Auto 1999-01955 de agosto 29 de 2014

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN TERCERA

Rad.: 05001-23-31-000-1999-01955-01 (50186)

Consejera Ponente:

Dra. Stella Conto Díaz del Castillo

Actor: Sumar S.A. y Duque Pérez y Cía. ECS

Demandado: Empresas Públicas de Medellín ESP

Proceso: acción contractual

Bogotá, D.C., veintinueve de agosto de dos mil catorce.

EXTRACTOS: «Consideraciones

1. Competencia.

De conformidad con los parámetros de competencia establecidos en el artículo 129 del Código Contencioso Administrativo, esta corporación conoce de los recursos de apelación interpuestos contra las sentencias dictadas por los tribunales administrativos en primera instancia y de las apelaciones de autos susceptibles de este medio de impugnación. Así como de los recursos de revisión y queja, este último cuando se niega la alzada o se concede en efecto diferente al debido.

Lo anterior en consideración a que, respecto de las providencias susceptibles de apelación, el artículo 181 del código en mención, señala:

“ART. 181.—Son apelables las sentencias de primera instancia de los tribunales, de los jueces y los siguientes autos proferidos en la misma instancia por dichos organismos, en pleno o en una de sus secciones o subsecciones, según el caso; o por los jueces administrativos.

(...).

7. El que resuelva sobre la intervención de terceros.

(...)”.

2. Problema jurídico.

De acuerdo con el recurso de apelación interpuesto, corresponde determinar si, de conformidad con el contrato de cesión de derechos litigiosos, debe aceptarse la sustitución procesal ordenada por el a quo o, si como lo señala la parte demandada, para que se dé tal sustitución no basta con la sola presentación del contrato de cesión derechos litigiosos. Lo anterior, para resolver si la aceptación de sucesión procesal cumple con los requisitos exigidos por el artículo 60 del Código de Procedimiento Civil, dado que el tribunal considera que el contrato de cesión de derechos litigiosos satisface los requisitos de ley.

3. De la cesión de derechos litigiosos.

La cesión de derechos litigiosos es un contrato aleatorio, a través del cual, una de las partes de un proceso judicial (cedente) cede a un tercero (cesionario), a título gratuito u oneroso, el derecho incierto sobre el cual recae el interés de las partes(1).

En lo que tiene que ver con la cesión de derechos litigiosos, esta corporación ha señalado:

“Debe advertirse que el derecho o la cosa adquieren naturaleza litigioso, con la notificación de la demanda, pues, con este acto procesal se traba la relación jurídico procesal que permite hablar de parte demandante y demandada(2).

Según el inciso tercero del artículo 60 del Código de Procedimiento Civil, cuando se ceda un derecho o una cosa litigiosa(3), caso en el cual el cesionario (adquirente del derecho), intervendrá en calidad de litisconsorte del cedente (enajenante); empero, si la cesión de derechos litigiosos es aceptada, expresamente, por el cedido (contraparte procesal), el negocio jurídico de la cesión formaliza una sustitución procesal, en tanto que el cedente deja de ser sujeto procesal.

El texto de la mencionada disposición es como sigue:

“(...) El adquirente o cualquier título de las cosas o del derecho litigioso, podrá intervenir como litisconsorte del anterior titular. También podrá sustituirlo en el proceso, siempre que la parte contraria lo acepte expresamente.

(...)”.

Como se aprecia, la cesión de derechos litigiosos no implica per se, el hecho de que opere el fenómeno de la sustitución procesal, por ende, ante el silencio de la parte cedida en la relación jurídico procesal, es perfectamente posible afirmar que el negocio jurídico mantiene sus condiciones de eficacia y validez, solo que cedente y cedido permanecen vinculados al proceso; contrario sensu, cuando e/cedido acepta expresamente la cesión opera el fenómeno de la sustitución procesal, motivo por el cual el cedente es reemplazado integralmente por el cesionario, quien ocupará la posición del primero.

La intervención del cesionario se puede realizar de dos formas a saber:

a. El cedente se dirige al juez con la prueba de la cesión del derecho litigioso y, adicionalmente, solicita al juez que reconozca expresamente la cesión.

b. El cesionario se dirige directamente al juez de la causa, para lo cual debe acompañar la prueba de la celebración de la cesión, con la expresa solicitud de que sea reconocido como parte procesal.

En ambos escenarios, solo habrá lugar a predicar el fenómeno de la sustitución procesal, si el cedido acepta expresamente la cesión realizada entre cedente y cesionario; de lo contrario, entre estos últimos se producirá una relación litisconsorcial”(4).

Conforme a la jurisprudencia antes transcrita es claro que para que se produzca la sustitución procesal es necesario que esta sea aceptada expresamente por la parte contraria. Empero, de no ser así, el cesionario actuará en calidad de litisconsorte del cedente.

