Análisis causal y adscripciones de acción(*)

Revista Nº 43 Mayo-Jun. 2013

Urs Kindhäuser 

Director del Instituto de Derecho Penal de la Universidad de Bonn, 

profesor de derecho penal 

(Alemania) 

1. El problema

De la mano de la más nueva teoría de la imputación objetiva(1) —la cual gana influencia de forma continuada— pierden paulatinamente su significado las posiciones involucradas en la discusión, antaño llevada a cabo con vehemencia, acerca del contenido conceptual de la causalidad en Derecho Penal. Si se sigue el camino trazado por Honig(2) y se equipara al juicio causal, como correctivo, un juicio normativo de imputación, entonces el análisis causal no requerirá de más restricciones inmanentes de la forma en que aún las preveían la teoría de la adecuación(3) y la teoría de la relevancia(4). Este desarrollo ofrece, de una parte, la posibilidad de liberar a la doctrina causal de aquella exigencia consistente en tomar postura previa respecto de la pregunta por la responsabilidad, y de aproximarla de nuevo a la comprensión de la causalidad propia de las ciencias naturales(5). De otra parte, solo un análisis de la imputación que esté separado de la problemática de la causalidad es capaz de descubrir adecuadamente las complejas estructuras modales, deónticas y normativas de la imputación.

En el entretanto, tal y como lo demostró Hruschka(6), entender el concepto de imputación simplemente como el medio de conexión entre un hecho y un resultado constituye una reducción de dicho concepto de imputación. Antes bien, sin el concepto de imputación ni siquiera son concebibles los conceptos de acción, resultado y culpabilidad. Con el concepto de imputación se expresa, entonces, una acción mental, un acto, cuyo objeto es la formación de un juicio. Este juicio recorre, de acuerdo con la complejidad de su naturaleza, una serie de pasos. Así, a título de ejemplo, antes de que se pueda identificar una acción como antijurídica debe, primero, haberle sido imputado a un sujeto un suceso como acción(7).

Las reflexiones que siguen abordan la problemática de la imputación en el nivel primario y se ocupan de la pregunta por los presupuestos bajo los cuales puede adscribírsele a un sujeto, a título de acción, transformaciones en el mundo. En particular, resulta aquí de importancia determinar la relación entre adscripciones de acción y análisis causal. El lado dogmático de los problemas discutidos debe, no obstante, permanecer al margen. Por el contrario, en primer plano se tiene como propósito resaltar algunos resultados de la discusión que tiene lugar en la teoría de la ciencia respecto de la acción y la causalidad y que son de interés para el Derecho Penal.

2. Fundamentos de la explicación científica

Al despuntar el siglo 20 parecía que la causalidad —la oveja negra de la teoría del conocimiento y de la teoría de la ciencia desde Hume(8)— había perdido importancia en el discurso científico. En su sensacional escrito “On the Notion of Cause”(9) Russell calificó al principio causal como una reliquia de tiempos inmemoriales que solo habría sobrevivido precisamente porque, al igual que la monarquía, sería considerado inofensivo(10). Al mismo tiempo, propuso abandonar los conceptos de causa y efecto en favor del de funciones(11).

Y si bien el principio causal no juega ya, en efecto, ningún papel en la teoría de la ciencia actual,(12) otra cosa ocurre, sin embargo, con el interés que despierta la relación entre causa y efecto. Así, refiriéndose al trabajo de Russell citado en el párrafo anterior, afirma irónicamente Suppes: “Perhaps the most amusing thing about this passage from Russell is that its claim about the use of the word ”cause“ in physics no longer holds. Contrary to the days when Russell wrote this essay, the words ”causality“ and ”cause“ are commonly and widely used by physicists in their most advanced work”(13).* En efecto, para los investigadores del área de ciencias naturales mencionados por Suppes, el análisis del concepto de causa puede ser valioso, entre otras cosas, precisamente porque él, tal como Nagel hizo notar,(14) sirve para la presentación de procesos de laboratorio. Por su parte, para el teórico de la ciencia la causalidad se encuentra en el punto de intersección de diferentes áreas de investigación, entre las que cabe mencionar, a título de ejemplo, la teoría de la explicación y de las probabilidades(15) y la lógica modal,(16) y así mismo se encuentra en el punto de intersección de problemas propios de áreas tan disímiles como el de las proposiciones condicionales irreales(17) y el de la teoría analítica de la acción(18). De igual forma, en las ciencias sociales la causalidad juega un rol decisivo en la, antaño y hogaño, discutida pregunta acerca de la posibilidad de explicar causalmente o, en su defecto, solo mediante la indicación de razones los sucesos individuales y sociales(19). En resumidas cuentas, la problemática de la causalidad continúa siendo también, hoy en día,—al contrario de la profecía de Russell—una parte importante de la teoría científica y de las disciplinas científicas particulares(20).

Ahora bien, las investigaciones que en teoría de la ciencia se ocupan de los problemas originados en el ámbito de la causalidad(21) no tienen como punto de partida el concepto de causa sino el concepto de explicación causal(22). Es decir, partiendo del estudio general del modelo de explicación causal o, respectivamente, científico se intentan definir los conceptos restantes.

Con algunas limitaciones, bien puede decirse que la moderna teoría de la explicación se remonta al análisis de las regularidades de Hume(23). Este análisis está cimentado en su denodado esfuerzo por deslindar el ámbito de la lógica del ámbito de lo empírico(24). Así, en Hume la causalidad es interpretada como concurrencia universal accidental, libre de necesidad lógica. En “An Inquiry Concerning Human Understanding” se esboza la tesis de la regularidad con las siguientes palabras: “...we may define a cause to be an object followed by another, and where all the objects, similar to the first, are followed by objects similar to the second”(25).* Ahora bien, mientras Hume solo aplicó su tesis a oraciones causales singulares, Mill amplió esta idea hasta la explicación de eventos mediante leyes generales: “An individual fact is said to be explained, by pointing out its cause, that is, by stating the law or laws of causation, of which its production is an instance”(26).** Y a Hempel le correspondió integrar el planteamiento humeano en un esquema de explicación que, por casi dos décadas, mantuvo una pretensión de validez general(27).

En efecto, según Hempel,(28) una explicación científica tiene el carácter de una deducción lógica. A la pregunta, por qué en una situación determinada espacial y temporalmente sucede un evento(29) descrito como E se recurre, a título explicativo, a una serie de eventos distintos C1, ... Cm y a una o más series de leyes generales G1, ... Gn. Cuando el evento que se pretende explicar E (Explanandum) se sigue lógicamente de la conexión regular de E y los eventos que le preceden C1, ...Cm (condiciones antecedentes) bajo las leyes G1, ... Gn, entonces, el Explanandum vale como explicado cuando las leyes son válidas y los datos antecedentes existen de hecho. En consecuencia, el modelo de Hempel tiene la forma de la siguiente conclusión nomológica deductiva(30):

biblio.JPG
 

El modelo ND (nomológico deductivo) puede, de esta manera, ser visto como un esquema de explicaciones causales, siempre que las leyes generales tengan el carácter de leyes causales. Ahora bien, no está claro si para una explicación causal solo se puede recurrir a leyes deterministas o si también, además, puede recurrise a leyes estadísticas. Las leyes deterministas se refieren a la explicación o al pronóstico exacto de un evento particular. Por el contrario, las leyes estadísticas autorizan el pronóstico de eventos solo con una cierta probabilidad(31).

Una serie de autores, entre ellos Stegmüller,(32) no solo rechazan el empleo de leyes estadísticas en las explicaciones causales, sino que además consideran que el Explanans está necesitado de complemento en lo que tiene que ver con la determinación de los datos antecedentes. Stegmüller señala —entre otras cosas— que el Explanans no debe, de ninguna manera, conformarse con meros fundamentos racionales sino, exclusivamente, con fundamentos reales(33). Como fundamento real solo entran en consideración aquellos eventos que tuvieron lugar y que, de hecho, provocaron el Explanandum(34). Dichos fundamentos reales también pueden, de conformidad con el uso habitual del lenguaje, ser señalados como causas. Por el contrario, los fundamentos racionales son eventos (indicadores, síntomas) que indican la presencia o la entrada de otro evento, pero que no lo causan. Así, por ejemplo, el sarampión va acompañado de una erupción cutánea y un descenso en el barómetro indica la inminencia de una tormenta. Síntomas de esa clase permiten la predicción razonable de un evento determinado, pero no pueden servir como explicación de su acaecimiento(35). A ellos les falta la relevancia causal.

Pero también a los así denominados fundamentos reales puede faltarles la relevancia causal en determinados casos y, con ello, el poder explicativo. Para aclarar lo anterior contémplese la siguiente conclusión:

(A)(1) N fue golpeado con un tubo metálico en la cabeza y las condiciones T1, ... Tm estaban dadas.

(2) Quien sea golpeado con un tubo metálico en la cabeza bajo las condiciones T1, ... Tm sufrirá lesiones mortales.

(3) N murió.

De momento esta conclusión puede, sin más, aceptarse como explicación causal de la muerte de N, pues sus condiciones antecedentes son fundamentos reales y la ley tiene carácter determinista. Ahora bien, (A) no seguirá siendo apropiada para la explicación del Explanandum cuando el caso tenga lugar de forma tal que, si bien N recibió un golpe en la cabeza con un tubo metálico y bajo las circunstancias dadas su muerte se habría presentado en el momento t, inmediatamente después del golpe es apuñalado con un cuchillo y su muerte se presenta en el momento t’ previo a t. En ese caso el golpe pierde su relevancia causal o, con otras palabras, es “opacado”(36) en su relevancia causal por la acuchillada. Este opacamiento tiene lugar solo respecto del momento t más no respecto de la muerte de N, pues referidas a ella no hay ya ninguna diferencia entre las causas.

En el —perfectamente posible— caso en el que la acuchillada y el golpe, con total independencia entre sí, causaran la muerte justo en el mismo momento, entonces se presentaría un opacamiento recíproco que, no obstante, no significaría la parálisis común de los eventos. Por el contrario, habría un exceso de relevancia causal(37). De conformidad con lo anterior, cuando dos datos antecedentes se opaquen mutuamente y, de esa forma, se muestren como candidatos con igual relevancia causal, entonces se podrá hablar, respectivamente, de dos causas.

Si se sigue esta posición circunscrita a leyes deterministas se obtiene, entonces, un concepto estricto de causa, el cual, en cierto modo, exige la prueba de la eficacia real del evento designado como causa. Pero antes de que pueda contestarse el interrogante de cómo puede introducirse dicha prueba, debe primero bosquejarse brevemente la posición que pretende hacer uso de leyes estadísticas para las explicaciones causales.

Salmon(38) y Suppes(39) no solo aprueban el uso de leyes estadísticas en el ámbito del modelo ND sino que, además, pretenden conocer las condiciones antecedentes seleccionándolas de conformidad con puntos de vista estadísticos. Según esta interpretación, entonces, un evento solo tendrá cabida en el Explanans cuando sea estadísticamente relevante para el Explanandum o, dicho de otra forma, cuando la probabilidad de relación entre los eventos sea mayor que la probabilidad de desenlace del evento por explicar(40). Lo anterior es demostrado con la siguiente conclusión:

(B)(1) El señor M toma regularmente pastillas anticonceptivas.

(2) El consumo de pastillas anticonceptivas impide con alta probabilidad la entrada del embarazo.

(3) El señor M no está embarazado.

