CONTABILIDAD FINANCIERA

Asimetría de la información financiera. Uso del valor razonable en la toma de decisiones

Revista Nº 68 Oct.-Dic. 2016

Yuly Paola Ferreira Barragán* 

José Joaquín Alzate Marín** 

(Colombia) 

*Auxiliar de Investigación, Contadora Pública, Universidad Santo Tomas, USTA Tecnóloga en Contabilidad y Finanzas, SENA  

**Docente Investigador, Economista - Universidad Santo Tomas, USTA 

Candidato a Doctor ULA (Venezuela), Magíster en Administración de Empresas, USTA, Magíster en Economía, USTA 

Especialista en diseño de soluciones financieras, UNAB

Resumen

Este documento describe las técnicas de valoración a valor razonable de acuerdo con las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF), plenas y para las Pymes, para la correcta toma de decisiones económicas y financieras con fundamento en conceptos como la teoría general del equilibrio, conformación de precios, modelos de señalamientos, entre otros; y de esta manera lograr disminuir el riesgo asociado a la incertidumbre generada a raíz de los vacíos existentes en la información y mejorar la toma de decisiones en las organizaciones.

Palabras clave:

Competencia imperfecta; Conformación de precios; Información asimétrica; Riesgo moral; Selección adversa; Valor razonable.

Contenido

Introducción

1. Antecedentes

1.1. De la simetría de la información financiera

1.2. De la teoría de conformación de precios

1.3. ¿Competencia perfecta?

1.4. De la información asimétrica

2. La asimetría de la información financiera en un mercado de competencia imperfecta

3. Efectos de la información asimétrica

3.1. Racionalidad limitada

3.2. Incertidumbre

3.3. Selección adversa

3.4. Riesgo moral

4. Enfoque

4.1. El valor razonable en la asimetría de la información

4.2. Valor razonable

4.3. Enfoque de medición del valor razonable

4.4. Variables utilizadas para valorar el valor razonable

5. Técnicas de valoración

5.1. Enfoque al mercado

5.2. Enfoque del costo

5.3. Enfoque del ingreso

6. Jerarquía de la información para medir el valor razonable

7. Influencia del valor razonable en la toma de decisiones y su relación con la asimetría de la información financiera

Conclusiones

Bibliografía

Introducción

El comportamiento humano y la interacción de los agentes económicos en su relación con la producción, distribución y comercialización de bienes y servicios describen el objetivo de la teoría económica en donde la información y la incertidumbre conforman un factor clave para la conformación de precios y puntos de equilibrio dentro de un mercado. Cuando la información empresarial existente acerca de los bienes es precisa podría decirse que es perfecta, por tanto, hay una certeza en la toma de decisiones; pero cuando esta situación es contraria, es cuando se presenta asimetría en la información financiera y en consecuencia, incertidumbre sobre circunstancias futuras que afectarían la adquisición o venta de un activo en cuanto a su valoración y los resultados que se esperan obtener en beneficio de la inversión.

El objetivo de este trabajo es analizar las diferentes técnicas de valoración a valor razonable dadas por las NIIF y algunos modelos como la Ley de Gresham, Modelo de Señalamientos y el Modelo de Screening, indicados por economistas como George Akerlof (1970), Michael Spence (1973) y Joseph Stiglitz (1976), como una forma de disminuir los efectos que ocasiona la asimetría de la información financiera; selección adversa y riesgo moral de los mercados activos de competencia imperfecta, además de la incertidumbre y racionalidad limitada que esta produce, rompiendo los esquemas planteados desde la época neoclásica, que afirman la existencia de mercados de una competencia perfecta.

1. Antecedentes

1.1.De la simetría de la información financiera 

La noción de simetría de la información se remonta al siglo XVII cuando Adam Smith (1776), padre de la economía, en su libro publicado “La riqueza de las naciones” alude a que la economía es mucho más que precios, distribución, producción, moneda, banca y comercio, temas que en la actualidad se discuten de manera individual, y que tratan de la influencia del ser humano en la determinación de estos factores; su comportamiento, preferencias y educación, entre otros. Todo esto desarrollado a través de un mercado de libre competencia y la división del trabajo, medio idóneo para que las leyes del mercado traigan el bienestar esperado en el desarrollo humano.

Tanto así, que la economía se ha convertido en un elemento esencial para la supervivencia del hombre, entonces, nuestro tiempo a lo largo de la vida es utilizado para el saber, el conocer, el crecimiento, y el obtener más y más información, unos más que otros. Por ejemplo, en la época del mercantilismo su fundamento era la acumulación de riquezas por medio de los metales preciosos y el comercio internacional que daba importancia a la economía de cada país a través del equilibrio de la balanza comercial y la entrada de capitales. Luego, las sociedades capitalistas buscaban la satisfacción de sus necesidades en el intercambio generalizado de mercancías y la vinculación de las leyes de la oferta y la demanda que produciría un equilibrio en el mercado.

En la época neoclásica, economistas como Marshall y Pareto introdujeron el análisis económico con métodos matemáticos que podían representar el valor de las cosas, así, el valor de un bien no dependía de las horas de trabajo del hombre sino de la utilidad que este generaba al consumirse.

Después viene la intervención del Estado en la determinación de los precios de bienes y servicios, la cual tiene relación con la balanza comercial, el producto interno bruto de la Nación, y otros problemas asociados, como la inflación, el gasto y la deuda pública, que dan lugar a regulaciones y medidas impuestas por los gobiernos en cuestión de política fiscal y monetaria.

1.2.De la teoría de conformación de precios 

Desde principios de la historia, la humanidad ha intentado darle valor a las cosas y a su trabajo; por ejemplo, a mediados del siglo XI, el feudalismo se caracterizó por la concesión de los feudos y la conservación de tierras y capital de trabajo a cambio de política y prestación militar; luego, el capitalismo en el siglo XVII, cuando Adam Smith impulsó el sistema económico hacia el comercio basando su estructura en el libre mercado, las empresas, la competencia, el liberalismo y el crecimiento económico como institución; épocas en las que la estructura social y los mercados han influido directamente para el desarrollo de la economía local y mundial.

Es en esta última etapa que surgió la necesidad de darle valor monetario o precio a los bienes, una cantidad de dinero a cambio de un bien o un servicio, llámese producto, trabajo, materia prima, salario, cuota, prima, etc. El precio, factor esencial para determinar la participación de las compañías en los mercados y la rentabilidad que ellas esperan obtener, un elemento de influencia en la sociedad para la toma de decisiones de compra o venta, una herramienta para generar riquezas, realizar inversiones, darle valor al capital y a lo que este produce.

