ACUERDO 26 DE 2001 

(Septiembre 12)

“Por el cual se adoptan medidas complementarias para la reconstrucción de vivienda de propietarios y poseedores en la zona del Eje Cafetero”.

El consejo directivo del Fondo para la Reconstrucción y Desarrollo Social del Eje Cafetero,

en uso de sus facultades legales en especial las que le confiere los decretos 197 y 350 de 1999, y

CONSIDERANDO:

Que en el honorable Consejo de Estado, mediante la Sentencia AP-136 donde se dispuso:

“Ampárese los derechos colectivos a la seguridad y prevención de desastres previsibles técnicamente, así como la realización de las construcciones, edificaciones y desarrollos respetando las disposiciones jurídicas (L. 472/98, art. 4º, lits. l) y m)) con ocasión de la ocurrencia de la calamidad pública del terremoto del 25 de enero de 1999, en consecuencia:

1. Ordénese al consejo directivo del Fondo para la Reconstrucción del Eje Cafetero, Forec, que para efectos de valorar los costos de reconstrucción y reparación de las viviendas de los damnificados, debe darse aplicación al código de sismo-resistencia vigente para dichas obras (L. 400/97)”;

Que para la aplicación de la sentencia desde el proceso de valoración, y el porcentaje que el Forec reconocería de esa valoración mediante un subsidio es necesario realizar un análisis integral de la normatividad la cual en el tiempo (antes de la ocurrencia de la tragedia y de la entrada en vigencia de la L. 400/97) ha creado obligaciones tanto a los posibles beneficiarios como a las diferentes administraciones municipales;

Que la utilización de términos y procedimientos técnicos necesarios sin la debida explicación o conocimiento ha generado confusiones en la opinión pública en general, por lo cual es necesario buscar los mecanismos para explicar estas situaciones;

Que es importante aclarar que no obstante la región afectada al encontrarse en una zona de riesgo sísmico apreciable es necesario buscar mecanismos que permitan dar manejo uniforme a todas las situaciones del resto de los colombianos, para lo cual es importante conocer el siguiente diagnostico: “De acuerdo con los estudios realizados para la determinación del grado de amenaza sísmica de las diferentes regiones el país se encontró que alrededor de 12 millones de colombianos de 475 municipios se encuentran en zonas de amenaza sísmica alta, es decir el 35% de la población; aproximadamente 17 millones de habitantes de 435 municipios localizados en zona de amenaza sísmica intermedia, equivalentes al 51% de la población del país; y aproximadamente 5 millones de habitantes en 151 municipios localizados en zonas de amenaza sísmica baja, es decir el 14% del total de la población según la última información suministrada por el DANE. En otras palabras, el 86% de los colombianos se encuentran bajo un nivel de riesgo sísmico apreciable, que no solamente depende del grado de amenaza sísmica sino también del grado de vulnerabilidad que en general tienen las edificaciones en cada sitio”. (Prefacio página V. NSR-98 Normas colombianas de diseño y construcción sismo resistente —Tomo 1— Asociación Colombiana de Ingeniería Sísmica);

Que por ello, es necesario diferenciar los predios afectados en dos grandes grupos:

• Aquellos que por su grado de afectación, en el que se encuentran actualmente, pueden presentar un riesgo inminente para la vida de sus ocupantes y la intervención debe ser mayor, si es el caso.

• Los restantes donde los daños fueron menores, (reparaciones menores), no existe un riesgo inminente a la vida y sus condiciones de habitabilidad lo colocan en igualdad de condiciones con el 86% del país que se encuentran bajo un nivel de riesgo sísmico apreciable y donde el Estado mediante la Ley 3ª de 1991 en su artículo 5º, fijó el acceso del subsidio de vivienda para las situaciones de mejoramiento de vivienda en aquellas que existan deficiencias en la estructura principal de la vivienda o no exista un sistema estructural portante;

Que el Forec debe buscar un mecanismo para la distribución de los recursos buscando cubrir primero las situaciones donde la habitabilidad, desde el punto de vista de la seguridad, y a las familias de vivienda de interés social;

Que es importante aclarar que las normas colombianas sismo-resistentes o los diferentes procedimientos de diseños para edificaciones no nacieron en la legislación colombiana con la Ley 400 de 1997, para lo cual en la historia se deben manejar tres espacios de tiempos diferentes:

• Antes de la vigencia del Decreto-Ley 1400 de 1984: Donde no existía ninguna norma sobre diseño sismo-resistente en el país, pero el adecuado uso de la ingeniería llevaba a aplicar normas americanas con el objeto de incluir los posibles efectos de un sismo en las estructuras, en especial aquellas de concreto reforzado.

• El Gobierno Nacional en ejercicio de las facultades extraordinarias que le confirió la Ley 11 de 1983, expide el Decreto-Ley 1400 de 1984, el cual entraría a regir el primero de diciembre de 1984, donde se adopta el primer Código de Construcciones Sismo-Resistentes, el cual tiene vigencia en todo el territorio de la República.

• El honorable Congreso de la República de Colombia el 19 de agosto de 1997, expide la Ley 400 de 1997 por la cual se adoptan normas sobre construcciones sismo-resistentes.

Considerando que el Decreto-Ley 1400 de 1984 era de obligatorio cumplimiento es importante hacer énfasis en los siguientes puntos o artículos:

• Título preliminar. Capítulo único: Artículo 1º. Las construcciones que se adelanten en el territorio de la República deben sujetarse a las normas establecidas en el presente código, quedando a cargo de las oficinas o dependencias distritales o municipales encargadas de conceder las licencias para tal fin, la exigencia y vigilancia de su cumplimiento.

