Auto 14845 de marzo 13 de 1997 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN SEGUNDA

SUBSECCIÓN “B”

Ref.: Expediente 14845

Santafé de Bogotá, D.C., marzo 13 de 1997

EXTRACTOS: «El artículo 148 del Código Contencioso Administrativo regula lo atinente a la perención del proceso y sobre el particular dispone que, cuando por causa distinta del decreto de suspensión y por falta de impulso cuando éste corresponda al demandante, “permanezca el proceso en secretaría durante la primera o única instancia por 6 meses, se decretará la prevención del proceso. El término se contará desde la notificación del último auto o desde el día de la práctica de la última diligencia o desde la notificación del auto admisorio de la demanda al Ministerio Público, en su caso”.

En el auto admisorio de la demanda del 14 de septiembre de 1995, se ordenó la notificación al procurador judicial, y “al representante legal de la entidad demandada o a su delegado en esta ciudad” (fl. 150).

Como bien lo manifestó el tribunal la notificación por estado se llevó a cabo el día 26 de septiembre de 1995 (fl. 150 vlto.), y según el informe de secretaría del 24 de septiembre de 1995 “el expediente se encuentra paralizado por falta de impulso procesal de la parte actora (aún no se han cancelado las expensas para llevar a cabo la notificación ordenada en el auto admisorio de la demanda)”.

Pese a que el recurrente alega que la demanda no estaba notificada, y por tanto no opera la perención, este argumento no es válido para la Sala y no es óbice para que se configure la medida, habida cuenta de que la norma establece el término desde la notificación en referencia, independientemente de que se hayan efectuado las que correspondan a la parte contraria. No es de recibo en este caso la tesis del actor, en el sentido alegado cuando manifiesta, “...como lo ha expresado esa honorable Corporación en casos similares al de estudio”; es importante aclarar que el criterio en esta materia de la sección segunda, de esta Corporación es la esbozada en esta providencia, contraria a lo manifestado por el recurrente en su escrito de (fl. 162).

Varios son los supuestos que consagra la norma para que pueda operar el fenómeno jurídico de la perención y en el caso sub júdice, el término se cuenta de acuerdo a la notificación del último auto, es decir, de la notificación por estado que se llevó a cabo el 26 de septiembre de 1995. Por tanto, le asiste razón al a-quo al decretar la perención el 10 de julio de 1996, ya que habían transcurrido en exceso los seis meses desde la notificación del auto. Es de observar además, que la inactividad durante tal período es imputable a la parte demandante.

En mérito de lo anteriormente expuesto, la subsección B, Sección Segunda de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Consejo de Estado».

(...).

_______________________________