Auto 10317 de marzo 16 de 2001 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

DECLARACIÓN DE SUBORDINACIÓN ENTRE SOCIEDADES

ES UN ACTO ADMINISTRATIVO SIN CUANTÍA

EXTRACTOS: «Tanto la Corporación de Ahorro y Vivienda AV Villas como el Grupo Aval Acciones y Valores S.A., a través del mismo apoderado, demandaron en acción de nulidad y restablecimiento del derecho tanto el contenido de la comunicación Nº 1999062496-28, en cuanto afirma y declara que el Grupo Aval ejerce influencia dominante sobre la Corporación Financiera del Valle, como el acto presunto derivado del silencio negativo configurado con ocasión de la ausencia de pronunciamiento sobre el recurso de reposición interpuesto contra aquél.

como restablecimiento del derecho pidieron que se disponga dejar sin efectos la calificación de subordinación o control que deriva del pronunciamiento de la Superintendencia Bancaria sobre existencia de influencia dominante del Grupo Aval con relación a Corfivalle y las eventuales implicaciones legales que de dicho pronunciamiento podrían derivarse.

Después de haber sido admitida la demanda por la corporación mediante auto del 4 de septiembre de 2000, el ponente, al resolver el recurso de reposición contra dicha decisión, ordenó remitir el negocio al Tribunal Administrativo de Cundinamarca, pues, a su juicio, el mismo tiene cuantía ya que se pretende la nulidad de actos administrativos en los que se hacen observaciones concretas en relación con el registro contable de las operaciones efectuadas para efectos del trámite relativo a la fusión de Las Villas y Ahorramás y que tienen relación con la subordinación y control “de Corfivalle respecto de las entidades del Grupo Aval”, lo que confirma que los actos demandados tienen efectos económicos.

Al respecto la Sala observa que del texto de la demanda fluye con precisión que el oficio acusado, es decir, el 1999062496-28 del 31 de diciembre de 1999, fue demandado única y exclusivamente en la medida en que sostiene que el Grupo Aval ejerce influencia dominante en Corfivalle, pues como se sostuvo en el recurso de reposición contra la citada decisión y se reconoce en la demanda, la única inconformidad con el acto administrativo es en el aparte donde se sostiene que el Grupo Aval ejerce influencia dominante en Corfivalle, por cuanto sobre los demás aspectos se manifestó total aceptación. (fl. 89 cdno. principal y hecho Nº 15 de la demanda.)

Igualmente, la Sala precisa que la manifestación de la existencia de subordinación o control del Grupo Aval sobre la Corporación Financiera del Valle, hecha por la Superintendencia Bancaria en desarrollo del proceso de fusión de las Corporaciones de Ahorro y Vivienda Las Villas, no envuelve en si misma ningún valor económico, lo que quiere decir que el acto administrativo demandado carece de cuantía, independientemente de que en el desarrollo de dicha declaración administrativa se expidan actos con efectos económicos, pues en estos casos son éstos últimos los que pueden ser cuantificados, v gr, consolidación de estados financieros, aun cuando la fuente sea la declaración acusada, ya que son perfectamente diferenciables del acto primario que les sirve de sustento.

Lo anterior significa que para efectos de determinar la cuantía del negocio debe tenerse en cuenta el acto en sí mismo y no los actos subsiguientes que de él se derivan.

Adicionalmente, las pretensiones de la demanda no envuelven ninguna consecuencia patrimonial, pues se circunscriben a solicitar la nulidad de la declaración en mención y que a título de restablecimiento del derecho se disponga dejar sin efectos la calificación de subordinación o control que deriva del pronunciamiento de la Superintendencia Bancaria sobre existencia de influencia dominante del Grupo Aval con relación a Corfivalle y las eventuales implicaciones legales que de dicho pronunciamiento podrían derivarse.

En este orden de ideas, y por ser el oficio acusado un acto administrativo del orden nacional sin cuantía, es competente en única instancia esta corporación, de acuerdo con el artículo 128 Nº 3 del Código Contencioso Administrativo, razón por la cual ha de revocarse el auto suplicado, que ordenó remitir el expediente al Tribunal Administrativo de Cundinamarca al considerar que el negocio tenía cuantía, y en su lugar, habrá de confirmarse el auto admisorio de la demanda, de fecha 4 de septiembre de 2000.»

(Auto de marzo 16 de 2001. Expediente 10.317 Consejero Ponente: Dr. Delio Gómez Leyva).

__________________________________