Auto 10365 de agosto 17 de 1995 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

•SALA DE CASACIÓN PENAL

RECURSO DE CASACIÓN

EXTENSIÓN A DELITOS CONEXOS

EXTRACTOS: «Inaceptable resulta ser la tesis del defensor en cuanto postula que por la sola circunstancia de haberse investigado y juzgado en un mismo proceso delitos conexos, de los cuales uno, al menos, acepta el recurso de casación en condiciones normales, todos los procesados quedan habilitados para intentar la impugnación extraordinaria, hayan sido o no juzgados por este ilícito.

Cierto es que el inciso 2º del artículo 218 del Código de Procedimiento Penal, modificado por el art. 35 de la Ley 81 de 1993, al señalar que el recurso de casación se extiende a los delitos conexos, no hace ningún tipo de condicionamientos, pero es que, por razones de simple técnica legislativa, no puede esperarse que el legislador incluya especificaciones innecesarias, verbi gratia relacionar como no comprendidas por la norma situaciones que de suyo se entienden excluidas.

En el presente caso el defensor aspira, contra toda lógica, que la Sala acepte el recurso de casación por el delito de encubrimiento, sin reparar que el ilícito que directamente lo admite, que es el homicidio, no le fue imputado a su defendido, ni podía serlo por tratarse del delito encubierto.

El criterio de la Corte, ya expresado en oportunidades anteriores, es que el procesado que no ha sido juzgado por el delito que cumple las condiciones para la procedencia del recurso, no puede hacer extensiva a su favor la impugnación extraordinaria alegando que otros encausados si lo fueron, entre otras por las siguientes dos razones:

a) Porque “en materia penal la responsabilidad es siempre individual y por consiguiente la conexidad delictiva para efectos de viabilidad del recurso extraordinario cuenta independientemente para cada procesado”; y,

b) Porque de no ser así, se estaría permitiendo que un procesado condenado por el delito conexo cuyo máximo punitivo no admite la casación impugne a nombre del coprocesado por el delito cuya pena si la admite, o viceversa, con claro desbordamiento del propio interés para recurrir (Auto de 10 de marzo de 1994, M.P. Dr. Dídimo Páez Velandia).

Pero es que además, en manera alguna el inciso segundo del artículo 218 del Código de Procedimiento Penal consagra una forma autónoma de impugnación extraordinaria, al lado de la directa y de la excepcional. Lo que el precepto consiente, es la posibilidad de que el procesado juzgado por varios delitos conexos pueda atacar la sentencia no solamente por los que cumplen las condiciones para la procedencia de la impugnación, sino también por los que no las reúnan, pero no más.

Dígase, por último, que el nuevo Código de Procedimiento Penal, a diferencia de los anteriores, enumera expresamente los casos de conexidad, y que dentro de las distintas hipótesis que trae no se cuenta la de varios delitos cometidos por personas distintas, que es la situación que se presenta en los llamados delitos recíprocos y también en el encubrimiento de cara al delito encubierto (art. 87 ibídem)».

(Auto de agosto 17 de 1995. Radicación 10.365. Magistrado Ponente: Dr. Fernando E. Arboleda Ripoll).

________________________________________