El nuevo reglamento de arbitraje de la CCI 2012: ¿Qué cambió?

Revista Nº 16 Ene.-Jun. 2012

por Irina Natacha Gedwillo

Desde el año 2009, dentro de la Corte Internacional de Arbitraje de la Cámara de Comercio Internacional —Corte de la CCI—, un grupo ha trabajado en la confección de un nuevo reglamento para modernizar el procedimiento arbitral CCI incorporando los cambios y prácticas desarrolladas desde 1998 hasta la actualidad.

El 12 de septiembre del 2011, en París, la Corte presentó el nuevo Reglamento de Arbitraje de la CCI —Reglamento CCI 2012—. Dicho reglamento modificó el que estaba vigente desde enero de 1998. Fue adoptado en junio del 2011 y comenzó a regir para todos los arbitrajes que fueron iniciados a partir del 1.º de enero del 2012.

El Reglamento CCI 2012 introdujo cambios sustanciales en relación con el reglamento vigente desde 1998 —Reglamento CCI 1998—. Tal vez, el cambio más significativo ha sido la incorporación de normas sobre arbitrajes con multiplicidad de partes, multiplicidad de contratos, la incorporación de partes adicionales y la consolidación de arbitrajes. De esta forma el nuevo reglamento incorpora de manera explícita, las prácticas que la Corte de la CCI ha desarrollado en esta materia durante la vigencia del Reglamento CCI 1998.

Otro cambio significativo radica en que el Reglamento CCI 2012 incorpora normas que tienden a hacer del arbitraje CCI un procedimiento costo-eficiente. Incluso agrega un apéndice que contiene sugerencias para mejorar los tiempos y costos en el arbitraje CCI a fin de que los árbitros y las partes las consideren.

Sin embargo, estas no son las únicas novedades que el Reglamento CCI 2012 introdujo en el arbitraje CCI. A continuación describiré sucintamente los principales cambios.

Eliminación de la distinción entre controversias de carácter “internacional” y “no internacional” surgidas en el ámbito de los negocios

El artículo 1.º del Reglamento CCI 1998 distinguía entre arbitraje “internacional” y “no internacional”, en tanto su inciso 1.º disponía que “La función de la Corte consiste en proveer a la solución mediante arbitraje de controversias de carácter internacional surgidas en el ámbito de los negocios (...). La Corte proveerá asimismo la solución mediante arbitraje, de controversias que no revistan un carácter internacional surgidas en el ámbito de los negocios (...)”.

La nueva redacción del artículo 1.º en el Reglamento CCI 2012 amplía el alcance de la clase de controversias cuya resolución mediante arbitraje la Corte de la CCI puede administrar. El inciso 2.º del artículo 1.º del nuevo reglamento dispone que la Corte “Administra la resolución de controversias por tribunales arbitrales, de conformidad con el Reglamento de Arbitraje de la CCI (...)”.

Es decir, ya no solo se limita a las controversias surgidas en el ámbito de los negocios. En este sentido, debe destacarse que el reglamento de la CCI ha sido utilizado en controversias que involucran reclamos derivados o relacionados con los derechos de los inversores bajo los tratados bilaterales de protección y promoción de las inversiones o los “TBI” como suele denominárselos. La nueva redacción del artículo 1.º del Reglamento CCI 2012 refleja esta circunstancia.

Nuevas definiciones: artículo 2.º

El artículo 2.º del Reglamento CCI 2012 amplía el alcance de las definiciones de los términos demandada y demandante que hacen referencia a una o más demandantes o demandadas.

Además, incorpora la definición de una nueva expresión bajo el reglamento, la de “parte adicional” que hace referencia a una o más partes adicionales.

Estas definiciones fueron adaptadas e incluidas debido a que el Reglamento CCI 2012 incorpora nuevas disquisiciones sobre arbitrajes con multiplicidad de partes e incorporación de partes adicionales como veremos al comentar los artículos 7.º a 10 del nuevo reglamento de arbitraje.

Referencia general a cualquier medio de telecomunicación que provea un registro del envío: artículo 3.º

A fin de permitir que la manera de efectuar las notificaciones y comunicaciones en el arbitraje se adapte a los vertiginosos cambios tecnológicos de los medios y procedimientos de comunicación, el inciso 2.º, del artículo 3.º del Reglamento CCI 2012, introduce un cambio fundamental en la redacción del inciso 2.º del artículo 3.º del Reglamento CCI 1998.