4. Caso sub lite.

A juicio a esta corporación, es menester revocar el auto proferido el 30 de agosto de 2012, por el Tribunal Administrativo de Antioquia-Sala Cuarta de Decisión, por las razones que se exponen a continuación:

Las sociedades Sumar S.A. y Excavar SAS, la primera en calidad de cedente y la segunda como cesionaria, suscribieron contrato de cesión de derechos litigiosos, a título oneroso por la “suma de quince millones de pesos ($ 15.000.000,00)” en el asunto de la referencia.

El Tribunal Administrativo de Antioquia-Sala Cuarta de Decisión resolvió reconocer a la “sociedad Excavar SAS, como nueva parte demandante dentro del proceso de la referencia”, de conformidad con el contrato de cesión de derechos litigiosos suscrito por las sociedades Sumar S.A. y Excavar SAS, porque lo consideró ajustado a la ley.

Por su parte, las Empresas Públicas de Medellín ESP impugnan la decisión, por cuanto, no hubo aceptación expresa de su parte, de conformidad con el artículo 60 del Código de Procedimiento Civil y por lo tanto considera que le fue vulnerado el debido proceso.

Igualmente, la parte demandante interviene para señalar que, el contrato de cesión de derechos litigiosos es un negocio jurídico de naturaleza privada, que se rige por las reglas establecidas en el Código Civil y que el acuerdo de voluntades entre las partes es suficiente para que dicho contrato produzca efectos jurídicos. También, sostiene que si bien no obra aceptación expresa de la parte contraria frente a la cesión de derechos litigiosos, esto no impide que la cesionaria sea tenida como litisconsorte suya.

Ahora, revisado el plenario se advierte que, como la parte demandada, Empresas Públicas de Medellín ESP no aceptó expresamente la cesión de derechos litigiosos suscrita entre las sociedades Sumar S.A. y Excavar SAS, como lo dispone el artículo 60 del Código de Procedimiento Civil, a cuyo tenor: “el adquirente a cualquier título de la cosa o del derecho litigioso, podrá intervenir como litisconsorte del anterior titular, también podrá sustituirlo en el proceso, siempre que la parte contraria lo acepte expresamente”, procede revocar el auto impugnado.

Lo anterior, en armonía con lo señalado por esto corporación, en cuanto precisó que “solo habrá lugar a predicar el fenómeno de la sustitución procesal, si el cedido acepta expresamente la cesión realizada entre cedente y cesionario; de lo contrario, entre estos últimos se producirá una relación litisconsorcial”(5).

De manera que, como se señaló la parte demandada no aceptó expresamente la cesión de derechos de derechos litigiosos se revocará el auto impugnado. No obstante, atendiendo los presupuestos de los artículos 60 del Código de Procedimiento Civil y 1969 del Código Civil y a lo señalado por esta corporación de aceptará la cesión de derechos litigiosos suscrita entre las sociedades Sumar S.A. y Excavar SAS, empero se tendrá a la última de las nombradas con litisconsorte de la primera.

En mérito de lo expuesto, se

RESUELVE:

1. REVOCAR el auto proferido el 30 de agosto de 2012, por el Tribunal Administrativo de Antioquia-Sala Cuarta de Decisión.

2. ACEPTAR la cesión de derechos litigiosos suscrita mediante contrato de 30 de junio de 2012, entre las sociedades Sumar S.A. y Excavar SAS.

3. TENER a la cesionaria del contrato, Sociedad Excavar SAS como litisconsorte de parte demandante, Sociedad Sumar S.A.

4. En firme este proveído, DEVUÉLVASE el expediente al tribunal de origen para lo de su cargo.

Notifíquese y cúmplase».

(1) “Cesión de derecho litigioso es el acto jurídico en virtud del cual una persona transfiere a otra, a título oneroso o gratuito, los derechos personales o reales que se controvierten en juicio. Esta cesión se hace efectiva por medio de la entrego del título que contenga la cesión. Este título consiste en un documento privado, aun en el caso en que lo controversia trote sobre inmuebles”. Bonivento Fernández, José Alejandro. “Los principales contratos civiles y su paralelo con los comerciales”, Ed. Librería del Profesional, Edición Nº 13, tomo 1, págs. 328 y 329.

(2) Al respecto ver: Corte Supremo de Justicia - Sala de Casación Civil, sentencia de 2 de noviembre de 1954.

(3) Es decir, aquello que constituye el objeto material del proceso, en otros términos, sobre la cual recae el pronunciamiento judicial y que, por consiguiente, refleja el interés directo de las partes en la respectiva litis.

(4) Consejo de Estado, Sección Tercera, auto de 7 de febrero de 2007, radicado 25000-23-26-000-1998-00324-01 (22043), C.P. Alier Eduardo Hernández Enríquez.

(5) Consejo de Estado, Sección Tercera, auto de 7 de febrero de 2007, radicado 25000-23-26-000-1998-00324-01 (22043), C.P. Alier Eduardo Hernández Enríquez.