Porque si bien esta conclusión es correcta, no es posible explicar con ella la ausencia de embarazo en el señor M. En efecto, falta la relevancia causal de (1) respecto de (3) pues el consumo de la píldora solo es significativo para la clase de seres humanos que exhiben la propiedad de ser mujer. Así, la probabilidad que tiene un hombre de no quedar embarazado no es menor a la probabilidad de no quedar embarazado mediante el consumo de pastillas anticonceptivas(41). En ese caso, entonces, el consumo de la píldora es opacado en su relevancia causal para la entrada del embarazo en tanto que se neutraliza su referencia al Explanandum, perdiendo así su poder explicativo.

Pero si se sustituye en (B) al señor M por la señora F podría decirse que, en ese caso, el consumo de la píldora puede verse prima facie como la causa de la ausencia de embarazo. En efecto, con la ayuda de una estadística podría mostrarse que las mujeres que consumen la píldora no quedan embarazadas en una proporción ostensiblemente mayor que aquellas que no recurren a ningún anticonceptivo(42). De conformidad con lo anterior, Suppes asume que en el uso cotidiano del lenguaje se entiende por causa aquellos datos antecedentes que por su relevancia estadística elevan la probabilidad del Explanandum, y les asigna a dichos datos el nombre de causas prima facie(43).

Sin embargo, el consumo de la píldora impedirá la entrada del embarazo con una probabilidad mucho mayor a la probabilidad de desenlace solo en tratándose de mujeres de la edad apropiada. Pues a partir de cierta edad los indicadores de probabilidad volverán a ser iguales. En la medida en que, por razones de edad, el consumo de la píldora sea opacado (neutralizado) en su relevancia causal para la entrada del embarazo, dicho consumo perderá su carácter como causa prima facie y se convertirá en una causa prima facie aparente o, más exactamente, en una causa aparente. En este sentido, Suppes define una causa (auténtica) como una causa prima facie que no es una causa aparente(44). Como en esta definición se tiene en cuenta de forma explícita la relevancia estadística de un evento para la entrada de otro evento, entonces puede decirse lo siguiente: un dato antecedente A será la causa del Explanandum E, si la entrada de A hizo probable el acaecimiento de E(45). En contraste con un concepto de causa fijado en términos determinísticos, aquí podría hablarse de una causa probabilística.

Lo insatisfactorio de una teoría de la causalidad de la forma descrita es, a primera vista, la gran diversidad de los posibles candidatos a causa. En efecto, cuando en un caso concreto la probabilidad de desenlace de un evento E sea muy baja (por ejemplo p(E) = 0,1) y la probabilidad de relación entre la entrada de otro evento A y E sea, por el contrario, muy alta (por ejemplo p(E/A) = 0,8), entonces habrá buenas razones para designar a A —también de conformidad con las representaciones habituales— como la causa de E. Pero cuando las probabilidades solo difieran mínimamente, entonces una explicación causal probabilística será vista con malos ojos, principalmente en aquellas disciplinas científicas que asocien con el concepto de causa un alto grado de precisión y rigurosidad en la explicación.

Ahora bien, el verdadero problema de la explicación probabilística radica en la explicación de casos particulares(46). Por ejemplo, mientras que estadísticamente se puede comprobar que el número de fumadores que se enferman de cáncer de pulmón es significativamente mayor al número de enfermos de cáncer de pulmón entre los no fumadores y, así, el fumar puede ser visto generalmente como causa del cáncer de pulmón, la correspondiente deducción frente al caso particular no reviste por sí sola de la misma firmeza. Pues el fumador compulsivo F también podría enfermarse de esta clase de cáncer como consecuencia de una disposición hereditaria. Esta inseguridad aparejada al uso de causas probabilísticas se pone de manifiesto en un ejemplo de Beckermann(47). Supóngase que bajo condiciones de laboratorio se generan rayos catódicos, manipulables de la siguiente forma: si se introduce un campo magnético determinado (A), entonces el 75% de los electrones se dirigirán hacia arriba y el 25% restante hacia abajo. Y si A no tiene lugar, entonces solo el 25% de los electrones se dirigirán hacia arriba y el 75% restante hacia abajo. En consecuencia, si se pregunta si A puede ser vista como la causa de que un electrón determinado se haya dirigido hacia arriba, la respuesta podrá emitirse afirmativamente pues a favor de dicha opción habla la más alta probabilidad. Sin embargo, existe la concreta posibilidad de que el electrón se hubiera dirigido hacia arriba también sin la presencia de A. De allí que, como acertadamente pone de presente Beckermann, resulte sensato afirmar que habría sido menos probable que el electrón se hubiera dirigido hacia arriba sin la presencia de A, mientras que no tendría ningún sentido afirmar que habría sido menos posible(48).

El punto abordado por Beckermann parece ser de mucha importancia para la constatación de la relevancia causal de un evento respecto de otro. En efecto, quien pregunte por la relevancia causal del evento A para la entrada de E querrá saber, en primer lugar, si E también habría sido posible sin la presencia de A, mientras que tendrá poco interés en saber si la entrada de E solo habría sido más improbable en ausencia de A. La respuesta a la pregunta de si E habría tenido lugar incluso en ausencia de A es también, al mismo tiempo, una respuesta a la pregunta de si A puede o no ser visto como fundamento real o, más exactamente, como causa de E. En todo caso, resulta posible constatar que en tratándose del análisis de casos particulares el planteamiento determinista tiene un contenido informativo mucho mayor y ofrece fundamentos más convincentes que el planteamiento probabilístico. Y si bien es cierto que la designación de una causa probabilística como causa auténtica podría ser en lo esencial un asunto de terminología y, con ello, relativo a las convenciones científicas,(49) aún así resulta mucho más adecuado apoyarse exclusivamente en causas deterministas al momento de ofrecer una explicación causal.

Ahora bien, preguntas de la forma “¿también habría tenido lugar E si A no hubiera estado presente?” se dejan contestar mediante relaciones condicionales. Por esa razón se le debe echar un vistazo en la siguiente sección a la lógica de las relaciones condicionales.

3. Condiciones necesarias y suficientes

Las condiciones necesarias y suficientes se destacan, entre las distintas clases de condiciones, como particularmente apropiadas para el análisis de los cursos causales(50). En efecto, si se sitúa la entrada de fenómenos genéricos(51) en una relación causal, entonces un fenómeno condicionará suficientemente a otro cuando sea válida la oración: siempre que p, entonces q. O, dicho de otra forma: si sucede p, entonces también entra q. Y un fenómeno genérico p puede, además, caracterizarse como condición necesaria del fenómeno q cuando sea válida la oración: siempre que q, entonces p. O, con otras palabras: siempre que q entre, entonces también sucedió p. En consecuencia, de la posibilidad de creación o destrucción de p se derivará lo siguiente: de una parte, que mediante la creación de p pueda permitirse la entrada de aquellos fenómenos cuyo acaecimiento sea suficientemente condicionado por p y, de otra, que mediante la destrucción de p puedan evitarse aquellos fenómenos que p condiciona necesariamente.

Y así como un fenómeno genérico puede tener muchas condiciones suficientes y/o necesarias, también puede condicionar suficiente y/o necesariamente otros fenómenos. Ahora bien, las condiciones pueden ser complejas. La presencia de una condición suficiente compleja significa que existe una conjunción de fenómenos genéricos, por ejemplo cuando solo a y b, en conjunto, aseguran la entrada de c. Por el contrario, la presencia de una condición necesaria compleja significa que existe una disyunción de fenómenos genéricos, por ejemplo cuando la entrada de c no exige únicamente la existencia de a y, tampoco, únicamente la existencia de b, pero sí que a o b acontezcan.

Una disyunción de condiciones suficientes puede disolverse en condiciones suficientes particulares. Si por ejemplo a o b aseguran, respectivamente, la entrada de c, entonces también bastará con la sola entrada de a o b, respectivamente, para lograr que c tenga lugar. Por su parte, una conjunción de condiciones necesarias puede disolverse en condiciones necesarias particulares. Así, si c tiene lugar solo cuando a y b están presentes, entonces a y b también serán, cada uno por su cuenta, necesarios para la entrada de c.

Las condiciones suficientes y necesarias se comportan entre sí de forma simétrica. En efecto, p será una condición suficiente de q, sí y solo sí q es una condición necesaria de p(52). Por ejemplo, si el encendido de una lámpara es una condición suficiente para que el bombillo alumbre, entonces que el bombillo alumbre es una condición necesaria del encendido de la lámpara. Vale anotar, sin embargo, que esta simetría no se deja trasladar a contextos causales sin que se llegue a resultados absurdos. Es decir, aun cuando en el ejemplo citado se observe el encendido de la lámpara como la causa de la luz en el bombillo, aún así resultará imposible decir, invirtiendo los términos, que la luz en el bombillo es una causa del encendido de la lámpara. Pues a los cursos causales les es propia una asimetría específica entre causa y efecto(53). Pero antes de abordar en detalle esta asimetría se tratará primero de ilustrar, con base en un ejemplo cotidiano, la forma en que estas condiciones se entrelazan unas con otras.

Supóngase que un perito afirma en relación con el incendio de una casa que un cortocircuito en el conducto eléctrico fue causal para el inicio de las llamas(54). ¿Qué se quiere decir con ello? En primer lugar, esta afirmación no puede entenderse como apuntando a que el cortocircuito fue una condición necesaria del incendio. Pues también un sobrecalentamiento de la estufa o un cigarrillo encendido en la alfombra habrían podido desatar el incendio. En segundo lugar, esta afirmación tampoco significa que el cortocircuito fue una condición suficiente para la conflagración. Pues sin oxígeno en el entorno o sin material inflamable en las cercanías del cortocircuito nunca se habría desatado incendio alguno.

Evidentemente, en el caso ejemplificado sucede que hay una secuencia de condiciones necesarias para el incendio (oxígeno, material inflamable, etc.), las que, no obstante, no desatan aún por sí mismas el fuego. O, dicho de otra forma: hay un conjunto de condiciones necesarias que no condiciona suficientemente el incendio. Solo la entrada de una condición adicional (el cortocircuito) convierte el conjunto de condiciones necesarias en una condición suficiente. Es decir, la condición entrante no es ni suficiente ni necesaria para el incendio, pero es indispensable para que del complejo de condiciones necesarias se llegue en concreto a una condición suficiente del incendio. Dado que la condición entrante fue, en concreto, indispensable para convertir las condiciones necesarias en una suficiente, pero en general también otros eventos pueden mostrar esa particularidad, entonces la condición entrante no es, en estricto sentido, una condición necesaria para la configuración del complejo de condiciones necesarias como una condición suficiente. Dicha condición entrante podría, por esta razón, denominarse como condición contingentemente necesaria(55). Pues bien, en el uso cotidiano del lenguaje se entiende en un gran número de casos bajo el término causa precisamente una condición entrante como la mencionada. Por lo tanto, una causa puede, en este sentido, ser definida como una parte contingentemente necesaria de un complejo de condiciones suficiente.

Por supuesto que también es posible designar como causa a otras partes del complejo de condiciones necesarias. En el caso ejemplificado podría, por ejemplo, destacarse como causa el estado del conducto eléctrico, el cual posibilitó en primer lugar el corto circuito. En tratándose de un accidente de tránsito podrían nombrarse como causas, respectivamente, una calle mal construida, una autopista mojada por la lluvia, el sobrepaso de la velocidad máxima y el consecuente desacato de la correspondiente señal de tránsito, la incapacidad de maniobra generada por el alcohol, etc. Dicho brevemente, cada condición antecedente de una explicación causal puede ser vista como la causa del evento por explicar(56).

