Auto 13450 de octubre 14 de 1997 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

•SALA DE CASACIÓN PENAL

REDENCIÓN DE PENA

POR TRABAJO, ESTUDIO Y ENSEÑANZA

EXTRACTOS: «5. En decisión anterior, sobre similar petición del procesado, la Sala anotó que “(...) para efectos de la concesión de la redención de pena por trabajo y estudio, sólo son necesarios los requisitos del artículo 532 del Código de Procedimiento Penal, pero tal actividad autónomamente sólo puede estudiarla el juez de ejecución de penas y medidas de seguridad, los demás funcionarios judiciales que deban resolver sobre libertad provisional por ser “la autoridad que está conociendo de la actuación procesal al momento de presentarse la causal aquí prevista” (CPP, art. 415-2º) abordan el tema con el único y exclusivo propósito de tener en cuenta el tiempo laborado o estudiado para el cómputo de la sanción, estudio que es además eminentemente provisional, pues la decisión definitiva siempre está diferida al juez de ejecución de penas y medidas en seguridad”.

Significa lo anterior que cualquier decisión en la que se abone al tiempo de detención efectiva de la libertad, el lapso laborado, estudiado o enseñado lo que en realidad hace, simple y llanamente, es la sumatoria de unos períodos que están objetivamente demostrados en el expediente: por una parte el de la privación real de la libertad, cuya comprobación se obtiene con la simple lectura del documento indique el inicio de tal situación; y, por otra, el de la actividad carcelaria que realiza el interno con el propósito de redención de pena, cuya naturaleza y término se demuestra con las respectivas certificaciones del centro carcelario.

En este orden de ideas, la decisión de cualquier funcionario judicial diferente del juez de ejecución de penas y medidas de seguridad sobre el tema, es siempre provisional y por tanto verificable por la autoridad que tenga el asunto a su cargo, según sea el estadio procesal en que se halle la actuación, verificación que en tratándose del juez de ejecución de penas se torna en obligatoria, por ser él quien debe adoptar las decisiones definitivas sobre el particular, reconociendo el derecho en concreto.

(...).

8. Vuelve a hacerse necesario llamar la atención de los operadores judiciales acerca de la seriedad con la que deben tratar el tema de las redenciones de pena por trabajo, estudio o enseñanza, pues el análisis de las certificaciones de los centros carcelarios no puede limitarse, como en este caso, a la pura contabilización mecánica de los lapsos que se hacen constar, sino que, como corresponde a su deber de funcionarios judiciales, deben verificar que el contenido material de las constancias se ajuste a la normatividad legal y reglamentaria; que la actividad certificada sea de las contenidas en la ley; que las jornadas sean las ordinarias, y si son extraordinarias, estén previa y debidamente autorizadas; que los certificados sean originales, que contengan los anexos necesarios; en fin, se trata de que ejerzan responsablemente su poder-deber de funcionarios judiciales que revisan una actuación administrativa que tiene incidencia directa en la actividad procesal, pues las redenciones de pena modifican, reduciéndola, la sanción punitiva impuesta en la sentencia condenatoria.

9. Como esta nueva petición de libertad ante la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia del señor Mosquera Murillo se reclama con fundamento en el reconocimiento que el Juzgado 1º Penal del Circuito de Quibdó (Chocó) hizo en auto del 23 de septiembre de 1997 de una redención de pena por enseñanza en cuantía de 4 meses y 4 días, cuya copia auténtica adjuntó el procesado, resulta necesario el pronunciamiento de la Sala sobre semejante situación.

9.1. Perplejidad causa a la Corte el comportamiento de la señora Juez 1Á Penal del Circuito de Quibdó al proferir el auto citado sin tener competencia para ello.

9.2. A riesgo de parecer elementales, debe la Corte abordar el estudio de esta situación tan poco ortodoxa, reiterando sus pronunciamientos sobre la naturaleza de las decisiones de libertad cuando la sentencia no está en firma aunque se haya dictado la de primera instancia.