El nuevo reglamento, no sólo dispone que las notificaciones y comunicaciones de la secretaría y del tribunal arbitral podrán efectuarse también mediante correo electrónico, sino que incorpora la referencia a “cualquier otro medio de telecomunicación que provee un registro del envío”.

En la versión en idioma español del Reglamento 2012 se eliminó la expresión “demanda de arbitraje” que fue reemplazada por “solicitud de arbitraje”: artículos 4.º, 5.º y 35 —inc. 1.º—

Los artículos 4.º, 5.º y 35 —inc. 1.º— de la versión en idioma español del Reglamento CCI 2012 ha cambiado el término “demanda” por “solicitud”(1).

La utilización del término “demanda” había suscitado alguna confusión respecto de la naturaleza y del propósito de esta presentación inicial. Esto ocurrió en algunas jurisdicciones de tradición continental, especialmente en las que presentar largos y completos escritos al iniciar un proceso judicial es una práctica generalizada —e incluso a ofrecer toda la prueba en el escrito inicial—. Por ello trasladaron esa práctica netamente local al arbitraje CCI.

La consecuencia lógica fue que el intercambio de presentaciones escritas —también las de ofrecimiento de prueba— tenía lugar en una etapa muy prematura del arbitraje. Esto es, antes de que estuviera constituido el tribunal y firmada o aprobada el acta de misión.

El cambio del término “demanda” por el de “solicitud” es útil para despejar cualquier duda respecto del propósito de la presentación inicial dirigida a la secretaría de la CCI para que ponga en marcha los mecanismos que permitan iniciar un procedimiento arbitral. Sin embargo, es necesario aclarar que de ningún modo pretende ser una descripción exhaustiva de los argumentos y las pretensiones de las partes, mucho menos, constituye la etapa oportuna del procedimiento para ofrecer prueba. Oportunidad cuya determinación claramente reserva el Reglamento CCI 2012, para que las partes y los árbitros la acuerden durante la conferencia inicial en la que deben organizar la conducción del caso y fijar el calendario procesal que podrá ser modificado durante el arbitraje —ver más abajo el comentario al Reglamento CCI 2012, art. 24—.

Procedimiento para determinar si en la prima facie existe una cláusula de arbitraje CCI: artículo 6.º

El Reglamento CCI 2012 plantea un cambio significativo del artículo 6.º —inc. 2.º— del Reglamento CCI 1998. Bajo esa norma la Corte de la CCI estaba autorizada a decidir prima facie si el arbitraje debía proseguir en los casos en que la demandada no contestaba la demanda, o en los que alguna de las partes formulaba excepciones a la existencia, validez o alcance del acuerdo arbitral. Además, en esos casos, el tribunal arbitral era el único facultado para tomar una decisión sobre su propia competencia.

El artículo 6.º —inc. 3.º— del Reglamento CCI 2012, en cambio, dispone que las objeciones relativas a existencia, validez y alcance del acuerdo arbitral que se presenten directamente deberán ser decididas por el tribunal arbitral en vez de la Corte de la CCI —art. 6.º, inc. 3.º—. Esto a menos que el secretario general refiera el asunto a la Corte para una decisión prima facie —arts. 6.º, incs. 3.º y 4.º—.

En particular, la Corte de la CCI podrá tomar una decisión prima facie sobre la procedencia del arbitraje en los casos en que se intente incorporar partes adicionales al procedimiento o consolidar arbitrajes. En este último caso, la Corte puede tomar una decisión prima facie con respecto a la compatibilidad de los acuerdos de arbitraje y a la posible existencia de un acuerdo de arbitraje entre las partes para que las demandas puedan ser determinadas conjuntamente en un único arbitraje —art. 6.º, inc. 4.º, i y ii—

La decisión de la Corte bajo el artículo 6.º —inc. 4.º— no prejuzga la admisibilidad o fundamentos de las excepciones de las partes.

