Auto 15462 de agosto 4 de 2005 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

NOTIFICACIÓN DEL AUTO QUE CONFIRMA LA PERENCIÓN

Debe ser por estados.

EXTRACTOS: «El artículo 148 del Código Contencioso Administrativo, sobre la perención dispone:

“Cuando por causa distinta al decreto de suspensión del proceso y por falta de impulso cuando este corresponda al demandante, permanezca el proceso en la secretaría durante la primera o única instancia, por seis meses, se decretará la perención del proceso. El término se contará desde la notificación del último auto o desde el día de la práctica de la última diligencia o desde la notificación del auto admisorio de la demanda al Ministerio Público, en su caso.

En el mismo auto se decretará el levantamiento de las medidas cautelares, si las hubiere. Dicho auto se notificará como las sentencias, y una vez ejecutoriado se archivará el expediente.

La perención pone fin al proceso y no interrumpe la caducidad de la acción. Si esta no ha caducado podrá intentarse una vez más (...).

El auto que decrete la perención es apelable en el efecto suspensivo. El que decreta el desembargo en procesos ejecutivos en el diferido y el que lo deniegue, en el devolutivo” (resalta la Sala).

Como se aprecia con relación a la providencia que decreta la perención, la norma transcrita establece que “Dicho auto se notificará como las sentencias, y una vez ejecutoriado se archivará el expediente”, de lo que se infiere que tal precepto solo hace relación al auto que en primera o en única instancia está decretando la perención; es decir, reunidos los requisitos que la ley establece para la declaratoria de la perención, el juez debe declararla mediante un auto, que es interlocutorio.

Tal auto interlocutorio en la medida en que pone fin al proceso en forma anormal adquiere la característica singular consistente en que se debe notificar al igual que las sentencias, es decir, por edicto, si dentro de los tres días siguientes a su proferimiento, la notificación no se puede realizar en forma personal.

Ahora bien, si el auto que decreta la perención en primera instancia, es apelado, la providencia que desata la impugnación, en lo que a la notificación se refiere, ya no goza del mismo tratamiento especial con el que cuenta el auto que la decreta, ello significa que debe notificarse en la forma usual en la que se notifican las providencias, es decir, por estado (CPC., art. 321)

Al respecto la Sala estima conveniente precisar que ante la variedad de providencias que existen, atendiendo a su contenido y a la oportunidad en la cual se dictan en el proceso, el legislador estableció diversas formas de notificación. Es por ello que existe una forma de notificación principal, que es la personal y otras formas de notificación que son las subsidiarias.

Debido a que en la más de las veces se dificulta la notificación personal, que es la principal y con el fin de evitar que se torne lenta la actuación y el trámite procesal, se debe hacer uso de las formas subsidiarias de notificación.

En el régimen procesal colombiano se han consagrado ciertas disposiciones que ordenan de manera especial una determinada forma de notificación, tal es el caso de la notificación de ciertas decisiones judiciales que debe ser personal, en eventos muy especiales y de carácter taxativo (CPC., art. 314), que en tal calidad deben respetarse, por manera que fuera de los mismos, la notificación de las providencias judiciales puede hacerse por otros medios que varían de acuerdo con la decisión judicial, sea auto o sea sentencia, pudiéndose acudir en el caso de los autos a la notificación por estados, como forma subsidiaria de notificación de conformidad con lo dispuesto por el artículo 321 del mismo estatuto procesal.

Por ello, solo las providencias que la ley específicamente indica, deben notificarse en forma personal y las decisiones que con posterioridad se dicten se someten al régimen general de notificaciones.

Se tiene entonces que la notificación por estados, es la notificación típica de los autos y en tanto que la providencia que confirma la perención, es un auto que cuenta con una naturaleza diferente a la especial de la cual goza el auto que decreta la perención, la forma debida de notificación del primero es por estados y no por edicto, forma que de paso es conveniente aclarar, es la propia para la notificación de las sentencias, como forma subsidiaria de notificación de las mismas, cuando no es posible su notificación personal.

Con lo anterior, el auto que decreta la perención, por su condición especial de finalizar el proceso, debe ser notificado por edicto, tal como en efecto lo hizo el tribunal y el auto que confirma tal decisión, que no es un nuevo decreto de perención, sino una providencia que desata el recurso de alzada, debe ser notificado por estados, como lo hizo la segunda instancia».

(Auto de 4 de agosto de 2005. Expediente 15462. Consejero Ponente: Dr. Juan Ángel Palacio Hincapié).

___________________________________