Concepto 11359 de marzo 4 de 1997 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

•SALA DE CASACIÓN PENAL

PRUEBA DE LA NACIONALIDAD COLOMBIANA

EN UN TRÁMITE DE EXTRADICIÓN

EXTRACTOS:«El Gobierno de los Estados Unidos de América solicita la extradición del ciudadano venezolano Amador Alexis Brand Maiguel.

Habida cuenta que la identificación plena del individuo solicitado en extradición comporta también la demostración de su nacionalidad, cuando como en este caso el requerido y su defensor alegan la nacionalidad colombiana, para reclamar, como colombiano por nacimiento, el amparo del artículo 35 de la Constitución Política, debe la Corte estudiar tan trascendental punto antes de proseguir con el trámite del presente asunto.

El requerido en extradición Amador Alexis Brand Maiguel, a través de su abogado defensor, ha aportado como pruebas y la Corte ha aceptado incorporar como tales, los siguientes documentos, con los que la defensa pretende demostrar la nacionalidad de colombiano por nacimiento de su prohijado: documentos sobre la nacionalidad colombiana de los padres del pedido en extradición y registro civil de nacimiento y cédula de ciudadanía original de Brand Maiguel. Por su parte la Corte ha aportado la partida eclesiástica de bautismo del mismo y se ha obtenido respuesta del Ministerio de Relaciones Exteriores acerca de la inexistencia de solicitud de recuperación de la nacionalidad por parte de Brand Maiguel (fl. 218).

3.2.1.— El Estado colombiano, a través de sus dos últimas Cartas Políticas (1886 y 1991) ha reconocido como nacionales por nacimiento:

3.2.1.1.— A los naturales de Colombia:

3.2.1.1.1.— Hijos de padre o madre que hayan sido naturales o nacionales colombianos.

3.2.1.1.2.— Hijos de extranjeros:

3.2.1.1.2.1.— Con la Constitución de 1886 se les exigía “que se hallen domiciliados en la República”.

3.2.1.1.2.2.— Con la Constitución de 1991 se exige que “alguno de sus padres esté domiciliado en la República en el momento del nacimiento”.

3.2.1.2.— A los hijos de padre o madre colombianos que hubieren nacido en tierra extranjera y luego se domiciliaren en la República.

Dentro de este preciso marco constitucional y con vista en la prueba documental recaudada durante el adelantamiento del presente trámite de extradición, la Corte concluye que Amador Alexis Brand Maiguel, es una persona cuya situación no se tipifica en ninguna de la previsiones descritas por las Constituciones que nos han regido durante los últimos 110 años.

La Corte fundamenta fácticamente esta afirmación en la consecución de la partida eclesiástica de bautizo del entonces menor Amador Alexis Brand Maiguel, corrida el 14 de octubre de 1962 en la Parroquia San José de Cúcuta-Catedral, en cuyo folio se observa claramente que se le ha tachado el lugar de nacimiento original que era “San Antonio del Táchira (Venezuela)” para mutarlo por “en Cúcuta”, corrección ordenada por el Decreto Nº 1207 del 7 de noviembre de 1995, emanado del delegado episcopal (fls. 68 y 70, anexo Nº 1).

La defensa alega que la corrección de la partida eclesiástica se hizo con respeto de las normas de tal fe y que la frase “San Antonio del Táchira (Venezuela)” en el folio original de la partida de bautismo, luce “a primera vista” diferente del resto de grafías, de donde dice, que el nacimiento en Cúcuta se colige de la falta de un espacio para la anotación del lugar del nacimiento, pues se suponía el nacimiento en tal ciudad.

Sin embargo, la Corte encuentra suficientes elementos de juicio para concluir que se asaltó la buena fe del delegado episcopal, para hacer aparecer como lugar de nacimiento uno diferente de aquel en el que realmente ocurrió tal suceso.

En efecto, no es sólo que el folio “corregido” permita concluir por sí solo de su mera lectura que el entonces infante Amador Alexis nació en la República de Venezuela, sino que el folio siguiente, en la partida de bautismo 1048, muestra que el mismo 14 de octubre de 1962 se bautizó también al menor Luis Alejandro Brand Maiguel, hermano de Amador Alexis y nacido el 9 de abril de 1961, también en San Antonio del Táchira (Venezuela), prueba plena de que la familia Brand Maiguel residía en ese país desde mucho tiempo antes, como que se ha comprobado el nacimiento de dos de sus hijos en territorio venezolano.

