Sentencia 2001-02001 de marzo 26 de 2013

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN TERCERA-SUBSECCIÓN B

Consejero Ponente:

Dr. Danilo Rojas Betancourth

Expediente: 28910

Radicado: 250002326000200102001 01

Actor: Humberto Osorio Villa

Demandado: Departamento de Amazonas y otros

Ref.: Acción de reparación directa

Bogotá, D.C., 26 de marzo de 2013

EXTRACTOS: «Consideraciones:

I. Competencia

7. Es competente el despacho resolver el recurso de reposición presentado por la apoderada de la parte demandante, en la medida en fue interpuesto contra el auto que dio trámite a la cesión de derechos litigiosos, providencia que fue proferida por el ponente quien conoce del proceso de la referencia en segunda instancia, en los términos del artículo 180 del Código Contencioso Administrativo.

II. Problema jurídico

8. Corresponde al despacho establecer si era procedente dar trámite a la cesión de derechos litigiosos realizada entre el demandante Humberto Osorio Villa y los cesionarios José Antonio Salazar y Armando Murillo Hurtado, o si por el contrario esta debía ser rechazada, en la medida en que la misma no fue aprobada por la apoderada de la parte demandante y ni siquiera le fue notificada.

III. Análisis del despacho

9. La cesión de derechos litigiosos es un contrato aleatorio, a través del cual una de las partes de un proceso judicial, denominada cedente, cede a un tercero, denominado cesionario, a título gratuito u oneroso, el derecho incierto sobre el cual recae el interés de las partes(1). Debe advertirse que el derecho o la cosa adquieren naturaleza litigiosa con la notificación de la demanda, pues con este acto procesal se traba la relación jurídica-procesal que permite hablar de parte demandante y demandada.

10. Según el inciso tercero del artículo 60 del Código de Procedimiento Civil, cuando se ceda un derecho o una cosa litigiosa(2), el cesionario intervendrá en calidad de litisconsorte del cedente; no obstante, si la cesión de derechos litigiosos es aceptada expresamente por el cedido —contraparte procesal—, el negocio jurídico de la cesión formaliza una sustitución procesal, en tanto que el cedente deja de ser sujeto procesal: “(…) El adquirente a cualquier título de la cosa o del derecho litigioso, podrá intervenir como litisconsorte del anterior titular. También podrá sustituirlo en el proceso, siempre que la parte contraria lo acepte expresamente”.

11. Como se aprecia, la cesión de derechos litigiosos no implica necesariamente que opere el fenómeno de la sustitución procesal, por ende, ante el silencio de la parte cedida en la relación jurídico procesal, es perfectamente posible afirmar que el negocio jurídico mantiene sus condiciones de eficacia y validez, sólo que cedente y cedido permanecen vinculados al proceso; contrario sensu, cuando el cedido acepta expresamente la cesión opera el fenómeno de la sustitución procesal, motivo por el cual el cedente es reemplazado integralmente por el cesionario, quien ocupará la posición del primero.

12. En el caso concreto, la apoderada de la parte demandante arguye que el negocio jurídico celebrado entre el demandante Humberto Osorio Villa y José Antonio Salazar y Armando Murillo Hurtado se encuentra viciado, en la medida en que no contó con su aprobación ni le fue notificado.

13. No le asiste razón a la apoderada de la parte demandante en la medida en que, como se vio, el contrato de cesión constituye un negocio jurídico de carácter sustancial, que si bien tiene efectos procesales, no requiere de la participación de un abogado para su configuración, sino que, en arreglo a lo establecido en los artículos 1969 y siguientes del Código Civil, puede ser adelantado por quien es propietario de los derechos litigiosos directamente, siempre que se cumpla con los presupuestos generales establecidos para la celebración de contratos entre particulares, esto es, que los participantes sean capaces, hayan manifestado su voluntad libre de vicios, y que el contrato tenga objeto y causa lícita.

14. Así las cosas, si bien la abogada Juliana Patricia Moreno Salcedo fue designada para representar judicialmente al demandante Humberto Osorio Villa, eso no quiere decir que se le haya habilitado para injerir en todas las relaciones jurídicas que éste entable, ni mucho menos que de ella dependa el derecho de aquél de disponer de sus bienes, ciertos o contingentes, como a bien tenga.

15. De otro lado, el hecho de que la apoderada de la parte demandante no haya sido notificada de la celebración del mencionado contrato, no implica que éste no produzca efectos interpartes y ante terceros. En efecto, de conformidad con los principios de consensualidad y de la autonomía de la voluntad privada, en principio basta con la celebración de un contrato entre las partes para que el mismo produzca efectos jurídicos, sin necesidad de ninguna formalidad adicional; si bien el ordenamiento en algunos casos exige que se dé publicidad a un negocio para efectos de garantizar que sea oponible a terceros, dicho requisito, por ser excepcional, debe constar de forma expresa en la ley.