Además, el artículo 6.º —inc. 5.º— del Reglamento CCI 2012, a diferencia del artículo 6.º —inc. 2.º— del Reglamento CCI 1998, aclara que en todos los casos que la Corte de la CCI decida de conformidad con el artículo 6.º —inc. 4.º—, el tribunal arbitral es el único facultado para decidir cualquier excepción relativa a su propia competencia, salvo en relación con las partes o demandadas respecto de las cuales la Corte decida que el arbitraje no debe proseguir.

Multiplicidad de partes, multiplicidad de contratos, incorporación de partes adicionales y consolidación de arbitrajes: artículos 7.º a 10

El Reglamento CCI 2012 incluye varios artículos sobre incorporación de partes adicionales —art. 7.º—, demandas en caso de multiplicidad de partes y reclamos cruzados —art. 8.º—, multiplicidad de contratos —art. 9.º— y consolidación de arbitrajes —art. 10—.

Respecto de la incorporación de partes adicionales, el artículo 7.º del Reglamento CCI 2012 prevé dos escenarios que tienen un punto de referencia temporal: la constitución del tribunal. Con anterioridad a la designación y confirmación de los árbitros, una parte puede solicitar la incorporación de un tercero al arbitraje —sin que sea necesaria la conformidad de la otra parte—, simplemente presentando una solicitud de incorporación ante la secretaría de la CCI. Luego de constituido el tribunal, la incorporación de un tercero requerirá la conformidad de todas las partes, incluida la del tercero. La nueva norma, recoge la práctica habitual de la Corte de la CCI(2) que ha admitido la incorporación de terceros como parte en aquellos casos en los cuales(3):

a) El tercero es parte del acuerdo arbitral aunque no lo haya suscrito;

b) Existen reclamos contra el tercero —art. 7.º, inc.1.º, que remite al art. 6.º, inc. 3.º—;

c) No se hayan tomado medidas tendientes a la constitución del tribunal, a menos que exista el consentimiento unánime de todas las partes y del tercero para efectuar la incorporación.

Respecto de la existencia de reclamos cruzados en arbitrajes con partes múltiples, el artículo 8.º del Reglamento CCI 2012, también en línea con la práctica habitual de la Corte de la CCI y el texto del artículo 19 del Reglamento CCI 1998, dispone que cualquier parte puede presentar reclamos o reconvenir contra otras con anterioridad a la aprobación del acta de misión. Una vez aprobada el acta de misión, la introducción de nuevos reclamos puede hacerse solo bajo la aprobación del tribunal, siempre que tales reclamos no excedan los límites del acta de misión.

Con relación a la existencia de reclamos derivados o relacionados con más de un contrato, el artículo 9.º del Reglamento CCI 2012 confirma de forma explícita que tales reclamos pueden ser resueltos en un único procedimiento arbitral. Adoptando una práctica habitual de la Corte de la CCI, el artículo 10 del nuevo reglamento autoriza a la Corte de la CCI a consolidar procedimientos arbitrales a solicitud de las partes, siempre que se verifiquen los siguientes requisitos:

— Que todas las partes presten su conformidad para la consolidación;

— Los arbitrajes sean iniciados bajo el mismo acuerdo arbitral, o

— Si los arbitrajes son iniciados bajo acuerdos arbitrales distintos, involucran a las mismas partes, las controversias derivan o tienen relación con la misma relación jurídica —entendida esta en sentido amplio como la misma transacción económica(4)— y la Corte considera que los acuerdos arbitrales son compatibles.

Respecto de la compatibilidad de los acuerdos arbitrales, la regla bajo análisis no brinda mayores detalles. Por ende, habrá de estarse a la práctica habitual de la Corte de la CCI. Las incompatibilidades pueden clasificarse en severas y leves, siendo las severas aquellas que impiden —en principio— consolidar los arbitrajes. Un ejemplo característico de incompatibilidades severas lo constituye el hecho de que los acuerdos arbitrales prevean la aplicación de reglamentos de arbitraje de diferentes centros de arbitraje, la sede del arbitraje y el procedimiento para la constitución del tribunal. Entre las incompatibilidades más leves están las dadas por el idioma(5).

La Corte de la CCI debe consolidar los procedimientos arbitrales en aquel que haya comenzado primero, salvo acuerdo de las partes en contrario. También, debe considerar cualquier circunstancia relevante en la oportunidad de decidir la consolidación, incluyendo si uno o varios árbitros fueron nominados en uno o varios de los procedimientos arbitrales y quiénes de tales árbitros fueron confirmados.