Confluye igualmente en contra de la credibilidad del hecho certificado con la corrección de la partida de bautismo, el haber sido hecha el 7 de noviembre de 1995, es decir con posterioridad a la captura con fines de extradición del señor Amador Alexis Brand Maiguel, la cual se produjo el 28 de octubre de 1995 en la ciudad de Cúcuta (Norte de Santander), por lo que sin ningún esfuerzo mental puede concluirse que el objetivo específico del cambio del lugar de nacimiento en la partida eclesiástica, no era otro que el de prepara la nacionalidad de colombiano por nacimiento del capturado para evitar su extradición al abrigo del artículo 35 de la Constitución Política.

Respecto de la afirmación del abogado defensor, sobre la anotación con letra diferente de la frase “San Antonio del Táchira (Venezuela)” como lugar de nacimiento, ello no pasa de ser un enunciado carente de respaldo técnico, amén de que la simple observación del folio 68 del cuaderno anexo, permite corroborar la similitud de la escritura con la de la totalidad del registro.

Pero además, la anotación del sitio del nacimiento en las partidas 1047 y 1048 se explica por la administración del sacramento bautismal en una parroquia diferente a aquella en la que ocurrió el nacimiento, ya que en los demás registros se presume que tal hecho ocurrió en jurisdicción de la parroquia, pues ello es lo mandado por el inciso 2º del canon 857 del Código de Derecho Canónico, estatuto jurídico de la fe católica: “Como norma general , el adulto debe bautizarse en la iglesia parroquial propia, y el niño en la iglesia parroquial de sus padres, a no ser que una causa justa aconseje otra cosa”, esa es entonces la conclusión y no la que erróneamente hace el defensor, para la cual además basta mirar los cánones 875 y siguientes del mismo código, específicamente el 877 que señala:

“El párroco del lugar en el que se celebre el bautismo debe anotar diligentemente y sin demora en el libro de bautismo, el nombre de los bautizados, haciendo mención del ministro, los padres, padrinos, testigos si los hubo y el lugar y día en que se administró e indicando así mismo el día y lugar del nacimiento”, mandato sobre el que además resulta pertinente la siguiente doctrina de la iglesia, contenida en la respuesta de la SCS, en 1954, X Ochoa, leges Ecclesiae 2, Roma 1969:

“ En cuanto a la inscripción del bautismo, el responsable es el párroco del lugar, donde se celebró el bautismo. Lo normal es que el niño se bautice en la iglesia parroquial de sus padres, pero una causa justa puede aconsejar que se celebre en otra parroquia. Pues bien, en este caso, la obligación no el del párroco del domicilio de los padres, sino el de la parroquia donde realmente se bautizó. Es más, éste ya no está obligado a comunicarlo al párroco propio del bautizando. Así sólo hay una inscripción y no dos, como antes, lo que daba lugar a cierta inseguridad jurídica”(2).

(2). Código de Derecho Canónico, Antonio Benlloch Poveda, Editorial Edicep, Valencia (España); páginas 398 a 407.

Deviene de lo anterior que ninguna duda puede aceptarse sobre la anotación del lugar de nacimiento original en la partida 1047 de Amador Alexis Brand Maiguel y por tanto puede concluirse, sin vacilación alguna, que él no es natural colombiano por nacimiento por no haber nacido dentro de las fronteras de la República. Y aunque es hijo de colombianos y su nacimiento ocurrió en el extranjero no puede acogerse al principio de lus domicilii, por no haber estado nunca domiciliado en Colombia.

La tradición constitucional del Estado colombiano ha privilegiado siempre el lus soli y por ello entrega la nacionalidad colombiana a los nacidos en suelo de Colombia, pero normalmente combinándolo con el lus sanguinis, ya que exige que el padre o la madre sean colombianos.

