DIRECTIVA PRESIDENCIAL 13 DE 1996 

(Diciembre 5)

A propósito del primer aniversario del Decreto 2150 de 1995, más conocido como antitrámites, y teniendo en cuenta la férrea voluntad de mi administración de lograr que este gobierno se caracterice por la simplificación de trámites y procesos en cada entidad, el buen trato al ciudadano, la eficiencia administrativa y la transparencia en la información, me permito impartir las siguientes instrucciones y precisiones necesarias para mejorar su aplicación y correcto cumplimiento en todas las entidades nacionales.

Medidas a adoptar:

1. Este despacho, teniendo en cuenta una evaluación muy completa que se realizó al efecto, cuyos resultados están en un video a disposición de los interesados, sobre el conocimiento y cumplimiento del decreto en relación con la evaluación de trámites de los últimos seis meses y la evaluación de la actuación de los funcionarios respecto al mismo, me permito proceder a ordenar en cada uno de los organismos a su cargo una reevaluación de las implicaciones producidas por la expedición del mismo, por cuanto aún existen dos inconvenientes que deben superarse tanto a nivel de los funcionarios como de los ciudadanos en general cuales son, la falta de información y la indebida implementación.

Teniendo en cuenta lo anterior, les solicito adoptar las medidas necesarias, para que los funcionarios a su cargo procedan a recibir la capacitación necesaria a fin de implementar inmediatamente aquellos aspectos no conocidos aún del decreto.

2. De la misma manera cada entidad deberá estudiar, identificar y rediseñar los procesos de atención a la ciudadanía con miras a obtener el mayor beneficio y bienestar del usuario, para lo cual, la dependencia a su cargo debe coordinar dentro de la respectiva entidad una ardua campaña de divulgación del decreto a través de puntos de información o de instalación de líneas telefónicas que le permitan al ciudadano el fácil acceso a la información sobre los procedimientos a seguir en cada caso, según lo dispuesto en el decreto.

3. Es conveniente que siguiendo con este criterio de divulgación, se continúen expidiendo instrucciones internas con el fin que las dependencias a su cargo no contravengan las prohibiciones consagradas en el decreto en materia de exigencia o solicitud de documentos, autenticaciones, licencias, permisos, autorizaciones, certificaciones, sellos, firmas, paz y salvos internos o cualquier otro requisito cuya presentación de acuerdo con el Decreto 2150 sea hoy innecesaria.

4. Para asegurar el acatamiento del Decreto 2150, y en consideración a que ya contamos con el aval de la honorable Corte Constitucional, he solicitado a la Procuraduría General de la Nación adelantar una especial acción de seguimiento, investigación y control, de forma tal que no dudaré, incluso en destituir a aquellos funcionarios que incumplan con la norma, si fuere del caso.

Todas las pretensiones de este gobierno sólo serán realidad en la medida en que cada una de las entidades realice las gestiones precisas que en esta directiva se determinan e impartir las instrucciones necesarias para lograrlo. Estoy seguro que aunando esfuerzos, lograremos reimpulsar la efectividad del decreto y la obtención de resultados aún más positivos que los hasta ahora obtenidos.

N. del D.: esta directiva está dirigida a los ministros de despacho, directivos departamentos administrativos, superintendentes y directores o gerentes de las entidades descentralizadas del orden nacional.

_______________________________________________