La libertad que se solicita en estos casos, debe tramitarse siempre bajo los preceptos del artículo 415 del Código de Procedimiento Penal, pues se trata de una pretensión provisional, por el estadio procesal de la actuación que es el de sentencia en trámite de impugnación. En punto al ordinal 2º de tal norma, es decir, la libertad provisional por haber cumplido el tiempo necesario para obtener la libertad condicional, el factor de competencia ha sido establecido por el legislador con claridad meridiana: “la libertad provisional a que se refiere este numeral será concedida por la autoridad que esté conociendo de la actuación procesal al momento de presentarse la causal aquí prevista”.

Claro queda, entonces, cual es la autoridad que ha de conceder la libertad, si a ella hubiera lugar. Ahora bien, como para esta precisa causal debe tenerse en cuenta no sólo el tiempo que el procesado lleve en detención preventiva, valga decir privado efectivamente de la libertad, sino “la rebaja de pena por trabajo o estudio”, no puede concluirse otra cosa, sino que la regla de competencia para la concesión del beneficio, lo es también para el análisis y reconocimiento —provisional se reitera— de los abonos por trabajo o estudio, incluida aquí la enseñanza. Este es el único y claro entendimiento que acepta la norma citada.

9.3. Ahora bien la anterior conclusión, se obtiene igualmente por el método exactamente contrario, es decir, demostrando la incompetencia de las demás autoridades.

No es competente el juez de primera instancia, porque al dictar la sentencia de tal grado jurisdiccional y haber sido impugnada, la concesión del recurso ha debido hacerse en el efecto suspensivo que significa “como su nombre lo indica (que) se suspende la competencia del funcionario que dictó la providencia, a quien le queda vedada cualquier actuación posterior, hasta cuando el superior decide el recurso y la decisión recurrida no puede cumplirse hasta que el juez ad quem, lo confirme”(2).

(2) Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Penal; Auto de Segunda Instancia, 28 de junio de 1988, Magistrado Ponente: Jorge Carreño Luengas, en Gaceta Judicial Nº 2432, Tomo 2432, Tomo CXCIII, primer semestre, 1988, página 647.

Ahora bien, el juez de primera instancia únicamente recupera la competencia respecto del proceso, para efectos de la ejecución de la sentencia, siempre y cuando en su territorio no exista aún juez de ejecución de pena y medidas de seguridad(3), pero es requisito sine qua non de tal competencia ejecutoria de la sentencia que impone la pena o la medida de seguridad.

(3) Confrontar Acuerdo 54 de la Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura, del 24 de mayo de 1994 y artículo 15 transitorio del Código de Procedimiento Penal.

Tampoco es competente el tribunal de segunda instancia que agota su competencia con la expedición de la decisión que resuelve el recurso interpuesto, sin que vuelva a recuperarla jamás.

9.4. Con vista en el marco normativo analizado, aparece evidente la incompetencia de la Juez 1ª Penal del Circuito de Quibdó (Chocó) para el proferimiento de la decisión, pues la actuación procesal a la que está vinculado el señor José Daulis Mosquera Murillo se halla en la actualidad pendiente de la solución del recurso extraordinario de casación y por tanto “la autoridad que está conociendo de la actuación al momento de presentarse la solicitud” de libertad provisional es la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia, autoridad por ende competente para decidir tales peticiones y concomitantemente las de abono de pena por trabajo, estudio o enseñanza.

La incompetencia de la Juez 1ª Penal del Circuito para la producción de esa actuación procesal la hace nula por adecuarse exactamente a la situación descrita en el ordinal 1º del artículo 304 del Código de Procedimiento Penal como causal de nulidad: Falta de competencia del funcionario judicial».

(Auto de octubre 14 de 1997. Radicación 13.450. Magistrado Ponente: Dr. Carlos E. Mejía Escobar).

____________________________________________