Auto 12090 de mayo 6 de 1997 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

•SALA DE CASACIÓN PENAL

CASACIÓN POR LA VÍA EXCEPCIONAL

FUNDAMENTACIÓN DEL RECURSO

EXTRACTOS: «La Corte en múltiples oportunidades ha sostenido que el recurso de casación discrecional procede contra las sentencias de segunda instancia proferidas por los tribunales superiores de distrito judicial, el Tribunal Penal Militar o el Tribunal Nacional, por delitos que tengan señalada pena privativa de la libertad inferior a seis años, y también, contra fallos de segundo grado emitidos por los juzgados penales del circuito.

Su interposición debe hacerse dentro de los quince días siguientes a la notificación del fallo que se pretende recurrir, y, dentro del mismo término es exigencia consustancial a la naturaleza del recurso, que se presente la sustentación debida frente a los motivos que determinan la viabilidad de la admisión, en relación con las posibilidades que para su interposición la ley otorga, ya sea para perseguir, por esta vía, el desarrollo de la jurisprudencia o la garantía de un derecho fundamental presuntamente violado en las instancias ordinarias.

De todas maneras, si el recurrente opta por alguna de esas alternativas, o por ambas, debe precisar, clara y nítidamente, las razones por las cuales la Corte debe intervenir. Si lo perseguido es un pronunciamiento con criterio de autoridad, sobre determinado punto que por lo oscuro merezca ser clarificado, es indispensable que ello se diga en el escrito de sustentación, indicándose igualmente, si lo que se pide es la unificación de posiciones encontradas, la actualización de la doctrina hasta el momento imperante o el pronunciamiento sobre un punto aún no desarrollado y, además, señalar de qué manera la decisión demandada presta el doble servicio de solucionar el caso y servir de norte a la actividad judicial.

Si la inconformidad se funda en la violación de un derecho fundamental, el impugnante está obligado a desarrollar una argumentación dirigida a ese desacierto con señalamiento de las normas constitucionales que protegen el derecho invocado y su concreto desconocimiento con el fallo recurrido».

(Auto de mayo 6 de 1997. Radicación 12.090. Magistrado Ponente: Dr. Fernando E. Arboleda Ripoll).

______________________________