Auto 17089 de junio 25 de 2002 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN PENAL

DELITO CONTINUADO

TRATAMIENTO EN EL NUEVO CÓDIGO PENAL

EXTRACTOS: «3. El artículo 31 del nuevo Código Penal (L. 599/2000), que desarrolla el concurso de conductas punibles, restableció la institución jurídica del delito continuado, que como tal no se trataba en el Código Penal de 1980, pero sí en el régimen de 1936.

Ciertamente, el parágrafo del artículo 31 del nuevo Código Penal se refiere a los delitos continuados y a los delitos masa, de los que no ofrece definición, pero advierte que se sancionaran con la pena correspondiente al tipo respectivo aumentada en una tercera parte.

Al respecto se estima pertinente realizar las siguientes apreciaciones:

3.1. En primer lugar, aunque el Código Penal menciona al delito continuado en un parágrafo del mismo artículo destinado a la regulación del concurso de hechos punibles, quizá ello obedece a una impropiedad de técnica legislativa, puesto que es claro que el delito continuado fue concebido como una figura jurídica autónoma, independiente y que no forma parte del concurso de delitos.

En efecto, en la Gaceta del Congreso Nº 432 (11 de noviembre de 1999), “Ponencia para primer debate y pliego de modificaciones” al proyecto de ley por el cual se expide el Código Penal, se indicó:

“Se incluye expresamente el tratamiento de los delitos continuado y masa, excluyendo la posibilidad del concurso, empero, agravando la pena por cuanto los mismos implican un mayor grado de injusto y culpabilidad”.

3.2. Ocurre que el legislador del año 2000 se limitó a determinar la punibilidad correspondiente al delito continuado y al delito masa, sin definir tales figuras delictivas y sin aproximarse a su concepto jurídico.

No obstante, ante la necesidad de hacer operativa la figura del delito continuado y del delito masa en los casos concretos, corresponde a la judicatura desarrollar el tema, por supuesto, con estricto apego al principio de legalidad.

3.3. Camino a desentrañar la naturaleza jurídica del delito continuado, en el marco jurídico y conceptual del nuevo Código Penal (L. 599/2000), debemos empezar por recordar que la conducta del sujeto activo del delito está motivada siempre por una finalidad, hacia la cual se dirige la acción, y esta realidad natural u óntica produce efectos correlativos en el campo jurídico penal.

Son, pues, elementos del delito continuado: a) un componente subjetivo, constituido por el plan preconcebido por el autor, identificable por la finalidad; b) el despliegue de pluralidad de comportamientos de acción u omisión; y c) la identidad del tipo penal afectado con los tales comportamientos.

(...).

6. Ahora, en las vulneraciones reiteradas de la contratación sin cumplimiento de requisitos legales es claro que no se presenta la unidad de designio, y por tanto no se podría sancionar, si fuere el caso, con las reglas para el delito continuado, debido a que cada contrato ilegal tuvo diversas finalidades, entre las cuales el desvío de dineros públicos es sólo una. Basta recordar que la manipulación ilícita de los contratos administrativos tenía como finalidad privilegiar a parlamentarios en lo económico, en lo político, o en lo personal; también devolver o pagar favores políticos; igualmente “ayudar” a terceras personas, como amigos y parientes de los parlamentarios con capacidad de influir, tal el caso, para citar sólo un ejemplo, de los hermanos y el cuñado del ex presidente de la Cámara de Representantes.

En tales condiciones, no es admisible que cada contrato fue simplemente un medio, para llegar al fin de apropiarse el dinero para la campaña al Senado, puesto que, como lo enseña el acopio probatorio, cada contrato ilícito correspondió a la realización de fines típicos parciales, que desvirtúa al delito continuado y que, por el contrario, configura el concurso real o material, homogéneo y sucesivo».

(Auto de 25 de junio de 2002. Única instancia 17.089. Magistrado Ponente: Dr. Édgar Lombana Trujillo).

___________________________________