También ha combinado el lus soli y el lus domicilii en cuanto entrega la nacionalidad a los hijos de extranjeros en los que por lo menos uno de los padres esté domiciliado en Colombia al momento del nacimiento (C.P. 1991) o que el hijo se domicilie en Colombia (C.P. 1886).

Finalmente se combina el lus sanguinis con el lus domicilii en cuanto permite el acceso a la nacionalidad colombiana por nacimiento a los nacidos en el extranjero que sean hijos de colombianos y se domicilien en Colombia.

Como puede fácilmente apreciarse, el señor Amador Alexis Brand Maiguel es una persona nacida en el extranjero, hijo de padres colombianos pero sin domocilio en la República, por lo que no puede considerarse a la luz de la constitución de 1991, ni a la de la de 1886, como nacional colombiano por nacimiento y por tanto está excluido del amparo constitucional del artículo 35 de la carta.

Súmase a lo anterior, que el señor Amador Alexis Brand Maiguel se ha identificado durante toda su vida, hasta el 28 de octubre de 1995 inclusive, como ciudadano venezolano; es titular del pasaporte venezolano Nº 6.523.723 y de la cédula de identidad del mismo número expedida por la República de Venezuela (fls. 306 a 307), identificaciones con las que además se encuentra que tramitó documentos en los Estados Unidos de América, como la licencia de conducción (fls. 257 a 264) y la tarjeta de residente extranjero (278 a 283), por lo que nacido en Venezuela y con documentos de identidad de ese Estado, no puede atribuírsele ninguna nacionalidad diferente que la de venezolano.

3.3. Respecto de alegato de conclusión presentado por el señor abogado defensor, en cuanto afirma que de conformidad con el artículo 96 de la Constitución Política su defendido tiene derecho a gozar de la doble nacionalidad, sin perder la colombiana, que dice tiene, la Corte se permite precisar:

Es cierto como lo señala el señor defensor que el señor Brand Maiguel no ha renunciado a su nacionalidad colombiana, y ello es así por cuanto resulta completamente imposible renunciar a algo que no se tiene, pues el señor Brand Maiguel en ningún momento ha sido nacional colombiano por nacimiento: no nació dentro de las fronteras de la República de Colombia y jamás ha estado domiciliado aquí. En tal razón y como nunca ha combinado el lus sanguinis, que lo favorece para su nacionalidad colombiana, con el lus domicilii, que exige tanto la Constitución actual como también lo hacía la anterior, no puede alegarse colombiano por nacimiento y por tanto no puede renunciar a una nacionalidad que no tiene ahora y no ha tenido nunca, aunque eventualmente podrá llegar a tener si alguna vez fija su domicilio en la República, previo adelantamiento de los trámites que señala la Ley 43 de 1993 y su decreto reglamentario 207 del mismo año, normas aplicables por ser las únicas que permiten obtener la nacionalidad cuando se goza de otra, aunque la otra, como en este caso, no se haya adquirido por carta de naturalización, como explicaba el artículo 9º de la Constitución de 1886, sino por naturalización simple y llana obtenida por haber nacido en otro país.

3.4.— El señor defensor reclama, con fundamento en el artículo 3º de la Ley 43 de 1993, el reconocimiento de la nacionalidad colombiana de Amador Alexis Brand Maiguel por ser titular de la cédula de ciudadanía Nº 79.824.673 de Santafé de Bogotá D.C., y al respecto anota La Corte:

La mencionada norma señala: “De la prueba de la nacionalidad.— Para todos los efectos legales, se considerarán como pruebas de la nacionalidad colombiana la tarjeta de identidad o la cédula de ciudadanía expedida por la Registraduría Nacional del Estado Civil o el registro civil para los menores de 7 años, acompañado de la prueba del domicilio cuando sea el caso”.

Este artículo contiene evidentemente una orden perentoria de reconocer probada la nacionalidad del titular de uno de los documentos allí anotados, pero ello no depende exclusivamente de ese hecho, sino que debe estar “acompañado de la prueba del domicilio cuando sea el caso”.

Naturalmente la expresión “cuando sea el caso”, debe determinarse con arreglo a la Constitución y las leyes y con vista en tales normatividades, la Corte puede concluir que la situación del señor Amador Alexis Brand Maiguel es uno de los casos a los que se refiere el artículo 3º de la Ley 43 de 1993.