PAR.—Dichas oficinas o dependencias se abstendrán de aprobar los proyectos o planos de construcciones que no cumplan con las normas aquí establecidas, debiendo por lo tanto la construcción sujetarse estrictamente al correspondiente proyecto o planos.

• Capítulo A.1. Introducción. Sección A.1.1. Propósito.

ART. A.1.1.1.—Este código establece los criterios para la construcción y el diseño de edificaciones que puedan verse sometidas a fuerzas sísmicas, con el fin de reducir a un mínimo el riesgo de pérdida de la vida. Por otro lado aumenta la posibilidad de que ciertas edificaciones indispensables para la recuperación posterior a la catástrofe puedan seguir funcionando después de un temblor.

ART. A.1.1.2.—Una edificación diseñada siguiendo los requisitos de este código debe ser capaz de resistir temblores pequeños sin daño, temblores moderados sin daño estructural, pero con algún daño en elementos no estructurales, y un temblor fuerte sin colapso o pérdida de vidas humanas.

ART. A.1.1.3. El cuidado tanto en el diseño como en la construcción y en la interventoría son fundamentales en la obtención de estructuras sismo-resistentes.

Con respecto a la Ley 400 de 1997, expedida por el honorable Congreso de la República es una ley marco donde se definen unos principios y conceptos básicos generales, se crea una comisión asesora permanente para el régimen de construcciones sismo-resistentes (título VII) integrada por representante del gobierno (4 miembros) y representantes de la sociedad civil (7 miembros) en cabeza de las más importantes asociaciones profesionales de la ingeniería, arquitectura y de la construcción del país. Con base en la potestad reglamentaria del título VIII el Gobierno Nacional expide el Decreto 33 del 9 de enero de 1998, el cual se conoce como la Norma NSR-98. Este reglamento es actualizado y modificado mediante los decretos 34 de 1999 y 2809 de 2000.

El Decreto 2809 de 2000 define los procedimientos técnicos que se deben seguir para la reparación de edificaciones con grados de afectación moderados y severos (en sus elementos estructurales o arquitectónicos) dependiendo del periodo de construcción: Antes de la vigencia del Decreto 1400 de 1984, durante la vigencia del Decreto 1400 de 1984 o durante la vigencia de la Norma NSR-98, reglamento básico para ser utilizado en la aplicación de la sentencia donde se ordena valorar los costos de reparación o reconstrucción.

Que es necesario, para la aplicación del Decreto 2809 de 2000, conocer la fecha de construcción de la edificación y por lo cual el Forec debe buscar mecanismos oficiales y prácticos con el objeto de conocer esta información.

Que en el territorio colombiano, la única entidad oficial autorizada por ley para el manejo de la información predial es el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, y que de acuerdo a lo fijado por el artículo 19 de la Ley 14 de 1983, es responsabilidad de cada propietario o poseedor declarar sus construcciones o mejoras ante este instituto.

Que a pesar que existen unas normas de diseño y evaluación de las viviendas definidas en la Ley 400 de 1997 y sus decretos reglamentarios, no existe legislación para aquellas viviendas construidas con materiales diferentes a concreto y mampostería, tales como el bahareque y la tapia, entre otros, que representan la historia y la tradición constructiva, en especial en la zona cafetera, y el Forec buscará propender para el estudio y homologación para reparación de viviendas construidas en estos materiales;

Que con la colaboración del Forec y de otras entidades, a través de la Asociación Colombiana de Ingeniería Sísmica, AIS, se realizó una primera investigación para la homologación sismo-resistente de viviendas nuevas de uno y dos pisos construidas en bahareque encementado, la cual ya fue discutida y aprobada por la comisión asesora permanente para el régimen de construcciones sismo-resistentes;

Que es necesario aprovechar y continuar el camino recorrido en esta investigación, con el objeto de lograr procedimientos técnicos homologados para la reparación de viviendas, en especial de bahareque, para buscar su homologación, para lo cual es necesario que el Forec asigne unos recursos;

Que en todo proceso de reparación de un inmueble, se debe obtener una licencia de construcción y un reconocimiento del inmueble, según los procedimientos y los requisitos establecidos en el Decreto 1052 de 1998, requisitos que deben ser cumplidos por el beneficiario y el profesional que éste contrate para las labores de diseño;

Que para reparaciones post terremoto, se deberá justificar el nivel de seguridad sísmica por parte del ingeniero diseñador estructural, y por parte del diseñador de los elementos no estructurales si es del caso, el cual deberá ser aceptado por parte del propietario o poseedor;

Que corresponde a los alcaldes municipales directamente o por conducto de sus agentes, ejercer la vigilancia y control durante la ejecución de las obras, con el fin de asegurar el cumplimiento de la licencia de construcción y de las demás normas,

ACUERDA:

CAPÍTULO I

Definiciones generales

ART. 1º—Definiciones. Para la reglamentación de este acuerdo adóptese las siguientes definiciones:

Valoración del daño. Corresponde a las obras que deban realizarse en la vivienda con el fin de restaurar sus elementos arquitectónicos originales.

Valoración de la reparación. Corresponde a las obras que se realiza en la vivienda con el fin de restaurar su capacidad de carga original, ante afectaciones de la misma por cuenta de un terremoto o cualquier otro efecto.

Valoración del reforzamiento - mejoramiento. Obras que se realizan en una vivienda con el fin de darle mayor capacidad de carga a la misma, o en aquellas, donde se considera una deficiencia original de la estructura.