Diversos autores como Augustus M. Kelley (1964) citado por Arias-Bello, M. L., & Sánchez-Serna, A. D. S. (2011) afirman que el precio es la medida de la cantidad de la tierra y de trabajo que entró en la producción, teniendo en cuenta la relación con la fertilidad o producto de la tierra y la calidad del trabajo. En otras palabras, la sumatoria de los costos de oportunidad incurridos en la elaboración de un bien o servicio, teniendo en cuenta la utilidad que genera. Hipótesis que comparte Condillac (1971) igualmente citado por Arias-Bello, M. L., & Sánchez-Serna, A. D. S. (2011) cuando afirma que nosotros estimamos un bien sobre la base de la utilidad que tenga para los usos en que lo queremos emplear y a esta estima es lo que llamamos valor. Decir que una cosa tiene valor, es decir, que es útil.

Otros autores como De molina & Camacho (1981) analizan el precio y lo clasifican en dos, el legal y el natural. El primero, el cual es el que ha sido fijado mediante la ley, de forma que si por un bien se recibe más o menos, entonces se estaría tratando de manera injusta. Y el natural, que es el que tienen las cosas por sí mismas, el cual no es medible por los distintos valores que le pudieran dar, sino por la utilidad y el fin que ellos producen.

Las anteriores teorías permiten analizar y meditar acerca de lo justo y lo injusto en la asignación de precios en un bien o un servicio, y el “desequilibrio” que la ley, el mercado, los costos, la oferta y la demanda, entre otros factores producen en la determinación de un precio en una economía abierta, por cuanto son influenciados, y se dejan de estimar realmente por su valor de uso por medio de la satisfacción que este bien produce al ser poseído por una persona. Estándares Internacionales de Valuación, IVSC (2005).

1.3.¿Competencia perfecta? 

Compradores y vendedores infinitos que están dispuestos a adquirir u ofrecer un bien o servicio a un precio determinado, sin barreras o condiciones cambiantes del mercado, donde la información transada es conocida por ambas partes de manera equitativa y los participantes del mercado no incurren en costos de transacción, maximizando los beneficios, homogeneizando los bienes entre los proveedores, son cualidades irreales que señala una competencia perfecta.

Una situación ideal entre los mercados de bienes y servicios es donde la interacción de la oferta y la demanda es la que define el precio y las compañías buscan maximizar los beneficios determinando la cantidad de unidades mínimas que se van a vender para empezar a obtener utilidades a un precio justo y cubrir los costos y gastos de la empresa sin incurrir en perdidas, es decir, maximizar la diferencia entre el ingreso total (IT) y el costo total (CT), así:

Ut = IT – CT

Donde:

Ut: Utilidad

IT: Ingreso total

CT: Costo total

Lo anterior, es lo que se conoce como punto de equilibrio, pues las empresas deben enfrentarse a una demanda perfectamente elástica para su producto o servicio, ya que si cobra un precio elevado no tendrá ganancias, pues no tendrá ventas, o lo contrario si cobra un menor precio, sus ganancias no cubrirán sus costos. No obstante, deben tener en cuenta que las variaciones que se presentan en la curva de la demanda, dadas por el cambio en el número de unidades vendidas durante un periodo, determina un nuevo precio para el bien o servicio.

Sin embargo, las empresas en una competencia perfecta son precio-aceptantes, es decir, no pueden influir en el precio del mercado y tampoco los consumidores, pues las compras que realizan son una pequeña parte del total de la producción del mercado.

Pero este modelo es un supuesto irreal, pues afirma que tanto los oferentes como demandantes poseen toda la información de una manera perfecta, o sea, no existe incertidumbre, y las decisiones tanto de los compradores como de los vendedores son previsibles, por tanto hay libre entrada y salida de bienes, no hay costos de transacción y el capital está libre para ser invertido.

1.4. De la información asimétrica 

En el desarrollo de los mercados activos se registra un análisis crítico a la teoría neoclásica del equilibrio general, en pocas palabras, la competencia perfecta, que destaca el movimiento de la mercancía en relación con el empleo de los factores productivos; donde es este mercado quien dispone un precio para los productos y servicios a causa principalmente de la ley de la oferta y la demanda.

Es con base en este precio y la información que refleja, conocida y por conocer, que se podría decir que los mercados son informativamente eficientes y que es imposible obtener una rentabilidad mayor a la del mercado mediante el uso de la información que ya se conoce. Y lo contrario, un mercado informativamente ineficiente, es el resultado de acciones o causas del presente como la competencia imperfecta, los costos de transacción o externalidades y, por tanto, los precios de los activos no reflejan totalmente la información disponible sobre ellos. Sánchez-Daza, A. (2001).

Esta irracionalidad da origen al análisis de la información asimétrica, que supone una ruptura de la teoría de precios en un sistema de competencia perfecta y conduce a resultados económicos ineficientes.

Por tanto, el problema radica cuando los agentes están asimétricamente informados, y su comportamiento revela información que no es conocida universalmente acerca del medio económico, provocando una serie de trastornos en relación con la toma de decisiones financieras, conformación de precios, valoración de activos y otros conflictos.

2. La asimetría de la información financiera en un mercado de competencia imperfecta

Es ahí, donde entramos a hablar acerca de la competencia imperfecta, pues es en el mundo real donde no se cumplen las condiciones para una competencia perfecta. Existen diversas formas de competencia imperfecta: monopolios, oligopolios, competencia monopolística, oligopsonio y monopsonio que dependen de la cantidad de oferentes y demandantes dentro de cada mercado.

Una competencia que se caracteriza por el gran número de diferencias entre los precios de los productos, hay pocas barreras de entrada y salida, en opinión de los autores y, lo más importante, el grado de control que tienen los productores y consumidores sobre la determinación de los precios de bienes y servicios.

¿Cómo explicar el negocio creado por las grandes compañías de gaseosas Pepsico o Coca-Cola, quienes tienen el control para disponer sobre el precio de los productos que ofrecen, o inclusive los bancos y entidades financieras que se rigen por las regulaciones del Banco de la República para determinar las tasas de interés?

Monopolios como el Acueducto Metropolitano de Bucaramanga (AMB) o Transmilenio, tienen una influencia directa sobre los precios, es decir, pueden tomar decisiones particulares en beneficio propio que maximice su ingreso marginal; así, si una empresa decide producir más, esta podrá disminuir el precio del producto para poderlo vender, esto es un ejemplo de competencia imperfecta, pues el precio del producto no está siendo calificado por su utilidad o su costo real, sino por el nivel de producción y las condiciones de mercado. Perrotini, I. (2002).

