ACUERDO 150 DE 2008 

(Septiembre 3)

“Por el cual se adoptan criterios metodológicos para determinar las extensiones mínimas y máximas de baldíos adjudicables en unidades agrícolas familiares por zonas relativamente homogéneas”.

El Consejo Directivo del Instituto Colombiano de Desarrollo Rural, Incoder,

en uso de sus facultades legales y reglamentarias, en especial las contenidas en los artículos 81 y 156 de la Ley 1152 de 2007, y

CONSIDERANDO:

Que conforme al precepto constitucional según el cual es deber del Estado promover el acceso progresivo a la propiedad de la tierra de los trabajadores agrarios, la Ley 1152 de 2007 señala como uno de sus objetivos fomentar el adecuado uso y manejo social de las aguas y de las tierras rurales aptas, mediante programas que provean su distribución ordenada y racional utilización, en especial, regulando la ocupación y aprovechamiento de las tierras baldías de la Nación, las cuales se titularán preferentemente a personas de escasos recursos en unidades agrícolas familiares, cuyas extensiones máximas y mínimas se determinarán por zonas relativamente homogéneas, conforme a los factores señalados en los artículos 80, 155 y 156 de la mencionada ley.

Que el consejo directivo está legalmente facultado para indicar los criterios metodológicos tendientes a determinar las unidades agrícolas familiares por zonas relativamente homogéneas.

Por lo expuesto,

ACUERDA:

CAPÍTULO I

Marco conceptual

ART. 1º—Definiciones. Para los efectos de la presente resolución entiéndese por:

Zonas relativamente homogéneas: Aquellas que presentan aspectos similares en sus condiciones agrológicas, fisiográficas y socioeconómicas dentro de los cuales se destacan los suelos, clima, vegetación, fauna, recursos hídricos e infraestructura vial y su interrelación con el entorno socioeconómico y ambiental.

Unidad agrícola familiar: Empresa básica de producción agrícola, pecuaria, acuícola o forestal cuya extensión permita con su proyecto productivo y tecnología adecuada generar como mínimo dos salarios mínimos legales mensuales vigentes, permitiendo a la familia remunerar su trabajo y disponer de un excedente capitalizable que coadyuve a la formación de su patrimonio.

Empresa básica de producción: La combinación eficiente de los factores de producción (tierra, trabajo y capital), con miras a generar una rentabilidad mínima de dos salarios mínimos legales mensuales vigentes que permita remunerar el trabajo de la familia rural y disponer de un excedente capitalizable que coadyuve a la formación de su patrimonio.

Proyecto productivo agropecuario, acuícola o forestal: Es el conjunto de actividades e inversiones encaminadas a generar beneficios económicos y sociales para la familia, basado en la oferta ecosistémica y socioeconómica de la respectiva zona relativamente homogénea. El proyecto productivo requerirá normalmente solo del trabajo de los integrantes de la unidad familiar.

Tecnología adecuada: La fundamentada en criterios de sustentabilidad ambiental que se adapten a los ecosistemas frágiles, comoquiera que son la mayoría de los espacios bióticos de los baldíos nacionales, es decir, que sea deseable desde el punto de vista social, viable desde el punto de vista económico y prudente desde el punto de vista ecológico, tecnología que debe estar enmarcada tanto en las características culturales del beneficiario como en la adaptabilidad a las exigencias del medio.

Unidad familiar: Núcleo de personas compuesto por los cónyuges o compañeros permanentes que comparten entre sí responsabilidades sobre sus hijos menores o con sus parientes hasta el segundo grado de consanguinidad y que se hallan comprometidos con el desarrollo de la unidad de producción.

CAPÍTULO II

De las zonas relativamente homogéneas

ART. 2º—Aspectos de homogeneidad. Los aspectos agroecológicos, fisiográficos, ambientales y de entorno socioeconómico de la región, deben tenerse en cuenta para delimitar las zonas relativamente homogéneas, y son entre otros, los siguientes: clima, geomorfología, aptitud de los suelos, disponibilidad de aguas, vegetación y fauna presente.

PAR.—Ubicación de la zona. De conformidad con lo dispuesto en el artículo 156, inciso final de la Ley 1152 de 2007, en los terrenos baldíos ubicados dentro de un radio de cinco (5) kilómetros alrededor de poblados de más de 3.000 habitantes o a puertos marítimos, o que linden con ferrocarriles, ríos navegables o carreteras transitables en cualquier época del año, si por tales vías la distancia a centros urbanos de más de diez mil habitantes, es inferior a 50 kilómetros las extensiones de las unidades agrícolas familiares se calcularán únicamente con base en producciones forestales, agrícolas o de ganadería semiintensiva, conforme a las características de la zona.

Para estos efectos se entiende por ganadería semiintensiva la explotación que bajo prácticas de manejo, tiene pastizales mejorados sobre una superficie no menor a las dos terceras (2/3) partes del área utilizada en ganadería.

ART. 3º—Metodología. Adóptense las siguientes actividades metodológicas para la determinación de las zonas relativamente homogéneas:

• Tomar como base los estudios de zonificación agroecológica del IGAC.

• Tomar como referencia los estudios de ecosistemas del país, elaborados para entidades oficiales del Estado.

• Tomar como base los estudios realizados por la Unidad Nacional de Tierras Rurales, UNAT, para definir la vocación y los fines de los baldíos adjudicables de la Nación, siempre que estos se hubieren realizado.

• Recopilar información de otros estudios existentes para la zona, cartografía referente a uso del suelo, estadísticas y otros datos consultados en los organismos públicos y/o privados existentes en la región.