Sin embargo, como atrás se ha declarado, el señor Amador Alexis Brand Maiguel es un ciudadano venezolano, hijo de padres colombianos, que ha nacido en territorio extranjero.

Siendo ello así, tiene respecto de la nacionalidad de colombiano por nacimiento, únicamente la expectativa de obtenerla cuando, de conformidad con el artículo 96 de la Constitución Política de 1991, “se domiciliare en la República”, requisito que de igual manera exigía el literal b del ordinal 1º, del artículo 8º de la anterior Constitución.

En este orden de ideas y por tratarse de un asunto atinente a la nacionalidad, se entiende por domicilio, la definición que de él entrega el inciso 3º del artículo 2º de la propia Ley 43 de 1993, que señala: “Por domicilio se entiende la residencia en Colombia acompañada del ánimo de permanecer en el territorio nacional, de acuerdo con las normas pertinentes del Código Civil”.

Surge claro de lo expuesto, que para los colombianos que hayan perdido la nacionalidad colombiana, por razón de la aplicación del artículo 9º de la Constitución anterior, o para aquéllos que nunca la han tenido pero tienen la expectativa de tenerla, no basta la mera exhibición de los documentos a que se refiere al artículo 3º de la Ley 43 de 1993, sino que a ellos deben agregar pruebas claras y contundentes del ánimo de permanecer en el territorio nacional, situación que no se demuestra con otra cosa que con hechos de los que se deduzca claramente la vocación de permanencia en el territorio nacional, como por “el hecho de abrir botica, fábrica, taller, posada, escuela u otro establecimiento durable, para administrarlo en persona; por el hecho de aceptar en dicho lugar un empleo fijo de los que regularmente se confieren por largo tiempo; y por otras circunstancias análogas”(3), sin descuidar que “no se presume el ánimo de permanecer, ni se adquiere consiguientemente domicilio civil en un lugar, por el solo hecho de habitar un individuo por algún tiempo casa propia o ajena en él, si tiene en otra parte su hogar doméstico, o por otras circunstancias aparece que la residencia es accidental, como la del viajero, o la del que ejerce una comisión temporal o la del que se ocupa en algún tráfico ambulante”(4).

(3) Artículo 80 del Código Civil.

(4) Artículo 79 del Código Civil.

Ahora bien, la obtención de cualquiera de tales documentos, tarjeta de identidad, cédula de ciudadanía, o registro civil de nacimiento, debe hacerse con arreglo a las leyes, no en contravía con ellas, pues no debe olvidarse que uno de los elementos esenciales del acceso a la nacionalidad colombiana, por nacimiento o por adopción, es la manifestación de la “voluntad de respaldar y acatar la Constitución Política y las leyes de la República”(5) y por supuesto no tiene tal voluntad quien adelanta los trámites para obtener uno de tales documentos, en contravención de la ley que rige para su caso concreto.

(5) Artículos 13 y 25 de la ley 43 de 1993; y, 2 y 5 del Decreto 207 de 1993.

En efecto, para empezar, el señor Brand Maiguel no ingresó al territorio nacional con el ánimo de obtener la nacionalidad colombiana, ni estaba autorizado para ello, pues la Ley 43 de 1993, señala un procedimiento reglado para una situación como en la que él se encuentra y no es otra que la indicada en el artículo 31 donde se regula exactamente su situación.

“De la expedición de pasaportes provisionales a los hijos mayores de edad de padre o madre colombianos nacidos en el exterior. —Los funcionarios consulares de la República podrán expedir pasaportes provisionales a los hijos mayores de edad de padre o madre colombianos, nacidos en el exterior, válido únicamente para viajar a Colombia con el objeto de definir su nacionalidad, dejando la siguiente anotación en la página de observaciones de la correspondiente libreta: “La expedición del presente pasaporte no implica reconocimiento de la nacionalidad colombiana, ni constituye prueba de la misma, Se otorga en consideración a que el titular es hijo de padre (o madre) colombiano y puede ser colombiano por nacimiento cuando cumpla el requisito de fijar su domicilio en el territorio nacional””.

