Auto 13910 de agosto 10 de 1999 

• CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN PENAL

Magistrado Ponente:

Dr. Carlos Eduardo Mejía Escobar

Aprobado Acta Nº 117

Santafé de Bogotá, D.C., agosto diez de mil novecientos noventa y nueve.

EXTRACTOS: «La violación indirecta de la ley sustancial la deriva el censor de error de hecho por falso juicio de existencia. Sin embargo, resulta manifiesto que no demostró ninguno. Señala que aunque se probó que el plomo “presuntamente” rescatado del cuerpo de la occisa presentaba residuos óseos, no se determinó si los mismos en realidad le pertenecían. A juicio del censor esta circunstancia hacía incompleta la prueba para condenar a su representado. Hasta aquí, sin embargo, ningún error del juzgador ha sido planteado, sino solamente subrayado un vacío probatorio que de ninguna manera coincide con el concepto de falso juicio de existencia.

Tal tipo de error se estructura cuando el fallador deja de estimar un medio probatorio que obra en el proceso o considera uno que no existe. Y cuando se alega en Casación, resulta obvio que el demandante debe precisar la prueba emitida o supuesta y en seguida demostrarle a la Corte que otra habría sido la orientación del fallo en el evento de que el error no hubiera tenido lugar. Este ejercicio implica necesariamente enfrentar los fundamentos de la sentencia. Pero no de manera general y abstracta como sucede en el evento analizado, sino de manera concreta, en su estructura lógica. Si lo que se busca es resquebrajarla, su contenido no puede ser ignorado diciendo globalidades o tejiendo un discurso en sus márgenes».

____________________________