ACUERDO 1065 DE 2004 

(Diciembre 17)

“Por el cual se adiciona el Acuerdo 1060 de 2004”.

La Junta Directiva del Fondo Nacional de Ahorro,

en uso de sus facultades legales y estatutarias, y en especial las otorgadas por la Ley 432 de 1998, los decretos 1453 de 1998 artículo 47, literal e) y 1454 de 1998 artículo 12 literal e),

CONSIDERANDO:

Que en virtud de la Ley 432 de 1998, el Fondo Nacional de Ahorro transformó su naturaleza jurídica en empresa industrial y comercial del Estado de carácter financiero del orden nacional, organizada como establecimiento de crédito de naturaleza especial.

Que el artículo 96 en su inciso tercero del estatuto orgánico de presupuesto, compilado por el Decreto 111 de 1996, determinó que el Ministerio de Hacienda y Crédito Público deberá establecer las directrices y controles que las empresas industriales y comerciales del Estado, dedicadas a actividades financieras, deben cumplir en la elaboración, aprobación, conformación y ejecución de su presupuesto, para lo cual se expidió la Resolución 2416 de 1997.

Que teniendo en cuenta la naturaleza jurídica del Fondo Nacional de Ahorro como empresa industrial y comercial del Estado de carácter financiero, su junta directiva mediante Acuerdo 1060 del 21 de septiembre de 2004, aprobó el estatuto presupuestal de la entidad con el cual se regulará lo correspondiente a la programación, aprobación, modificación, ejecución y control del presupuesto.

Que siendo aplicable el principio de anualidad, se requiere reglamentación sobre vigencias futuras, ya que este es un instrumento previsto en la ley y admitido por la jurisprudencia como excepción a la rigidez de la anualidad. Así lo dijo la honorable Corte Constitucional al estudiar la exequibilidad del artículo 9º de la Ley 179 de 1994, que reglamentaba el tema de las vigencias futuras:

“Invocando, erróneamente, el artículo 345 de la Constitución se dice que es inexequible la norma que permite la autorización de obligaciones que afecten presupuestos de vigencias futuras. Se olvida que la administración puede asumir compromisos que, por su magnitud o por su costo, deban cumplirse durante varios años, es decir, bajo la vigencia de diversos presupuestos sucesivos. Por ello, el artículo acusado establece una serie de previsiones, como estas: la autorización de la dirección general del presupuesto nacional del Ministerio de Hacienda y Crédito Público; la inclusión, por parte de este ministerio, en el proyecto de presupuesto, de las asignaciones necesarias; la autorización de los concejos, las asambleas, etc., en lo que les compete; la obligación de presentar, en el proyecto de presupuesto anual, un articulado sobre la asunción de compromisos para vigencias futuras.

El principio de la anualidad del presupuesto, como ya lo definió la Corte Constitucional, no implica el que la administración pública no pueda programar obras que se ejecuten en vigencias sucesivas, pues tal limitación sería absurda. Así lo definió la Corte en la Sentencia C-357 del 11 de agosto de 1994, magistrado ponente Jorge Arango Mejía.

En consecuencia, se declarará exequible el artículo 9º de la Ley 179 de 1994”.

Que el artículo 10 de la Ley 819 de 2003, que regula las vigencias futuras ordinarias, dispuso que “esta disposición también se aplicará a las entidades de que trata el artículo 9º de la presente ley” es decir a “Las empresas o sociedades donde la Nación o sus entidades descentralizadas tengan una participación en su capital social superior al cincuenta por ciento (50%)”.

Que el artículo 30 del Acuerdo 1060 de septiembre 21 de 2004, por el cual se aprueba el actual estatuto presupuestal del Fondo Nacional de Ahorro, establece que cuando se requiera asumir compromisos que cubran varias vigencias fiscales, se deberá obtener previamente la autorización de vigencias futuras por parte de la junta directiva. Para su autorización se deberá presentar la respectiva justificación técnico-económica y el certificado de disponibilidad presupuestal de los recursos que se van a comprometer durante la vigencia en curso.

Que aunque en la mayoría de casos la administración puede desarrollar su actividad de mediano o largo plazo recurriendo a las vigencias futuras ordinarias, ya reglamentadas, se presentan situaciones en las que se debe recurrir al mecanismo de vigencias futuras excepcionales, razón por la cual se hace necesario modificar el Acuerdo 1060 de 2004.

Que en consecuencia,

RESUELVE:

ART. 1º—Adicionar un parágrafo al artículo 30 del Acuerdo 1060 de 2004 así:

“PAR.—Vigencias futuras excepcionales. En casos excepcionales la junta directiva podrá autorizar que se asuman obligaciones que afecten los presupuestos de vigencias futuras, sin apropiación en el presupuesto del año en que se concede la autorización y cuya ejecución se inicia dentro de la vigencia fiscal siguiente a la que se concede la autorización, sin que sean aplicables las limitaciones previstas en los artículos 33 y 34, en casos tales como contratación del programa de seguros y aquellos otros que sean necesarios para dar cumplimiento al plan estratégico de la entidad. Para su autorización se deberá presentar la respectiva justificación técnico económica.

La autorización a que se refiere el presente parágrafo se entiende utilizada con la apertura del respectivo proceso de contratación”.

ART. 2º—El presente acuerdo rige a partir de la fecha de su publicación.

Publíquese, comuníquese y cúmplase.

Dado en Bogotá, D.C., a 17 de diciembre de 2004.

______________________