Auto 2000-00097 de agosto 19 de 2014

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN TERCERA – SUBSECCIÓN A

Exp.: 250002326000200000097 01 (35374)

Consejero Ponente:

Dr. Hernán Andrade Rincón

Actor: Ultraservicios Fiduciarios S.A. Fidultra en liquidación

Demandado: Instituto Nacional de Vivienda de Interés Social

Acción: Controversias contractuales

Bogotá, D. C., diecinueve de agosto de dos mil catorce.

EXTRACTOS: «II. Consideraciones

Procede el despacho a dejar sin efecto el Auto del 11 de julio de 2008 y, consecuentemente, a declarar desierto el recurso de apelación interpuesto por razones que pasan a indicarse.

A diferencia del Código Judicial de 1931(18), el estatuto procesal civil de 1970, aplicable al presente trámite en virtud de la disposición integradora contenida en el artículo 267 del Código Contencioso Administrativo, previene en punto de la agencia oficiosa su aplicación restringida, pues en virtud de la misma solo es viable “(…) promover demanda a nombre de persona de quien no se tenga poder, siempre que esté ausente o impedida para hacerlo (…)”(19).

El agenciamiento oficioso, entonces, se encuentra instituido por el estatuto ritual para que cualquier persona, en ausencia de acto de apoderamiento, pueda promover, exclusivamente, un litigio en nombre de otra que se encuentre en imposibilidad de hacerlo. Guardando consideración de su carácter limitado, la norma avala su procedencia sujeta a precisos condicionamientos que comportan, incluso, prestar garantía de la ratificación de quien se encuentra sustancialmente legitimado para actuar pues, ante su ausencia, el presunto agente podrá ser condenado en costas y a la indemnización de los perjuicios que su actuar haya podido causar al demandado.

Así, por lo tanto, cuando el agenciamiento tiene por finalidad la interposición o sustentación del recurso de apelación, tal acto carece de basamento legal(20), lo cual resulta razonable, en tanto que el ordenamiento jurídico advierte que habiéndose vinculado formalmente a la parte dentro del litigio, es a ella a quien le corresponde la carga de la defensa de sus intereses y su desidia o indiferencia respecto de las resultas del juicio será de su exclusivo resorte, al punto que un tercero no podría variar tal designio.

Teniendo en cuenta lo que antecede, el escrito de 7 de julio del 2008 presentado por el señor Juan David Castillo Gorda (cfr. supra num. I.5) no podía considerarse como la sustentación del recurso de apelación interpuesto por el apoderado de la demandante, pues el mencionado profesional no podía actuar en calidad de agente oficioso, tal como lo pone de presente la vista fiscal (cfr. supra num. I.8).

Ante la falta de sustentación del recurso, corresponde dejar sin efectos el Auto del 11 de julio de 2008 que lo admitió por considerar que se encontraba debidamente sustentado y que reunía los demás requisitos legales (cfr. supra num. I.6).

Por lo demás, el despacho ha de precisar que el acto de ratificación que se advierte a folio 644 del cuaderno principal número 2, resulta inane habida consideración de la ausencia de soporte legal de la actuación desplegada por quien se dijo agenciar a la accionante, tal como se dejó visto, y una hipotética consideración en cuanto a que este último acto se reporte como la sustentación misma del recurso solo llevaría a considerarlo extemporáneo. Adicionalmente, se advierte del expediente procesal que el señor Arango García no dio cumplimiento a la orden del Auto del 18 de noviembre de 2011 (cfr. supra num. I.11) en cuanto a la acreditación de la calidad en la que dijo actuar.

En mérito de lo expuesto, se

RESUELVE:

Primero: DÉJASE sin efectos el auto proferido el 11 de julio de 2008, mediante el cual se admitió el recurso de apelación interpuesto por la demandante contra la sentencia del 5 de marzo de 2008 del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, de conformidad con lo señalado en la parte considerativa de esta providencia.

Segundo: DECLÁRASE desierto el recurso de apelación interpuesto por la demandante contra la sentencia del 5 de marzo de 2008 del Tribunal Administrativo de Cundinamarca.

Tercero: DECLÁRASE ejecutoriada la sentencia del 5 de marzo de 2008 del Tribunal Administrativo de Cundinamarca.

Cuarto: DEVUÉLVASE el expediente al tribunal de origen.

Notifíquese y cúmplase».

(18) El artículo 269 del mencionado estatuto disponía: "Por regla general, ninguno puede representar a otro en juicio sino con poder otorgado con las formalidades legales, pero para contestar una demanda después de notificada al interesado, o interponer algún recurso, cuando de no hacerlo pueda la parte sufrir algún perjuicio, no se necesita poder; cualquiera puede hacerlo dando garantía a satisfacción del juez de que el interesado por quien habla le dará su aprobación” (se resalta).

(19) Código de Procedimiento Civil, artículo 47.

(20) Ver en el mismo sentido: Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera, Auto del 28 de abril de 2005, Exp. 11001-03-24-000-2001-00367-01, C.P. Camilo Arciniegas Andrade, Auto del 26 de abril de 2007, Exp. 11001-03-24-000-2005-00144-01 y Sentencia del 22 de abril de 2010 Exp. 25000-23-24-000-2002-00827-01, C.P. Rafael E. Ostau de Lafont Pianeta.