En una competencia imperfecta, las empresas pueden maximizar sus beneficios económicos aumentando su producción a tal punto que el ingreso marginal sea igual que su costo marginal, esto ya que en la economía, la creación de nuevas empresas y la búsqueda de crecimiento económico hace más fuerte la competencia entre ellas y se ven obligadas a definir precios que atraigan consumidores.

Precios, que no solo incluyen los costos fijos y variables necesarios para la producción, distribución y comercialización de un bien o servicio, sino que también está inmerso en ellos la manipulación de la industria, los patrones de producción y el valor agregado que diferencia un producto de otro, entre otros elementos, que reflejan la existencia de la información asimétrica.

En este sentido, la información asimétrica rompe radicalmente teorías y tesis del equilibrio general de una competencia perfecta, generando expectativas sobre una nueva macroeconomía, volviendo a modelos como la teoría económica de Keynes, quien encabezó ideas revolucionarias de libre mercado y el auto equilibrio que a través de la intervención del Estado lograrían el pleno empleo y la estabilidad de los precios. Jahan, Mahmud & Papageorgiou (2014).

3. Efectos de la información asimétrica

La información asimétrica demuestra el movimiento de los comportamientos de los agentes los cuales se ven influenciados por diversos factores económicos, sociales, culturales y psicológicos, que impulsan a la satisfacción de necesidades particulares en un círculo de mercado dentro de una “competencia perfecta”, según lo indica la teoría económica Becker, G. S. (1977). Sin embargo, sabemos que en el mundo actual este término es irrelevante y la perfección en las transacciones y el flujo de información que determina la correcta toma de decisiones financieras no existe.

Según Akerlof. G. (1970) los consumidores no pueden diferenciar claramente las propiedades cualitativas y cuantitativas de un producto o servicio a causa de esta influencia. La relación de calidad, el precio de los bienes, los créditos, la productividad en el trabajo, salarios, tasas de interés, son ejemplos de algunas funciones económicas que fundamentan la competencia imperfecta y conforman un cambio radical en las teorías clásicas de economía, como consecuencia de la información asimétrica.

La literatura financiera ha determinado dos factores clave que generan una relación entre la teoría financiera y los efectos de la información asimétrica. Estos son la racionalidad limitada(1) y la incertidumbre(2) (véase figura 1). De ellos es que se originan los comportamientos oportunistas que generan la aparición de la selección adversa y el riesgo moral; cada uno de ellos con la facultad de llevar a los mercados hacia la ineficiencia e inestabilidad. Del Brio (1999).

3.1. Racionalidad limitada 

En el ámbito de la economía de la información, el consumidor calcula o deduce los precios directamente de su racionalidad escogiendo una mejor opción, llevándolo a una teoría financiera donde expone que la racionalidad del individuo es limitada por sus restricciones presupuestarias a las que se enfrenta en el momento de tomar decisiones.

La racionalidad limitada genera que las decisiones que tomemos con la administración de los recursos económicos bajo el contexto de asimetrías se traduzcan en comportamientos oportunistas dando origen a una selección adversa y riesgo moral en el momento de realizar una transacción económica.

3.2. Incertidumbre 

La incertidumbre es un factor clave en la determinación del comportamiento económico y conformación de precios de mercado. Es uno de los orígenes de la información asimétrica dada la imposibilidad de observar detalladamente las características de un producto o servicio, como la calidad, los costos de transacción, precios comparativos, la utilidad o los beneficios, además de la falta de información para valorar objetivamente los bienes y servicios; lo que conlleva a la falta de certidumbre en la toma de decisiones económicas financieras. Del Brio (1999), Gómez Jacinto, L. (2008).

Gómez Jacinto, L. (2008) afirma que el riesgo financiero conceptualizado en la teoría financiera de la decisión y la teoría de valoración de activos financieros están directamente relacionados con la asimetría de la información financiera, estableciendo una relación de equilibrio entre la rentabilidad y el riesgo, de modo que a mayor riesgo en una inversión, mayor es la rentabilidad que se espera. Por tanto, las empresas buscan encontrar la manera de negociar la información privada que se transa en las operaciones de compra y venta de acciones y títulos valor, para de esta manera obtener una mayor rentabilidad.

CONT 68 P175
 

En este sentido, las empresas podrían analizar aspectos como la estructura de capital, los dividendos, inversiones, costos, entre otros, para determinar si es favorable o no la inversión en una compañía. En este proceso se evidencia la discrepancia entre agentes financieros, acreedores, y accionistas que se comportan individualmente en busca de su propio beneficio.

Estos factores mencionados anteriormente, podría decir, que originan de cierta manera los principales efectos de la información asimétrica: La selección adversa y el riesgo moral (véase figura 2).

3.3. Selección adversa 

Esta se presenta cuando se omite información relevante dentro de una negociación que podría ser útil para alguna de las partes interesadas. Las empresas utilizan métodos de filtración para la selección de información con el fin de reducir el riesgo ocasionado por este problema. Stiglitz (1981) afirma que cuando en una relación comprador-vendedor o principal-agente, el primero puede observar claramente los resultados que se esperan obtener del acuerdo, mas no las condiciones antes del suceso; según esto, Stiglitz (1981) dice que se debe realizar una clasificación previa y conocimiento general de la organización a la hora de establecer un acuerdo comercial o negociación financiera. Bebczuk, R. N. (2000).

3.4. Riesgo moral 

Este ocurre cuando existe la imposibilidad de comprobar con certeza la veracidad de la información y, por tanto, el cumplimiento de las condiciones pactadas en una negociación, aparece luego de establecer un acuerdo comercial. Por ejemplo, una compañía de seguros para automóvil y el conductor del automóvil; no hay una manera de definir en el contrato que si este último actúa de manera descuidada o imprudente, la compañía pagará el seguro, por tanto su acción es observada de manera imperfecta por parte de la compañía. Destinobles, A. G. (2002).

Otro ejemplo se da en la relación existente entre un principal (empresa) y un agente (prestamista), este último se toma la libertad de analizar las condiciones de la empresa y determinar sus acciones frente a la posible aceptación o rechazo, poniendo a la contraparte en decisión de buscar alternativas distintas con tasas de interés más alto, si su crédito fuera rechazado.

CONT 68 P177
 

Las anteriores, son solo algunos de los efectos que ocasiona la discrepancia en la información que se entrega y que se recibe al momento de establecer una negociación, lo que ha llevado a las organizaciones a tomar medidas restrictivas de selección de clientes, proveedores e inversionistas que mantienen vínculos con ella, como la elaboración de sus propios modelos de contratos de trabajo o promesas de compra venta, selección de garantías en el caso de financiamiento, políticas al momento de establecer relaciones, requisitos de documentación, entre otros.