Adicionalmente a lo anterior, la misma Ley 43 de 1993 señala que para la recuperación de la nacionalidad, o para la obtención de este caso, el nacional deberá recuperarla “formulando una solicitud en tal sentido ante el Ministerio de Relaciones Exteriores, los consulados de Colombia o ante las gobernaciones, manifestando su voluntad de respaldar y acatar la Constitución Política y las leyes de la República. El acta de recuperación de la nacionalidad se remitirá al Ministerio de Relaciones Exteriores, a la Registraduría Nacional del Estado Civil y al Departamento Administrativo de Seguridad DAS (6), requisito que como atrás se demostró el señor Brand Maiguel nunca llenó, pues la Cancillería informa de la inexistencia de solicitud de tal naturaleza (fl. 218).

(6) Artículo 23 de la Ley 43 de 1993.

Con la perspectiva del marco jurídico reseñado, la actuación del señor Brand Maiguel, no permite concluir otra cosa que la violación de la ley de nacionalidad colombiana de su parte y por tanto la inadmisibilidad de los documentos obtenidos como prueba de su nacionalidad, los que además, si fueran válidos, resultarían insuficientes en su caso por no estar acompañados del requisito de fijar su domicilio en la República.

Pero es que además, el comportamiento del señor Brand Maiguel, previo a su captura, permite descartar de plano que tuviera siquiera la intención de obtener la nacionalidad de colombiano por nacimiento. Obsérvese al efecto el siguiente itinerario:

a) El señor Amador Alexis Brand Maiguel ingresó a la República de Colombia como ciudadano venezolano simple y llanamente, no como ciudadano venezolano con la expectativa de obtener la nacionalidad colombiana;

b) Las constancias de ingreso de Brand Maiguel al país son de septiembre 1º de 1994, cuando ingresó por Paraguachon (Guajira) con visa de turismo por 60 días; del 29 de junio de 1995 cuando ingresó por Medellín con visa de 30 días; y del 29 de septiembre de 1995, cuando salió de Venezuela por el puesto fronterizo del Táchira e ingresó a Colombia por Cúcuta con visa de 30 días (fls. 303 a 307), y

c) El propio Brand Maiguel en indagatoria rendida ante la Fiscalía 141 de la Unidad 5a de Patrimonio, reconoce haber ingresado al país tres días antes de su captura, por Cúcuta (fl. 343), aunque de ello no hay constancia en las hojas de su pasaporte que en fotocopia remitió el Departamento Administrativo de Seguridad DAS.

Como puede fácilmente observarse, el señor Brand Maiguel estuvo en Colombia con posterioridad a su fuga de la cárcel federal de Pensacola (Florida-EE.UU.AA) que ocurrió el 18 de julio de 1994, en septiembre de ese mismo año y en junio y septiembre del año siguiente, sin que en ninguna de tales oportunidades manifestara su intención de obtener la nacionalidad colombiana a la que tendría derecho, deseo que sólo vino a patentizar cuando fue capturado con fines de extradición el 28 de octubre de 1995 en la ciudad de Cúcuta, por lo que puede deducirse claramente que su intención de ser nacional colombiano no está animada por la voluntad de respaldar la Constitución y las leyes de la República sino por la malsana vocación de evadir su responsabilidad con la justicia estadounidense, amparándose en la prohibición constitucional de extraditar colombianos por nacimiento.

Basten los anteriores argumentos para concluir que la cédula de ciudadanía y el registro civil de nacimiento de los que es titular Amador Alexis Brand Maiguel son de contenido falso pese a su autenticidad, pues contienen datos que no corresponden a la realidad y fueron obtenidos con violación de la Ley 43 de 1993, por lo que no resultan aptos para demostrar su nacionalidad de colombiano por nacimiento.

(...)