Subsidio directo. Aporte en dinero otorgado por una sola vez al beneficiario con el fin de facilitarle el pago del valor de la reparación o reconstrucción de su vivienda, entregado parcial o totalmente durante el proceso de reconstrucción o reparación. Sin que dicho aporte supere la suma de ocho millones treinta y nueve mil seiscientos cuarenta pesos ($ 8.039.640) moneda corriente.

Estado original de una edificación. Se entiende por “estado original” de una edificación, para la reparación o adecuación después de un sismo, cuando la construcción que mantiene las características de diseño arquitectónico, distributivo, funcional y volumétrico igual a los registrados en los planos originales o catastrales, sin embargo ésta debe cumplir desde el punto de vista estructural con la Ley 400 de 1997, sus decretos reglamentarios y en particular con lo referente al capítulo A.10 de la Norma NSR-98 y Decreto 2809 de 2000.

ART. 2º—Zonas de amenaza sísmica. Para realizar los análisis técnicos en cada una de las valoraciones para las reparaciones, se utilizarán los siguientes criterios definidos en la Norma NSR-98 para cada uno de los veintiocho (28) municipios:

DepartamentoMunicipioZona de amenaza sísmica
QuindíoArmeniaAlta
 BuenavistaIntermedia
 CalarcáAlta
 CircasiaAlta
 CórdobaIntermedia
 FilandiaAlta
 GénovaIntermedia
 La TebaidaAlta
 MontenegroAlta
 PijaoIntermedia
 QuimbayaAlta
 SalentoIntermedia
RisaraldaPereiraAlta
 DosquebradasAlta
 MarsellaAlta
 Santa RosaAlta
CaldasChinchináAlta
TolimaCajamarcaIntermedia
 RoncesvallesIntermedia
Valle del CaucaAlcaláAlta
 ArgeliaAlta
 BolívarAlta
 CaicedoniaAlta
 La VictoriaAlta
 ObandoAlta
 SevillaAlta
 Tulúa (Barragán)Alta
 UlloaAlta

ART. 3º—Interpretación. Las definiciones descritas en este capítulo y los siguientes, si presentan alguna duda en su interpretación deberá remitirse a la Ley 400 de 1997 o sus respectivos decretos reglamentarios o demás normas legales vigentes.

CAPÍTULO II

Tipo de edificaciones – sistemas estructurales

ART. 4º—Tipo de edificaciones. Adóptese las siguientes definiciones:

Edificaciones homologadas. Aquellas edificaciones construidas con materiales y sistemas estructurales definidos en el Decreto-Ley 1400, adicionados en la NSR-98 o que hayan cumplido los requisitos establecidos en el capítulo 2 de la Ley 400 de 1997.

Edificaciones no homologadas. Se consideran edificaciones no homologadas aquellas que están construidas con materiales o sistemas estructurales no definidos por la ley o no se encuentran homologados por la comisión asesora permanente para el régimen de construcciones sismo-resistentes. Estas se dividen en:

Edificaciones permanentes. Aquellas construidas con materiales que permiten prestar un uso de carácter definitivo.

Edificaciones temporales. Construidas con materiales provisionales que por sus características no están especificados técnicamente para la construcción de edificaciones y presentan una rápida degradación con el tiempo.

ART. 5º—Sistemas estructurales homologados:

Mampostería simple (No confinada no reforzada - NCNR). Construidas con base en piezas de mampostería (ladrillo o bloque) unidas por medio de mortero sin ningún tipo de refuerzo estructural.

Esquema de un muro en mampostería simple

Mampostería confinada (MC). Construida con base en piezas de mampostería unidas por medio de mortero, reforzada de manera principal con elementos de concreto reforzado (columnetas) construidos alrededor de los muros confinándolos. Estos elementos de confinación están embebidos en los muros y para edificaciones con algún tipo de acabado no son detectables a la vista.

Esquema de un muro en mampostería confinada

Mampostería reforzada (MR). Construcción con base en piezas de mampostería de perforación vertical, unidas por medio de mortero, reforzadas internamente con barras y alambres de acero.

Esquema de un muro en mampostería reforzada

Pórticos de concreto reforzado (PCR). Conjunto estructural construido por vigas y columnas unidas rígidamente.

Esquema de una construcción en pórtico de concreto reforzado

PAR.—Los sistemas estructurales descritos anteriormente son los más usados en la zona de influencia del Forec, para definiciones, alcances y otros sistemas estructurales se debe acudir a la NSR-98 (D. 33/98)

ART. 6º—Sistemas estructurales no homologados – permanentes:

Bahareque y tapia. Son estructuras conformadas por muros hechos con guadua y esterilla, rellenos con barro y en otras cubiertas con tierra y fibras vegetales.

Esquema de muros en bahareque

ART. 7º—Edificaciones no homologadas – temporales edificaciones con materiales tales como esterilla, madera, cartón, latas, tela asfáltica, plásticos, carpa de lona o similares.

PAR.—Se exceptúan las edificaciones de madera diseñadas y construidas utilizando el título G – Edificaciones de madera definida en la NSR-98.

CAPÍTULO III

Grados de afectación y habitabilidad

ART. 8º—Con el objeto de identificar el alcance de intervención y la habitabilidad de los inmuebles afectados por el sismo, para la aplicación del Decreto 2809 de 2000 y de la Norma NSR-98, se deberá clasificar el grado de afectación de los elementos de su estructura y elementos no estructurales, para sistemas constructivos homologados.