Modelos como el de la Ley de Gresham incitado por la selección adversa descrito por Akerloft (1970); el modelo de ajustes de los agentes mejor informados por Spence, M. (1973) y el modelo de screening que representa el ajuste de los agentes peor informados de Rothschild, M., & Stiglitz, J. (1976) han intentado analizar estas diferencias en el mercado y los precios que se centran como interrogantes en la distribución de la información disponible en los agentes del mercado, compradores y vendedores y el desequilibrio general creado por las imperfecciones microeconómicas.

A continuación se presentan las generalidades de los modelos anteriormente mencionados:

• Ley de Gresham

Este modelo, atribuido inicialmente a Thomas Gresham (1558) afirma que “la mala moneda desplaza la buena moneda”. Esta frase significaba que si un agente económico sospecha de cualquier oferta de dinero, tiende a juntarlo deshaciéndose del dinero malo, pasándoselo a los demás. Nunes P. (2015). En el marco de la información asimétrica, podemos decir que son los mejores informados quienes desplazan a los peores informados, pues estos últimos no pueden distinguir la calidad de un bien debido a la falta de información.

Los supuestos de esta ley son:

1. En la oferta de mercancías indivisibles en bienes de alta calidad y bienes de baja calidad: los consumidores no pueden reconocer las características de los bienes y servicios debido a la falta de información privada u oculta que está en poder del oferente.

2. En la oferta realizada en proporciones fijas: dada la información privada, los consumidores ven el valor de un bien de baja calidad, igual que el valor de uno de alta calidad.

3. Ausencia de la regulación de mercados: los bienes de alta y de baja calidad se comercializan en un solo lugar y los consumidores no pueden ver estas diferencias, lo que da origen a la selección adversa.

Sin embargo, en competencia imperfecta y con mercados liberados y desregulados, en lugar de resultados eficientes, el fenómeno de la información asimétrica daría lugar a los efectos descritos en la Ley de Gresham, como son intercambios socialmente ineficientes, caracterizados por la no restricción de los productos, subdesarrollo capitalista, entre otras, que en términos de información asimétrica le llamaríamos selección adversa. Perrotini, I. (2002).

• Modelo de ajustes de los agentes mejor informados o modelo de señalamientos

Este modelo se da cuando los agentes mejor informados deciden dar a conocer la información privada de manera pública mediante señalamientos a los menos informados. Por ejemplo, las entidades financieras o las compañías de seguros, al reflejar, en las condiciones de sus productos las tasas de rentabilidad o los impuestos en que se incurren, están señalando a los consumidores parte de la composición de los costos de los aquellos y que forman parte del precio que cobran por los productos ofrecidos.

Spence, M (1973) analiza este modelo basado en el fenómeno de la selección adversa que se evidencia en el mercado de trabajo; los supuestos de este modelo son:

1. La oferta de trabajo se compone de trabajadores con productividad baja y el total del trabajo con trabajadores de productividad alta.

2. Los salarios se fijan con base en la productividad y este, así mismo depende de la escolaridad de los trabajadores.

Spence, M. (1973) afirma que el modelo de señalamientos en el mercado de trabajo, refleja un equilibrio social y una mayor satisfacción entre trabajadores y empleadores, pues son los trabajadores más calificados quienes tienen un salario más alto, en otras palabras, un equilibrio más eficiente.

El modelo de señalamiento en una competencia imperfecta, produce un equilibrio socialmente ineficiente, en el que los métodos de determinación de precios, salarios, primas, etc., dependen de los supuestos anteriores, impidiendo que la información transmitida sea perfecta y, por lo tanto, no habría una correcta asignación de los costos a los bienes y servicios.

• Modelo de Screening

Rothschild, M., & Stiglitz, J. (1976) basados en los efectos de información asimétrica aplicaron el modelo de equilibrio de filtración o Screening, con el fin de analizar las preferencias de los consumidores y compradores al escoger un bien o un servicio voluntariamente. Un modelo influido por la información que estos reflejan y descrito por los fenómenos de selección adversa, donde las organizaciones deciden clasificar a los clientes, de acuerdo ciertas características dando información relevante de acuerdo con ellas.

Rothschild, M., & Stiglitz, J. (1976) analizan los siguientes supuestos en el mercado de las aseguradoras de acuerdo con el tipo de consumidores, así:

1. Mercados de competencia perfecta donde las compañías aseguradoras maximizan sus ganancias y los consumidores obtienen el mismo nivel de ingreso.

2. Clasificación de los clientes de acuerdo con su nivel de riesgo; las compañías no pueden identificar el nivel riesgo de sus clientes.

Según Rothschild, M., & Stiglitz, J. (1976) el único equilibrio que podría existir es la segmentación de clientes de alto y bajo riesgo, que estratégicamente las empresas utilizan para disminuir los efectos de los vacíos existentes en la información.

En consecuencia, la información asimétrica rompe con los modelos neoclásicos de competencia perfecta, resultando en un análisis macroeconómico en relación con los precios, la calidad, las tasas de interés, la productividad del trabajo, el salario, los incentivos, el empleo, entre otros factores, los que influyen directamente en las decisiones de compra y venta de los agentes económicos, quienes le dan un valor razonable a los bienes y servicios, pero que en presencia de la falta de información fiable se encaminan hacia los efectos de selección adversa y riesgo moral.

4. Enfoque

4.1. El valor razonable en la asimetría de la información 

El marco conceptual de contabilidad en Colombia, dado por los decretos 2649 y 2650 de 1993 y que estuvo vigente hasta el año 2014 para las entidades del grupo 1 y hasta el 2015 para las entidades del grupo 2*, en su artículo 10 señala que la valoración es el proceso por el que se asigna un valor monetario, en los términos de la unidad de medida, a cada uno de los elementos que integran los estados financieros, es decir, activo, pasivo, patrimonio, ingresos y gastos, partidas que le han dado utilidad y armonía a la interpretación de la información contable y al valor que de por sí tiene cada una de ellas.

