen para descuento de los títulos se revisará mensualmente de acuerdo con las reglas señaladas en las Resoluciones 200 y 500 de 1995 sobre los riesgos de mercado, de solvencia y jurídicos.

Debe advertirse que dentro de los límites establecidos en la Resolución 1630 de 1994 de la Superintendencia Bancaria y el Decreto 1885 de 1994, las entidades están en libertad de establecer su propio portafolio de inversiones y en ningún momento tienen la obligación de adoptar el portafolio de referencia diseñado por esta superintendencia. Los portafolios de referencia establecidos de acuerdo con las reglas anteriores, son simplemente un marco de referencia con el fin de integrar uno de los factores necesarios para calcular la rentabilidad mínima de los fondos de pensiones y de cesantía y cumplir con lo dispuesto en la Ley 100 de 1993.

(Nota:Adicionado por la Circular Externa 61 de 1998 de la Superintendencia Bancaria)

3. Consideraciones para el cálculo de los rendimientos. Con el fin de calcular los rendimientos de los títulos incluidos en el portafolio de referencia, se deberán considerar las siguientes tasas de interés:

a) Títulos de tesorería TES clase B a tasa fija: la tasa cupón será igual a la establecida en la subasta efectuada el día inmediatamente anterior a la inclusión del título en el portafolio, de acuerdo con su plazo. De no existir emisión en dicho día, la tasa cupón será igual a la rentabilidad promedio ponderada del mercado secundario de los TES B a tasa fija en las bolsas del país del día inmediatamente anterior a su inclusión en el portafolio, que tengan plazos de maduración más cercanos al del título que se va a incluir. Si no existen transacciones en las bolsas no se incorporará este tipo de títulos en el portafolio de referencia;

b) Títulos de tesorería TES clase B a tasa real: el índice anual de precios al consumidor “IPC” más la tasa real de negociación de la emisión efectuada el día anterior a la inclusión del título en el portafolio, de acuerdo con su plazo. De no existir emisión en dicho día, se tomará la rentabilidad promedio ponderada del mercado secundario de los TES B a tasa real en las bolsas del país del día inmediatamente anterior a su inclusión en el portafolio, con los plazos de maduración más cercanos al del título que se va a incluir. Si no existen transacciones en las bolsas no se incorporará este tipo de títulos en el portafolio de referencia;

c) Títulos de participación: el rendimiento del título de participación a incluir en el portafolio de referencia será igual a la tasa de corte de la subasta efectuada el día inmediatamente anterior a la inclusión del título en el portafolio, de acuerdo con su plazo. De no existir subasta en dicho día, el rendimiento será igual a la rentabilidad promedio ponderada del mercado secundario de los títulos de participación en las bolsas del país del día inmediatamente anterior a su inclusión en el portafolio, que tengan plazos de maduración más cercanos al del título que se va a incluir. Si no existen transacciones en las bolsas no se incorporará este tipo de títulos en el portafolio de referencia;

d) Certificados de depósito a término: será igual a la tasa básica de la Superintendencia Bancaria, “TBS”, del día inmediatamente anterior a la inclusión del título en el portafolio, de acuerdo con su plazo, y

e) Bonos: la tasa de interés de los bonos será igual al promedio simple de la tasa de interés pactada en las emisiones efectuadas el día inmediatamente anterior a la inclusión del título en el portafolio de referencia, según su plazo. De no existir emisiones en ese día, se utilizará la tasa de rentabilidad del mercado secundario promedio ponderada de las bolsas de valores del país para transacciones de bonos del día inmediatamente anterior a su inclusión en el portafolio, que tengan plazos de maduración más cercanos al del título que se va a incluir. Si no existen transacciones en las bolsas no se incorporará este tipo de títulos en el portafolio de referencia.

4. Parámetros escogidos para la valoración a precios de mercado. Para la valoración a precios de mercado de los títulos que conforman el portafolio de referencia, se seguirán los siguientes parámetros:

a) La estimación de los flujos de fondos futuros se hará bajo el método de proyección simple utilizando el promedio de la tasa de referencia del título de las últimas dos (2) semanas;

b) Para establecer la tasa de descuento cuando los títulos no tengan una tasa de interés implícita, se tomará como tasa básica el promedio móvil de los últimos 10 días de la TBS, y

c) El margen inicial para los bonos y los certificados de depósito a término se determinará tomando como referencia la fecha de emisión de cada título.

5. Vigencia. La presente circular rige a partir de la fecha de su publicación.

(Nota: Modificada en lo pertinente por la Circular Externa 24 de 2000 de la Superintendencia Bancaria).

NOTA: Los anexos técnicos de la anterior resolución pueden ser consultados en el Boletín del Ministerio de Hacienda Nº 224 de septiembre 15 de 1995.

N. del D. La presente circular está dirigida a representantes legales y revisores fiscales de las sociedades administradoras de fondos de pensiones y de cesantía.

(Nota: Incorporada en la Circular Externa 29 de 2014 de la Superintendencia Financiera de Colombia)

_________________________________