• Con base en los aspectos de homogeneidad relacionados en el artículo anterior se realizará una primera delimitación de las zonas relativamente homogéneas.

• Ajustar la conformación de las zonas relativamente homogéneas con el aporte de instituciones de investigación y transferencia de tecnología, y de personas vinculadas a los procesos productivos de la región.

• Una vez definidas estas zonas se procederá a su delimitación, procurando seguir el curso de accidentes arcifinios o naturales, como cauces hídricos o cimas de montañas o siguiendo límites ya establecidos como los intermunicipales o interdepartamentales.

CAPÍTULO III

Aspectos metodológicos para la determinación de la UAF

ART. 4º—Variables a utilizar. Adóptense las siguientes variables para la determinación de la unidad agrícola familiar por zonas relativamente homogéneas:

Uso del suelo y cobertura vegetal: El aprovechamiento del suelo deberá efectuarse de manera que perdure su integridad física y su capacidad productiva, conservando como objetivos que los agroecosistemas tengan sustentabilidad en donde las ventajas comparativas y competitivas permitan mantener la producción a través del tiempo en presencia de restricciones ecológicas y presiones socioeconómicas con equilibrio en el manejo, basado en las características específicas del lugar.

En todo caso se atenderá a la vocación definida conforme al artículo 28 numeral 10 de la Ley 1152 de 2007, por la UNAT, y a lo dispuesto en el presente acuerdo en consonancia con el inciso final del artículo 156 de la misma ley.

Adopción de tecnologías ambientalmente sustentables: Las tecnologías deben estar fundamentadas en criterios de productividad, rentabilidad y sostenibilidad ambiental, a fin de adoptar las más recomendables.

Sustentabilidad de recursos naturales: Fomentar sistemas de producción apoyados en tecnologías ambientalmente sustentables, con base en procesos naturales de reciclaje de los recursos y favoreciendo la eficiencia ambiental.

Uso óptimo de la mano de obra: Plena utilización de la mano de obra de la unidad familiar en la empresa básica de producción.

Remuneración al trabajo: Los ingresos provenientes de la explotación predial deben generar como mínimo dos (2) salarios mínimos legales mensuales vigentes, uno como pago a la mano de obra utilizada por el campesino - productor, y el otro, como excedente capitalizable.

Entorno socioeconómico: Dentro del cual deberá tenerse en cuenta:

• El conjunto de apoyo a la producción (generación y transferencia de tecnología apropiada, crédito, insumos, servicios, etc.).

• Una eficiente articulación a los mercados (información de precios, almacenamiento, servicios de transformación y comercialización de productos, etc.).

• Las obras básicas de infraestructura que facilitan la prestación de servicios.

ART. 5º—Determinación de la unidad agrícola familiar. Para la determinación de la unidad agrícola familiar se requiere aplicar las variables señaladas, desarrollando las siguientes actividades:

a) Realizar un diagnóstico y caracterización de los recursos disponibles (físicos, humanos, de mercados y financieros).

b) Determinar el uso actual y potencial del área agropecuaria, así como el área que se amerita dejar para conservación de los recursos naturales.

c) Diseñar el sistema de producción en la zona relativamente homogénea utilizando la información recolectada para definir los sistemas productivos susceptibles de desarrollar en la zona, buscando una adecuada interacción de los recursos disponibles.

d) Identificar el porcentaje del área de suelos con espacios bióticos y ecosistémicos que ameriten conservación, como bosques de galería, humedales, morichales, áreas de excesiva pendiente, zonas con erosión severa, riberas de cauces hídricos, etc., sobre el área total de la zona relativamente homogénea con el fin de establecer el factor incremental de la unidad agrícola familiar para protección ecológica.

e) Calcular los costos del sistema productivo seleccionado, excluyendo los costos de instalación del sistema propuesto, los cuales se asume hacen parte de la unidad productiva existente, mano de obra, costos financieros y cargas fiscales. Estos costos se entenderán como egresos. Se trabajarán como pesos constantes del año correspondiente al cálculo.

f) Estimar los ingresos brutos por hectárea bajo las condiciones de uso potencial y con prácticas de manejo recomendadas para la respectiva actividad, que sean accesibles al campesino de la región. El ingreso bruto corresponde al resultado de la venta de productos obtenidos por el sistema productivo propuesto. El análisis se trabajará en pesos constantes del año correspondiente.

g) Estimar los ingresos netos por hectárea a partir de la resta a la totalidad de ingresos brutos, la totalidad de los costos, en función del ciclo de vida de los proyectos correspondientes a los sistemas productivos seleccionados.

h) Establecer el ingreso neto promedio por hectárea-mes, calculado en función del ciclo de vida de los proyectos correspondientes al sistema productivo seleccionado.

A partir de los anteriores pasos calcular la unidad agrícola familiar, UAF, mediante la aplicación de la siguiente fórmula:

 

El valor obtenido en hectáreas corresponde a la extensión mínima del área de la unidad agrícola familiar. El valor máximo se obtendrá a partir de incluir en la fórmula anterior una disminución en los ingresos netos de un diez por ciento (10%).

Para los efectos de la fórmula anterior, equis (X) es un factor que corresponde al porcentaje del área que se debe conservar. Los valores de este factor deben fluctuar entre 5 y 35%, es decir, el factor real estaría entre 1.05 y 1.35.

ART. 6º—Vigencia. El presente acuerdo rige a partir de su promulgación y deroga todas las disposiciones que sean contrarias.

Comuníquese, publíquese y cúmplase.

Dado en Bogotá, D.C., a 3 de septiembre de 2008.

_______________________________________