Auto 1884 de mayo 14 de 1998 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN QUINTA

ACTOS DE NOMBRAMIENTO

IMPUGNACIÓN POR LA VÍA ELECTORAL

EXTRACTOS: «El artículo 85 del Código de Procedimiento Civil establece, en el numeral tercero, que el juez declarará inadmisible la demanda cuando la acumulación de pretensiones en ella contenida, no reúna los requisitos exigidos en los tres numerales del primer inciso del artículo 82 ibídem, a saber:

“1. Que el juez sea competente para conocer de todas; sin embargo, podrán acumularse pretensiones de menor cuantía a otras de mayor cuantía.

2. Que las pretensiones no se excluyan entre sí salvo que se propongan como principales y subsidiarias.

3. Que todas puedan tramitarse por el mismo procedimiento”.

En el presente juicio, en el acápite pretensiones de la demanda, se solicitó: “2.1. Que se declare la nulidad del proceso de convocatoria, las convocatorias, las listas de elegibles conformadas en virtud de éstas, los nombramientos y en general el concurso realizado por la Secretaría de Salud de Boyacá en 1997...”, que individualiza en el libelo.

En la denominada sustitución solicita como consecuencia de lo anterior, se ordene excluir de la nómina del Departamento de Boyacá, Secretaría de Salud, a las personas naturales que integran la parte demandada, encabezados por la señora Cecilia Báez Suescún.

Igualmente, se ordene al gobernador de este departamento realizar un nuevo concurso, con la exclusión de quienes ilegítimamente ingresaron en virtud de los actos acusados en este proceso, y que se ordene al Departamento de Boyacá repetir contra el Dr. José Benigno Perilla Piñeros y en contra de los demás funcionarios creadores de los actos impugnados, por el valor de las erogaciones salariales y prestacionales, y todo gasto ocasionado al erario departamental, por las personas naturales que conforman la demandada.

En cuanto a la acumulación de las pretensiones, la Sala observa que la parte actora solicitó la nulidad tanto de los actos definitivos, o sea, los de nombramiento, señalándolos, concretamente, en el desarrollo del punto 2.1.2, que obra a folios 82, 83, 84, 85 y parte del 86, como de los actos previos que culminaron con los de nombramiento, por lo cual no le asiste la razón al Tribunal.

En efecto, para instaurar una acción de nulidad de carácter electoral sólo se exige que se acuse el acto declaratorio de la elección correspondiente, debidamente individualizado, independientemente de que los motivos de nulidad se encuentren en actos previos al mismo.

Mediante la acción de carácter electoral se pueden estudiar aspectos que, aunque sean anteriores a los actos definitivos de elección demandados, influyan en éstos, siempre y cuando no se trate de asuntos que por sus características deban ser impugnados mediante un contencioso subjetivo de anulación, que no sería el caso presente en el cual es posible el estudio de las convocatorias y las listas de elegibles conformadas en virtud de éstas, para determinar si se ajustan o no a la ley y si tienen incidencia en los actos acusados, que en este caso son los nombramientos efectuados.

Ahora bien, sostiene el Tribunal que los nombramientos demandados por la parte actora no eran susceptibles de ser impugnados por la vía electoral, sino por la de nulidad y restablecimiento del derecho.

Como lo ha establecido la jurisprudencia del Consejo de Estado, la acción para impugnar un nombramiento, es la pública de naturaleza electoral. Así lo contemplan las normas de caducidad, de admisión de demanda, y todas las relacionadas con el trámite de la acción.

Con base en lo anterior, la Sala concluye que la acción de nulidad de carácter electoral instaurada, era la procedente por lo que por este aspecto la decisión del Tribunal debe ser revocada».

(Auto de mayo 14 de 1998. Expediente 1884. Consejera Ponente: Dra. Mirén de la Lombana de Magyaroff).

_________________________