Declaración de disponibilidad, imparcialidad e independencia: artículo 11

Debido al creciente número de recusaciones contra los árbitros con fundamento en la falta de independencia e imparcialidad, a diferencia del artículo 7.º —inc. 1.º— del Reglamento CCI 1998, el artículo 11 —inc. 1.º— del Reglamento CCI 2012 dispone que además de independiente, todo árbitro debe ser y permanecer imparcial frente a las partes en el arbitraje durante todo el trámite de este.

A su vez, otra cuestión que está contemplada en el Reglamento CCI 2012 es la circunstancia de que cada vez es más frecuente que los árbitros suelen aceptar el compromiso de trabajar en varios arbitrajes a la vez sin considerar la disponibilidad real de tiempo en su agenda, lo cual directa o indirectamente determina la dilación innecesaria del procedimiento arbitral por falta de disponibilidad del árbitro en cuestión. Según el artículo 11 —inc. 2.º— de este reglamento, se requiere que la persona propuesta como árbitro suscriba una declaración de aceptación de disponibilidad, imparcialidad e independencia, mientras que el Reglamento CCI 1998 solo requería una declaración de independencia. La declaración de disponibilidad en cierta medida representa la codificación de una práctica reciente de la Corte de la CCI en tal sentido.

Además, durante el arbitraje, los árbitros están obligados a dar a conocer a la secretaría cualquier circunstancia o hechos susceptibles de poner en duda tanto su imparcialidad e independencia. Ello representa una ampliación del alcance de la obligación de informar con respecto a la prevista en el artículo 7.º, —Inc. 2.º— del Reglamento CCI 1998 que solo requería la presentación de una declaración de independencia y que los árbitros informaran sobre cualquier circunstancia que pudiera poner en duda su independencia, pero nada decía respecto de su imparcialidad.

La diferencia entre ambos conceptos radica en que mientras “independencia” se entiende como un examen objetivo de las conexiones de los árbitros y las partes o del interés en el resultado de la controversia, “imparcialidad” tiene una connotación subjetiva, y por ende, generalmente resulta difícil de probar.

Designación de árbitros en caso de multiplicidad de demandantes o demandados y de que una parte adicional haya sido incorporada: artículo 12, incisos 6.º a 8.º

La redacción de los incisos 6.º y 8.º del artículo 12 en el Reglamento CCI 2012 reproduce el texto del artículo 10 del Reglamento CCI 1998.

Sin embargo, el Reglamento CCI 2012 introduce una nueva regla relativa al nombramiento de árbitros en caso de que una parte adicional haya sido incorporada. El inciso 7.º del artículo 12 del Reglamento CCI 2012 dispone que la parte adicional puede conjuntamente con las demandantes o con las demandadas designar un árbitro para su confirmación. Esta regla es compatible con el artículo 7.º del Reglamento CCI 2012 que dispone que las partes adicionales pueden incorporarse con anterioridad a la constitución del tribunal.

Procedimiento de nombramiento de árbitros por parte de la Corte de la CCI, propuestas de los comités nacionales y de los grupos de la CCI: artículo 13

El Reglamento CCI 2012 mantiene el rol de los Comités nacionales en la nombramiento de los árbitros. La CCI no tiene una lista de árbitros, y cuando debe nombrar un presidente o un árbitro único —salvo que las partes lo nombren de común acuerdo— hasta el presente, la práctica reflejada en el Reglamento CCI 1998 consistía en consultar a los comités nacionales. Si bien esta práctica se mantiene, el Reglamento CCI 2012 amplió el espectro de consulta de la Corte de la CCI al nombrar un árbitro.

Conforme a la redacción del artículo 13 —inc. 3.º—, para nombrar a un árbitro la Corte de la CCI deberá contar con la propuesta de un comité nacional o grupo de la CCI que considere apropiados. Esta modificación responde a que en muchos países no existe un comité nacional, pero se han formado grupos. Este es, por ejemplo, el caso de varios países de Asia.

