Auto 17084 de enero 27 de 2000 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO 

SECCIÓN TERCERA

Consejera Ponente:

Dra. María Elena Giraldo Gómez

Ref.: Exp.: 17084

Santafé de Bogotá, D.C., veintisiete de enero de dos mil.

EXTRACTOS: «Son presupuestos legales para que proceda esta forma de terminación anormal del proceso que no ha sido suspendido judicialmente, que:

• El juicio no haya sido suspendido judicialmente.

• Permanezca en secretaría, durante la primera o única instancia, por un término mínimo de seis meses, contados desde la notificación del último auto, desde el día de la práctica de la última diligencia, desde la notificación del auto admisorio de la demanda al Ministerio Público, y que

• La causa de la paralización del proceso obedezca a la falta de impulso a cargo del actor.

(...).

Del estudio del expediente deduce la Sala lo siguiente:

• El proceso se hallaba en desarrollo de la etapa probatoria.

• La última providencia dictada, antes del auto apelado, fue el auto proferido por el magistrado sustanciador, por medio del cual dispuso que el peticionario —demandado— acreditáse la cancelación de las expensas correspondiente para que el comandante del departamento de policía del Meta remitiese copia auténtica de los informativos, prestacional y disciplinario, iniciados con ocasión de la muerte del agente Noe Barrios Tao, conforme a lo ordenado en el auto de pruebas y en el oficio 2579 (fls. 24 y 28).

• Desde el 5 de septiembre de 1997 hasta el día 10 de mayo de 1999, permaneció el proceso en la secretaría del tribunal.

Se observa que no hay lugar a decretar la perención, puesto que no se cumplen los supuestos que prevé la ley.

Si bien es cierto que el expediente permaneció en secretaría por más del término de seis meses, también lo es que ello no se produjo a causa de la inactividad del actor.

En efecto, encontrándose el juicio en etapa de práctica de pruebas no hay ninguna carga obligatoria para el demandante, sin la cual el proceso no pudiese proseguir.

Además, cuando el interesado en la práctica de una prueba no provee lo necesario para que pueda llevarse a cabo —expensas— se queda sin la prueba, porque no cumple la condición de la cual pende su práctica.

En el caso concreto, no puede sancionarse al demandante de una parte, por la negligencia del demandado, y, de otra, porque aunque el descuido hubiese sido del demandante, sería omisión que no da lugar a la perención. Es que si el demandante no pagara expensas para práctica de pruebas, el secretario está obligado, inmediatamente, a informar al conductor del proceso para que impulse, oficiosamente, el juicio».

___________________________