4. Causalidad y acción

Con la equiparación entre causas y fundamentos reales se haya unida la tesis según la cual solo aquellas situaciones realmente dadas, es decir los hechos, tienen relevancia causal. Esta tesis es tan común en la teoría científica que no requiere aquí de ninguna explicación adicional. Ella se fundamenta en una reflexión básica de Hume: “All the objects of human reason or enquiry may naturally be divided into two kinds, to wit, Relations of Ideas, and Matters of Fact”(57).* Las relaciones conceptuales y lógicas, por ejemplo la conexión entre razón y conclusión, deben por esa razón separarse estrictamente de las relaciones entre hechos(58). Y dado que justamente en Derecho Penal las adscripciones de acción suelen ubicarse en una estrecha relación con acontecimientos causales,(59) resulta entonces necesario abordar en las líneas que siguen la pregunta por el posible carácter fáctico de las acciones y, de ser ese el caso, su posible inclusión en relaciones causales.

De la división humeana se sigue que un evento solo podrá condicionar causalmente a otro evento cuando los respectivos eventos sean lógicamente independientes entre sí, es decir, cuando aparte de tener ocurrencia empírica separada, puedan también ser identificados separadamente unos de otros(60). De allí que causa y efecto deban comportarse entre sí de manera contingente y que no resulte lícito asociar conceptualmente (lógicamente) las unas a los otros. Por lo tanto, si una acción va a ser tenida ya en consideración como causa de otro evento —o de otra acción—, entonces las acciones deben tener el carácter de eventos y debe ser posible su identificación con independencia del efecto correspondiente.

Obsérvese el siguiente ejemplo. A levanta una piedra, toma impulso con el brazo, arroja la piedra hacia adelante, la piedra rompe el cristal de una ventana e impacta la cabeza de B, quien se encontraba sentado al lado de la ventana. Si ahora se dejan de lado las intenciones conscientes de A y se asume el rol de un observador neutral, entonces se pueden constatar una serie de acciones diferentes: A levantó una piedra, la arrojó, rompió el cristal de una ventana, lesionó a B, etc. Es decir, el curso de los eventos se puede subdividir en una multitud de segmentos. Por lo demás, del ejemplo se puede deducir que cada segmento sirve de base del segmento siguiente. Así, por ejemplo, mediante el lanzamiento de la piedra A rompió el cristal de la ventana, o mediante dicho lanzamiento lesionó a B. Aquellas acciones que en este sentido preceden a otras acciones pueden acreditarse como acciones básicas(61).

Ahora, un análisis de las acciones en particular muestra que ellas están, respectivamente, referidas a un evento del suceso total, y además que lo están de forma tal que ese evento deviene en el resultado-de-la-acción (o el desenlace de la acción). El resultado-de-la-acción del lanzamiento de la piedra es que la piedra vuela. El resultado-de-la-acción de la destrucción del cristal de la ventana es que el cristal se rompió. La entrada en el mundo de un evento concreto es, en consecuencia, la condición de ejecución de una acción con ese evento como resultado-de-la-acción. Esta correlación entre resultado-de-la-acción y acción ejecutada no es, sin embargo, empíricamente necesaria, sino lógicamente necesaria. Pues es cierto que es materia de verificación empírica si un evento que se encuentra incorporado en una acción como resultado-de-la-acción también tuvo ocurrencia fáctica, pero la relación entre la entrada del evento y el resultado-de-la-acción es de naturaleza lógica.

La consecuencia, quizás inesperada, de este punto de vista indica que las acciones no pueden causar el resultado-de-la-acción dado que el resultado-de-la-acción y la ejecución de la acción están, unas y otras, indisolublemente unidas. Los eventos particulares del suceso causal mencionado son, respectivamente, contingentes y lógicamente independientes entre sí. Pero tan pronto como uno de dichos eventos entra en la acción como resultado-de-la-acción, la entrada de ese evento deviene en conceptualmente necesaria para poder señalar a la correspondiente acción como ejecutada(62).

Si las acciones no pueden causar eventos, entonces ellas mismas tampoco son eventos. Por ello resulta correcta la siguiente afirmación de Stoutland: “Actions are different from events”(63).* Las acciones son, por el contrario, relaciones conceptuales que están referidas a eventos en el mundo. Para explicar esta relación conceptual vale la pena volver a la ya mencionada asimetría entre las relaciones causales(64). En efecto, ya se vio como la simetría entre condiciones suficientes y necesarias no puede, sin consecuencias absurdas, trasladarse a los cursos causales. Ahora, lo particularmente extraño de dicho traslado radica solo superficialmente en el factor temporal, es decir, en la suposición de que una causa debería anteceder en el tiempo a su efecto. Así, en la discusión de teoría de la ciencia han sido expuestas constelaciones del todo plausibles que permiten concluir la posibilidad de una causalidad retroactiva(65). Aquí solo puede remitirse a esos aportes. Por el contrario, lo decisivo es —y el punto ha sido puesto de presente principalmente por Gasking(66) y von Wright(67)— que las representaciones causales están agencialmente impregnadas. El hombre observa, de una parte, el transcurrir del mundo y también, de otra, interviene activamente en el mismo. De esa forma aprende a diferenciar si un evento entra por sí mismo o si él debe hacer algo para dejar que el evento ocurra. Intervención activa y observación pasiva son para el hombre, entonces, los fundamentos para la explicación del curso del mundo. De esta forma, el hombre puede conceptualmente aislar segmentos de una secuencia causal o, dicho con otras palabras, puede formar sistemas(68) susceptibles de ser explicados mediante relaciones causa-efecto.

Aquellas acciones en las que otras acciones se basan fueron ya denominadas acciones básicas. La acción básica puede definirse como el hacer algo para lograr algo distinto. Con esta idea de acción básica puede presentarse la relación entre causa y efecto de la siguiente forma. El evento A podrá verse como la causa del evento B solo sí —por lo menos en el marco de un modelo conceptual— mediante la ejecución de A puede asegurarse la entrada de B. Pues es cierto que resulta imposible demostrar qué hubiera ocurrido si A, que de hecho no estuvo presente, hubiera tenido lugar —aquí se presenta, hogaño como antaño, irresoluto el problema humeano de la inducción—. Pero con fundamento en la posibilidad de generar B con la ayuda de A, de una parte, y de la observación de que B no tiene lugar sin A, de otra parte, bien puede hacerse valer la presencia de A y B como la confirmación de la proposición condicional irreal según la cual B no habría entrado si A no hubiera tenido lugar(69). La suposición según la cual entre dos eventos existiría una relación causa-efecto se debe, de conformidad con esta interpretación, a la representación agencial o intervencionista de que mediante la ejecución o evitación de un evento es posible crear o contener otro evento, respectivamente(70). Con ello tendría también que quedar satisfactoriamente contestada la pregunta de por qué no se ve el efecto como la condición de la causa.

En este contexto debe aún precisarse mejor la tesis según la cual las acciones son relaciones conceptuales referidas a eventos en el mundo. Así, el resultado-de-la-acción solo puede ser aquel evento que no habría tenido lugar sin una intervención del hombre. Es decir, un evento en el mundo cuya existencia sea imaginable sin la mediación de un actor no puede ser interpretado como resultado-de-la-acción. En consecuencia, suponer la presencia de una acción significa que un evento concreto, a saber, el resultado-de-la-acción, no habría entrado si el actor no lo hubiera provocado mediante un hacer. Lo mismo puede decirse respecto de la ausencia de un evento cuando su entrada fue impedida por un actor mediante la contención de otro evento. De esta forma el concepto de acción está referido a un evento fáctico del mundo y a un evento contrafáctico, es decir a un evento que habría tenido lugar si el actor no hubiera intervenido en el curso del mundo(71).

La estructura de una acción puede, de conformidad con lo anterior, describirse de la siguiente forma: una acción no es un evento. Ella es, por el contrario, la referencia conceptual a una relación entre un evento fáctico y un evento contrafáctico. La piedra angular de toda acción es la acción básica. Estas últimas implican el hacer algo para que otra cosa tenga lugar. Bajo la expresión “hacer algo” puede entenderse tanto la actividad como la pasividad humana. Así, mediante su hacer el hombre puede activamente provocar o evitar algo, pero él también puede soportar pasivamente que algo ocurra o que algo no ocurra(72). Es decir, activa o pasivamente puede el hombre comportarse, respectivamente, productiva o preventivamente, de forma tal que sus acciones se dejan subdividir en cuatro tipos de acción elemental(73).

Las omisiones pueden ser admitidas en la estructura del comportamiento pasivo, pero con la siguiente particularidad: las omisiones no son un simple no-hacer, una inactividad, y tampoco un mero permitir. Así, las oraciones “Pilar permite que la ventana esté abierta” y “Pilar omite cerrar la ventana” se diferencian en un punto decisivo. Pues el resultado-de-la-acción en la primera frase es un evento (la ventana abierta), mientras que en la segunda frase el resultado-de-la-acción es una acción (el cerrar la ventana). Los resultados de las omisiones son, en consecuencia, acciones o, más exactamente, justo aquellas acciones que se esperan del actor(74). Dicha expectativa puede fundamentarse, de una parte, en que por lo general el actor ejecute la acción omitida y, de otra, en que el actor tenga que comportarse con arreglo a una norma social(75).

Así vistas, las omisiones son acciones de segundo orden, siendo una acción de segundo orden aquella basada en una acción simple, siempre que esta última tenga un evento como resultado-de-la-acción. O, formulado de otra forma, omisiones son relaciones entre una acción de primer orden fáctica y una acción de primer orden contrafáctica(76).

Un problema de gran envergadura en la teoría de la acción es el relativo a la identidad de las acciones(77). La equiparación entre acción y curso causal viene prohibida por la estructura lógica de las acciones y de allí que la acción no pueda ser idéntica al curso causal. Ahora bien, las acciones están referidas a transformaciones causales en el mundo, y estas transformaciones no solo tienen ocurrencia lineal, sino que también se pueden “ramificar”. Si, continuando con el ejemplo mencionado arriba, B se desplomara al ser impactado por la piedra, su esposa E allí presente podría desmayarse o el durmiente niño N podría despertarse por el ruido. De esta forma pueden construirse innumerables núcleos de acción, los cuales tienen su respectiva raíz en una acción básica(78). Pero si la acción fuera idéntica a cada uno de los eventos desencadenados por la acción básica, entonces el concepto de acción sería equiparable a una fórmula vacía.

Dejando de lado esta diferencia en la estructura lógica, el curso causal tampoco puede ser idéntico a la acción, precisamente porque su descripción siempre tiene lugar desde un punto de vista diferente. Así, en el nivel de la observación causal solo son de interés las transformaciones fácticas. Por el contrario, la descripción de una acción pertenece al nivel de la comunicación e interacción humana(79).En este nivel, hechos idénticos pueden ser descritos de forma diferente y, de esa forma, pueden cambiar por completo su sentido. Por ejemplo una oración, una blasfemia, una mentira o un elogio pueden basarse en idénticos movimientos de las cuerdas vocales(80). Las acciones —así puede concluirse de las reflexiones precedentes— no son eventos en el mundo, y su interpretación pertenece a un nivel diferente del de la constatación y explicación de las transformaciones causales(81).

