Auto 12752 de agosto 3 de 1999 

• CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN PENAL

Magistrado Ponente:

Dr. Carlos E. Mejía Escobar

Aprobado Acta Nº 115

Santafé de Bogotá, D.C., tres de agosto de mil novecientos noventa y nueve.

EXTRACTOS: «En este orden de ideas, el error de hecho o fáctico, versa sobre la equivocada observación material que el juzgador hizo de una prueba en concreto, y en su forma del falso juicio de identidad, se refiere exclusivamente a la tergiversación objetiva del contenido material de la prueba.

La terminología que sostiene la definición de tal modalidad del error de hecho no es arbitraria, sino que corresponde a su esencia óntica, pues el censor —al concluir en tal vía de ataque— ha debido advertir un error del juzgador sobre la prueba como objeto de percepción material del cual éste señaló un contenido que no corresponde a su ser, sino que lo distorsiona dándole un alcance que no tiene.

Si se quiere llegar a tal conclusión lógica —error sobre el contenido material del objeto prueba—, la argumentación ha de limitarse a señalar cuál es la prueba, qué es lo que ella acredita, y qué es lo que el juzgador le hizo acreditar; tan sencilla operación lógica es medida y límite del argumento, pues al demandante le basta, para acreditar este requisito formal, con advertir el yerro con precisión tal, que sólo sea menester por parte de la Corte un ejercicio comparativo entre lo que la prueba dice y lo que se le hizo decir, para advertir la existencia del error.

No puede entonces el censor —sin dejar de incurrir en contrasentidos— señalar disparidades con el sentenciador sobre la apreciación probatoria otorgada al medio de prueba, pues tal tema, aunque luego se verá que puede ser ubicable como error de hecho, no discurre sobre la apreciación de la prueba como objeto de percepción, sino sobre el criterio del juez como sujeto de la proposición valorativa de la prueba, para cuya determinación no puede utilizar (en el sistema probatorio nacional) sino los postulados de la sana crítica, cuyo contenido estrictamente fáctico, no normativo, permite sostener otro tipo de error de hecho».

_________________________________