Bajo el Reglamento CCI 2012, la Corte de la CCI puede designar directamente un árbitro si concurre alguna de las siguientes circunstancias —art. 13, inc. 4.º—:

— Una o más partes es un Estado o alega ser una entidad estatal;

— La Corte considera apropiado designar a un árbitro nacional de un país o territorio en el que no se haya establecido un comité nacional o grupo; o

— El presidente del tribunal certifica a la Corte que existen circunstancias que justifican una designación directa.

Prueba de la representación: artículo 17

El Reglamento CCI 2012 incorpora una norma que traerá cierta tranquilidad en las jurisdicciones donde los abogados usualmente acostumbran probar su representación mediante la presentación de un poder. El artículo 17 dispone que en cualquier momento después de iniciado el arbitraje, el tribunal arbitral o la secretaría podrán requerir respecto de cualquiera de los representantes de las partes, el que estos prueben su representación.

Órdenes sobre confidencialidad: artículo 22

El artículo 22 —inc. 3.º— del Reglamento CCI 2012 autoriza al tribunal para que a solicitud de cualquiera de las partes dicte órdenes sobre la confidencialidad del proceso arbitral o de cualquier otro asunto relativo al arbitraje.

Conducción costo-eficiencia del caso: artículo 24

Una característica significativa del Reglamento CCI 2012 es que pone el énfasis en las técnicas de administración costo-eficiencia del arbitraje para evitar dilaciones y costos innecesarios. En este orden de ideas, el Reglamento CCI 2012 introduce una nueva práctica. El artículo 24 requiere que el tribunal convoque a una conferencia inicial sobre la conducción del procedimiento y que el calendario procesal esté al tiempo de redactar el acta de misión, es decir, después de firmada, tan pronto como sea posible.

Por otra parte, incluye el apéndice IV que sugiere varias “técnicas para controlar el tiempo y los costos en el arbitraje” a las que las partes y los árbitros pueden recurrir para mejorar la relación costo-eficiencia del procedimiento. Las técnicas sugeridas, entre otras, incluyen:

— Bifurcación del procedimiento —dictado de laudos parciales sobre cuestiones claves cuando sea eficiente para el caso—;

— Identificar las cuestiones que puedan ser resueltas por acuerdo de partes o sus expertos; o sobre la base de documentos, para evitar declaraciones orales o argumentos legales sobre tales cuestiones en una audiencia;

— Técnicas tendientes a limitar la producción de documentos en tiempo y alcance;

— Limitar la extensión y alcance de las presentaciones escritas y de las declaraciones escritas y orales —tanto de testigos como de expertos— manteniendo el enfoque en las cuestiones claves;

— Organizar una conferencia previa a la audiencia y utilizar conferencias telefónicas o de video para audiencias de procedimientos u otras audiencias en las que la asistencia de la persona no sea esencial.

Cierre de la instrucción: artículo 27

El Reglamento CCI 1998 disponía que el tribunal arbitral declararía el cierre de la instrucción cuando considerara que las partes habían tenido suficientes oportunidades para exponer su caso —Reglamento CCI 1998, art. 22, inc. 1.º—. Sin embargo, esta referencia resultaba algo imprecisa.

Tal imprecisión fue eliminada bajo la redacción del inciso 1.º del artículo 27 del Reglamento CCI 2012. Conforme la redacción, el cierre de la instrucción tiene lugar tan pronto como fuere posible después de la última audiencia sobre cuestiones de fondo a ser decididas en el laudo, o después de los escritos que se conocen con el nombre de post-hearing brief.

En todo lo demás el artículo 27 del Reglamento CCI 2012 conserva casi intacta la redacción del artículo 22 del Reglamento CCI 1998.

Designación de árbitro de emergencia para solicitud de medidas cautelares urgentes: artículo 29

En cuanto a la solicitud de medidas cautelares en el marco del arbitraje, si bien el Reglamento CCI 2012, mantiene la redacción del artículo 23 del Reglamento CCI 1998 —actual art. 28 del Reglamento CCI 2012—, introduce una nueva norma que representa un cambio fundamental.

El artículo 29 del Reglamento CCI 2012 introduce una nueva posibilidad de que con anterioridad a la constitución del tribunal las partes puedan solicitar medidas cautelares de emergencia según las reglas de árbitro de emergencia previstas en el apéndice V. Conforme a dichas reglas la Corte puede nombrar un árbitro de emergencia si la parte solicitante prueba la urgencia de dictar la medida antes que el tribunal arbitral se constituya y reciba el expediente.

