ACUERDO 36 DE 1993 

(Julio 14)

“Por el cual se dictan disposiciones sobre el otorgamiento y administración del subsidio familiar de vivienda”.

La Junta Directiva del Instituto Nacional de Vivienda de Interés Social y Reforma Urbana, Inurbe,

en uso de las facultades legales y estatutarias, particularmente las establecidas en los numerales 7º y 9º del artículo 14 de la Ley 3ª de 1991 y en los artículos 1º y 9º del Decreto 599 de 1991,

ACUERDA:

ART. 1º—El artículo 3º del Acuerdo 58 de 1992 quedará así:

Para que un plan o conjunto de soluciones de vivienda nueva, ubicado en zona urbana pueda ser declarado como elegible, deberá cumplir con las siguientes condiciones:

a) Que las soluciones de vivienda que lo integren, al momento de ser otorgada la respectiva escritura de transferencia del dominio, tengan un precio igual o inferior a los establecidos en el Decreto 599 de 1991, y las normas que lo modifiquen o adicionen;

b) Que las soluciones de vivienda que conformen el plan tengan las características de soluciones subsidiables, de conformidad con lo dispuesto por el capítulo III del Decreto 599 de 1991 y artículo 3º del Decreto 1146 de 1992, y las normas que lo modifiquen o adicionen;

c) Que el programa disponga de la licencia de construcción o su equivalente, o de urbanización, según sea el caso, expedido por la autoridad municipal, distrital o metropolitana correspondiente;

d) Que el plan disponga del permiso de enajenación de los correspondientes inmuebles o del permiso para desarrollar el programa de autoconstrucción, según sea el caso, expedido por las autoridades competentes, de acuerdo con lo establecido por los artículos 57 de la Ley 9ª de 1989, 2º del Decreto-Ley 78 de 1987 y las normas y resoluciones reglamentarias;

e) Que el plan cuente con certificación sobre disponibilidad de servicios públicos de acueducto, energía y alcantarillado, para lo cual deberán existir las correspondientes redes matrices, que permitan la ejecución de las redes secundarias y domiciliarias.

En el evento en que sea viable la utilización de sistemas alternativos, será necesaria la presentación de la certificación de la autoridad competente en que conste dicha viabilidad técnica.

En el caso de lotes urbanizables, si no existieren las redes matrices, la ejecución de éstas deberá estar garantizada mediante la existencia de las correspondientes apropiaciones en el plan de inversiones del municipio, de tal manera que la disponibilidad de servicios públicos básicos cumpla con los términos expresados por el artículo 16 del Decreto 599 de 1991;

f) Que el oferente del programa o la entidad que lo desarrolle, sea propietario del terreno sobre el cual se realice el plan correspondiente, salvo que se trate de un plan para la adquisición de lote urbanizable o de un programa asociativo o dirigido, que tenga promesa de compraventa para la adquisición del terreno, caso en el cual deberá acreditarse la suscripción de la correspondiente promesa;

g) Que el plan o programa no esté ubicado en zona de alto riesgo o que el riesgo sea mitigable, en cuyo caso el proyecto debe prever la realización de las obras correspondientes;

h) El oferente del programa o la entidad que lo desarrolle, debe presentar el plan inicial de factibilidad técnica y financiera, compuesto al menos por el presupuesto, la programación de obra y el flujo de caja con indicación de fuente de recursos, suscritos por su representante legal y por la o las personas naturales o jurídicas que presten la asistencia técnica.

Los oferentes de planes o programas individuales que cuenten con la aprobación de crédito por parte de corporación de ahorro y vivienda quedan exentos de la presentación de este plan inicial.

PAR. 1º—De acuerdo con las características de la zona en la que se proyecte la realización del plan o programa, el Instituto Nacional de Vivienda de Interés Social y Reforma Urbana, Inurbe, antes de declarar la elegibilidad, podrá exigir la presentación de certificación del alcalde respectivo o del gobernador de San Andrés y Providencia, en el sentido de que el lote de terreno sobre el cual se proyecta el programa no está ubicado en zona de alto riesgo, o que el riesgo es mitigable, caso en el cual dicha certificación debe indicar las acciones y obras que se deben desarrollar para mitigar el riesgo.