En el análisis que se dedica en el numeral 3º al punto de la nacionalidad, se demuestra la violación de la Ley 43 de 1993, para obtener el registro civil de nacimiento y la cédula de ciudadanía expedida a nombre de Amador Alexis Brand Maiguel y el contenido de falso de tales documentos, como que se le ha dictado medida de aseguramiento por tal hecho por parte de la Fiscalía General de la Nación (fls. 356 a 363), conclusión que impone, en cumplimiento de la ley, las siguientes decisiones:

6.1. Expedir copia de este concepto con destino al sumario Nº 248620 que se adelanta al requerido en extradición en la Fiscalía 141 Delegada de la Unidad 5a de delitos contra la fe pública y el patrimonio de esta ciudad.

6.2. Desglosar, con destino al Registrador Nacional del Estado Civil, el original de la cédula de ciudadanía Nº 79.824.673 expedida en Santafé de Bogotá D.C., a nombre del ciudadano venezolano Amador Alexis Brand Maiguel, para que se estudie, de conformidad con el artículo 67 del Código Electoral (Decreto 2241 de 1986) si hay lugar a la cancelación de tal documento. Para contribuir al mejor estudio de la situación, se remitirá además copia de esta providencia, y de los siguientes folios: 165, 166, 218, 304 a 307 y 356 a 363 del cuaderno principal y 62 a 70 del cuaderno anexo Nº 1.

6.3. Con destino a la dirección nacional del registro civil de la Registraduría Nacional del Estado Civil y para que se estudie la viabilidad de dar aplicación a los artículos 104 del Decreto 1260 de 1970 sobre anulación de las inscripciones en el registro civil y normas concordantes del Decreto 158 de 1994, se expedirán copias de esta providencia y de los siguientes folios: 165, 166, 303 a 307, 333 a 363 del cuaderno principal y 62 a 70 del cuaderno anexo Nº 1.

6.4. Como para la Corte resulta por lo menos preocupante, que funcionarios de la Registraduría Nacional del Estado Civil y de la Notaría 46 del Círculo de Bogotá se hayan trasladado hasta la Penitenciaria Central “La Picota” a tomar las huellas digitales necesarias para la expedición de documentos de identidad colombianos a un ciudadano extranjero que se encontraba, y se halla aún, detenido con fines de extradición, se expedirán copias, con destino a la Procuraduría General de la Nación, de este concepto y de las siguientes piezas procesales; folios 304 a 307, 325, 326 y 341 a 355, para lo de su cargo.

6.5. La Corte observa con preocupación que en varios de los conceptos de extradición tramitados con posterioridad a la reforma constitucional de 1991, se viene repitiendo el hecho de encontrarse ciudadanos extranjeros con documentación nacional de aparente expedición legal (8), situación a la que sin duda contribuye la redacción de normas como el Decreto 1260 de 1970, con todas sus adiciones y reformas, que permiten la apertura del folio de registro civil de nacimiento en cualquier tiempo con posterioridad a tal hecho, con la sola presentación de dos testigos, documento que así obtenido sirve naturalmente para la solicitud de la cédula de ciudadanía o de la tarjeta de identidad, con lo que después se presentan ante la autoridad judicial que tramita el concepto de extradición para alegar su condición de nacionales colombianos por nacimiento.

Semejante situación que a la Corte le parece de sumo grave, por el riesgo que corre la República de convertirse en refugio de delincuentes extranjeros que amparados en documentación nacional terminan escudándose en la prohibición constitucional del artículo 35 para evitar su extradición, amerita que en desarrollo del principio constitucional de la colaboración armónica de los diferentes órganos del Estado, se remita copia de este concepto a los señores Ministro de Justicia y del Derecho y de Relaciones Exteriores, al señor Registrador Nacional del Estado Civil y al señor Superintendente de Notariado y Registro, para que se estudie la necesidad de adopción de remedios legislativos a este problema o por lo menos se adopten directrices administrativas que obliguen a notarios y registradores a verificar la verdadera nacionalidad de los registrandos.

En mérito de lo anterior La Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia,

RESUELVE:

1. CONCEPTUAR FAVORABLEMENTE a la extradición del ciudadano venezolano Amador Alexis Brand Maiguel, solo en cuanto hace al delito relacionado con narcotráfico, por el cual la justicia estadounidense lo condenó a 151 meses de prisión».

(Concepto de marzo 4 de 1997. Radicación 11.359. Magistrado Ponente: Dr. Carlos E. Mejía Escobar).

___________________________________