5. La estructura de las adscripciones de acción

Si las acciones no son eventos, sino solo relaciones referidas a transformaciones en el mundo, entonces cabe preguntarse cómo tiene lugar dicha referencia. Al respecto, el elemento descriptivo en las oraciones de acción no puede resolver esta tarea por sí solo. Así, por ejemplo, la oración “¡tú derribaste el florero!” no solo tiene como sentido describir que el florero ya no está en su antigua ubicación. Lo decisivo es, por el contrario, que la oración tiene un sentido adscriptivo(82). Aquel a quien va dirigido el “tú” se le adscribe la transformación, es decir, la caída del florero. O, con otras palabras, la persona en cuestión es hecha responsable por la transformación(83). Las oraciones de acción tienen, entonces, la particularidad lógica de que ellas indican transformaciones en el mundo y, al mismo tiempo, nombran al responsable de dichas transformaciones.

En el ejemplo mencionado en el párrafo anterior el inculpado puede admitir en toda su extensión el reproche, pero puede también defenderse. Él podría decir, por ejemplo, que al florero lo echó por tierra una ráfaga de viento, o que la persona que se encontraba a su lado lo empujó y que por eso no pudo impedir la desgracia. En la reacción del inculpador frente a los argumentos defensivos puede leerse, por su parte, qué alegatos exculpan al inculpado en su totalidad, solo en parte, o absolutamente nada(84). De allí se puede concluir que la totalidad de los elementos cuya negación le permite al inculpado eliminar el reproche consistente en, simple y llanamente, haber actuado tienen que ser componentes esenciales y necesarios del concepto de acción empleado en la situación concreta.

Pues bien, en la explicación del concepto jurídico penal de acción puede también procederse de la misma forma. Así, un concepto jurídico penal de acción debe ser de tal índole que él pueda abrazar todos los elementos que fundamentan un reproche de culpabilidad, y que le falten todos los elementos que, como tal, excluyen ya la posición del actor (en sentido jurídico penal). Dado que una explicación exhaustiva del concepto de acción de la mano de un modelo de reproche e impugnación basado en actos de habla ya fue desarrollada en otro lugar,(85) puede aquí simplemente remitirse a su resultado. Un inculpado solo tendrá éxito en su intento por apartar completamente de sí la responsabilidad por un evento, cuando la entrada del evento en cuestión haya estado por fuera de su control.

Ahora, respecto de la posibilidad de control es necesario diferenciar si ella se refiere a la piedra angular de la acción, es decir, a la acción básica, o si se refiere a la consecuencia adscrita con la acción. En constelaciones constituidas de forma sencilla las posibilidades de control de ambas acciones pueden ser idénticas. Así, en el caso ejemplificado la constatación de que la acción básica —es decir, el movimiento del brazo— fue ejecutada de forma controlada también incluye, simultáneamente, que el resultado-de-la-acción —el derribamiento del florero— fue ocasionado de forma controlada. Esto puede expresarse idiomáticamente mediante el empleo del adverbio de control(86) “intencional”. Pero la situación se mostrará diferente cuando el resultado-de-la-acción de la acción básica condicione una consecuencia-de-la-acción que solo tiene lugar después de un tiempo prolongado. Piénsese, a título de ejemplo, en el caso –propio de los manuales de Derecho Penal- de la siembra de una belladona (acción básica) con la que, veinte años después, un niño se envenena(87).

Lo que distingue a la posibilidad de controlar una acción básica es la posibilidad de decisión. Pues solo está sujeto al control de un actor aquel hacer por el cual uno puede decidirse. De allí que no se tengan en cuenta como acciones básicas aquellas formas de comportamiento humano por las que uno no puede decidirse, como es el caso en tratándose de un estornudo, de la digestión o de un traspié(88). Ahora, mientras que la demanda por dirigibilidad de la acción básica se encuentra asegurada —pues se trata, sencillamente, de la capacidad básica de comportamiento humano(89)—, la valoración respecto de la controlabilidad de aquella acción que tenga como resultado-de-la-acción la consecuencia-de-la-acción relevante es dependiente o de datos subjetivos o de estándares sociales.

Los datos subjetivos desempeñan un papel relevante en las acciones intencionales porque en ellas lo importante es la capacidad del actor de ocasionar realmente la consecuencia-de-la-acción. En tratándose de eventos no intencionales el lugar de los cálculos subjetivos es asumido por estándares sociales, cuya tarea es “intermediar” entre el curso objetivo del suceso y las posibilidades del actor. Los resultados diferirán de conformidad con el valor que se le asigne a la posibilidad del actor de influir en el suceso. Así, si se permite que entre el resultado-de-la-acción de una acción básica y la consecuencia-de-la-acción baste la existencia de un mera relación causal, entonces también se podrá adscribir como resultado-de-la-acción cualquier evento que, al aplicársele un estándar que exija una dirigibilidad concreta del suceso, se encuentre justo por fuera de la mencionada relevancia(90).

Ahora bien, si de lo que se trata es de la adscripción de una consecuencia-de-la-acción que ya entró, ¿qué punto de conexión debe plantearse en este contexto? Está claro que en el nivel de la causalidad no puede encontrarse una respuesta, ni siquiera una provisional, a este interrogante. En primer lugar, porque no todas, sino solo aquellas condiciones de la consecuencia-de-la-acción con significado teórico para la acción resultan de importancia y, en segundo lugar, porque la relevancia causal de las omisiones no resulta obvia mediante un simple análisis objetivo del suceso. La respuesta debe, entonces, buscarse contrafácticamente: ¿quién habría tenido la posibilidad de guiar contrafácticamente el curso causal? De esta forma queda delimitado el círculo de actores potenciales. Por su parte, la posibilidad de considerar a los actores potenciales también como actores actuales dependerá de una respuesta positiva al siguiente par de preguntas: a) ¿son las condiciones relevantes el resultado-de-la-acción de acciones básicas respecto de las cuales es posible tomar una decisión?, y b) ¿se corresponden las relaciones entre las condiciones y la consecuencia-de-la-acción con las exigencias del estándar empleado para la controlabilidad?

Solo si se formula la pregunta por la contrafacticidad surge el problema de la causalidad. Qué rol juegan en el análisis causal las distintas relaciones entre las condiciones se pondrá de manifiesto con el siguiente caso. El niño de cinco años N chupetea unas pastillas de dedalera que él confunde con dulces. El medicamento había sido previamente dejado por su madre M en la mesa de la cocina a una altura al alcance de la mano. El médico A, informado del asunto inmediatamente después del suceso, se niega, sin ninguna razón de peso, a efectuar una visita a casa de N. El médico B, quien finalmente se hace presente, le administra a N un medicamento que incrementa aún más el efecto de la dedalera. N muere de inmediato. Durante la investigación de la fiscalía se demuestra que la muerte de N, aun cuando en un momento posterior, habría ocurrido con seguridad por las pastillas de dedalera. Mientras que A, a causa de su experiencia y pericia, quizás habría podido, sin más, salvar la vida de N si él hubiera llegado de inmediato. M y B pueden, en esta constelación, ser los posibles autores de una acción (imprudente). No obstante, ellos pusieron condiciones diferentes para la muerte de N. El haber dejado las pastillas a una altura al alcance de N fue necesario, antes que nada, para que N chupeteara los supuestos dulces. Pero esa condición no fue suficiente para la causación de la muerte en el momento concreto. De igual forma, la condición puesta por B, a saber, la indicación del medicamento equivocado, no habría sido suficiente para la muerte de N, pero tampoco necesaria. Más bien, en este caso se trata de una —así denominada— condición necesaria contingente, la cual, añadida a las condiciones necesarias dadas, las convierte en una condición suficiente para la muerte en el momento concreto. Es decir, entre las condiciones puestas por M y B (que se denominarán condición-M y condición-B en lo sucesivo) puede diferenciarse como sigue. La condición-M es una condición necesaria, pero no suficiente. Ella deja abierto el curso concreto del suceso. La condición-B es una condición necesaria contingente. Y dado que es justamente ella la que resulta decisiva para la consecuencia-de-la-acción en el momento concreto, es ella, al mismo tiempo, la condición “guía”. Debido a lo diferente de sus respectivas influencias sobre la consecuencia-de-la-acción se podría denominar a la condición-M también como condición marco y a la condición-B como condición de la consecuencia-de-la-acción(91).

Por su parte, la acción omisiva de A no se refiere a un evento que, en términos causales, hubiese tenido lugar inmediatamente. Esto se desprende de la estructura misma de las omisiones, la cual no presenta ninguna contrafacticidad de eventos, sino una contrafacticidad de acciones. No obstante ello, es perfectamente posible preguntar si la acción contrafáctica, es decir la acción omitida, habría provocado una transformación contrafáctica. En otras palabras, ¿no se habría llegado hasta la entrada de la consecuencia-de-la-acción en caso de ejecución de la acción omitida? Evidentemente esta pregunta no se deja contestar con ayuda de condiciones necesarias,(92) sino solo de la mano de un complejo de condiciones suficientes. Es decir, debe preguntarse si es posible pensar en una condición que, como el resultado-de-la-acción de una acción básica del potencial autor omisivo, hubiese bastado, bajo las condiciones marco dadas, para evitar la consecuencia-de-la-acción(93). Dado que dicha condición entrante debería, respecto del curso causal contrafáctico, ser vista como una condición necesaria contingente, entonces ella podría, referida a la consecuencia-de-la-acción concreta, ser denominada como condición contrafáctica de la consecuencia-de-la-acción. De conformidad con las premisas del ejemplo, A tuvo la posibilidad de evitar la muerte de N. De allí que también la condición adscrita a él, es decir la condición-A, pueda ser vista como causal frente a la consecuencia-de-la-acción(94).

Del ejemplo puede extraerse que, en tratándose del análisis causal en el marco de la adscripción de una acción, tres clases de constelaciones de condiciones pueden ser de importancia: condiciones marco, condiciones de la consecuencia-de-la-acción y condiciones contrafácticas de la consecuencia-de-la-acción. Ellas encuentran su fundamento en el enlace entre condiciones necesarias, condiciones suficientes y condiciones necesarias contingentes, respectivamente.

6. Recapitulación

En la exposición anterior fue usado el concepto de adscripción en lugar del concepto de imputación. La razón de ello estriba, en primer lugar, en que dicho proceder se corresponde con la terminología de la teoría lingüístico-analítica de la acción. En segundo lugar, porque el concepto de adscripción está en gran parte libre de ciertos contenidos asociados al concepto de imputación. Ahora, si se subdivide estructuralmente la imputación en varios niveles, tal como es defendido por Hruschka(95), entonces no habrá ningún reparo en equiparar la adscripción de acción con el primer nivel de la imputación.

El concepto de acción concierne —así fue expuesto— a un hacer respecto del cual es posible tomar una decisión (acción básica), a través del cual puede ocasionarse un evento (resultado-de-la-acción o consecuencia-de-la-acción). El concepto de “ocasionar”, a su vez, remite a estándares de adscripción, los cuales exigen como posibilidad mínima de control una conexión causal entre el resultado-de-la-acción de una acción básica y la consecuencia-de-la-acción(96). La relación causal puede ser analizada con la ayuda de condiciones suficientes, necesarias y contingentes necesarias. Para que las condiciones de que se trate puedan ser vistas como causas, ellas deben mostrar relevancia causal. Ellas deben ser apropiadas para desempeñar en el modelo ND el rol de datos antecedentes con miras a ofrecer una explicación (comisión) o un pronóstico (omisión).

