Auto 11652 de abril 27 de 2001 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

CONTROVERSIA SOBRE CLASIFICACIONES ARANCELARIAS

EL DICTAMEN DE LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE ADUANAS NO ES IMPRESCINDIBLE

EXTRACTOS: «Decide la Sala el recurso de apelación interpuesto por la apoderada judicial de la Nación, U.A.E. Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, contra el auto proferido por la Sección Cuarta del Tribunal Administrativo de Cundinamarca el 28 de septiembre de 2000, por medio del cual se negó una prueba solicitada por la parte demandada en la contestación de la demanda.

Antecedentes

La sociedad Unilever Andina Colombia S.A. por conducto de apoderada judicial presentó ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca una demanda en ejercicio de la acción de nulidad y restablecimiento del derecho, con el fin de obtener la nulidad de 38 liquidaciones oficiales de corrección, expedidas por la división de liquidación de la Administración Especial de Aduanas de Santafé de Bogotá, por medio de las cuales se modificaron el impuesto sobre las ventas determinado en declaraciones de importación, realizadas en los meses de enero, febrero, marzo, abril, mayo, junio y julio de 1997 y enero de 1998; así como la nulidad de igual número de resoluciones que rechazaron los recursos de reconsideración interpuestos contra las liquidaciones oficiales.

Constituye la cuestión de fondo de la presente litis determinar si la importación de los productos Cresopinol, Creso Ultra y Creso corta grasa multiusos, causa o no el impuesto a las ventas, en atención a si son productos excluidos o no del gravamen y si se liquidó correctamente el arancel.

Admitida la demanda por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, y dentro del término de fijación en lista, la Nación por conducto de apoderada judicial presentó escrito de contestación a la demanda y dentro del acápite de pruebas (fl. 123 del c. ppal.), efectuó la siguiente solicitud:

“8.2. Se oficie a la dirección de nomenclatura y clasificación de la OMA con sede en Bruselas, Bélgica, con el fin de que emita concepto sobre la clasificación arancelaria mundialmente reconocida de los productos Cresopinol, Creso Ultra y Creso corta grasa multiusos, todo ello por intermedio de la Oficina Internacional de Aranceles de Aduanas de la Dirección de Aduanas Nacionales de la DIAN, por servir de oficina de enlace a nivel internacional competente para efectuar estas solicitudes, con el cumplimiento de los requisitos legales entre otros, previstos en el artículo 259 del Código de Procedimiento Civil y la Ley 10 de 1992.

Igualmente, en caso de que dicha prueba se recaude en idioma extranjero, se designe un intérprete oficial o traductor del Ministerio de Relaciones Exteriores, con el fin de que efectúe la traducción al idioma castellano, de conformidad con el artículo 260 del Código de Procedimiento Civil”.

El auto recurrido

La Sección Cuarta del Tribunal Administrativo de Cundinamarca por auto de fecha 28 de septiembre de 2000 (fl. 146 del c. principal), decidió denegar el decreto de la prueba solicitada en el numeral 8.2 del acápite respectivo, “en razón de que el arancel de aduanas no se refiere a marcas comerciales sino a productos genéricos”.

(...).

Para resolver se considera:

Solicita la parte demandada mediante el presente recurso de apelación, que se revoque la decisión del Tribunal Administrativo de Cundinamarca que denegó la práctica de la prueba solicitada en la contestación de la demanda y en su lugar se acceda a oficiar a la dirección de nomenclatura y clasificación de la Organización Mundial de Aduanas OMA con sede en Bruselas con el fin de que emita concepto sobre la clasificación arancelaria mundialmente reconocida de los productos Cresopinol, Creso Ultra y Creso cortagrasa multiusos.

Considera que esta prueba es imprescindible y necesaria en la medida en que la clasificación arancelaria de los mencionados productos es el motivo central de la controversia y “no existe en el mundo autoridad competente distinta a la dirección de nomenclatura y clasificación de la Organización Mundial de Aduanas … que pueda dilucidar la controversia sobre la clasificación.

Ahora bien, la consideración expuesta en el auto recurrido para denegar la práctica de la mencionada prueba, es que el arancel de aduanas no se refiere a marcas comerciales sino a productos genéricos, razón que estima acertada la recurrente, sin embargo señala que todas las cosas y productos existentes, así sean comerciales se deben clasificar dentro de una única y exclusiva subpartida arancelaria del sistema armonizado.

A juicio de la Sala, la providencia recurrida debe ser confirmada en atención a las siguientes consideraciones:

Si bien es cierto la dirección de nomenclatura y clasificación de la Organización Mundial de Aduanas pretende entre otros, establecer, mantener y promover instrumentos internacionales para la armonización y aplicación uniforme de los sistemas de aduanas y presta asistencia técnica en materia arancelaria a los países miembros, también lo es que para proceder a una clasificación de un determinado producto debe contar con una serie de informaciones sobre sus compuestos y características, como la misma organización lo manifestó según lo informa el cónsul general de Colombia en Bruselas (fl. 166 del cdno. ppal.).

De otra parte, considera la Sala, que el tribunal para hacerse a elementos probatorios tendientes a dilucidar el tema central del litigio, optó en esta etapa procesal por decretar la práctica del dictamen pericial solicitado por la actora por expertos en materia química para establecer la naturaleza de los mismos, pues sólo a partir de sus compuestos y características, es que se puede llegar a determinar la clasificación arancelaria y en esta medida el tratamiento tributario y aduanero que debió dársele al momento de la importación.

De allí que no comparte la Sala la apreciación de la parte recurrente de considerar la prueba del concepto del OMA como imprescindible, pues lo que prima es el recaudo de la prueba técnica y en caso de presentarse una duda no superable por el juzgador, sí podría ser necesario el pronunciamiento del mencionado organismo internacional, sin embargo, la Sala recuerda eventos en los que a partir de elementos de juicio diferentes al mencionado concepto, ha sido posible la determinación de partidas arancelarias de productos que se encontraban en discusión.

La misma administración ha reconocido y dado validez a estudios técnicos elaborados por autoridades nacionales sobre la materia, ello se comprueba con el auto de archivo que aportó en fotocopia auténtica la parte actora con ocasión del presente recurso, en el que precisamente a partir de un dictamen elaborado por el departamento de farmacia de la facultad de ciencias de la Universidad Nacional de Colombia, y de certificaciones del Ministerio de Salud y del Invima la administración consideró que no era procedente continuar con un proceso de determinación tributaria que se había fundamentado en que precisamente los productos ahora en discusión tenían una posición arancelaria que no se encontraba excluida del IVA.

Siendo así las cosas, considera la Sala bien denegada la práctica de la prueba solicitada por la parte demandada en el numeral 8.2 del acápite de pruebas de la contestación de la demanda, no estando así llamado a prosperar el recurso de apelación interpuesto».

(Auto de abril 27 de 2001. Radicación 11.652. Consejero Ponente: Dr. Juan Ángel Palacio Hincapié).

______________________________