ACUERDO 10 DE 1999 

(Octubre 20)

“Por el cual se adoptan medidas complementarias para regular los procedimientos de reparación y reconstrucción en el Eje Cafetero de viviendas afectadas, así como la adjudicación de subsidios para la adquisición de vivienda”.

CONSIDERANDO:

Que los beneficiarios de subsidios para reubicación, reconstrucción y reparación de viviendas afectadas han mostrado su interés para que las gerencias zonales administren sus subsidios, o ejecuten las obras respectivas;

Que es necesario facultar y permitir que las gerencias zonales puedan realizar las labores de reconstrucción y establecer esquemas de intervención que aseguren la correcta y efectiva inversión de los recursos de los subsidios;

Que es necesario establecer un procedimiento para la certificación de la calidad de arrendatario afectado,

ACUERDA:

ART. 1º—Esquemas de intervención en vivienda. Las gerencias zonales podrán utilizar los esquemas que crean convenientes y realizar las tareas necesarias para atender las necesidades de reparación de vivienda de los propietarios o poseedores que residían en su zona, tomando como base y fuente de financiación los subsidios que a ellas les sean girados por previa autorización del beneficiario. Excepcionalmente el consejo directivo del Fondo para la Reconstrucción y Desarrollo Social del Eje Cafetero podrá autorizar a las gerencias zonales para que adelanten procesos de construcción de vivienda.

Cuando exista el consentimiento del beneficiario, el Fondo para la Reconstrucción y Desarrollo Social del Eje Cafetero ordenará a la fiduciaria el desembolso del subsidio, según el cronograma de desembolsos autorizados, directamente a la cuenta especial que estipule la gerencia zonal. En este evento, la gerencia zonal acordará con los beneficiarios de los subsidios las garantías a que haya lugar, para respaldar la correcta utilización de estos recursos.

Alternativamente, con el consentimiento del beneficiario, el Fondo para la Reconstrucción y Desarrollo Social ordenará a la fiduciaria el establecimiento de un cupo de recursos con base en los cuales la gerencia zonal podrá realizar compras de materiales o contrataciones de mano de obra o consultoría, siendo los pagos realizados directamente por la fiduciaria a los proveedores, según lo ordene la gerencia zonal. En este último caso se necesitará póliza de manejo sobre los recursos que sean girados directamente a la gerencia zonal.

En aquellos casos en los que el beneficiario no autorice a la gerencia zonal para que le administre su subsidio, el desembolso de los recursos se hará a una cuenta bancaria de la cual sólo podrán ser efectuados retiros con autorización conjunta del beneficiario y el interventor de la obra a realizar que sea designado por la gerencia zonal respectiva.

ART. 2º—Arrendatario afectado. Para los fines de los subsidios que se tienen determinados, se entenderá como arrendatario afectado la familia que el 25 de enero de 1999 vivía en calidad de arrendataria en una casa que resultó destruida o quedó inhabitable por causa del terremoto.

Se entenderá como familia el grupo conformado por dos o más personas que vivían juntos en la vivienda afectada, y que estén unidos por unión marital de hecho, o por vínculos de parentesco, o hasta en tercer grado de consanguinidad, segundo de afinidad o primero civil que compartan un mismo espacio habitacional.

PAR. 1º—Para el caso de los subsidios para adquisición de vivienda, ninguno de los miembros de la familia podrá ser propietario de un inmueble en ningún lugar del país, excepto de un lote para construir en él su vivienda.

PAR. 2º—El arrendatario afectado deberá identificarse ante la gerencia zonal encargada de la zona donde quedaba la vivienda que habitaba y, además de su declaración juramentada sobre su calidad de arrendatario afectado, deberá adjuntar uno cualquiera de los siguientes documentos:

• Copia del contrato de arrendatario.

• Copia del último recibo de pago de arrendamiento.

• Declaración juramentada de dos personas mayores de edad, que residieran en viviendas diferentes, dentro del mismo barrio, el día del terremoto, declarando que la familia vivía en la vivienda afectada.

Adicionalmente, la gerencia zonal hará la verificación sobre el estado de la vivienda y/u ocupación actual, y expedirá la certificación respectiva calificando a la familia como arrendataria afectada.

ART. 3º—Vigencia. El presente acuerdo rige a partir de su fecha de expedición.

Publíquese

Dado en Santafé de Bogotá, D.C., a 20 de octubre de 1999.

___________________________________________________