16. Para el caso de la cesión de derechos litigiosos, la normatividad civil y procesal no exige que se comunique la celebración del contrato al apoderado de una de las partes. Por el contrario, en materia de publicidad, se reitera, solo requiere que la cesión se ponga en conocimiento de la parte cedida dentro de la relación procesal, para efectos de determinar si el cesionario tiene la calidad de parte o de litisconsorte dentro del proceso.

17. Es menester precisar que la celebración del contrato de cesión no supone el fin de la relación procesal de representación judicial entre el demandante Humberto Osorio Villa y su apoderada, comoquiera que éste continúa participando de la calidad de parte, pues sólo cedió dos tercios de los derechos que originalmente le correspondían(3), y toda vez que no se advierte que el señor Osorio haya revocado el poder otorgado, ni que la doctora Moreno haya renunciado al mismo.

18. Así mismo, se debe advertir que dar el trámite que corresponda al contrato de cesión en el sub exámine, no significa que se ponga en entredicho el derecho de la apoderada de la parte demandante a cobrar los honorarios pactados en el contrato de prestación de servicios personales que celebró con el demandante, pues para tal efecto puede hacer uso de los instrumentos que la ley consagra para ese fin, como el incidente de regulación de honorarios y las acciones judiciales previstas para hacer efectivo el contrato civil.

19. En consecuencia, no se repondrá el auto proferido por este despacho el 28 de septiembre de 2011. Ahora bien, comoquiera que corresponda continuar con el trámite previsto para la cesión de derechos litigiosos celebrada, se procederá a correr traslado del mismo al departamento de Amazonas y a la Industria Licorera de Caldas para que manifiesten si aceptan a no la sustitución procesal pretendida, en los términos del artículo 60 del Código de Procedimiento Civil —ver párrafos 10 y 11—.

20. Por último, se aceptará la renuncia al poder presentado por el doctor Gustavo Hernán Arguello Hurtado. No obstante, no se ordenará comunicar la renuncia al poderdante, el departamento del Amazonas, en los términos del artículo 69 del Código de Procedimiento Civil, en la medida en que, con posterioridad, la entidad otorgó poder a la doctora Blanca Gladys Carreño Sánchez, a quien se le reconocerá personería.

En mérito de lo expuesto, se

RESUELVE:

1. NO REPONER el auto proferido por este despacho el 28 de septiembre de 2011.

2. CORRER TRASLADO del contrato de cesión de derechos litigiosos realizado entre el cedente Humberto Osorio Villa y los cesionarios José Antonio Salazar y Armando Murillo Hurtado a las entidades demandadas departamento de Amazonas e Industria Licorera de Caldas, para que manifiesten si aceptan la sucesión procesal que se pretende.

3. ADMITIR la renuncia presentada por el apoderado del departamento del Amazonas doctor Gustavo Hernán Arguello Hurtado, portador de la tarjeta profesional 95715 del Consejo Superior de la Judicatura.

4. De conformidad con lo dispuesto en el artículo 65 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, SE RECONOCE personería a la doctora Blanca Gladys Carreño Sánchez, identificada con la cédula 51.640.293 de Bogotá y portadora de la tarjeta profesional 135368 del Consejo Superior de la Judicatura, como apoderada del departamento del Amazonas, en los términos y para los efectos del poder a ella conferido, obrante a folio 343 del cuaderno principal.

Notifícase y cúmplase».

(1) “En la celebración de la cesión de derechos litigiosos intervienen sólo dos partes, a saber: la parte procesal CEDENTE (tradente), quien transmite el evento incierto de la Litis del cual hace parte el derecho material o sustancial debatido en el proceso, y quien debe responder tan solo de la existencia del proceso más no de la suerte que pueda correr la relación jurídica que se debate, y CESIONARIO (adquirente), quien obtiene el evento incierto o derecho aleatorio, a título oneroso o gratuito”. Consejo de Estado, Sección Tercera, Subsección “A”, auto de 24 de enero de 2013, exp. 1992-08445 (18148), C.P. Hernán Andrade Rincón.

(2) “Es decir, aquella que constituye el objeto material del proceso, en otros términos, sobre la cual recae el pronunciamiento judicial y que, por consiguiente, refleja el interés directo de las partes en la respectiva Litis”. Consejo de Estado, Sección Tercera, auto de 7 de febrero de 2007, exp. 1998-00324 (22043), C.P. Alier Eduardo Hernández Enríquez.

(3) Pero incluso, de haber cedido la totalidad, continuaría siendo parte de la Litis, a menos que las entidades demandadas hubiesen autorizado que operara la sustitución procesal.