ART. 9º—Entiéndase por elementos estructurales las columnas, muros portantes, vigas y placas, que están en capacidad de resistir fuerzas horizontales y por elementos no estructurales los muros divisorios y fachadas.

ART. 10.—Afectación estructural:

Afectación estructural leve. Se considera un grado de afectación leve cuando en la evaluación de daños se observan lo siguiente:

Para columnas, vigas y placas:

• Agrietamientos muy pequeños en elementos estructurales.

• Menos del 15% de los elementos estructurales tienen daño severo (barras de refuerzo pandeadas, núcleo de concreto agrietado, aplastamiento de la columna, asentamiento o inclinación en el sistema de piso).

Para muros portantes:

• Grietas pequeñas sobre la superficie de los muros, formación de agrietamiento diagonal en los muros.

Afectación estructural moderada a severa. Se considera grado de afectación estructural moderada a severa así:

Para columnas, vigas y placas:

• Más del 30% de los elementos tienen agrietamiento apreciable del concreto (grietas con ancho superior a 1.0 mm), pérdida de recubrimiento y/o barras expuestas.

• Más del 15% de los elementos estructurales tienen daño severo (barras de refuerzo pandeadas, núcleo de concreto agrietado, aplastamiento de la columna, asentamiento o inclinación en el sistema de piso).

Para muros portantes:

• Más del 15% de los muros han sufrido desprendimiento de partes de piezas, aplastamiento local de la mampostería, deformación, inclinación horizontal o vertical apreciable del muro, prolongación del agrietamiento diagonal a las columnetas o vigas de amarre.

ART. 11.—Afectación arquitectónica:

Grado de afectación leve. Se considera grado de afectación leve cuando:

• Grietas pequeñas sobre la superficie de los muros, inicio de formación de agrietamiento diagonal en los muros.

• Menos del 30% de los muros han sufrido daños severos como desprendimiento de piezas o colapso total.

Grado de afectación moderado a severo. Se considera grado de afectación arquitectónico moderado a severo (M-S) cuando:

• Más del 30% de los muros han sufrido desprendimiento de parte de piezas, aplastamiento de partes de piezas, aplastamiento local de mampostería, deformación, inclinación horizontal o vertical apreciable del muro o colapso total.

ART. 12.—Habitabilidad. La habitabilidad actual de inmueble se define en:

Habitable. El inmueble actualmente no presenta ninguna restricción para su uso y no existe un peligro inminente por inestabilidad o caída de elementos. El inmueble no presenta ningún peligro inminente para la seguridad de sus ocupantes.

Habitable con restricciones o inhabitable. El inmueble actualmente presenta restricciones parciales o totales para su uso por la extensión de los daños o posible desprendimiento de algunos elementos. El inmueble puede presentar algún tipo de riesgo para sus ocupantes.

ART. 13.—Para sistemas constructivos no homologados la clasificación de daños y de habitabilidad se puede asimilar a las descripciones y clasificaciones descritas anteriormente, pero la definición del alcance de la intervención carece de marco legal y técnico.

CAPÍTULO IV

Año de construcción de la edificación

ART. 14.—Con el objeto poder dar aplicación al Decreto 2809 de 2000, cada construcción, mejora o ampliación se clasificará en los siguientes grupos:

84: Construcción, mejora o ampliación ejecutada antes de la vigencia del Decreto-Ley 1400 de 1984.

+ 84: Construcción, mejora o ampliación ejecutada durante la vigencia del Decreto-Ley 1400 de 1984.

ART. 15.—Para definir la clasificación final del año de construcción se procederá a obtenerla mediante el proceso de reconocimiento de construcciones establecido en capítulo II del Decreto 1052 de 1998.

CAPÍTULO V

Proceso de desarrollo urbanístico

ART. 16.—Procesos de desarrollo urbanístico. Con el objeto de clasificar y facilitar los procesos de revisión se definen los siguientes grupos:

• Predios sujetos al régimen de propiedad horizontal (PH).

• Predios construidos mediante procedimientos masivos - urbanizaciones (PU).

• Predios con desarrollo individual (PDI).

ART. 17.—Predios sujetos al régimen de propiedad horizontal (PH). Se considera como una unidad predial general de propiedad horizontal (PH) aquella compuesta por diferentes predios sujetos a un mismo reglamento de régimen de propiedad horizontal, dentro de una misma manzana catastral. (manzana catastral y código de propiedad horizontal o mejora igual en el número predial único por predio).

En la evaluación del grado de afectación arquitectónico o estructural se calificará la edificación como una unidad, y no predio a predio.

PAR.—Cuando en un reglamento de régimen de propiedad horizontal, existan edificaciones estructuralmente independientes, la evaluación de afectación se realizará para cada uno de estos bloques o unidades independientes.

ART. 18.—Predios construidos mediante procedimientos masivos - urbanizaciones (PU). Se identifican aquellos procesos de construcción masiva, con lotes similares, desarrollados en una misma etapa, para casas de 1 y/o 2 pisos.

En esta categoría se clasificarán las viviendas de 1 o 2 pisos en mampostería.

ART. 19.—Predios con desarrollo individual (PDI). Son aquellos predios que su desarrollo o construcción correspondieron a un desarrollo puntual dentro de la manzana o su entorno, y no conservan patrones de construcción y/o loteo con los predios vecinos.

En esta clasificación entrarían también todos los predios que no puedan ser clasificados en las dos categorías anteriores.