Bibliografía

Adams, E.M. Mental Causality. En: Mind, vol. 75, n.º 300 (1966), pp. 552-563.

Anscombe, G.E.M. The Intentionality of Sensation: a Grammatical Feature. En: Butler (Coord.). Analytical Philosophy, n.º 2. Oxford: Ed. Basil Blackwell, 1968.

 On Brute Facts. En: Analysis, vol. 18, n.º 3 (1958), pp. 69-72.

 Intention. Oxford: Basil Blackwell, 1957

Anscombe, G.E.M. / Morgenbesser, Sidney. The Two Kinds of Error in Action. En: The Journal of Philosophy, n.º 60, 1963.

Austin, J. L. Three Ways of Spilling Ink. En: The Philosophical Review, 1966.

 A Plea for Excuses. En: Proceedings of the Aristotelian Society, n.º 57 (1956-1957).

Basson, H.A. David Hume. Londres: Penguin Books, 1958.

Baier, Annette. The Search for Basic Actions. En: American Philosophical Quarterly, 1971.

Baier, Kurt. Action and Agent. En: The Monist, n.º 49, 1965.

Beckermann, Ansgar. Einige Bemerkungen zur statistischen Kausalitätstheorie von P. Suppes. En: Zeitschrift für allgemeine Wissenschaftstheorie, n.º 6, 1975.

Bennett, Daniel. Action, Reason, and Purpose. En: The Journal of Philosophy, n.º 62, 1965.

Bernstein, Richard J. Praxis and Action. Filadelfia: University of Pennsylvania Press, 1971

Bockelmann, Paul. Strafrecht. Allgemeiner Teil, 2. Ed. Múnich: C.H. Beck, 1975

Brand, Myles. Danto on Basic Actions. En: Noûs, vol. 2, n.º 2 (1968), pp. 187-190.

Brennenstuhl, Waltraud. Handlungstheorie und Handlungslogik.Kronbert / Ts. Scriptor Verl. IX, pp. 325. Monographien Linguistik und Kommunikationswissenschaft, 19, 1975

Broadie, Alexander. The Practical Syllogism. En: Analysis, vol. 29, n.º 1(1968), pp. 26-28.

Brown, Donald G.. Action. Londres: University of Toronto Press, 1968.

Carnap, Rudolf. Bedeutung und Notwendigkeit. Viena: Springer Verlag, 1972.

Chisholm, Roderick M. On the Logic of Intentional Action. En: Binkley, Bronaugh y Marras (Coord.). Agent, Action, and Reason.Oxford: Basil Blackwell, 1971.

 The Descriptive Element in the Concept of Action. En: The Journal of Philosophy, n.º 61, 1964.

 Freedom and Action. En: Lehrer (Coord.). Freedom and Determinism. New York: Random House, 1966.

Cohen, Mendel F. Motives, Causal Necessity and Moral Accountability. En: Australasian Journal of Philosophy, n.º 42, 1964.

Cornman, James. Comments. En: Binkley, Bronaugh y Marras (Coord.). Agent, Action, and Reason. Oxford: Basil Blackwell, 1971.

Danto, Arthur C. Vorstellungselemente in menschlichen Handlungen. En: Neue Hefte für Philosophie, n.º 9 (1976). (Traducción del inglés al alemán por Hans-Peter Schütt).

— Analytical Philosophy of Action. Cambridge: Cambridge University Press, 1973.

 Analytical Philosophy of Knowledge. Cambridge: Cambridge University Press, 1968.

 Freedom and Forbearance. En: Lehrer (Coord.). Freedom and Determinism. Nueva York: Random House, 1966.

 Basic Actions. En: American Philosophical Quarterly, 1965.

Danto, Arthur C. / Morgenbesser, Sidney. What We Can Do. En: The Journal of Philosophy, n.º 60, 1963.

D´Arcy, Eric. Human Acts. An Essay in their Moral Evaluation. Oxford: Oxford Universtiy Press, 1963.

Daveney, T.F. Intention and Causes. En: Analysis, vol. 27, n.º 1 (1966), pp. 23-28.

 Choosing. En: Mind, vol. 73, n.º 292 (1964), pp. 515-526.

Davidson, Donald. Agency. En: Binkley, Bronaugh y Marras (Coord.). Agent, Action, and Reason.Oxford: Basil Blackwell, 1971.

 The Logical Form of Action Sentences. En: Rescher (Coord.).The Logic of Decision and Action.Pittsburgh: Pittsburgh University Press, 1966

 Actions, Reasons, and Causes. En: The Journal of Philosophy, n.º 60, 1963.

Dias, R.W.M. Jurisprudence, 2ª Ed. Londres: Butterworths, 1964.

Donogan, Alan. Neue Überlegungen zur Popper-Hempel Theorie. En: Baumgartner y Rüsen (Comp.) Geschichte und Theorie. Fráncfort del Meno: Suhrkamp, 1979.

Dray, William H. Laws and Explanation in History. Londres: Oxford University Press, 1957.

Ehman, Robert R. Causality and Agency. En: Ratio, n.º 9, 1967.

Engisch, Karl. Vom Weltbild des Juristen, 2ª Ed. Heidelberg: Carl Winter Universitätsverlag, 1965.

 Die Kausalität als Merkmal der strafrechtlichen Tatbestände. Tubinga: J.C.B. Mohr, 1931.

Eser, Albin. Juristischer Studienkurs. Strafrecht, t. I, 2ª Ed.Múnich: C.H. Beck, 1976.

Fabricius, Fritz / Kraft, Alfons / Wiese, G. Gemeinschaftskommentar zum Betriebsverfassungsgesetz.Neuwied: Luchterhand.

Fain, Haskell. Prediction and Constraint. En: Mind, 67 (jul.), 366-378, 1958.

Feinberg, Joel. Action and Responsability. En: Black (Coord.). Philosophy in America.Londres: Cornell University Press, 1965.

Fitzgerald, P.J. Voluntary and Involuntary Acts. En: White (Coord.). The Philosophy of Action. Oxford: Oxford University Press, 1968.

 Acting and Refraining. En: Analysis, 27 (4), pp. 133-139, 1967.

Forguson, L.W.Austin´s Philosophy of Action. En: Fann (Coord.). Symposium on J.L. Austin. Londres: Routledge & Kegan Paul, 1969.

Gardiner, Patrick. The Nature of Historical Explanation. Oxford: Oxford University Press, 1952.

Gasking, Douglas. Causation and Recipes. En: Mind, n.º 64, 1955.

Geach, P. T. Mental Acts. Their Content and their Objects. Londres: Routledge & Kegan Paul,1971.

 Ascriptivism. En: The Philosophical Review, 1960.

Goldman, Alvin I. The Individuation of Action. En: The Journal of Philosophy, n.º 68 (1971).

 A Theory of Human Actions. Englewood Cliffs: Prentice-Hall, 1970.

Goodman, Nelson. Fact, Fiction, and Forecast, 2ª Ed. Indianapolis: Bobbs-Merril, 1965.

Habermas, Jürgen. Sprachspiel, Intention und Bedeutung. Zu Motiven bei Sellars und Wittgenstein. En: Wiggerhaus (Coord.). Sprachanalyse und Soziologie. Fráncfort del Meno:Suhrkamp, 1975.

Hamlyn, D.W. Behaviour. En: Philosophy, vol. 28, n.º 105 (1953), pp. 142-145.

Hampshire, Stuart. Freedom of Mind. And other Essays. Londres: Oxford University Press, 1972.

— Thought and Action. Londres: Chatto and Windus, 1959.

Hampshire, Stuart / Hart, H.L.A. Decision, Intention, and Certainty. En: Mind, vol. 67, n.º 265, (1958), pp. 1-12.

Hare, R.M. Practical Inferences. Berkeley: University of California Press, 1971.

 Freedom and Reason. Londres: Oxford University Press, 1963.

Hart, H.L.A. Punishment and Responsibility. Londres: Oxford University Press, 1968.

 The Ascription of Responsibility and Rights. En: Proceedings of the Aristotelian Society, n.º 49 (1948-1949).

Hart, H.L.A. / Honoré, Tony. Causation in the Law. Londres: Oxford University Press, 1959.

Hartnack, Justus. The Concept of Act and Behavior. En: Man and World, n.º 2, 1968.

Hempel, Carl G. The Function of General Laws in History. En: The Journal of Philosophy, n.º 39, 1942.

Hempel, Carl / Oppenheim, Paul. Studies in the logic of Explanation. En: Hempel (Coord.). Aspects of Scientific Explanations and other Essays in the Philosophy of Science. Nueva York: Free Press, 1965.

Hintikka, Jaakko. Models for Modalities. Selected Essays. Dordrecht: D. Reidel, 1969.

Honig, Richard. Kausalität und objektive Zurechnung. En: A. Hegler (Coord.). Frank-FS, t. I. Tubinga: J.C.B. Mohr, 1930.

Honoré, Tony. Die Kausalitätslehre im anglo-amerikanischen Recht im Vergleich zum deutschen Recht. En: ZStW, n.º 69, 1957 (traducción del inglés al alemán por Hans Heinz Heldmann).

Hruschka, Joachim. Strukturen der Zurechnung. Berlín: Walter de Gruyter,1976.

Hughes, George Edward / Cresswell, M.J. An Introduction to Modal Logic. Londres: Methuen, 1968.

Hume, David. Enquiries Concerning the Human Understanding and Concerning the Principles of Morals. Londres: Oxford University Press, 1951 (año original de edición: 1751).

Jakobs, Günther. Regreßverbot beim Erfolgsdelikt. En: ZStW, n.º 89, 1977.

Jarvie, Ian C. Die Logik der Gesellschaft (Traducción del inglés al alemán por Wilhelm Höck). Múnich: List, 1974.

Jescheck, Hans-Heinrich. Lehrbuch des Strafrechts, Allgemeiner Teil. 3ª Ed. Berlín: Duncker & Humblot, 1978.

Kahrs, Hans Jürgen. Das Vermeidbarkeitsprinzip und die conditio-sine-qua-non-Formel im Strafrecht. Hamburgo: Cram de Gruyter & Co., 1968.

Kenny, Anthony John Patrick. Action, Emotion and Will. Londres: Routledge & Kegan Paul, 1963.

Kindhäuser, Urs. Zur Definition qualitativer und komparativer Begriffe. Eine Entgegnung auf Herschels Typologie im Arbeitsrecht. En: Rechtstheorie, n.º 12, 1981.

 Basis-Handlungen. En: Rechtstheorie, n.º 11, 1980.

 Intentionale Handlung. Berlín: Duncker & Humblot, 1980.

Ladd, John. The Ethical Dimensions of the Concept of Action. En: The Journal of Philosophy, n.º 62, 1965.

Larenz, Karl. Hegels Zurechnungslehre und der Begriff der objektiven Zurechnung. Leipzig: Deichert, 1927.

Lenk, Hans. Handlung als Interpretationskonstrukt. En: Lenk (Coord.). Handlungstheorien-interdisziplinär. T. II, vol. 1. Múnich: Wilhelm Fink, 1978.

Mackie, J.L. Causes and Conditions. En: American Philosophical Quarterly, 1965.

