Auto 12865 de febrero 20 de 1997 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN TERCERA

AUDIENCIA DE CONCILIACIÓN

INASISTENCIA DE LAS PARTES

EXTRACTOS: «Estima la sala que la sanción consistente en multa consagrada en el artículo 101 del Código de Procedimiento Civil, no es aplicable en materia contencioso administrativa, por inasistencia a la audiencia de conciliación establecida en el artículo 6º del Decreto 2651 de 1991.

(...).

La sala estima que la multa señalada como sanción en el numeral 3º del parágrafo 2º del artículo 101 del Código de Procedimiento Civil, no es aplicable al procedimiento administrativo, dado que lo único que tienen en común ambas audiencias, es el intento de conciliación, pero en adelante, en materia administrativa no se presenta ninguno de los pasos que para esa misma audiencias señala el artículo 101 para el procedimiento civil.

Aquella consagrada en el Código de Procedimiento Civil tiene varias finalidades, a saber: conciliación, saneamiento, decisión de las excepciones previas y fijación del litigio. La inasistencia de las partes frustra la realización en forma debida varias de esas actuaciones, no sólo de la audiencia de conciliación. Por esa razón el legislador previó allí una sanción pecuniaria drástica para castigar a quien con su inasistencia injustificada, impedía el logro de los fines de esa audiencia.

Diferente es la situación en el procedimiento contencioso administrativo. En el artículo 6º del Decreto 2651 de 1991 se consagró la celebración de una audiencia que tiene como único fin el que las partes intenten arreglar el conflicto a través de conciliación. No tiene esta audiencia los mismos fines que aquella señalada por el artículo 101 del Código de Procedimiento Civil; la inasistencia de las partes a esa audiencia en el proceso contencioso administrativo, no impide la continuación normal del proceso, como eventualmente puede suceder en el procedimiento civil.

La aplicación en el proceso contencioso administrativo del artículo 10 del Decreto 2651 de 1991 en el sentido de que la inasistencia injustificada a la audiencia de conciliación tendrá las mismas consecuencias indicadas en el artículo 101 del Código de Procedimiento Civil, debe hacerse en consonancia con las formas propias de procedimiento administrativo, donde en esa audiencia no hay lugar a decisión de excepciones previas, ni a practicar medidas de saneamiento, ni a fijación del litigio.

La multa fue concebida para sancionar a quien con su inasistencia injustificada, impidiera la realización de todas las actuaciones que prevé el artículo 101 del Código de Procedimiento Civil, pero no se estipuló para cuando sólo se impide la celebración de la audiencia de conciliación. En consecuencia, como esa es la única actuación que se frustra dentro del proceso contencioso administrativo, no hay lugar a aplicar esa sanción».

(Auto de febrero 20 de 1997. Expediente 12.865. Consejero Ponente: Dr. Daniel Suárez Hernández).

SALVAMENTO DE VOTO

EXTRACTOS: «Con todo respeto por la decisión mayoritaria de la sala, no la comparto por las razones que paso a exponer:

1. De conformidad con el artículo 10 del Decreto Ley 2651 de 1991, la inasistencia injustificada a alguna de las audiencias de conciliación previstas en ese decreto entre las cuales se encuentra la que obligatoriamente debe efectuarse en los procesos contencioso administrativos en los que se controvierta la responsabilidad contractual o extracontractual del Estado y que contempla el artículo 6º, o a la prevista en el artículo 101 del Código de Procedimiento Civil, tiene además de las consecuencias que señala este último precepto las que indica el citado artículo 10 del mencionado decreto.

Esto significa que por expresa remisión del Decreto 2651 de 1991, a la inasistencia injustificada a las audiencias de conciliación que allí se prevén le son aplicables además de las consecuencias jurídicas que contempla el artículo 101 del Código de Procedimiento Civil, las adicionales que consagra el artículo 10 del Decreto 2591 de 1991.

Tal norma sólo excluyó de esas sanciones a las audiencias de conciliación celebradas a instancia de las partes (art. 2º) y la efectuada en el trámite del arbitramento (art. 16 num. 3º).

2. El artículo 101 del Código de Procedimiento Civil establece que tanto a la parte como al apoderado que no concurra a la audiencia de que allí se trata o que se retire antes de su finalización, se le impondrá multa por valor de cinco a diez salarios mínimos mensuales, excepto cuando antes de la hora señalada para la audiencia se presente prueba siquiera sumaria de una justa causa para no comparecer.

(...).

3. Si bien es cierto que la audiencia del artículo 101 del Código de Procedimiento Civil no tiene como única finalidad la búsqueda de la conciliación de los intereses de las partes en conflicto, ese solo aspecto no impide que no se apliquen las sanciones allí previstas a la inasistencia de las partes o sus apoderados bien entendido que aun en este caso la ley ordena que se lleve a cabo la audiencia con miras a “resolver las excepciones previas pendientes, y adoptar las medidas de saneamiento y demás que el juez considere necesarias para evitar nulidades y sentencias inhibitorias”.

4. Entiendo que la sanción que se discute no obstante que puede considerarse drástica constituye una manera de darle la seriedad que se merece a la conciliación a través de la cual se procura lograr la solución inmediata y definitiva de las controversias.

5. Por último esta es la interpretación que prohija el Decreto 171 de 1993 que reglamenta parcialmente el artículo 6º del Decreto 2651 de 1991, al señalar en el artículo 7º que “la inasistencia injustificada tendrá las consecuencias pertinentes previstas en el artículo 64 de la Ley 23 de 1991, y en el artículo 10 del Decreto 2651 de 1991”».

Ricardo Hoyos Duque.

_______________________________________