PAR. 2º—En los procedimientos colectivos de acceso al subsidio familiar de vivienda, deberá presentarse para la declaratoria de elegibilidad, adicionalmente, el contrato de asistencia técnica suscrito entre la organización correspondiente y la persona natural o jurídica que presta la asistencia técnica.

Quien preste la asistencia técnica deberá estar inscrito en el directorio de oferentes de asistencia técnica del Inurbe. En el evento en que la que presenta el programa esté inscrita en el directorio no será necesario cumplir este requisito.

En todos los casos y para los efectos de este acuerdo se entiende por asistencia técnica la dirección de obra, la administración de recursos, la realización de los trámites financieros, técnicos, jurídicos y administrativos, previos y concomitantes al desarrollo del programa y todas las actividades necesarias para la terminación de la obra y el cobro efectivo del subsidio.

De igual forma y en cuanto la organización pretenda solicitar el subsidio por avance de obra, éste deberá sujetarse al plan mencionado en el literal h) del artículo 3º del Acuerdo 58 de 1992.

ART. 2º—El artículo 5º del Acuerdo 58 quedará así:

Los formularios de planes o programas de vivienda de interés social se distribuirán gratuitamente entre los interesados, en el Instituto Nacional de Vivienda de Interés Social y Reforma Urbana, Inurbe. La presentación de los formularios se hará ante las regionales del instituto, las cuales verificarán el completo y correcto diligenciamiento de las solicitudes, cuyos directores declararán la elegibilidad de los planes y programas.

ART. 3º—El parágrafo del artículo 6º del Acuerdo 58 de 1992 quedará así:

PAR.—La elegibilidad de programas que tengan aprobada la financiación por las corporaciones de ahorro y vivienda será declarada dentro de los tres (3) días hábiles siguientes a la fecha de recibo del proyecto enviado por la respectiva corporación, al cual se deben anexar además de los documentos señalados en el artículo 4º del Acuerdo 58 de 1992, una certificación en la que se indique que éste cumple con los requisitos exigidos en el artículo 3º del Acuerdo 58 de 1992.

En estos casos no será indispensable la presentación del permiso de enajenación; no obstante lo anterior, será necesario acreditar su obtención ante la entidad encargada de la entrega del subsidio familiar de vivienda para que éste se haga efectivo.

Para declarar elegibles aquellos programas individuales que no tengan aprobada la financiación por parte de las corporaciones de ahorro y vivienda, el constructor deberá demostrar ante el Inurbe, una ejecución mínima del 20% de las obras de urbanismo.

ART. 4º—El artículo 13 del Acuerdo 58 de 1992 quedará así:

En los procedimientos individuales y colectivos de acceso al subsidio, los postulantes, al presentar su postulación, deberán acreditar como mínimo los siguientes aportes:

a) Si el precio o valor de la solución de vivienda a la cual postulan, es inferior o igual a cincuenta (50) salarios mínimos legales mensuales, un aporte del cinco por ciento (5%) del valor de la solución, y

b) Si el precio o valor de la solución de vivienda a la cual postulan, es superior a cincuenta (50) salarios mínimos legales mensuales, un aporte igual a la diferencia que exista entre el 30% del valor de la solución de vivienda y el valor del subsidio familiar de vivienda a la fecha de postulación.

ART. 5º—El artículo 14 del Acuerdo 58 de 1992 quedará así:

El aporte exigido a los postulantes en procedimientos individuales de acceso al subsidio familiar de vivienda, deberá estar representado en cesantía, cuota inicial entregada con ocasión de la celebración de contrato de promesa de compraventa con reconocimiento de texto y firmas ante notario, copia del recibo de pago del impuesto de timbre correspondiente, ahorro del personal de las fuerzas militares, saldos de ahorro en instituciones financieras, saldos de ahorro en fondos de empleados, saldos en cuentas de ahorro en organismos cooperativos de grado superior de carácter financiero, saldos en las cuentas de ahorro programado de que trata el Decreto 1851 de 1992, y en general en entidades autorizadas para captar ahorro del público, debidamente autorizadas por la Superintendencia Bancaria o el Departamento Administrativo Nacional de Cooperativas Dancoop.