MacMurray, J. / Ewing, A.C. / Franks, O.S. Symposium: What is Action? En: Proceedings of the Aristotelian Society. Supplementary Volumes, n.º 17, 1938.

Madell, Geoffrey. Action and Causal Explanation. En: Mind, 1967.

Malcolm, Norman. The Conceivability of Mechanism. En: The Philosophical Review, 1968.

 Explaining Behavior. En: The Philosophical Review, 1967.

Martin, Jane R. Basic-Actions and Simple Actions. En: American Philosohical Quarterly, 1972

Maurach, Reinhart. Adäquanz der Verursachung oder Fahrlässigkeit? En: GA 1960.

Melden, Abraham I. Willing. En: White (Coord.). The Philosophy of Action. Oxford: Oxford University Press, 1968.

 Free Action. Londres: Routledge & Kegan Paul, 1961.

Mezger, Edmund. Moderne Wege der Strafrechtsdogmatik. Berlín: Duncker & Humblot, 1950.

 Strafrecht. 3ª Ed. Berlín: Duncker & Humblot, 1949.

Mill, John Stuart. A System of Logic. Nueva York: Harper & Brothers, 1846.

Nagel, Ernest. Types of Causal Explanation in Science. En: Lerner (Comp.). Cause and Effect. Nueva York: Free Press, 1965.

Nowell-Smith, P. H. Choosing, Deciding and Doing. En: Analysis, 1958.

Oehler, Dietrich. Das objektive Zweckmoment in der rechtswidrigen Handlung. Berlín: Duncker & Humblot, 1959.

Otto, Harro. Risikoerhöhungsprinzip statt Kausalitätsgrundsatz als Zurechnungskriterium bei Erfolgsdelikten. En: NJW, 1980.

 Kausaldiagnose und Erfolgszurechnung im Strafrecht. En: Schroeder y Zipf (Coord.). FS-Maurach. Karlsruhe: C.F. Müller, 1972.

Pap, Arthur. Analytische Erkenntnistheorie. Viena: Springer Verlag, 1955.

Pennock, Roland. The Problem of Responsibility. En: Friedrich (Coord.). Responsibility. Nueva York: Liberal Arts Press, 1960, p. 27.

Peters, Richard Stanley. The Concept of Motivation. Londres: Routledge & Kegan Paul, 1958.

—Cure, Cause and Motive: Two Brief Notes. En: Analysis, vol. 10, n.º 5 (1950), pp. 103-109.

Pitcher, George. Hart on Action and Responsibility. En: The Philosophical Review, 1960.

Plantinga, Alvin. The Nature of Necessity. Oxford: Oxford University Press, 1974.

Quine, W.V.O. Word and Object. Massachusetts: The Technology Press of The Massachusetts Institute of Technology, 1960.

Radbruch, Gustav. Der Handlungsbegriff in seiner Bedeutung für das Strafrechtssystem. Berlín: Guttentag, 1904.

Rayfield, David. Action. En: Noûs, vol. 2, n.º 2 (1968), pp. 131-145.

Rehbein, Jochen. Entschuldigungen und Rechtfertigungen. En: Wunderlich (Coord.). Linguistische Pragmatik. 2ª Ed. Fráncfort del Meno: Athenäum, 1975.

Reichenbach, Hans. The Direction of Time. Berkely: University of California Press, 1956.

Roche, Maurice. Phenomenology, Language and the Social Sciences. Londres: Routledge & Kegan Paul, 1973.

Roxin, Claus. Gedanken zur Problematik der Zurechnung. En: FS-Honig., Gotinga: Otto Schwartz & Co., 1970.

Rudolphi, Hans-Joachim. Vorhersehbarkeit und Schutzzweck der Norm in der strafrechtlichen Fahrlässigkeitslehre. En: JuS, 1969

Russell, Bertrand. On the Notion of Cause. En: Proceedings of the Aristotelian Society, n.º 13 (1912-1913).

Ryan, Alan. The Philosophy of Social Sciences. Londres: Pantheon Books, 1970.

Salmon, Wesley C. Statistical Explanation and Statistical Relevance. Pittsburgh: University of Pittsburgh Press, 1971.

Samson, Erich. Hypothetische Kausalverläufe im Strafrecht. Fráncfort del Meno: A. Metzner, 1972.

Schaffstein, Friedrich: Die Risikoerhöhung als objektives Zurechnungsprinzip im Strafrecht, insbesondere bei der Beihilfe. En: FS-Honig. Gotinga: Otto Schwartz & Co., 1970.

Schmidhäuser, Eberhard. Strafrecht Allgemeiner Teil. Lehrbuch. 2ª Ed. Tubinga, 1975.

Schnelle, Helmut. Sprachphilosophie und Linguistik. Prinzipien der Sprachanalyse a priori und a posteriori. Hamburgo: Rohwolt, 1973.

Schönke, Adolf / Schröder.Horst. Strafgesetzbuch. Kommentar. 20. Ed. Múnich: C.H. Beck,1980.

Scriven, Michael. Explanation and Prediction in Evolutionary Theory. En: Science 1959.

Skjervheim, Hans. Objectivism and the Study of Man. Oslo: Universitetsforlaget, 1959.

Snyder, Paul. Modal Logic and its Application. Nueva York: Van Nostrand Reinhold 1971.

Spendel, Günther. Die Kausalitätsformel der Bedingungstheorie für die Handlungsdelikte. Eine kritische Untersuchung der Conditio-sine-qua-non-Formel im Strafrecht. Herborn: J.M. Beck, 1948.

Stegmüller, Wolfgang. Aufsätze zur Wissenschaftstheorie. Darmstadt: Wissenschaftliche Buchgesellschaft, 1974.

 Probleme und Resultate der Wissenschaftstheorie und Analytischen Philosophie. T. I., Wissenschaftliche Erklärung und Begründung. Berlín: Springer Verlag, 1974 [citado en: Wissenschaftstheorie und Analytische Philosphie I].

 Probleme und Resultate der Wissenschaftstheorie und Analytischen Philosophie. T. IV, vol. 2, Personelle und statistischen Wahrscheinlichkeit. Berlín: Springer Verlag, 1973 [citado: Wissenschaftstheorie und Analytische Philosphie IV 2].

Stoutland, Frederick. Basic Actions and Causality. En: The Journal of Philosophy, n.º 65, 1968.

Suppes, Patrick. A Probabilistic Theory of Causality. Amsterdam: North-Holland Pub. Co., 1970.

Taylor, Charles. Interpretation and the Sciences of Man. En: The Review of Metaphysics, 1971.

 The Explanation of Behaviour. Londres: Routledge & Kegan Paul, 1964.

 Explaining Action. En: Inquiry, vol. 13, n.º 1-4 (1970), pp. 54-89.

Taylor, Richard. Action and Purpose. Englewood Cliffs: Prentice Hall, 1966.

 Causation. En: The Monist, n.º 47,1963.

Thalberg, Irving. Enigmas of Agency. Londres: George Allen & Unwin Ltd., 1972.

 Do We Cause Our Own Actions? En: Analysis, 1967.

Tuomela, Raimo. Human Action and its Explanation. Helsinki, Institute of Philosophy University of Helsinki,1974.

Ulsenheimer, Klaus. Erfolgsrelevante und erfolgsneutrale Pflichtverletzungen im Rahmen der Fahrlässigkeitsdelikte. En: JZ 1969.

Von Kries, Johanes. Prinzipien der Wahrscheinlichkeitsrechnung. Eine logische Untersuchung. Tubinga: J.C.B. Mohr (Paul Siebeck), 1886.

Von Wright, Georg Henrik. Handlung, Norm und Intention. (Traducción del inglés al alemán por D. Wenzel y H. Poser). Berlín: Walter de Gruyter, 1977.

 Explanation and Understanding. Ithaca: Cornell University Press, 1971.

 An Essay in Deontic Logic and the General Theory of Action. En: Acta Philosophica Fennica, n.º 21, 1968.

 The Logic of Action. A Sketch. En: Rescher (Coord.). The Logic of Decision and Action. Pittsburgh: University of Pittsburgh Press, 1966.

 Norm and Action. A Logical Enquiry.Londres: Routledge & Kegan Paul, 1963.

— The Varieties of Goodness, Routledge & Kegan Paul, Londres, 1963

Waisamnn, Friedrich. Language Strata. En: Flew (Coord.). Logic and Language. Oxford: Basil Blackwell, 1953.

Welzel, Hans. Das deutsche Strafrecht. Eine Systematische Darstellung. 10ª Ed. Berlín: Walter de Gruyter,1967.

 Abhandlungen zum Strafrecht und zur Rechtsphilosophie. Berlín: Walter de Gruyter, 1975.

White, Alan R. The Philosophy of Action. Londres: Oxford University Press, 1968.

 The Philosophy of Mind. Nueva York: Random Hause, 1967.

Winch, Peter. The Idea of a Social Science and its Relation to Philosophy. Londres: Routledge & Kegan Paul, 1958.

— Ethics and Action. Londres: Routledge & Kegan Paul, 1972.

Wittgenstein, Ludwig. Schriften V: Das Blaue Buch, Eine Philosophische Betrachtung, Zettel. Fráncfort del Meno: Suhrkamp, 1970.

Yolton, John W. Agent Causality. En: American Philosophical Quarterly, 1966.

Zeman, Joseph Jay. Modal Logic. The Lewis-Modal Systems. Oxford: Oxford University Press, 1973.

(*) Traducción del alemán por Orlando Humberto De La Vega Martinis. El presente artículo fue publicado originalmente en GA 1982, pp. 477-498 (N. del T.).

(1) Véase Jakobs. ZStW 89 (1977), pp. 1 y ss.; Kahrs. Das Vermeidbarkeitsprinzip, pássim; Larenz. Zurechnungslehre, pássim; Otto, FS-Maurach, pp. 91 ss.; el mismo, NJW 1980, pp. 417 y ss.; Roxin. FS-Honig, pp. 132 y ss.; Rudolphi. JuS 1969, pp. 549 y ss.; Samson. Hypothetische Kausalverläufe imStrafrecht, pássim; Schaffstein. FS-Honig, pp. 169 y ss.; Schmidhäuser. AT 2 8/47 ss.; Ulsenheimer. JZ 1969, pp. 364 y ss.

(2) FS-Frank I, pp. 175 ss., especialmente 184 y ss.

(3) Véase von Kries. Prinzipien der Wahrscheinlichkeitsrechnung, pp. 75 y ss.; Bockelmann. AT 2, pp. 66 y ss.; Maurach, GA 1960, pp. 97 y ss.

(4) Véase Mezger. Strafrecht 3, pp. 122 y ss.

(5) Un intento de aproximación tal es necesario, en todo caso, para las tesis que, también, en tratándose de Derecho Penal, entienden por causalidad la existencia de asociaciones regulares; así Engisch. Die Kausalität als Merkmal der strafrechtlichen Tatbestände, pp. 21 y ss.; Jescheck. AT 3, p. 227.

(6) Strukturen der Zurechnung, pp. 2 y ss. y pássim.

(7) Véase Hruschka. Strukturen der Zurechnung, p. 34 y ss.

(8) Así von Wright. Explanation and Understanding, p. 43: “Since Hume, causation has been something of a problem child of epistemology and the philosophy of science” [“Desde Hume la causación ha sido algo así como la oveja negra de la epistemología y de la filosofía de la ciencia”. En inglés en el original (N. del T.)].