Aunque la orden que dicta el árbitro de emergencia es vinculante para las partes, una vez que el tribunal se constituya, podrá modificarla, suspender su ejecución o anularla. La posibilidad de recurrir al nombramiento de un árbitro de emergencia no impide el derecho de las partes de solicitar el dictado de medidas cautelares de carácter urgente en sede judicial.

Esta disposición incorpora el anterior reglamento sobre procedimiento precautorio prearbitral al reglamento de arbitraje.

Limitación de responsabilidad: artículo 40

El Reglamento CCI 2012 introduce cambios en la terminología y redacción que atenúan sustancialmente la regla contenida en el Reglamento CCI 1998.

Primero: ya no se habla de exoneración o exclusión de responsabilidad como lo hacía el artículo 34 del Reglamento CCI 1998 que se refería a “exoneración de responsabilidad” en la versión en idioma español; exclusion de responsabilité en la versión en idioma francés, y exclusion of liability en la versión en idioma inglés. El artículo 40 del reglamento CCI cambió esa expresión por “limitación de responsabilidad” en la versión de todos los idiomas referidos.

Segundo: dispone que la limitación de la responsabilidad opera en tanto y en cuanto no sea prohibida por la ley aplicable. Lo que podría suceder si el arbitraje tuviera sede en España, donde luego de las recientes modificaciones a la Ley 60 del 2003, se exige a los árbitros contratar un seguro de responsabilidad civil o garantía equivalente(6).

Tercero: el Reglamento CCI 2012 amplió los sujetos que, en principio, no serán responsables por los hechos, actos u omisiones relacionados con el arbitraje. La nueva redacción no sólo incluye a los árbitros, la Corte, sus miembros, la CCI, sus empleados y los comités nacionales, sino que agrega al árbitro de emergencia, los grupos de la CCI, los empleados y representantes de los comités nacionales y de los grupos de la CCI, y a cualquier persona nombrada por el tribunal arbitral.

Disposiciones que se mantienen sin modificación en el Reglamento CCI 2012

Varias de las disposiciones del Reglamento CCI 1998 permanecen en el Reglamento CCI 2012 sin cambios o, cuanto menos, sin alteraciones significativas.

Entre ellas podemos referirnos al artículo 12, incisos. 1.º y 2.º: “Número de árbitros” —Reglamento CCI 1998, art. 8.º, incs. 1.º y 2.º—; artículo 18: “Sede del arbitraje” —Reglamento CCI 1998, art. 14—; artículo 19: “Normas aplicables al procedimiento” —Reglamento 1998, art. 15, inc. 1.º—; artículo 20: “Idioma del arbitraje” —Reglamento CCI 1998, art. 16—; artículo 21: “Normas jurídicas aplicables al fondo” —Reglamento CCI 1998, art. 17—; artículo 23: “Acta de misión” —Reglamento CCI 1998, art. 18—; artículo 25: “Instrucción de la causa” —Reglamento CCI 1998, art. 20—; artículo 26: “Audiencias” —Reglamento CCI 1998, art. 21—; artículo 30: “Plazo para dictar el laudo final” —con modificaciones menores en relación al texto del artículo 24 del Reglamento CCI 1998—; artículo 33: “Examen previo del laudo por la Corte” —Reglamento CCI 1998, art. 27—; artículo 34 —art. 28 del Reglamento CCI 1998—, en especial se destaca que en su inciso 6.º mantiene intacta la redacción del inciso 6.º del artículo 28 del Reglamento CCI 1998 que se refiere a la renuncia de vías de recurso contra el laudo; artículo 38: “Modificación de plazos” —Reglamento CCI 1998, art. 32—; artículo 39: “Renuncia” —Reglamento CCI 1998, art. 33—, y artículo 41: “Regla general” —Reglamento CCI 1998, art. 35—.

También se mantuvieron las disposiciones relativas al pago de los costos del arbitraje con algunas modificaciones mínimas que permiten adaptarlas a los casos de arbitraje con más de una parte demandada o demandante —art. 30 del Reglamento CCI 1998 y 36 del Reglamento CCI 2012—.