PAR. 1º—Los aportes en cesantías deberán ser certificados por las sociedades administradoras de fondos de cesantías y/o los respectivos patronos, según sea del caso.

Las correspondientes certificaciones expedidas por personas naturales deberán acompañarse de la constancia de afiliación del empleado al Instituto de Seguros Sociales. Los ahorros de los miembros de las fuerzas militares se acreditarán por las entidades correspondientes.

PAR. 2º—Entre la fecha de postulación y la de adjudicación del subsidio familiar de vivienda, los postulantes en procedimientos individuales de acceso al subsidio, podrán actualizar los aportes previos, en cuota inicial entregada con ocasión de la celebración de contratos de promesas de compraventa, ahorro y/o cesantías, acreditados en los términos dispuestos en este acuerdo.

Para la actualización de los aportes, el postulante deberá acreditar la totalidad de éstos, y los nuevos valores sustituirán todos los existentes hasta el momento de la actualización.

Los aportes que se tendrán en cuenta para efectos de la calificación, serán los acreditados hasta quince (15) días calendario antes de cada adjudicación.

ART. 6º—El artículo 15 del Acuerdo 58 de 1992 quedará así:

En la promesa de compraventa presentada para acreditar el aporte en cuota inicial, deberá constar la denominación del programa declarado elegible por el Inurbe del cual forma parte la solución de vivienda objeto de la misma, el número de resolución de la declaratoria de elegibilidad del programa, la solución de vivienda prometida en venta, el valor de la misma, la forma de pago, y el valor recibido del promitente comprador como parte de la cuota inicial.

ART. 7º—El artículo 16 del Acuerdo 58 de 1992 quedará así:

El aporte en los procesos colectivos de acceso al subsidio familiar de vivienda, podrá estar representado en cesantías, ahorros, en tierra, materiales de construcción, obra ejecutada, mano de obra, gastos pagados por concepto de preinversión para el desarrollo del programa. Se entiende por gastos de preinversión los pagados por estudios financieros, diseños urbanos, técnicos y arquitectónicos.

Se entiende que el ahorro puede estar representado en saldos de ahorro en instituciones financieras, saldos en cuentas ahorro en organismos cooperativos de grado superior de carácter financiero, ahorro en fondos de cesantías, ahorro en fondos de empleados y en general en entidades autorizadas para captar ahorro del público.

El aporte mínimo exigido a los postulantes en procedimientos colectivos de acceso al subsidio familiar de vivienda deberá estar representado únicamente en cesantía y/o ahorro.

PAR. 1º—Para efectos de este artículo, podrán combinarse cualesquiera de las modalidades de aporte mencionadas.

PAR. 2º—En programas asociativos o dirigidos presentados en asocio con constructores privados, o en los cuales se haya contratado con estos la ejecución de obras, podrán acreditarse como aportes previos los valores cancelados en virtud del respectivo contrato. Para acreditar ese aporte deberá presentarse una certificación del respectivo constructor donde conste la denominación del programa y el valor recibido hasta la fecha en el desarrollo del contrato.

PAR. 3º—Entre la fecha de postulación y la de adjudicación del subsidio familiar de vivienda, los postulantes en procedimientos colectivos de acceso al subsidio podrán actualizar los aportes previos, en ahorro y/o cesantías, acreditados en los términos dispuestos en el Acuerdo 58 de 1992.

Para la actualización de los aportes, el postulante deberá acreditar la totalidad de éstos, y los nuevos valores sustituirán todos los existentes hasta el momento de la actualización.