Con la emisión de la Ley 1314 del 2009, reglamentada por el Decreto Único Reglamentario 2420 del 2015 modificado por el Decreto 2496 del mismo año con respecto a las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) y las Normas de Aseguramiento de la Información (NAI), compilatorio de los decretos 2706 y 2784 del 2012, 3022 del 2013 y 302 del 2015, se gestó el proceso de incorporación de los mencionados estándares a las entidades del país en tres grupos, así las entidades pertenecientes al grupo 1 implementarán las NIIF plenas; para las del grupo 2*, les correspondió la NIIF para las Pymes y a las pertenecientes al grupo 3, un marco de contabilidad simplificada. Lo anterior con el propósito de regular los principios y normas contables, mediante un sistema único y homogéneo de calidad, que brinde información financiera transparente, comparable, comprensible y útil para la toma de decisiones económicas y financieras, tal como lo menciona el Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad (IASB, por sus siglas en inglés) en su marco conceptual para la información financiera (2012).

Por tal razón, en la actualidad, con la implementación de los marcos contables anteriormente mencionados, que son los nuevos principios de general aceptación en el país y, en particular, para las entidades pertenecientes a los grupos 1 y 2 (el grupo 3 maneja principalmente un modelo de valoración al costo histórico, muy similar al que se estableció en el Decreto 2649 de 1993, ya derogado), las partidas que integran los elementos de los estados financieros deben ser incorporados con los criterios de reconocimiento que establecen los respectivos marcos conceptuales:

— Probabilidad que cualquier beneficio económico asociado con la partida, llegue a la entidad o salga de esta, y

— El elemento tenga un costo o valor que pueda ser medido con fiabilidad.

Es en este segundo criterio que está el enfoque del presente documento, pues la correcta estimación razonable que se le da a cada transacción, será la base para la elaboración de los estados financieros y, por tanto, la veracidad, transparencia y comparabilidad de la información, cumpliendo el propósito de la información financiera.

Entonces, el problema de la asimetría de la información financiera plantea un marco de análisis en relación con la correcta medición del “valor razonable”, y las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) se insertan en este campo como una forma de dar prioridad a la teoría financiera y a la valuación económica de una entidad, disminuyendo así los efectos de la información asimétrica.

4.2. Valor razonable 

Esta forma de medición surge a causa de la necesidad de expresar de manera transparente y justa los valores de los elementos del mercado de acuerdo con la realidad de cada negocio, pero la omisión de información y la falta de comparabilidad ha atentado contra las cualidades de la información financiera, en particular, la relevancia y la representación fiel.

El International Accounting Standards Board, IASB (2006) define el valor razonable como el valor o precio por el cual puede ser intercambiado un activo o cancelado un pasivo entre un comprador y un vendedor debidamente informados, los cuales realizan una transacción libre, sin tener en cuenta los costos de transacción en que pueda incurrir.

Con tal definición, la perspectiva que nos da es que por lo menos uno de los participantes del mercado conoce el precio del activo a ser vendido o el pasivo a ser liquidado y esto con el fin de incrementar los flujos futuros esperados para cada uno de ellos, como interés particular.

Esta medición que inicialmente fue aplicada a la valoración de inversiones financieras como acciones y otros valores, se ha venido incorporando en otros contextos como permutas comerciales, cálculo del deterioro del valor, otro tipo de instrumentos financieros, activos financieros mantenidos para negociar, entre otros, que se encuentran contenidos en el expendio de normas emitidas por el IASB de acuerdo con las especificaciones en cada una de ellas, tal como lo podemos evidenciar en la tabla 1-Diferencias en el uso de la estimación razonable de los elementos de los estados financieros.

Las mediciones a valor razonable, son aquellas basadas en el mercado, mas no en la entidad específicamente, por tanto, su utilización aplica tanto para las entidades del grupo 1 reguladas por las NIIF plenas, como las entidades del grupo 2* reguladas por la NIIF para las Pymes. Lo anterior, por cuanto su fin es el mismo, estimar el valor que tendría lugar una transacción, y aunque principalmente se centra en la valoración de partidas pertenecientes al activo o pasivo, podemos ver que es aplicable a la estimación de la razonabilidad de los demás elementos que conforman los estados financieros, como lo son el patrimonio, los ingresos y los gastos.

No obstante, existen algunas diferencias al momento de determinar los criterios de valoración entre las NIIF plenas y la NIIF para las Pymes para algunos de los elementos de los estados financieros en cuanto al uso del valor razonable.

CONT 68 P184
 

CONT 68 P185
 

CONT 68 P186
 

CONT 68 P187
 

CONT 68 P188
 

4.3. Enfoque de medición del valor razonable 

La NIIF 13 Mediciones a valor razonable explica que una medición del valor razonable requiere que una entidad determine lo siguiente:

• Un activo o pasivo concreto para medir

La medición del valor razonable está basada en las expectativas del mercado más no en la medición de una entidad específica. Los participantes deben identificar claramente el activo o pasivo que será objeto de la transacción y la caracterización del mercado por el cual estos serán medidos. De modo que la entidad debe escoger el de mayor ventaja, además del precio el cual es la referencia para medir a valor razonable un activo o pasivo. Estas características incluyen las condiciones, localización del activo y restricciones de venta o de uso. Cada activo o grupo de activos o pasivos dependerá de la NIIF que requiera para medir su valor razonable.

• Activo no financiero, el máximo y mejor uso del activo y si el activo se utiliza en combinación con otros activos o de forma independiente

Los activos no financieros se reconocen usualmente al costo histórico, como es el caso de la propiedad, planta y equipo, los inventarios, entre otros, incluyendo activos no financieros mantenidos para la venta; tal como se mencionó en la tabla 1. Activos como inversiones en asociadas, propiedades de inversión o activos biológicos, los cuales hacen parte de los activos no financieros que pueden ser medidos a valor razonable.

La medición a valor razonable de los activos no financieros depende de la capacidad que tengan para generar beneficios económicos futuros de acuerdo con la utilización en su máximo y mejor uso, como lo menciona la premisa, tanto legal, física y financieramente posible. Y puede darse de forma independiente o en combinación con otros activos.

• El mercado en el que una transacción ordenada tendría lugar para el activo o pasivo

En la actualidad los mercados pueden darse no solo en un lugar específico. La tecnología y los medios virtuales permiten que los bienes y servicios puedan ser intercambiados en cualquier parte del mundo. Por tanto, cualquier lugar donde exista un comportamiento de oferta y demanda entre un comprador y vendedor y la intención de obtener beneficios económicos futuros acerca de ellos, nos demuestra que existe un mercado.

No obstante, es importante señalar la existencia de diversos tipos de mercado de acuerdo con las especificaciones de productos y servicios, como es el caso de los mercados de productos, el mercado de trabajo y el mercado de capitales, los cuales tienen sus propias condiciones. En el párrafo 16 de la NIIF 13, se indica que la medición a valor razonable de una transacción de compra-venta supone la existencia de un mercado principal o del mercado más ventajoso para ese activo o pasivo, y la entidad determinará de acuerdo con ello, el precio razonable de este en la fecha de la transacción o en su defecto la utilización de otra técnica de medición.