CAPÍTULO VI

Reforzamiento estructural – valoración – presupuesto

ART. 20.—Reforzamiento para edificaciones en mampostería simple (NCNR) de uno y dos pisos construidas antes de la vigencia del Decreto-Ley 1400 de 1984. Defínase el siguiente valor por metro cuadrado, aplicando las siguientes fórmulas, dependiendo de las siguientes tipologías

Para edificaciones de un piso:

Tipología NCNR – 11 – Cubierta liviana – ladrillo farol.

– Refuerzo = -14.233,60 x Ln (Área) + 108.083,10

Tipología NCNR – 12 – Cubierta liviana – ladrillo macizo.

– Refuerzo = -15.964,70 x Ln (Área) + 113.810,48

Tipología NCNR – 13 – Cubierta en concreto – ladrillo farol.

– Refuerzo = -10.866,29 x Ln (Área) + 72.020,19

Tipología NCNR – 14 – Cubierta en concreto – ladrillo macizo.

– Refuerzo = -10.389,53 x Ln (Área) + 66.552,46

Para edificaciones de dos pisos:

Tipología NCNR – 21 – Entrepiso liviano – cubierta liviana.

– Refuerzo = -21.132,94 x Ln (Área) + 155.448,01

Tipología NCNR – 22 – Entrepiso en concreto – cubierta liviana.

– Refuerzo = -17.505,79 x Ln (Área) + 121.454,70

Tipología NCNR – 23 – Entrepiso en concreto – cubierta en concreto.

– Refuerzo = -17.916,73 x Ln (Área) + 131.802,55

ART. 21.—Reforzamiento para edificaciones en mampostería simple (NCNR) para edificaciones de más de dos pisos antes de la vigencia del Decreto-Ley 1400 de 1984. Defínase el valor por metro cuadrado, definido en la tipología NCNR – 22, para el efecto de valoración inicial. Es responsabilidad del propietario o poseedor realizar los estudios definitivos de vulnerabilidad siguiendo los lineamientos establecidos en capítulo A-10 de la Norma NSR-98, los cuales deberán ser realizados por un profesional con las calidades exigidas por la Ley 400 de 1998.

PAR.—Estos casos particulares que se presenten, después de realizado el respectivo estudio de vulnerabilidad el Forec podrá reajustar el valor del subsidio, previo concepto favorable del asesor de la unidad de ordenamiento territorial del Forec. Sin que dicho subsidio supere la suma de ocho millones treinta y nueve mil seiscientos cuarenta pesos ($ 8.039.640) moneda corriente.

ART. 22.—Reforzamiento para edificaciones construidas en mampostería confinada (MC) antes de la vigencia del Decreto-Ley de 1984. Si se encontrasen predios en esta situación, considerando este sistema estructural fue implementado por primera vez en el Decreto-Ley 1400 de 1984, se revisará cada caso en particular.

ART. 23.—Reforzamiento para edificaciones construidas en mampostería reforzada (MR) antes de la vigencia del Decreto-Ley 1400 de 1984. Si se encontrasen predios en esta situación, considerando este sistema estructural fue implementado por primera vez en el Decreto-Ley 1400 de 1984, se revisará cada caso en particular.

ART. 24.—Reforzamiento para edificaciones en pórticos de concreto reforzado (PCR), construidos antes de la vigencia del Decreto-Ley 1400 de 1984. Adóptense los siguientes valores de reforzamiento por metro cuadrado.

Tipología PCR-1. Edificaciones de un piso. Para estos casos se utilizará inicialmente la fórmula establecida en la tipología NCNR-14.

Tipología PCR-2. Edificaciones de dos pisos. Para estos casos se utilizará inicialmente la fórmula establecida en la tipología NCR- 23

Tipología PCR-3. Edificaciones de tres pisos o más pisos: Se utilizarán inicialmente estos valores de refuerzo por metro cuadrado:

Altura de la edificación Valor de reforzamiento por m2
Tres (3) pisos$ 35.000/m2.
Cuatro (4) pisos$ 40.000/m2.
Cinco (5) o más pisos$ 50.000/m2.

PAR. 1º—Para edificaciones de más de dos pisos o estructuras menores con un grado apreciable de irregularidad, el propietario o poseedor después de realizado el respectivo estudio de vulnerabilidad el Forec revisará el valor del subsidio, previo concepto favorable del asesor de la unidad de ordenamiento territorial del Forec. Sin que dicho subsidio supere la suma de ocho millones treinta y nueve mil seiscientos cuarenta pesos ($8.039.640) moneda corriente.

PAR. 2º—Para las viviendas de uno (1) y dos (2) pisos, los valores son iniciales y estarán sujetos al resultado de los diseños realizados por el profesional contratado por el beneficiario para tal efecto.

ART. 25.—Reforzamiento para edificaciones construidas en mampostería confinada (MC) construidas después de la vigencia del Decreto-Ley (sic) de 1984. Acójase, en primera instancia, el concepto técnico emitido por el delegado del comité de verificación, donde se certifica lo siguiente:

“Para predios construidos en mampostería confinada, siguiendo la normatividad de diseño, construcción y control establecida en Decreto 1400 de 1984 y en especial el título E, revisado con respecto a la Norma NSR-98 y a los parámetros definidos en el Decreto 2809 de 2000, la resistencia necesaria para efectos de cumplir las solicitaciones sísmicas se logran con un proceso de reparación sin necesidad de reforzamiento adicional”.