Los aportes que se tendrán en cuenta para efectos de la calificación, serán los acreditados hasta quince (15) días calendario antes de cada adjudicación.

ART. 8º—El artículo 22 del Acuerdo 58 de 1992 quedará así:

En cada adjudicación, los recursos disponibles para el subsidio familiar de vivienda se distribuirán a prorrata del número de postulaciones individuales y colectivas pendientes, radicadas hasta la fecha de corte que realice la entidad otorgante. Los cortes deberán realizarse quince (15) días calendario antes de la respectiva adjudicación.

A partir del 1º de diciembre de 1993, los recursos del Inurbe disponibles en cada adjudicación para subsidios individuales se asignarán de la siguiente manera:

— Hasta el setenta por ciento (70%) se dirigirá a soluciones con valor hasta de cincuenta (50) salarios mínimos legales mensuales inclusive.

— El veinte por ciento (20%) se dirigirá a soluciones con valor superior a cincuenta (50) y hasta noventa (90) salarios mínimos legales mensuales inclusive.

— El diez por ciento (10%) se dirigirá a soluciones con valor superior a noventa (90) salarios mínimos legales mensuales.

(Nota: Derogado por el Acuerdo 14 de 1994 artículo 13 del Instituto Nacional de Vivienda de Interés Social y Reforma Urbana).

ART. 9º—El artículo 23 del Acuerdo 58 de 1992 quedará así:

El orden secuencial de adjudicación del subsidio familiar de vivienda para las postulaciones individuales y colectivas, se establecerá en forma descendente, conforme al porcentaje que resulte de dividir la suma del subsidio y el aporte acreditado por cada postulante al momento de la postulación y posteriores actualizaciones efectuadas con anterioridad a la fecha de corte, por el valor de la solución de vivienda a la cual se postula.

En los procedimientos individuales de acceso al subsidio familiar de vivienda, los porcentajes que conforme a la operación anterior excedan el treinta por ciento (30%), se evaluarán iguales a este tope.

Para las postulaciones que incluyan aportes en ahorro programado, al resultado de la fórmula expresada en el inciso primero se le adicionará un punto centesimal por cada mes de cumplimiento en el ahorro, de conformidad con los términos en que se haya pactado el mismo.

ART. 10.—El artículo 25 del Acuerdo 58 de 1992 quedará así:

En los procedimientos colectivos de acceso al subsidio familiar de vivienda, el aporte que se tendrá en cuenta para establecer el orden secuencial de asignación del subsidio, será el valor promedio de los aportes de los hogares vinculados al respectivo plan o programa.

Considerando los recursos disponibles y el orden secuencial para recibir la asignación del subsidio, las situaciones de igualdad en postulaciones colectivas se resolverán de acuerdo a los siguientes criterios:

a) La antigüedad: la fecha para establecer la antigüedad será la de radicación del plan o programa, y

b) Si persiste la situación de igualdad ésta se definirá de la siguiente manera:

En primer lugar, se preferirán las postulaciones correspondientes a programas para reubicación de asentamientos humanos ubicados en zonas de alto riesgo siempre y cuando tales asentamientos se hubieren constituido con anterioridad a la vigencia de la Ley 3ª de 1991, formen parte del inventario municipal de asentamientos humanos ubicados en zonas de alto riesgo y la dirección nacional de prevención y atención de desastres del Ministerio de Gobierno haya certificado que se trata de este tipo de programas.

En segundo lugar, los programas de soluciones de vivienda nueva, mejoramiento y habitación legal de títulos, presentados por los municipios, en los que exista una efectiva participación de los mismos expresada en tierras y/o servicios públicos.

En tercer lugar, los programas de mejoramiento en servicios públicos y saneamiento básico de la vivienda.

En cuarto lugar, los programas de soluciones de vivienda nueva.

PAR.—Antes de considerar los criterios señalados en esta norma, se deberá dar prioridad a las postulaciones que se presenten de conformidad con lo establecido en el inciso segundo del artículo 33 del Acuerdo 58 de 1992.