Auto 1660-99 de octubre 28 de 1999 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN SEGUNDA

SUBSECCIÓN A

DEMANDA CONTRA ACTOS FICTOS

NO TIENE TÉRMINO DE CADUCIDAD

EXTRACTOS: «El asunto se contrae a establecer si en el sub lite operó el fenómeno de la caducidad para ejercer la acción de nulidad y restablecimiento del derecho.

Se demanda la nulidad del acto ficto supuesto por el fenómeno del silencio administrativo por parte del Ministerio de Defensa, frente a la petición en interés particular elevada por el apoderado de la actora el 11 de mayo de 1998, por la cual solicitó el reconocimiento y pago de prestaciones sociales, indemnización, intereses y servicios médicos y quirúrgicos.

El artículo 136 del CCA, modificado por el 44 de la Ley 446 de 1998, dispone:

“Caducidad de las acciones. 1. (...).

2. La de restablecimiento del derecho caducará al cabo de cuatro (4) meses contados a partir del día siguiente al de la publicación, notificación, comunicación o ejecución del acto según el caso. Sin embargo, los actos que reconozcan prestaciones periódicas podrán demandarse en cualquier tiempo por la administración o por los interesados, pero no habrá lugar a recuperar las prestaciones pagadas a particulares de buena fe.

3. La acción sobre los actos presuntos que resuelvan un recurso podrá interponerse en cualquier tiempo (...)”.

La preceptiva anterior a la reforma que introdujo la Ley 446 de 1998, consagraba expresamente en la parte final del inciso 2º:

“Si se demanda un acto presunto, el término de caducidad será de cuatro (4) meses contados a partir del día siguiente a aquél en que se configure el silencio negativo”.

Como puede observarse, la Ley 446 de 1998 modificó el inciso 2º del artículo 136 del CCA, en cuanto suprimió la disposición expresa respecto del término de caducidad para demandar los actos fictos.

Ahora bien, el artículo 44 de la citada Ley 446 dispuso que la acción sobre actos presuntos que resuelvan un recurso podrá interponerse en cualquier tiempo, es decir, los regulados por el artículo 60 del CCA, y aunque no mencionó expresamente la situación de los actos fictos producto del silencio de la administración respecto de la petición inicial, debe entenderse que el espíritu del legislador fue sustraer del término de caducidad todos los actos originados por el silencio de la administración, pues si el silencio de la administración frente a los recursos no está sometido a término de caducidad alguno, tampoco puede estarlo el silencio frente a la petición; si bien la ley no dijo nada al respecto, no encuentra la Sala ninguna razón jurídica ni lógica para considerar que los actos regulados por el artículo 40 del CCA quedaron por fuera de esta previsión.

Lo anterior puede afirmarse con mayor razón, si se tiene en cuenta que la nueva disposición contempla cuatro momentos a partir de los cuales debe contarse el término de caducidad: la publicación, notificación, comunicación o ejecución del acto, y los actos presuntos, como es obvio, no pueden enmarcarse en ninguna de estas situaciones.

Respecto de la caducidad de los actos fictos, resultan acertados algunos planteamientos doctrinarios que expresan:

“... En nuestra opinión siguiendo la misma regla de derecho, si la persona interesada acude directamente ante la jurisdicción contencioso administrativa, podrá hacerlo igualmente en cualquier época, esto es, no habría posibilidad de aplicar ninguna regla de caducidad. De no entenderse en este sentido, no sólo se violaría el principio de igualdad, sino que también se continuaría en el absurdo dominante durante la vigencia de la norma modificada” (1) .

(1) Jaime Orlando Santofimio Gamboa. Tratado de Derecho Administrativo. Tomo II. Tercera Edición, septiembre de 1998.

“La acción de restablecimiento contra un acto presunto o ficho podrá interponerse en cualquier tiempo; vale decir, que no tendrá caducidad, tal como lo señala el numeral 3º del artículo 136 del Código Contencioso Administrativo (L. 446, art. 44). Se modifica así el inciso 2º del artículo 23 del Decreto 2304 de 1989 y se armoniza todo con los principios que gobiernan el silencio administrativo, en especial con el que señala que producido dicho fenómeno la administración no perderá la competencia para resolver la petición formulada o el recurso interpuesto por el administrado. Sobra repetir que si ya el silencio se produjo y la administración no pierde competencia para pronunciarse válidamente, no tiene sentido alguno sostener que la caducidad empieza a correr al producirse ese silencio; lo que tendría cierta lógica si la administración perdiera su competencia al producirse su ocurrencia”(2).

(2) Carlos Betancur Jaramillo. Derecho Procesal Administrativo. Quinta Edición 1999.

En consecuencia, como los actos producto del silencio de la administración, como el que se demanda en el sub lite, no están sometidos a término de caducidad alguno, la Sala revocará la providencia del a quo y ordenará devolver el expediente para que el Tribunal admita la demanda si hay lugar a ello».

(Auto de octubre 28 de 1999. Expediente 1660-99. Consejera Ponente: Dra. Ana Margarita Olaya Forero).

______________________________