ART. 26.—Reforzamiento para edificaciones construidas en mampostería reforzada (MR) después de la vigencia del Decreto-Ley 1400 de 1984. Acójase, en primera instancia, el concepto técnico emitido por el delegado del comité de verificación, donde se certifica lo siguiente: “Para predios construidos en mampostería reforzada o parcialmente reforzada de uno y dos pisos, siguiendo la normatividad de diseño, construcción y control establecida en Decreto 1400 de 1984 y en especial el título D, revisado con respecto a la Norma NSR-98 y a los parámetros definidos en el Decreto 2809 de 2000, la resistencia necesaria para efectos de cumplir las solicitaciones sísmicas se logran con un proceso de reparación sin necesidad de reforzamiento adicional”.

ART. 27.—Reforzamiento para edificaciones en pórticos de concreto reforzado (PCR), construidos después de la vigencia del Decreto-Ley 1400 de 1984. Acójase, en primera instancia, el concepto técnico emitido por el delegado del comité de verificación, donde se certifica lo siguiente: “Para predios construidos en concreto reforzado, siguiendo la normatividad de diseño, construcción y control establecida en Decreto 1400 de 1984 y en especial el título C, revisado con respecto a la Norma NSR-98 y a los parámetros definidos en el Decreto 2809 de 2000, la resistencia necesaria para efectos de cumplir las solicitaciones sísmicas se logran con un proceso de reparación sin necesidad de reforzamiento adicional”.

ART. 28.—Valoración final. La valoración final del predio, cumpliendo lo establecido en la Ley 400 de 1997 será el siguiente:

• Para predios con afectación moderada a severa, construidos antes de 1984:

Valoración = Costo de reforzamiento + Costo de la reparación del capítulo de la cubierta + los costos del daño definidos en los ítems de prioridad baja.

• Para predios con afectación leve construidos antes de 1984:

Valoración = Costo de reparación definidos como prioridad alta (reparaciones menores) + los costos del daño definidos en los ítems de prioridad baja.

• Para predios con cualquier tipo de afectación construidos después de 1984:

Valoración = Costo de reparación definidos como prioridad alta + los costos del daño definidos en los ítems de prioridad baja.

ART. 29.—Presupuesto. Defínase para el cálculo del presupuesto las siguientes prioridades de inversión, basados en garantizar que los recursos se inviertan en la habitabilidad, desde el punto de vista de seguridad, de la edificación:

Prioridad alta. Corresponde a los capítulos de:

• Demolición y retiro de escombros

• Desmonte de instalaciones

• Estructura

• Mampostería

• Cubierta

Prioridad baja. Corresponde a los capítulos de:

• Revoques

• Pisos

• Enchapes

• Cielo rasos

• Carpintería en madera

• Carpintería metálica

• Pintura

• Muebles de cocina

• Aparatos sanitarios

• Vidrios y espejos

• Instalaciones hidrosanitarias

• Instalaciones eléctricas

• Equipos y dotaciones

• Revisiones

• Aseo

• Otros

CAPÍTULO VII

Comunicación, acta de reconocimiento y revisión final de la valoración

ART. 30.—Comunicación. El Forec comunicará los resultados obtenidos del análisis realizado en cada uno de los predios sujetos de revisión donde se identificarán cada una de las variables así:

• Nombre

• Dirección

• Ficha predial

• Área construida según la base oficial predial del Instituto Geográfico Agustín Codazzi.

• Área construida según la base de la gerencia zonal o la definida en el proceso de revisión.

• Número de pisos según la base oficial predial del Instituto Geográfico Agustín Codazzi.

• Número de pisos según la base de la gerencia zonal o la definida en el proceso de revisión.

• Período estimado del inicio de la construcción.

• Sistema estructural identificado para la valoración de la vivienda.

• Grado de afectación

• Presupuesto estimado.

PAR.—Estas notificaciones se realizarán a través de la respectiva gerencia zonal encargada de supervisar la ejecución del subsidio.

ART. 31.—Acta de reconocimiento. El beneficiario entregará a la gerencia zonal el peritaje de reconocimiento donde se incluirá la siguiente información:

• Peritaje que sirva para determinar la estabilidad de la construcción. (Punto 1. D. 1052/98, art. 32). Adicionalmente en este peritaje se debe incluir una descripción de los daños estructurales causados y la causa del mal comportamiento estructural y de los daños en los elementos no estructurales y la causa del mal comportamiento de éstos.

• Declaración de la antigüedad de la construcción. Esta declaración se hará bajo la gravedad de juramento. Se identificará en esta declaración es especial el área construida antes de entrar en vigencia el Decreto-Ley 1400 de 1984 y el área construida durante la vigencia de éste. (Punto 3. D. 1052/98, art. 32).

PAR.—Esta acta de reconocimiento es necesaria para el proceso de obtención de la respectiva licencia de construcción y para continuar el trámite del subsidio. El beneficiario podrá realizar los dos trámites al tiempo.

ART. 32.—Revisión final de la valoración. Si fuere el caso se ajustará el valor final de la valoración inicial para proceder a la asignación de los recursos.

CAPÍTULO VIII

Calificación y asignación de los recursos edificaciones homologadas

ART. 33.—Aplicación de los recursos. La calificación y aplicación de los recursos que trata este capítulo corresponderá sólo a sistemas constructivos y de diseño homologados por la legislación colombiana.

ART. 34.—Valor final de reforzamiento a reconocer. Será el valor final ajustado aplicando la siguiente fórmula:

— Costo de reforzamiento =

(Área construida antes de la vigencia del Decreto-Ley 1400 de 1984) * (costo x m 2 dependiendo de la tipología estructural).

ART. 35.—Calificación de los municipios. Con el objeto de garantizar la aplicación de los recursos de una forma más eficiente buscando economía y rapidez en aquellas zonas donde es más difícil operativamente la aplicación de éstos, se definen las siguientes zonas:

Zona 1. Armenia, Calarcá, Circasia, Montenegro, La Tebaida, Corregimiento de Barcelona, Pereira, y Dos Quebradas.