(9) Proceedings of the Aristotelian Society. 13 (1912-1913), pp. 1 y ss.

(10) Véase Russell. Proceedings of the Aristotelian Society. 13 (19121913), p. 1.

(11) Véase Russell. Proceedings of the Aristotelian Society. 13 (1912-1913), pássim; véase también Engisch. Vom Weltbild des Juristen, pp. 116 y ss.

(12) Véase Gasking. Mind. 1955, pp. 486 y ss.; Nagel. Types of Causal Explanation in Science pp. 12; Pap. Analytische Erkenntnistheorie. pp. 137 y ss.; Stegmüller. Aufsätze zur Wissenschaftstheorie. pp. 1 y ss.; von Wright. Explanation and Understanding. pp. 35 y ss.

(13) Suppes. A Probabilistic Theory of Causality. p. 5.

* “Quizás lo más gracioso respecto de este pasaje de Russell sea que su pretensión acerca del uso de la palabra “causa” ya no se sostiene en física. Contrario al tiempo en que Russell escribió ese ensayo, las palabras “causalidad” y “causa” son frecuentemente usadas por la mayoría de los físicos en sus trabajos de más alto nivel”. En inglés en el original (N. del T.).

(14) Véase Nagel.Types of Causal Explanation in Science. p. 12.

(15) Véase Stegmüller. Wissenschaftstheorie und Analytische Philosophie I, pássim; el mismo, Wissenschaftstheorie und Analytische Philosophie IV 2, pássim; Suppes. A Probabilistic Theory of Causality, pássim.

(16) Véase Carnap. Bedeutung und Notwendigkeit, pássim; Hintikka. Models for Modalities, pássim; Hughes / Cresswell. An Introduction to Modal Logic, pássim; Plantinga. The Nature of Necessity, pássim; Quine. Word and Object, pássim; Snyder. Modal Logic and its Application, pássim; Zeman. Modal Logic, pássim; véase también los artículos de von Wright recopilados en Handlung, Norm und Intention.

(17) Véase, en particular, Goodman. Fact, Fiction, and Forecast, pássim; Stegmüller. Wissenschaftstheorie und Analytische Philosophie I. pp. 273 y ss.

(18) Véase Anscombe. Intention, pássim; D´Arcy. Human Acts, pássim; Bernstein. Praxis and Action, pássim; Brown. Action, pássim; Geach. Mental Acts, pássim; Goldman. A Theory of Human Action, pássim; Hampshire. Thought and Action, pássim; Kenny. Action, Emotion and Will, pássim; Peters. The Concept of Motivation, pássim; Taylor. The Explanation of Behaviour, pássim; White. The Philosophy of Mind, pássim; Winch. Ethics and Action, pássim.

(19) Jarvie. Die Logik der Gesellschaft, pássim; Roche. Phenomenology, Language and the Social Sciences, pássim; Ryan. The Philosophy of Social Sciences, pássim; Winch. The Idea of a Social Science and its Relation to Philosophy, pássim; von Wright. Explanation and Understanding, pássim.

(20) Véanse las indicaciones de von Wright, Explanation and Understanding, pp. 34 y ss.

(21) Respecto de los distintos problemas (principio causal, explicación causal, ley causal) véase Stegmüller, Wissenschaftstheorie und Analytische Philosophie I, pp. 428 y ss.

(22) Véase Stegmüller, Aufsätze zur Wissenschaftstheorie, p. 7.

(23) Véase Danto, Analytical Philosophy of Action, pp. 82 y ss.; Stegmüller, Wissenschaftstheorie und Analytische Philosophie I, pp. 433 y ss.; von Wright, Explanation and Understanding, pp. 34 y ss.

(24) Véase Basson, David Hume, pássim.

(25) Hume, Enquiries, p. 76.

* “Nosotros podemos definir la causa como un objeto que es seguido por otro y donde todos los objetos similares al primero son seguidos por objetos similares al segundo”. En inglés en el original (N. del T.).

(26) Mill, A System of Logic, p. 271.

** “Un hecho individual se tiene por explicado cuando se revela su causa, es decir, cuando se determina la ley o las leyes causales bajo las cuales su producción es un caso particular”.

(27) En un primer momento en The Journal of Philosophy 39 (1942), pp. 35 y ss.

(28) The Journal of Philosophy 39 (1942), p. 35 ss.; el mismo / Oppenheim, Studies in the Logic of Explanation, pp. 245 y ss.

(29) Las letras E, C y G se entenderán en lo sucesivo como proposiciones referidas a fenómenos y no como el fenómeno mismo; al respecto véase Hempel / Oppenheim. Studies in the Logic of Explanation, p. 247.

(30) Véase Hempel / Oppenheim. Ob. cit., p. 249. Este tipo de conclusión se denominará en lo sucesivo modelo ND.

(31) Véase Stegmüller. Aufsätze zur Wissenschaftstheorie, p. 9.

(32) Stegmüller. Wissenschaftstheorie und Analytische Philosophie I, pp. 152 y ss., con ulteriores referencias.

(33) Véase Stegmüller. Ob. cit., p. 171.

(34) Véase Stegmüller. Ob. cit., p. 171.

(35) Véase Stegmüller. Ob. cit., pp. 171 y ss.; el mismo, Wissenschaftstheorie und Analytische Philosophie IV 2, pp. 330 y ss.

(36) Así Reichenbach. The Direction of Time, capítulos III y IV; Salmon. Statistical Explanation and Statistical Relevance, pp. 44 y ss.

(37) Véase Stegmüller. Ob. cit., p. 337.

(38) Statistical Explanation and Statistical Relevance, pp. 29-87.

(39) A Probabilistic Theory of Causality, p. 5.

(40) Véase Salmon. Ob. cit. pp. 36 y ss.; Suppes. Ob. cit., pp. 11 y ss.

(41) En lo sucesivo se renunciará al aparato formal de la teoría de la probabilidad; al respecto véase Suppes. Ob. cit., pp. 96 y ss.

(42) Véase el correspondiente “ejemplo del cólera” en Suppes. Ob cit., pp. 12 y ss.

(43) Véase Suppes. Ob. cit., pp. 12 y ss.

(44) Véase Suppes. Ob. cit., p. 25.

(45) Esta definición solo repite el sentido general de la definición mucho más exacta de Suppes. Sobre la definición de Suppes véase también Beckermann. Zeitschrift für allgemeine Wissenschaftstheorie, 6 (1975), pp. 292-310.

(46) Véase Donogan. Neue Überlegungen zur Popper-Hempel Theorie, p. 179; Scriven. Science, 1959, pp. 477 y ss.

(47) Véase Beckermann. Ob. cit., pp. 309 y s.

(48) Véase Beckermann. Ob. cit., p. 310.

(49) Véase Kindhäuser. Rechtstheorie 12 (1981), pp. 228 y ss.

(50) Acerca de otros tipos de condición véase von Wright. Explanation and Understanding, p. 38, con ulteriores referencias.

(51) Por razones de exactitud resulta necesario hablar en este contexto de fenómenos. Con “fenómeno” se hace alusión por igual a eventos y estados. “Genérico” significa que los fenómenos en cuestión pueden ocurrir o pueden no ocurrir en situaciones determinadas, es decir, que ellos son básicamente repetibles. Al respecto véase von Wright. Ob. cit., p. 43.

(52) Véase Taylor. The Monist, 47 (1962/1963), p. 300; el mismo, Action and Purpose, pp. 26 y ss.; von Wright. Ob. cit, pp. 41 y ss.

(53) Véase Chisholm. On the Logic of Intentional Action, pp. 38 y ss., 65 y s.; von Wright. Ob. cit., pp. 41 y ss.

(54) Ejemplo tomado de Mackie. American Philosophical Quarterly, 1965, pp. 245 y ss.

(55) Véase Nagel. Types of Causal Explanation in Science, pp. 19 y ss.; Mackie. Ob. cit., pp. 245 y ss.

(56) Cuando en lo sucesivo se hable de condiciones se hará referencia solo a aquellas condiciones que tengan el carácter de datos antecedentes. En este punto puede encontrarse una importante diferencia frente a la teoría causal de la conditio-sine-qua-non defendida en Derecho Penal.

(57) Hume. Enquiries, p. 25.

* “Todos los objetos de la razón e investigación humana pueden, naturalmente, ser divididos en dos clases, a saber, relaciones de ideas y cuestiones de hecho”. En inglés en el original (N. del T.).

(58) La mezcolanza entre relaciones lógicas (razón-conclusión) y empíricas (causa-efecto) puede verse a menudo en la ciencia jurídica; véase por ejemplo Otto. FS-Maurach, p. 92; Proebsting. ZStW 44 (1932), p. 740; Spendel. Die Kausalitätsformel der Bedingungstheorie für die Handlungsdelikte, p. 91; Welzel. StrafR10, p. 40; véase también Fabricius. GK-BetrVG, 33 respecto de § 1 12 y 25 respecto de § 1 13.

(59) Para la doctrina causal así como para la doctrina final de la acción la causalidad es, por igual, un componente esencial de la acción. Las diferencias surgen solo respecto de la determinación del sentido correspondiente a la voluntad. Al respecto véase Mezger. Moderne Wege der Strafrechtsdogmatik, pássim; Radbruch. Der Handlungsbegriff in seiner Bedeutung für das Strafrechtssystem, pássim; Welzel. Abhandlungen zum Strafrecht und zur Rechtsphilospie, pp. 7-22.

(60) Esta idea, también conocida como logical connection argument, es de central importancia en la teoría analítica de la acción; al respecto véase Cohen. Australasian Journal of Philosophy 42 (1964), pp. 322-334; Anscombe. Intention, p. 19; Daveney. Mind, 1964, p. 515-526; el mismo, Analysis, 1966, p. 23-28; Melden. Free Action, p. 53; el mismo, Willing, pp. 70-78; Kenny. Action, Emotion and Will, pássim; Taylor. Inquiry, 1970, pp. 54-89; White.The Philosophy of Mind, p. 147; Wittgenstein. Zettel, §§ 53-60; von Wright. Explanation and Understanding, p. 94.

(61) Véase Kindhäuser. Rechtstheorie 11 (1980), pp. 479-495; acerca de la extensa discusión sobre el concepto de acciones básicas véase Danto / Morgenbesser. The Journal of Philosophy 60 (1963), pp. 435-445; Danto. American Philosophical Quarterly 1965, pp. 141-148; el mismo, Freedom and Forbearance, pp. 45-63; el mismo, Analytical Philosophy of Knowledge, pássim; el mismo, Neue Hefte für Philosophie, pp. 1-16; el mismo, Analytical Philosophy of Action, pássim; Baier. American Philosophical Quarterly 1971, pp. 161-170; Brand. Nous 1968, pp. 187-190; Chisholm.The Journal of Philosphy 61 (1964), pp. 613-624; el mismo, Freedom and Action, pp. 11-14; Martin. American Philosophical Quarterly 1972, pp. 59-68; Melden. Free Action, pássim; Stoutland. The Journal of Philosophy 65 (1968), pp. 467-475; Taylor. Action and Purpose, pp. 117-119; von Wright. Ob. cit., pp. 34 y ss. En contra de Danto (véase supra) yo defiendo (véase supra) la opinión según la cual las acciones básicas no son, per se, acciones simples. Las acciones básicas son, más bien, solo relativamente simples en relación con las acciones que mediante dichas acciones básicas deben ser causadas. Acertadamente escribe Stoutland (véase supra, p. 467): “The distinction itself is simple - a nonbasic action of M is an action M performs by performing some other action; a basic action of M is an action M does not perform by performing some other action” [= “La distinción, en sí misma, es sencilla. Una acción no-básica de M es una acción que M ejecuta mediante la ejecución de alguna otra acción; una acción básica de M es una acción que M no ejecuta mediante la ejecución de alguna otra acción”. En inglés en el original (N. del T.)].