• La(s) variable(s) apropiada(s) al medir el valor razonable

KPMG (2013) afirma que una entidad utiliza técnicas de valoración para determinar el precio adecuado de un activo o pasivo de acuerdo con las condiciones observables, minimizando las no observables; estas reflejan las características o variables de un activo o pasivo que un participante debería tener en cuenta. Estas variables o características pueden incluir condiciones de uso, ubicación, restricciones sobre la venta, entre otros. Las más relevantes se definen a continuación.

4.4. Variables utilizadas para valorar el valor razonable 

• Mercado

Una entidad puede valorar sus activos, pasivos o patrimonio tomando como referencia un mercado principal con un mayor volumen de transacciones y nivel de actividad o de acuerdo con el mercado más ventajoso, el cual maximizaría el importe que va a recibir por vender un activo o un pasivo luego de tener en cuenta los costos de transacción y de transporte. En ambos casos esta variable se debe tener en cuenta a la fecha de la transacción.

• Costos de transacción

Es una variable observable que se debe tener en cuenta para determinar cuál es el mercado más ventajoso. Así, por ejemplo, si el mercado X tiene un precio de 50 y unos costos de transacción de 5 y el mercado Y tiene un precio de 48 y unos costos de transacción de 2, entonces el mercado más ventajoso es el mercado Y pues considera mayores ingresos y el valor razonable de este producto sería 48. (Ejemplo tomado de KPMG (2013) Elementos entorno a las NIIF).

Sin embargo, si el precio del activo o pasivo es tomado de un mercado principal o el más ventajoso, su valor no se ajustará a causa de los costos de transacción, pues no hacen parte de las características de los activos o pasivos, sino de una variable específica de una transacción. No obstante, hay activos o pasivos para los cuales sus costos de transacción como el transporte o la localización, como es el caso de las materias primas, hacen parte de sus características y, por tanto, debe ajustarse el precio al momento de la transacción de acuerdo con lo establecido en los párrafos 24 a 26 de la NIIF 13.

• Prima o descuentos

Se debe tener en cuenta si el descuento es aplicable si la unidad contable es o no una participación individual y si el tamaño corresponde a una partida significativa.

• Riesgo de incumplimiento

En el caso de la medición a valor razonable de pasivos se deben tener en cuenta los efectos del riesgo de crédito que influyen en una entidad y cualquier otro que afecte la satisfacción de dicha obligación, como las condiciones crediticias o el tipo de pago, su contabilización de forma separada refleja el efecto del riesgo por incumplimiento, como es el caso de las garantías de deuda por terceros.

5. Técnicas de valoración

Escobedo R. A. (2013), de acuerdo con el párrafo 61 de la NIIF 13, declara que luego de definir las variables que influyen en la valoración de activos o pasivos, se deben tener en cuenta las técnicas que se van a utilizar según las condiciones y características establecidas para cada producto. Las técnicas de valoración se utilizan para estimar el precio que un activo o pasivo tendría en una transacción en la fecha de su medición. Las técnicas más utilizadas son:

5.1. Enfoque al mercado 

Según lo indica el apéndice B7 en referencia a los párrafos 61 a 66 de la NIIF 13, las técnicas de valoración con enfoque al mercado utilizan una matriz de fijación de precios, es decir, una técnica matemática que compara las características y otros factores de los activos o pasivos con otras referencias cotizadas para determinar su precio razonable. Así mismo, puede asemejarse a los conceptos de valor de mercado o valor de realización que se mencionaban en el artículo 10 Decreto 2649 de 1993, el cual fue el marco contable en Colombia hasta el 31 de diciembre del 2014 para los grupos 1 y 3 y hasta el 31 de diciembre del 2015 para el grupo 2*.

5.2. Enfoque del costo 

Refleja el valor que se requiere para sustituir la capacidad de servicio que posee un activo o pasivo. Es decir, para un vendedor, el precio que recibiría por un activo o pasivo por parte de un comprador, se refiere a la capacidad que tenga este después de haber sido reemplazado por otro a causa de su deterioro u obsolescencia, que puede ser física, tecnológica o económica.

Al igual que en el enfoque anterior, en el Decreto 2649 de 1993, marco contable anterior, se asemejaba este concepto al “costo de reposición corriente o valor actual” que representa el valor en efectivo o equivalente al efectivo que se necesitaría para reponer un activo o pasivo en el momento actual.

5.3. Enfoque del ingreso 

Este enfoque convierte flujos de efectivo futuros en valor presente, por tanto, refleja las expectativas del mercado presente sobre estos flujos futuros. En este enfoque se deben tener en cuenta las técnicas de medición a valor presente, los modelos de fijación de precios y los métodos de exceso de ganancias en el caso de medición de activos intangibles.

Ejemplo de técnicas de medición

Una entidad X adquiere una maquinaria, la cual utilizará y mantendrá en sus operaciones diarias, sin embargo su adaptación a ellas no fue completa y por tanto se determina la necesidad de combinarla con otro activo para su correcto funcionamiento y darle el valor máximo y mejor uso a los participantes del mercado.

La entidad determina la aplicación de las técnicas de medición con enfoque al costo y al mercado a causa de la inadaptación de la máquina. El enfoque de ingresos no se utiliza por falta de información para determinar una corriente de ingresos identificable a partir de estimaciones de flujos futuros. Los enfoques se aplican de la siguiente manera:

— Enfoque de mercado: se aplica utilizando precios cotizados de activos similares ajustados por la adaptación de la máquina. El valor razonable según este enfoque oscila entre 40.000 u.m y 48.000 u.m.

— Enfoque del costo: su estimación varía de acuerdo a las condiciones del activo, su deterioro, mejoras por obsolescencia, condiciones externas y costos de instalación. El valor razonable según este enfoque oscila entre 40.000 u.m y 52.000 u.m.

La entidad X determina que el mayor rango de valor razonable está dado por el enfoque de mercado ya que es más representativo a causa de las condiciones de valoración y comparabilidad con otros activos similares, por tanto define que el valor razonable de la máquina sería de 48.000 u.m. (Tomado de Consultas IFRS Accounting Advisory, Guía de Aplicación (2014)).

Un activo o un pasivo pueden ser valorados siguiendo una o varias técnicas de valoración de acuerdo con las condiciones de razonabilidad del mercado y si son activos o pasivos idénticos; en el caso de utilizar diversas técnicas se debe considerar el rango de los resultados y determinar el más representativo dentro de las circunstancias de mercado.