Zona 2. Buenavista, Córdoba, Filandia, Génova, Pijao, Quimbaya, Salento, Santa Rosa, Marsella, Chinchiná, Cajamarca, Alcalá, Argelia, Caicedonia, La Victoria, Sevilla, Obando y Ulloa.

Zona 3. Roncesvalles, y Tulúa (Corregimiento de Barragán).

Zona 4. La zona rural cubierta por la Federación Nacional de Cafeteros.

ART. 36.—Distribución de los recursos en cada asignación. Se realizará una primera distribución de los recursos disponibles de acuerdo a la actuación, así:

• Reparación:50%
• Reconstrucción:25%
• Reubicación:25%

Adicionalmente los recursos disponibles por cada actuación se distribuirán así:

• Zona 1:38%
• Zona 2:35%
• Zona 3:2%
• Zona 4:25%

ART. 37.—Puntaje para la asignación de los recursos de reparación. Los recursos disponibles para reparación en cada zona, se dividirán en dos grupos, dependiendo de la habitabilidad:

• Habitable:30%
• No habitable o con restricciones:70%

El puntaje de calificación, para cada uno de los grupos de habitabilidad, corresponderá a la diferencia entre el valor aprobado antes de la asignación y la valoración como prioridad alta.

Para las viviendas diferentes de interés social el puntaje de calificación se incrementará en un treinta por ciento (30%).

La asignación será por el menor puntaje.

ART. 38.—Puntaje para la asignación de los recursos de reconstrucción. Para la asignación de los recursos disponibles en las zonas 1 a 3 el puntaje de calificación corresponderá al área construida reportada en la base oficial de catastro existente en el Forec.

La asignación será por el mayor puntaje.

Los criterios de calificación o priorización de los recursos para la zona rural serán a cargo de la Federación Nacional de Cafeteros.

ART. 39.—Puntaje para la asignación de los recursos de reubicación. Para la asignación de los recursos disponibles en las zonas 1 a 3 el puntaje de calificación corresponderá al área construida reportada en la base oficial de catastro existente en el fondo.

La asignación será por el mayor puntaje.

Los criterios de calificación o priorización de los recursos para la zona rural serán a cargo de la Federación Nacional de Cafeteros.

ART. 40.—Cuando se hayan cumplido las necesidades en alguno de las actuaciones, zonas o condiciones de habitabilidad se modificarán los porcentajes de forma proporcional.

ART. 41.—Sólo se podrán asignar recursos en las reparaciones, para cubrir los saldos pendientes de la valoración correspondientes a la prioridad baja, cuando se hayan garantizado los recursos para reconstrucción, reubicación o la prioridad alta de todas las reparaciones.

ART. 42.—El director ejecutivo del Forec comunicará a cada administración municipal los resultados de habitabilidad de cada predio pendiente de reparación, con el objeto que cada una de las autoridades competentes revisen las condiciones de inhabitabilidad o habitabilidad con restricciones.

Las revisiones que realice cada administración municipal y le reporte al Forec con mensaje de urgencia, la calificación para la asignación de los recursos se dividirá por diez (10).

ART. 43.—El director ejecutivo del Forec comunicará a cada administración municipal, las solicitudes de reubicación pendientes de adjudicación, para su revisión.

Las revisiones que realice cada administración municipal y le reporte al Forec con mensaje de urgencia para la reubicación general de una zona, los subsidios localizados en esta zona en la calificación, para la asignación, tendrán el puntaje máximo más uno del resto de solicitudes de subsidio de reubicación pendientes de asignar.

ART. 44.—El consejo directivo delega en el director del Forec la asignación de los recursos y la aplicación de las prioridades y fórmulas incluidas en este capítulo.

CAPÍTULO IX

Situación de edificaciones no homologadas

ART. 45.—Debido a que en la actualidad no existen procedimientos o reglamentación para la reparación de estas edificaciones el director ejecutivo del Forec procederá así:

Para sistemas no homologados – Permanentes:

• El Forec coordinará con el Ministerio de Desarrollo Económico las labores necesarias a realizar con el objeto de reglamentar los procesos de reparación de estas viviendas, definidos en el capítulo 2 – Otros materiales y métodos alternos de diseño y construcción, definidos en la Ley 400 de 1997. Para desarrollar las investigaciones necesarias el Forec podrá designar hasta la suma de ochocientos millones de pesos ($ 800.000.000) moneda corriente, dependiendo de las apropiaciones y disponibilidades presupuestales.

• El Forec comunicará a cada administración municipal y al propietario o poseedor de los predios que se encuentren en esta situación, con el objeto de realizar un análisis más detallado a fin de determinar si existe riesgo inminente a la vida de sus ocupantes y tomar las determinaciones y acciones legales que sean necesarias por parte de la administración municipal y el Forec.

• En todas estas viviendas el beneficiario realizará la declaración de antigüedad de la construcción, establecida en el artículo 32 del Decreto 1052 de 1998.

Para sistemas no homologados – Temporales:

• El Forec comunicará a cada administración municipal y al propietario o poseedor de los predios que se encuentren en esta situación, con el objeto de realizar un análisis más detallado a fin de determinar si existe riesgo inminente a la vida de sus ocupantes y tomar las determinaciones y acciones legales que sean necesarias por parte de la administración municipal y el Forec.

