Auto 2003-02426 de noviembre 26 de 2013

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN TERCERA

SUBSECCIÓN “C”

Consejera Ponente:

Olga Mélida Valle de De La Hoz

Bogotá, D.C., veintiséis (26) de noviembre de dos mil trece (2013)

Radicación 25000232600020030242601 (33.289)

Actor: Lleris Vicente Espitia Vila y otros.

Demandado: Ministerio de Defensa- Ejército Nacional y otros.

Referencia: Apelación Sentencia. Acción de Reparación Directa.

Procede el despacho a pronunciarse sobre la solicitud de sucesión procesal realizada por el jefe de la oficina jurídica de la Unidad Nacional de Protección(1).

EXTRACTOS: «II. Consideraciones

Previo a pronunciarse sobre la sucesión procesal o no solicitada, precisa el Despacho que por disposición expresa del artículo 308 de la Ley 1437 de 2011(3), la actuación se rige por las normas del Código Contencioso Administrativo (D. 01/84), en razón a que la demanda fue presentada el veintisiete (27) de noviembre de dos mil tres (2003), es decir con anterioridad a la entrada en vigencia del Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo.

El artículo 267 del Código Contencioso Administrativo establece que en los aspectos no contemplados se seguirá el Código de Procedimiento Civil en lo que sea compatible con la naturaleza de los procesos y actuaciones que correspondan a la jurisdicción en lo contencioso administrativo.

Por su parte, respecto de la sucesión procesal en el evento en que sobrevenga la muerte de una persona natural o la extinción de una persona jurídica o la fusión de una sociedad; el artículo 60 del Código de Procedimiento Civil prevé:

“ART. 60.—Sucesión procesal. Artículo modificado por el artículo 1º, numeral 22 del Decreto 2282 de 1989. Fallecido un litigante o declarado ausente o en interdicción, el proceso continuará con el cónyuge, el albacea con tenencia de bienes, los herederos, o el correspondiente curador.  

Si en el curso del proceso sobrevienen la extinción de personas jurídicas o la fusión de una sociedad que figure como parte, los sucesores en el derecho debatido podrán comparecer para que se les reconozca tal carácter. En todo caso, la sentencia producirá efectos respecto de ellos aunque no concurran.  

El adquirente a cualquier título de la cosa o del derecho litigioso podrá intervenir como litisconsorte del anterior titular. También podrá sustituirlo en el proceso, siempre que la parte contraria lo acepte expresamente”.  

De la norma transcrita se infiere que procederá la sucesión procesal cuando, con motivo de la extinción, pérdida de legitimación o modificación sustancial en la composición de una de las partes, la persona que ocupaba la posición procesal de que se trate es reemplazado por otra u otras personas distintas a quien o quienes se transmiten los derechos litigiosos, convirtiéndose el reemplazante en el nuevo legitimado para obtener una sentencia de mérito, ocupando la posición procesal del transmitente respecto del derecho transmitido(4).

Así pues, la sucesión procesal atiende a la regulación de todas las cuestiones que afectan a los posibles cambios de sujetos en la titularidad de parte legítima en la instancia procesal y existe para responder a ciertas eventualidades que pueden surgir en la tramitación de un proceso, por el hecho de haberse producido dicha transferencia o transmisión de la cosa litigiosa.

En el sub lite, el despacho observa que el recurrente aduce que por la expedición del Decreto 1444 de 2011, el Ministerio del Interior y de Justicia se escindió conformándose el Ministerio del Interior y el Ministerio de Justicia y del Derecho y que el Decreto 2893 de 2011 modificó los objetivos, la estructura orgánica y las funciones del Ministerio del Interior, separando del mismo las relativas a la función de protección, para ser asumidas por la Unidad Nacional de Protección (UNP), y que por lo tanto hay lugar a decretar la sucesión procesal.