Las técnicas de valoración se utilizarán de manera congruente, sin embargo, puede variar su forma de medición si las condiciones representan un valor mayor al de las circunstancias, por ejemplo, desarrollo de nuevos mercados, información relevante o irrelevante, ajustes en las técnicas de valoración, cambio en las condiciones de mercado, etc.

La NIIF 13 en su párrafo 67 denominado Principios generales, para los datos de entrada para las técnicas de valoración, indica que “las técnicas de valoración utilizadas para medir el valor razonable maximizarán el uso de datos de entrada observables relevantes y minimizarán el uso de datos de entrada no observables”.

En la figura 3 se puede apreciar una síntesis de la estructura de la NIIF 13 en relación con el valor razonable.

CONT 68 P194
 

6. Jerarquía de la información para medir el valor razonable

La NIIF 13 ha establecido una jerarquía que clasifica los datos de entrada de las técnicas de valoración utilizadas para medir el valor razonable, así (véase figura 4):

• Datos de entrada nivel 1: hace referencia a los precios cotizados (sin ajustar) en mercados activos para activos y pasivos idénticos y a los cuales la entidad puede acceder en la fecha de su medición. En este nivel se deben tener en cuenta el mercado principal o más ventajoso y la fecha de la medición.

• Datos de entrada nivel 2: son los precios cotizados distintos de los descritos en el nivel anterior y que son observables para los activos o pasivos, directa o indirectamente. Por ejemplo, si el activo o pasivo tiene un plazo estipulado para pago. En este nivel se deben tener presentes aspectos como los precios cotizados para activos o pasivos similares en mercados activos o no, datos de entrada observables como tasas de interés, rendimientos, plazos, además de otros factores como la localización del activo, su comparabilidad con otros activos y la actividad económica en que se desenvuelve.

• Datos de entrada nivel 3: son datos de entrada no observables para el activo o pasivo. Es decir, cuando la actividad en que se da este activo o pasivo es muy limitada y los datos de entrada observables son muy reducidos.

CONT 68 P195
 

7. Influencia del valor razonable en la toma de decisiones y su relación con la asimetría de la información financiera

Los estados financieros de las organizaciones se preparan con base en la acumulación de transacciones y sucesos, para lo cual el valor y la naturaleza de cada partida representan fielmente la comparabilidad, verificabilidad, oportunidad, comprensibilidad y transparencia de la información que se pretende presentar.

Sin embargo, situaciones de incertidumbre, falta de información suficiente o relevante, comportamientos anticipados y oportunistas de los inversionistas, pueden dificultar los procedimientos para la valoración de los elementos de los estados financieros y en consecuencia se pueden tomar decisiones económicas ineficientes en las entidades, así como parte de los consumidores y los mercados en general.

Por tanto, es necesario conocer el valor justo y la condición de los activos y pasivos para expresar los rendimientos financieros de las entidades, así como sus flujos de efectivo y la realidad económica de estas. De esta manera se espera lograr el crecimiento económico deseado mediante la correcta toma de decisiones, basadas en hechos reales, confiables y exactos; así como lo demuestra el objetivo de la información financiera en el marco conceptual para la información financiera, IASB (2012), el cual es proporcionar información que sea útil a los inversores, prestamistas y otros acreedores para tomar decisiones sobre el suministro de recursos a la entidad.

En este contexto, el IASB con el propósito de llegar a una convergencia de los Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados (o GAAP por sus siglas en inglés) y las Normas de Contabilidad Financiera (o SFAS por sus siglas en ingles) en Estados Unidos, específicamente frente al tema de las valoraciones o mediciones, aporta la utilización del valor razonable como un modelo adecuado para mostrar la fiabilidad de las transacciones y los resultados netos en las organizaciones.

La implementación de las Normas Internacionales de Contabilidad y el cumplimiento de las regulaciones del Estado a través de la Ley 1314 del 2009, orienta a las organizaciones a entrar en un mundo globalizado, donde la importancia de la utilización del valor razonable se convierte en un elemento esencial dentro de la contabilidad.

La correcta utilización de los criterios de valoración de los activos y pasivos que posee una entidad, puede resultar un tanto difícil, y este es uno de los problemas más importantes al momento de valorar, por tal razón, es necesario tener en cuenta la naturaleza de la transacción y las necesidades de los usuarios, además de la adecuada priorización de la información recolectada. Posteriormente, mediante una adecuada selección de las técnicas de valoración, ya sea con el enfoque del mercado, del costo o del ingreso, permitirá determinar el precio justo, es decir, el valor razonable y en consecuencia, los estados financieros lograrán representar en sus elementos (activos, pasivos, patrimonio, ingresos y gastos) la realidad del negocio, permitiendo la correcta toma de decisiones y la posibilidad de futuras inversiones. Apaza Meza, M (2008).

Por esto, sin una adecuada selección de las técnicas de valoración anteriormente mencionadas, el riesgo inherente a las transacciones es mayor a raíz de la variación de las cifras, lo que se traduciría en la minimización de las variables observables y maximización de las no observables, dificultando la correcta medición a valor razonable y aumentando el riesgo de incertidumbre y la asimetría de la información.

Conclusiones

“La libertad” o “Libre competencia” que persiguen las empresas en una economía de competencia imperfecta les permite influir en las decisiones de conformación de precios y valuación de sus bienes y servicios, pues su objetivo siempre es la búsqueda de resultados económicos por medio de la maximización de sus utilidades y la obtención de ganancias a través de la actividad económica en que se desempeñan. Objetivo que, de una u otra manera, difiere de la teoría neoclásica de la economía donde existe una situación ideal entre los mercados de bienes y servicios y la interacción de la oferta y la demanda determinan el precio y los ingresos superan los costos, manteniendo un precio constante.

Autores, como George Akerloft, Michael Spence y Joseph Stiglitz han intentado analizar estas diferencias en el mercado y los precios que se centran como interrogantes en la distribución de la información disponible en los agentes del mercado, compradores y vendedores y el desequilibrio general creado por las imperfecciones microeconómicas, diseñando modelos como la Ley de Gresham, modelo de ajustes de los agentes mejor informados o modelo de señalamientos y el Modelo de Screening, basados en los efectos que produce la información asimétrica. Sin embargo, estos modelos no definen completamente la manera como se podría llegar a la correcta valoración de los activos, pues de una u otra forma rechazan la ley de la oferta y la demanda, pues no pueden reflejar la información completa de los bienes, así como la correcta asignación de los costos y la ausencia de regulación de los mercados, generando, por lo tanto, un equilibrio socialmente ineficiente.