• En todas estas viviendas el beneficiario realizará la declaración de antigüedad de la construcción, establecida en el artículo 32 del Decreto 1052 de 1998.

CAPÍTULO IX (sic)

Predios asegurados

ART. 46.—Se confirman las decisiones tomadas en los demás acuerdos del Forec, sobre los predios asegurados.

CAPÍTULO X

Ejecución de los subsidios

ART. 47.—Licencia de construcción. Para la ejecución y desembolso de cada uno de los subsidios será necesario la obtención de la licencia de construcción definida en el Decreto 1052 de 1998 y cumpliendo desde el punto de vista estructural con la Ley 400 de 1997, sus decretos reglamentarios en particular con lo referente al capítulo A.10 de la NSR-98 y el Decreto 2809 de 2000 y las demás normas que la modifiquen o adicionen.

PAR. 1º—Se permitirá un desembolso inicial, con cargo al subsidio, hasta ciento cincuenta mil pesos ($150.000) para gastos de licencias, peritajes y reconocimiento de la construcción.

PAR. 2º—Se permitirán desembolsos adicionales, con cargo al subsidio, en aquellos casos, que se necesite apuntalamiento, remoción de elementos con peligro de caer o situaciones de fuerza mayor. Para este procedimiento se autoriza a la gerencia zonal a realizar las labores necesarias, para realizar estos desembolsos.

ART. 48.—Ejecución de la obra. La ejecución de obra, los contratos con los profesionales o personal, estudios, materiales y cualquier otra actividad necesaria para su realización será responsabilidad exclusiva del beneficiario.

PAR. 1º—La responsabilidad de la gerencia zonal con su supervisor será sólo para la adecuada inversión de los recursos.

PAR. 2º—Los cálculos, memorias y planos, deben ser firmados por un ingeniero civil debidamente matriculado, que cumpla las condiciones establecidas en los artículos 26 y 27 de la Ley 400 de 1997.

ART. 49.—Constancia de adecuación. Una vez realizada la adecuación los responsables de los diseños y de las obras, deberán presentar ante la entidad municipal encargada del control posterior de la obra, un informe detallado y gráfico, donde conste las obras efectivamente ejecutadas y su concordancia con las normas de diseño y construcción sismo resistentes vigentes.

ART. 50.—Municipios y curadurías. Corresponde a las oficinas o dependencias o municipales encargadas de conceder las licencias de construcción, la exigencia y vigilancia de su cumplimiento. Éstas se abstendrán de aprobar los proyectos o planos de construcciones que no cumplan con las normas señaladas en esta ley o sus reglamentos.

ART. 51.—De las responsabilidades. Las definidas en la ley para los propietarios o poseedores, para los profesionales encargados de los diseños y de las obras, para los curadores y oficinas municipales.

CAPÍTULO XI

Plazo ejecución de los subsidios

ART. 52.—El Forec estudiará y dará trámite a las revaloraciones procesadas por la gerencia zonal que se encontraban en las bases de datos de subsidios a 31 de agosto de 2001, de acuerdo con la certificación que para el efecto expida la unidad de ordenamiento urbano.

PAR. 1º—Las solicitudes de revaloraciones que se reportaron después de la fecha del 31 de agosto de 2001, no serán tramitadas y será responsabilidad exclusiva de cada gerencia zonal.

PAR. 2º—Sólo se podrá dar trámite a nuevas solicitudes de revaloración en aquellas situaciones donde la aplicación de la Sentencia AP-136 del Consejo de Estado lo amerite o mediante sentencia judicial.

ART. 53.—Determinar como cerrados los trámites de aprobación de subsidio directo de propietarios y/o poseedores a la fecha. Sólo se estudiarán las solicitudes remitidas al Forec a la fecha de la vigencia de este acuerdo.

PAR. 1º—Las solicitudes que sean reportadas después de la fecha de vigencia de éste, no serán tramitadas y será responsabilidad exclusiva de cada gerencia zonal.

PAR. 2º—Sólo se podrá dar trámite a nuevas solicitudes en aquellas situaciones que sean reconocidas mediante decisiones en la vía gubernativa ante el Forec o mediante sentencia judicial.

ART. 54.—Con respecto a la aplicación de subsidios de vivienda para reubicación en los sectores urbano y rural, se fija la fecha límite del 30 de noviembre de 2001 para la firma de la promesa de compraventa debidamente legalizada de la vivienda que desea adquirir el beneficiario o la vinculación a un encargo fiduciario.

ART. 55.—Para la ejecución de los subsidios de vivienda de reparación en los sectores urbano y rural, se fija un plazo máximo hasta el 31 de diciembre de 2001, para la obtención de la respectiva licencia para la adecuación de la construcción.

Adicionalmente contará con un plazo de cuatro (4) meses después de recibida la totalidad del desembolso del subsidio correspondiente a la prioridad alta según el artículo 29 de este acuerdo.

PAR.—Este plazo no rige para las viviendas de reparación que se encuentren en sistemas constructivos no homologados.

ART. 56.—Con respecto a la ejecución de subsidios de vivienda de reconstrucción para el sector urbano y rural se fija un plazo máximo de cuatro (4) meses para su aplicación total a partir de la fecha de expedición de este acuerdo.

PAR.—En aquellas situaciones donde se compre una vivienda nueva o el beneficiario se vincule a un encargo fiduciario, deberá hacerse antes del 31 de noviembre de 2001 y el plazo final será el de la ejecución de proyecto.

ART. 57.—El presente acuerdo rige a partir de su expedición y publicación.

Dado en Bogotá, D.C., a septiembre 12 de 2001.

________________________________________________________