•Auto 15245 de junio 29 de 1999

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN PENAL

Aprobada acta Nº 95

Magistrado Ponente:

Dr. Jorge E. Córdoba Poveda

Santafé de Bogotá, D.C., veintinueve de junio de mil novecientos noventa y nueve.

EXTRACTOS: «Presupuesto del subrogado de la libertad condicional es que el juez realice una evaluación acerca de la necesidad o no de proseguir el tratamiento penitenciario, de acuerdo con las pautas señaladas por el mencionado artículo 72, dentro de las cuales se encuentra un análisis favorable de readaptación social fundado en la personalidad, la conducta en el establecimiento carcelario y los antecedentes de todo orden.

Tales presupuestos deben servir de norte para verificar la tan anhelada “readaptación social”, por lo que el incumplimiento de uno de ellos o su no satisfacción desvirtúa de plano la viabilidad para la concesión del subrogado.

En estas condiciones, pueden catalogarse los presupuestos señalados en la citada norma, como de orden comportamental previo y concomitante a la privación de la libertad. Con relación al primero dentro del que se incluye la personalidad, es necesario valorar las manifestaciones que reflejan las motivaciones internas delimitadoras de la misma.

La realización de conductas en circunstancias que comportan una notable conmoción y daño particular y social, como la relatada en la introducción de esta determinación, muestran un radical apartamiento de los límites y restricciones de la vida en comunidad, en una manifestación de frialdad e irrespeto absoluto por los derechos de los demás, siendo ello revelador de una personalidad excluida del pronóstico favorable que posibilite el subrogado de la libertad condicional.

Así pues, al no darse las exigencias que la ley determina para que pueda concederse la libertad provisional demandada, la petición será resuelta adversamente.

Advirtiéndose que ésto no debe desmotivar la labor de trabajo o estudio que se realice en los centros penitenciarios, o el buen comportamiento que se muestre en los mismos, ya que ello por sí sólo se encuentra premiado con las rebajas de pena que establece la ley, pero con la absoluta claridad que por sísolos no bastan para un diagnóstico-pronóstico, sobre la necesidad del cumplimiento total de la pena y de que debe continuar el tratamiento penitenciario.

_______________________________