Auto de junio 3 de 1993

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN CIVIL

RECURSO DE REVISIÓN

NO EXISTE EN LA JURISDICCIÓN AGRARIA

EXTRACTOS: «Es indispensable determinar si las sentencias pronunciadas en ejercicio de la jurisdicción agraria, pueden impugnarse con el recurso extraordinario de revisión.

De antigua data tiene sentado la jurisprudencia que los recursos como medios de impugnar las providencias judiciales, son taxativos, y con razón mucho mayor cuando de los extraordinarios se trata, lo que vale decir no pueden extenderse por analogía.

La normatividad jurídica que creó y organizó la jurisdicción agraria —Decreto 2303 de 1989— establece el recurso ordinario de apelación en los artículos 71 y 130 y el extraordinario de casación en el 50, éste desde luego contra las sentencias que allí taxativamente enumera. Pero en ninguna de sus reglas y normas alude siquiera implícitamente al extraordinario de revisión. De modo que si los recursos en general tienen que ser establecidos por el legislador, con sujeción por supuesto a la Carta Política, con mayor razón tienen que ser los extraordinarios, toda vez que estos por su naturaleza deben referirse a determinadas providencias, a la par que no basta la mera inconformidad de quien se sienta agraviado, sino que su procedencia exige causal específica. Luego si el ordenamiento jurídico que vino a regular íntegramente el ejercicio de la jurisdicción agraria no habla de este recurso, síguese que no existe en esta área jurídica, conclusión esta que no contraría la previsión del artículo 139 del citado estatuto, como que la aplicación de reglas del Código de Procedimiento Civil a los procedimientos agrarios, tiene ocurrencia en los eventos de vacíos o lagunas de la reglamentación procedimental agraria. Tiene, pues, lugar para llenar los silencios de actividad o de trámites, pero no para el llamado derecho procesal material, esto es aquel que define actos procesales o crea institutos del proceso, como los recursos. Tampoco se opone al debido proceso, porque se refiere a un recurso extraordinario y no al que da ocasión a las dos instancias, el de apelación o alzada (C.N., arts. 29 y 31). Por tanto, lo pedido en el libelo con que este procedimiento se inició, no tiene tutela jurídica».

(Auto de junio 3 de 1993. Magistrado Ponente: Dr. Eduardo García Sarmiento).

____________________________