Auto 10612 de julio 11 de 1996 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

•SALA DE CASACIÓN PENAL

INIMPUTABLE POR TRASTORNO MENTAL PERMANENTE

LIBERTAD VIGILADA

EXTRACTOS: «El legislador, en desarrollo del mandato constitucional del artículo 28 inciso final, en virtud del cual “En ningún caso podrá haber.... penas y medidas de seguridad imprescriptibles”, y en acatamiento del “reconocimiento de la libertad”, principio rector del procedimiento penal consagrado en el artículo 4º, previó también para los inimputables la posibilidad de suspender el tratamiento intramuros a que pueden ser legalmente sometidos, ya como sumariados —internación preventiva, artículo 424 del Código de Procedimiento Penal—, ora como condenados —medidas de seguridad, artículos 93 y siguientes del Código Penal—.

Ahora bien: el artículo 427 del Código de Procedimiento Penal consagra la “libertad vigilada para inimputables por trastorno mental permanente”, y exige, para su otorgamiento, dos presupuestos:

a) Cumplimiento del tiempo mínimo de la medida de seguridad impuesta, y

b) Concepto favorable del perito médico oficial.

De estos dos presupuestos sólo puede exigirse el cumplimiento del segundo, habida cuenta que tanto científica como jurídicamente resulta inaplicable el primero, por las siguientes razones:

1. Los fines de “curación, tutela y rehabilitación” que según el artículo 12 del Código Penal, persiguen las medidas de seguridad, de ser posible alcanzarlos, lo serían en un lapso impredecible —dependiendo de las características individuales del inimputable, de la naturaleza del trastorno mental y su carácter eminentemente complejo, propio de estas afecciones gnoseológicas, y de la eficacia del tratamiento a que sea sometido—, por lo que no resulta científicamente válido pronosticar un término mínimo en el cual la medida de seguridad lograría su cometido.

2. La Corte Constitucional, mediante la sentencia C-176 del 8 de mayo de 1993, declaró la inexequibilidad de los términos mínimos fijos y máximos indeterminados establecidos para las medidas de seguridad en los artículos 94 inciso 2º —internación para enfermo mental permanente—; 95 inciso 2º —internación para enfermo mental transitorio— y 96 inciso 2º del Código Penal —internación para inimputable que no padezca enfermedad mental—, quedando de contera, sin respaldo legal, la posibilidad de exigir el cumplimiento de esta condición como presupuesto para la liberación del inimputable.

Significa lo anterior que el inimputable por trastorno mental permanente, se hará acreedor en el curso del proceso al beneficio de “libertad vigilada”, cualquiera sea el término cumplido en internación preventiva, cuando el psiquiatra forense determine que su afección psíquica ha alcanzado cierto grado de evolución satisfactoria que le permita reintegrarse a la sociedad sin representar un peligro para sí mismo o para los demás. Esta concesión podrá ser revocada por el funcionario de conocimiento, de oficio o a solicitud de parte, cuando el procesado incumpla las obligaciones adquiridas o cuando el perito médico oficial aconseje la continuación de la medida de internación (CPP, art. 427, inciso final)».

(Auto de julio 11 de 1996. Radicación 10.612. Magistrado Ponente: Dr. Fernando E. Arboleda Ripoll).

_________________________________