Considera el despacho, que de conformidad con el artículo 60 del Código de Procedimiento Civil para que proceda la sucesión procesal, debe sobrevenir la extinción o la fusión de las personas jurídicas; conforme con lo anterior es claro que se produjo la escisión del Ministerio del Interior y de Justicia, figura regulada en la Ley 222 de 1995 y que consiste fundamentalmente en el desdoblamiento de una persona jurídica con el reparto de su patrimonio entre varias.(5)

De acuerdo con lo expuesto, la escisión del Ministerio del Interior y de Justicia, no extingue la persona jurídica sino que existe una división de ésta en el Ministerio del Interior y el Ministerio de Justicia y del Derecho; de igual forma, no se aprecia el segundo supuesto estipulado en el artículo 60 del Código de Procedimiento Civil, es decir, que exista la fusión de personas jurídicas, por lo que, como se expuso, la escisión y la fusión son figuras jurídicas diametralmente diferentes.

Ahora bien respecto del Departamento Administrativo de Seguridad DAS, el cual se encuentra en proceso de supresión conforme al Decreto 4057 de 2011, este no se ha extinguido completamente. Además, es claro el mismo Decreto 4057 de 2011, en establecer en su artículo 18 que los procesos judiciales quedaran a su cargo hasta que culmine dicho proceso de supresión. Proceso de supresión que fue extendido por el Decreto 2404 de 2013 hasta el 27 de junio del 2014.

En mérito de lo expuesto se,

RESUELVE

PRIMERO: Niéguese la solicitud de sucesión procesal realizada por el jefe de la oficina jurídica de la Unidad Nacional de Protección.

SEGUNDO: Ejecutoriada ésta providencia, devuélvase el despacho para lo de su cargo.

Notifíquese y cúmplase».

(1)Fl. 294 del cuaderno principal.

(3)ART. 308.—Régimen de transición y vigencia. El presente código comenzará a regir el dos (2) de julio del año 2012.

Este código sólo se aplicará a los procedimientos y las actuaciones administrativas que se inicien, así como a las demandas y procesos que se instauren con posterioridad a la entrada en vigencia.

Los procedimientos y las actuaciones administrativas, así como las demandas y procesos en curso a la vigencia de la presente ley seguirán rigiéndose y culminarán de conformidad con el régimen jurídico anterior.

(4) Al respecto ver: Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Segunda, Subsección A. Sentencia del diez (10) de noviembre de dos mil diez (2010). Radicación: 08001-23-31-000-2005-02304-01 (1230-09). C.P. Gustavo Eduardo Gómez Aranguren. Igualmente: Zinny, Jorge Horacio. Las partes en el proceso. En: EI Mundo. Procesal rinde Homenaje al Maestro Adolfo Alvarado Velloso, págs. 255 a 269; y Romero Seguel, Alejandro. La sucesión procesal o cambio de partes en el proceso civil. Revista Ius el Praxis, Año 17, Nº 1, 2011, págs. 263 a 270.

(5)La escisión es una reforma estatutaria por medio de la cual una sociedad (Escindente) traspasa parte de sus activos y/o pasivos, a una o varias sociedades ya constituidas o a una o varias que se constituyen llamadas beneficiarias.

La Ley 222/95 en su artículo 3º, consagra varias modalidades de escisión, al disponer, que habrá escisión cuando:

1. Una sociedad sin disolverse, transfiere en bloque una o varias partes de su patrimonio a una o más sociedades existentes o las destina a la creación de una o varias sociedades.

2. Una sociedad se disuelve sin liquidarse, dividiendo su patrimonio en dos o más partes, que se transfieren a varias sociedades existentes o se destinan a la creación de nuevas sociedades.

La sociedad o sociedades destinatarias de las transferencias resultantes de la escisión se denominarán sociedades beneficiarias. Los socios de la sociedad escindida participarán en el capital de las sociedades beneficiarias en la misma proporción que tengan en aquélla, salvo que por unanimidad de las acciones, cuotas sociales o partes de interés representadas en la asamblea o junta de socios de la escíndete, se apruebe una participación diferente.