El IASB mediante la emisión de la Norma Internacional de Información Financiera 13, NIIF 13, Medición del Valor Razonable, busca la manera de mitigar el riesgo que existe debido a la incertidumbre generada por la asimetría de la información financiera que producen los mercados de competencia imperfecta, por falta de conocimiento de la información, externalidades, valoración injusta de los bienes, la falta de homogeneidad en los productos y servicios y la real competencia por generar utilidades y rendimientos en las empresas, provocando una serie de trastornos en relación con la toma de decisiones financieras, conformación de precios, valoración de activos y otros conflictos.

Sin embargo, la aceptación en las empresas para la implementación de las técnicas de medición a valor razonable es limitada, pues sus decisiones usualmente son basadas en la falta de un mercado de competencia perfecta y la asignación de precios es un tema que se ha vuelto relativo y muy poco objetivo a causa de los diversos factores que la influencian de manera directa e indirecta.

Factores que podrían disminuirse si la conformación de precios y la valoración de los activos se hicieran mediante una adecuada priorización de la información que afecta las partidas de situación financiera y la utilización de la técnica en cuanto al enfoque del mercado, del costo, o del ingreso dependiendo de la naturaleza y fin de la transacción, reflejando en los estados financieros la realidad del negocio y una mejora notable en la correcta toma de decisiones económicas y financieras. Ferreira, Yuly (2015).

*N. del E. Debe tenerse en cuenta que de acuerdo con el capítulo 4 del título 4 del DUR 2420 del 2015, adicionado por el Decreto 2496 del mismo año, las entidades del sistema general de seguridad social en salud y las cajas de compensación familiar que pertenezcan al grupo 2, iniciarán la aplicación de su marco normativo el 1º de enero del 2017, por lo cual, los decretos reglamentarios 2649 y 2650 de 1993 estarán vigentes hasta el 31 de diciembre del 2016.

Bibliografía

AKERLOF, G. A. (1970) “The market for “lemons”: Quality uncertainty and the market mechanism”, The quarterly journal of economics (84) 3 488-500.

APAZA MEZA, M (2008) “Alcances sobre el concepto de valor razonable”, Revista Internacional Legis de Contabilidad & Auditoría (36) 89-134

ARIAS-BELLO, M. L., y SÁNCHEZ-SERNA, A. D. S. (2011) “Valuación de activos: una mirada desde las Normas Internacionales de Información Financiera, los estándares internacionales de valuación y el contexto actual colombiano”, Cuadernos de Contabilidad 12 (30).

BEBCZUK, R. N. (2000). Información asimétrica en mercados financieros. Ediciones AKAL.

DE MOLINA, L., y CAMACHO, F. G. (1981) La teoría del precio justo. Editora Nacional.

DE VALUACIÓN, N. I. (2005) Normas Internacionales de Valuación. ed. original en inglés: IVSC (International Valuation Standards Commitee).

DEL BRIO, Esther (1999) “Efectos de la asimetría informativa sobre la hipótesis de eficiencia. Análisis del comportamiento de los iniciados en el mercado de valores español”. Tesis para optar el título de doctora. Universidad de Salamanca, 378 págs.

DESTINOBLES, A. G. (2002) Reseña de “Los Mercados con Información Asimétrica: tema tratado por los Premio Nobel de Economía 2001”, Aportes 7 (19) 173-176.

ESCOBEDO R. A. (2013) “Auditando el valor razonable”, Revista Contaduría Pública (20) 30-34.

GÓMEZ JACINTO, L. (2008) “Información asimétrica: selección adversa y riesgo moral”, Actualidad Empresarial 170.

GONZÁLEZ, F. A. (2004) “Teoría de la decisión e incertidumbre: modelos normativos y descriptivos”, Empiria. Revista de metodología de ciencias sociales (8) 139-160.

INTERNATIONAL ACCOUNTING STANDARDS BOARD (2006) Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF). Londres.

INTERNATIONAL ACCOUNTING STANDARDS BOARD (2011) IFRS-13 Fair Value Measurement. Londres.

INTERNATIONAL ACCOUNTING STANDARDS BOARD (2012) Marco Conceptual para la información Financiera. Londres.

JAHAN, S., Mahmud, A. S., y Papageorgiou, C. (2014) “¿Qué es la economía keynesiana?: El principio central de esta escuela de pensamiento es que la intervención del Estado puede estabilizar la economía”, Finanzas y desarrollo: publicación trimestral del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial 51(3) 53-54.

KPMG (2013) Elementos entorno a las NIIF. Una visión general, capítulo 1. Colombia. Issues and insights. Recuperado de https://www.kpmg.com/CO/es/IssuesAndInsights/ArticlesPublications/Documents/Cap%C3%ADtulo%201.pdf

LEÓN CHÁVEZ, A. J. (2011) “Los criterios de valoración en las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) con énfasis en el uso del valor razonable”.

MARCO CONCEPTUAL DE CONTABILIDAD. Decreto 2649 de 1993 Reglamento General de Contabilidad.

RÉGIMEN REGLAMENTARIO DE LAS NORMAS DE CONTABILIDAD, INFORMACIÓN FINANCIERA Y DE ASEGURAMIENTO DE LA INFORMACIÓN. Decreto 2420 del 2015, parte 1. Normas de contabilidad y de información financiera.

MILGROM, P. R., Roberts, J., y Jimeno, E. (1993) Economía, organización y gestión de la empresa. Barcelona: Ariel.

NUNES, Paulo (2015) Concepto de Ley de Gresham.

PERROTINI, I. (2002) “La economía de la información asimétrica: microfundamentos de competencia imperfecta”, Aportes 7(19) 59-67.

ROTHSCHILD, M., y Stiglitz, J. (1976) “Equilibrium in competitive insurance markets”, The Quaterly Journal of Economics (90) 4 629-649.

SÁNCHEZ-DAZA, A. (2001) “Información asimétrica y mercados financieros emergentes: el análisis de Mishkin”, Análisis Económico, segundo semestre Universidad Autónoma Metropolitana 17(34).

SPENCE, M. (1973) “Job market signaling”, The quarterly journal of Economics (87) 3 355-374.

(1) Racionalidad limitada: es el proceso de decisión de un individuo considerando limitaciones cognoscitivas. González, F. A. (2004) citando a Simón, H. A. (2003).

(2) Incertidumbre: falta de certeza sobre algo. Se caracteriza porque se desconoce su resultado final y tampoco se puede predecir en términos de probabilidad objetiva. González, F. A. (2004).