Alcance del Decreto 2264 del 2013 respecto de las cuotas sindicales

Revista Nº 181 Ene.-Feb. 2014

Arturo Mejía Ávila 

Asociado de Godoy Córdoba Abogados 

1. Antecedentes a considerar en la expedición del decreto

Con el fin de realizar un estudio respecto del Decreto 2264, expedido el pasado 16 de octubre del año 2013, es importante determinar cuáles son los antecedentes que llevaron al gobierno a emitir la mencionada norma. Fruto de la ratificación hecha por Colombia del Convenio 151 de la OIT mediante la expedición de la Ley 411 de 1997, en el año 2012 el gobierno expidió el Decreto 1092 a través del cual se reglamentó lo relativo a los procedimientos de negociación y solución de controversias con las organizaciones de empleados públicos, lo cual se derivó en que el día 7 de febrero del 2013 —por primera vez— se presentara un pliego unificado nacional de solicitudes de los empleados públicos, que da inicio a un proceso de negociación conjunto que culminó con un acta que consolida los acuerdos entre las partes, firmada el pasado 16 de mayo del 2013.

Del acta de acuerdos, y para los efectos de este escrito, se resalta el punto 27 —num. 3º(1)— en el cual se consagra el compromiso del gobierno de expedir un decreto reglamentario del artículo 400 del Código Sustantivo del Trabajo —artículo referente a las cuotas sindicales—, decreto que fue expedido el pasado 16 de octubre del 2013 (D. 2264).

2. Alcance práctico respecto a las cuotas sindicales

Realizado el estudio, tanto del texto del decreto como de los motivos que le dieron origen, podemos concluir que el aporte que se hace en materia de realización de descuentos de cuotas sindicales por parte del empleador no genera mayor modificación ni valor agregado, ya que el contenido del artículo 1º del Decreto 2264 no hace cosa distinta que enfatizar la obligación que tiene el empleador de realizar el descuento de la cuota definida por la organización sindical y la correspondiente obligación de poner dichos valores descontados al trabajador a disposición de la organización sindical a la que pertenezca, trayendo como novedad únicamente la consagración expresa de que el empleador deberá realizar los descuentos de cuotas que trabajadores no sindicalizados aprueben y ordenen voluntariamente —es decir, un descuento voluntario conforme a lo establecido en el artículo 149 del Código Sustantivo del Trabajo—.

3. Novedades en materia probatoria

Así las cosas, si bien no se identifican novedades en lo que respecta al recaudo de las cuotas sindicales, el decreto trae su aporte más relevante en el hecho de que establece un nuevo medio de prueba sobre la calidad de afiliado de un trabajador a una o varias organizaciones sindicales, mediante la certificación que de la realización de la deducción de la cuota sindical por parte del empleador podrá hacer el tesorero del sindicato, según lo establecido en su artículo 2º. Dicha certificación tendrá validez probatoria frente al mismo empleador y la autoridad administrativa laboral.

Respecto de la prueba que constituye la certificación del tesorero, el artículo subsiguiente establece igualmente que para que esta prueba sea tenida como prueba válida y suficiente, dicha certificación deberá coincidir con las certificaciones que expidan los bancos o cajas de ahorro en donde deben estar los fondos de las organizaciones sindicales de acuerdo a lo señalado en el artículo 396 del Código Sustantivo del Trabajo.

4. Conclusión

Lo anteriormente señalado deja entrever dificultades futuras respecto a la puesta en práctica de la norma, lo que plantea interrogantes como: ¿Cuál será el alcance de la certificación que el tesorero realice frente a un descuento efectivamente realizado de cuota sindical de un trabajador que se beneficia de una convención pero que no es sindicalizado? ¿Se deberá entender que este trabajador es miembro de la organización sindical? ¿La utilidad de ello será que para efectos estadísticos se tenga un criterio para contabilizar un mayor número de trabajadores “sindicalizados”? Así las cosas, puede empezar a concluirse que el aporte de este decreto plantea más interrogantes que respuestas, al menos en lo que en estricto sentido se refiere a las cuotas sindicales teniendo en cuenta que respecto del artículo 400 del Código Sustantivo del Trabajo, que ya regulaba la materia, no se observa ningún aporte sustancial.

Hecho el anterior planteamiento, se puede concluir que la novedad normativa no está directamente relacionada con las cuotas sindicales, como podría inferirse de su parte motiva que señala “impulsar la regulación para garantizar que efectivamente los empleadores cobren las cuotas a cargo de los empleados sindicalizados conforme al reporte sindical de afiliados”, sino en los medios de prueba que introduce con el fin de determinar si un trabajador pertenece o no a una organización sindical. Esto, incluso en una visión más rigurosa, podría entenderse como una presunción de hecho (por admitir prueba en contrario), de que todo trabajador respecto del que se haga descuento de cuota sindical se entenderá como sindicalizado, más allá de que lo sea o no, teniendo en cuenta lo ya mencionado respecto de trabajadores que únicamente son beneficiarios de la convención, y por tal razón hay lugar a la realización del descuento de la cuota sindical en aplicación del artículo 68 de la Ley 50 de 1990.

(1) Acuerdo sobre autorización de descuento por los empleados no sindicalizados y beneficiarios del acuerdo colectivo:

1. Se expedirá directiva para incentivar a los empleados no sindicalizados, beneficiarios del acuerdo colectivo, para que por reciprocidad y compensación con el trabajo y esfuerzo económico desarrollado por las organizaciones sindicales, voluntariamente, por una sola vez en este año, autoricen el descuento del 1% de su asignación básica mensual, con destino a las organizaciones sindicales firmantes de este acuerdo colectivo.

2. Las partes acuerdan estudiar y trabajar un proyecto de ley para presentación por parte del Gobierno Nacional, que consagre el descuento del aporte para las organizaciones sindicales firmantes del acuerdo colectivo, para los empleados no sindicalizados.

3. El Gobierno Nacional expedirá un decreto reglamentario del artículo 400 del Código Sustantivo del Trabajo para que efectivamente los empleadores cobren las cuotas a cargo de los empleados sindicalizados, conforme al reporte sindical de afiliados, y para la que la administración habilite los códigos necesarios para realizar los descuentos.