En relación con otras disposiciones, si bien el Reglamento CCI 2012 mantiene la redacción que tenían en el Reglamento CCI 1998, estas fueron reubicadas. Por ejemplo, el inciso 2.º del artículo 15 del Reglamento CCI 1998 fue reubicado en artículo 20 sobre “conducción de los procedimientos” como inciso 4.º La nueva ubicación parece imprimir mayor claridad respecto del sentido de la disposición.

Otra disposición que ha sido reubicada, pero con algún cambio en su redacción, es la relativa al calendario procesal que fue incorporada por primera vez en el Reglamento CCI 1998 y que se encontraba ubicada en el inciso 4.º del artículo 18 sobre “Acta de misión”, y que se encuentra en el inciso 2.º del artículo 24 del Reglamento CCI 2012 sobre “Conducción de los procedimientos”. En algunas jurisdicciones en las que los abogados no están tan habituados al arbitraje, la ubicación que dicha disposición tenía en el Reglamento CCI 1998, produjo alguna confusión respecto de si el calendario procesal podía formar parte del acta de misión. Aunque la redacción de la regla del artículo 18 —inc. 4.º— claramente disponía que el calendario procesal debiera establecerse en un documento separado. Justamente, con la referencia a un documento separado se pretendía evitar que el calendario provisional fuera incorporado al acta de misión, porque en ese caso se hubiera requerido la conformidad de todas las partes para modificarlo(7), cuando en realidad, bajo el espíritu del Reglamento CCI 1998, el principio era que el calendario provisional debía ser un documento flexible.

La nueva ubicación y los mínimos cambios de redacción en el Reglamento CCI 2012, consistentes en eliminar la referencia a “documento separado” y disponer que el calendario deberá establecerse durante o luego de la conferencia sobre conducción del procedimiento, despejan cualquier duda respecto a la naturaleza flexible de dicho documento.

Conclusión

En resumen, si bien mantiene las excelentes características del Reglamento CCI 1998, el Reglamento CCI 2012 implica una mejora sustancial. Sus disposiciones incorporan prácticas modernas, flexibles y costo-eficientes que se ajustan a los estándares, necesidades y expectativas actuales de las partes en materia de arbitraje.

(1) Mientras el Reglamento CCI 1998 en su versión inglesa utilizaba la expresión “Request of arbitration”, en las versiones en francés y en español utilizaba la expresión “demanda de arbitraje” que el Reglamento CCI 2012 ha cambiado por el de “solicitud de arbitraje” en la versión española. No obstante, en la versión francesa del Reglamento 2012 mantiene la expresión “Demande d’arbitrage” cuya traducción al español es “demanda o solicitud de arbitraje”. La versión en francés del Reglamento CCI 1998, a diferencia de lo que sucedió con la versión en español, no ha suscitado confusión alguna respecto de la naturaleza y propósito del escrito que pone en marcha el arbitraje. Seguramente esta es la razón por la que se mantuvo el término “demande”.

(2) Greeberg, Simon; Feris, Jose Ricardo, y Albanesi, Christian. Consolidation Joinder, Cross-Claims, Multiply Party and Multiply Contract Arbitrations: Recent ICC Experience. Publicado en Multiparty Arbitrations, ICC Dossier, 2010, pp. 172-178.

(3) Laudo CCI n.º 5625 —1987—.

(4) Greenberg, Feris y Albanesi, ob. cit., p. 167.

(5) Íbid., p. 168-16. Los autores hacen referencia a un caso en el que la Corte de la CCI concluyó que las cláusulas eran incompatibles porque los acuerdo arbitrales involucrados establecían distintas sedes de arbitraje —uno tenía como sede París y el otro Ginebra—.

(6) Ver Reforma a la Ley Española de Arbitraje: 121/0000085, Proyecto de Reforma a la Ley 60/2003, que se aprobó el 12 de abril del 2011; el nuevo apartado 4 añadido al artículo 17 de la Ley 60/2003.

(7) Paolo Michele Patocchi y Harold Frey-Brentano. The Provisional Timetable in International Arbitration. Publicado en Liber Amicorum in honour of Robert Briner, 2005, p. 575.