(62) Véase Kindhäuser. Rechtstheorie 11 (1980), p. 487; Stoutland. The Journal of Philosophy 65 (1968), p. 470; von Wright. Ob. cit. pp. 86 y ss.

(63) Stoutland. Ob cit., p. 470.

* “Las acciones son diferentes de los eventos”. En inglés en el original (N. del T.).

(64) Véase supra el texto del pie de página 53.

(65) Véase Chisholm. Ob. cit., pp. 11-14; Kindhäuser. Ob. cit., p. 486; von Wright. Ob. cit., pp. 74 y ss. y anotación 43 con ulteriores referencias.

(66) Mind, 1955, pp. 486 y ss.

(67) Explanation and Understanding, pp. 69 y ss.; acerca de la teoría de von Wright, véase también Tuomela. Human Action and its Explanation, pássim.

(68) Acerca del concepto de sistema causal véase von Wright. Ob. cit., pp. 60 y ss.

(69) Véase von Wright. Ob. cit., pp. 69 y ss.

(70) Acerca de las repercusiones de esta teoría en el determinismo véase von Wright. Ob. cit., pp. 81 y ss.

(71) Véase von Wright. Acta Philosophica Fennica 21 (1968), p. 44; véase también Brennenstuhl. Handlungstheorie und Handlungslogik, pássim.

(72) Véase von Wright. The Logic of Action, pp. 121 y ss.

(73) Las cuatro clases fundamentales de acción pueden denominarse creación, contención, destrucción y conservación; von Wright. Ob. cit., p. 121; el mismo, Norm and Action, pp. 42 y ss.

(74) D’Arcy (Human Acts, p. 41) escribe al respecto: “A person is said to have omitted X if, and only if, (1) he did not do X, and (2) X was in some way expected of him” [= “De una persona se dice que omitió X si, y solo si, (1) él no hizo X y (2) en cierta forma X se esperaba de él”. En inglés en el original (N. del T.)]; véase también Brennenstuhl. Handlungstheorie und Handlungslogik, p. 263; Fitzgerald. Analysis 1967, pp. 133, 138 y ss.; el mismo, Voluntary and Involuntary Acts, pp. 122, 142 y ss.

(75) Véase D’Arcy. Human Acts, pp. 42 y ss.; Brennenstuhl. Ob. cit., p. 263; Schönke/Schröder/Stree. Strafgesetzbuch 139 vor § 13.

(76) Véase Brennenstuhl. Ob. cit., pp. 264 y ss.

(77) Al respecto véase Anscombe. Intention, pp. 28 s, 37 y ss.; la misma, The Intentionality of Sensation: A Grammatical Feature, p. 159; D’Arcy. Ob. cit., p. 10; Broadie. Analysis 1968, p. 27; Cornman. Comments, p. 27; Bennett. The Journal of Philosophy 62 (1965), p. 86; Davidson. The Journal of Philosophy 60 (1963), p. 686; el mismo, The Logical Form of Action Sentences, p. 84; el mismo, Agency, pp. 16, 19; Feinberg. Action and Responsability, p. 146; Fitzgerald. Analysis 1967, p. 127; Forguson. Austin´s Philosophy of Action, p. 127, en especial 140; Hare. Practical Inferences, p. 59; Ladd. The Journal of Philosophy 62 (1965), pp. 633, 643; Melden. Free Action, pp. 87 y ss.; Schnelle. Sprachphilosophie und Linguistik, pp. 247 y ss.; Thalberg. Enigmas of Agency, p. 50; White. The Philosophy of Mind, pp. 144 y ss.; von Wright. The Varieties of Goodness, p. 123 s; el mismo, Explanation and Understanding, pp. 86 y ss.; Yolton. American Philosophical Quarterly 1966, pp. 14, 17.

(78) Acerca de los núcleos topológicos de acción y de la generación escalonada de acciones véase, especialmente, Goldman. A Theory of Human Action, pássim; el mismo.The Journal of Philosophy 68 (1971), pp. 761-774.

(79) Al respecto véase también, aparte de los autores mencionados en el pie de página 60, principalmente Adams. Mind 1966, pp. 552-563; Anscombe. Analysis 1958, pp. 69-72; Anscombe / Morgenbesser, Ob. cit., pp. 393-401; Baier.The Monist 49 (1965), pp. 183-195; Dray. Laws and Explanation in History, pássim; Ehman. Ratio 9 (1967), pp. 140-154; McMurray. Proceedings of the Aristotelian Society.Supplementary Volumes 17 (1938), pp. 69-85; Fain. Mind 1958, pp. 366-378; Gardiner.The Nature of Historical Explanation, pássim; Habermas, Sprachspiel, Intention und Bedeutung, pp. 319-340; Hampshire. Freedom of Mind, pássim; Hampshire / Hart. Mind 1958, pp. 1-12; Hare. Freedom and Reason, pássim; Hartnack. Man and World 2 (1968), pp. 267-277; Hruschka. Strukturen der Zurechnung, pp. 2 y ss. y pássim; Madell. Mind 1967, pp. 34-48; Malcolm. The Philosophical Review 1967, pp. 97-104; el mismo, The Philosophical Review 1968, pp. 45-72; Nowell-Smith. Analysis 1958, pp. 63-69; Peters. Analysis 1950, pp. 103-109; Skjervheim. Objectivism and the Study of Man, pássim; Taylor. The Review of Metaphysics 1971, pp. 3-51; Thalberg. Analysis 1967, pp. 196-201; Waismann. Language Strata, pp. 11-31.

(80) Véase D’Arcy. Ob. cit., p. 18; Melden. Ob cit., p. 91; Dias, Jurisprudence, pp. 250 y ss.; Hamlyn. Philosophy 1953, p. 135; White. Ob cit., p. 9; véase también Hampshire / Hart. Ob. cit., p. 9.

(81) No obstante, ambos niveles de explicación son compatibles entre sí; véase Kindhäuser. Intentionale Handlung, pp. 129 ss., con ulteriores referencias.

(82) La versión “en bruto” de esta tesis procede de Hart. Proceedings of the Aristotelian Society 49 (1948-1949), pp. 171-194. Hart después rechazaría parcialmente (en la introducción a su libro Punishment and Responsibility, de 1968), como efecto de la crítica de Geach (The Philosophical Review 1960, pp. 221-225), este primer trabajo suyo. Acerca de esta discusión véase, entre otros, Brown. Action, p. 115; Feinberg. Action and Responsability, p. 146; Goldman. A Theory of Human Action, p. 25; Ladd. The Journal of Philosophy 62 (1965), p. 635; Pennock. The Problem of Responsibility, p. 27; Pitcher. The Philosophical Review 1960, p. 226-235; Winch. Ethics and Action, p. 135; White. Ob. cit., p. 4. En mi opinión, el error de la tesis original de Hart estriba en que una persona no se hace responsable por una conducta, sino por un evento, el cual, de esa forma, le es adscrito como resultado-de-la-acción; véase Kindhäuser. Intentionale Handlung, pp. 164 y ss. Además, resulta razonable entender la adscripción no en términos normativos, sino más bien como una interpretación hipotética de la autoría.

(83) Hart apoya su tesis del modo adscriptivo de las oraciones de acción en la función de los conceptos jurídicos “ascriptiveness” (imputación, reproche, hacer-responsable) y “defeasibility” (refutación, anulación, atenuamiento). Para escapar de las dificultades semánticas de una adscripción normativa —al respecto véase la crítica de Geach. Ob. cit., pp. 221-225— se debería mejor entender el hacer-responsable como una construcción hipotética de autoría. De allí que el punto de partida de Lenk (Handlung als Interpretationskonstrukt, pp. 279 y ss., principalmente 314ss.) sea más convincente que el de Hart.

(84) Una presentación de este tipo de situaciones inculpantes puede verse en Brennenstuhl. Ob. cit., pássim; Rehbein. Entschuldigungen und Rechtfertigungen, pp. 288-317.

(85) Véase Kindhäuser. Intentionale Handlung, pp. 169 y ss. La idea de una explicación de acción de este tipo procede de Austin. Proceedings of the Aristotelian Society 57 (1956-1957), pp. 1-30; el mismo. The Philosophical Review 1966, pp. 427-440; véase también Rayfield. Nous 1968, pp. 131-145; Brennenstuhl. Ob. cit., pássim; Rehbein. Ob. cit. pp. 288-317.

(86) Acerca del concepto de adverbio de control véase Austin. Ob. cit., p. 5; Brennenstuhl. Ob. cit., pp. 69 y ss.; Thalberg. Enigmas of Agency, pp. 52 y ss.

(87) Véase Otto. FS-Maurach, p. 97.

(88) Véase Kindhäuser. Ob. cit., pp. 170 y ss.

(89) Véase Danto. Ob. cit., pp. 174 y ss.

(90) Como criterios de influencia en el curso causal son mencionados, entre otros, “dominabilidad” —véase Eser. Strafrecht2 I, n.º 4 A 16 ss.—, “funcionalidad determinada desde el resultado” —véase Honig. FS-Frank I, p. 188—, “planeabilidad objetiva” —véase Oehler. Das objektive Zweckmoment, p. 72—, o “dirigibilidad del suceso” —véase Otto. FS-Maurach, pássim—. Dado que el desarrollo de criterios de imputación solo puede razonablemente tener éxito si se consideran puntos de vista dogmáticos, entonces las reflexiones que siguen se limitarán solo al aspecto causal de las adscripciones de acción.

(91) Con la condición-M se pone de manifiesto que una adscripción que se construya solo con apoyo en el nexo causal es insatisfactoria. De la mano del más amplio criterio de adscripciones de acción, por el contrario, debe explicarse por qué preciso esta se tiene por relevante de entre la incalculabe cantidad de condiciones marco. La elaboración en el contexto jurídico de un criterio tal no podrá llegar a feliz puerto sin la consideración de elementos del deber objetivos. Esto parece ser también aplicable respecto de la, por lo demás “unproblemática”, condición-B, cuando se tiene en mente una comprensión adecuada de los casos de la, así denominada, conducta alternativa conforme a deber.

(92) Por esa razón, el mero empleo de la fórmula de la conditio-sine-qua-non es insuficiente; véase también Hart / Honoré. Causation in the Law, pássim; Honoré ZStW 69 (1957), pp. 98 y ss.

(93) Los restantes presupuestos de un delito (impropio) de omisión no son de relevancia para el objeto del presente artículo.

(94) De una condición-A se puede hablar, entonces, como de una causa, cuando ella tiene relevancia causal, esto es, cuando puede servir en un modelo ND como la premisa de un pronóstico (determinista). Acerca de las condiciones “negativas” véase también Mackie. Ob. cit.,pp. 245 y ss.

(95)Strukturen der Zurechnung, p. 2 s y pássim.

(96) La acción básica asume en este modelo el lugar asignado en otras teorías de la acción al concepto de acto de voluntad; véase al respecto Kindhäuser, Rechtstheorie (11) (1980), pp. 491 y ss.