Auto 2003-04433 de agosto 12 de 2013

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Rad. 05001-23-31-000-2003-04433-01

Número Interno: 17574

Consejera Ponente:

Dra. Carmen Teresa Ortiz de Rodríguez

Arrow Air Inc. contra la DIAN

Bogotá D.C., doce de agosto de dos mil trece.

EXTRACTOS: «2. Consideraciones.

En este caso, la sociedad Arrow Air interpuso acción de nulidad y restablecimiento del derecho el 1º de diciembre del 2003, la cual fue admitida por el Tribunal Administrativo de Antioquia el 16 de noviembre del 2004 y surtió el trámite correspondiente hasta la etapa probatoria.

El Tribunal Administrativo de Antioquia remitió por competencia este proceso a los juzgados administrativos que entraron en vigencia el 1º de agosto de 2006 y, correspondió por reparto al Juzgado Octavo Administrativo de Medellín que determinó que conocería del proceso en única instancia y, dictó sentencia negando las pretensiones de la demanda el 22 de febrero del 2008, la cual quedo ejecutoriada luego de que fuera notificada por edicto el 29 de febrero del mismo año.

De lo anterior queda claro que al ser el proceso de única instancia, no procedía recurso de apelación y, tampoco el recurso extraordinario de revisión, pues, para la época el Código Contencioso establecía(1) que este recurso solo procedía contra las sentencias proferidas por los tribunales administrativos en única o segunda instancia y, por los proferidos por las secciones y subsecciones del Consejo de Estado.

Ahora bien, la demandante interpuso ante el Tribunal Administrativo de Antioquia recurso extraordinario de revisión contra la sentencia proferida por el Juzgado Octavo Administrativo de Medellín. El tribunal decidió no tramitar dicho recurso pues consideró que era improcedente y, la demandante apeló esa decisión.

Al respecto, cabe aclarar que contra el auto que decidió no tramitar el recurso extraordinario de revisión la demandante ha debido interponer recurso de queja, para que los demás integrantes del tribunal revisaran la decisión adoptada por el ponente. Sin embargo, interpuso el recurso de apelación que fue rechazado por improcedente por este despacho.

La demandante, pretende ahora, que se le dé un nuevo recurso contra esta última decisión y, formuló entonces recurso de reposición y en subsidio de queja.

Pues bien, resulta claro para este despacho que los recursos formulados son a todas luces improcedentes, pues dado que la apelación que interpuso la demandante contra la decisión del tribunal se declaró improcedente, tampoco surgen contra ella más recursos, porque, de lo contrario, se generaría una cadena interminable de recursos que irían en contra vía de la cosa juzgada y del principio de seguridad jurídica.

Vale aclarar que el recurso de reposición está contemplado en el artículo 180 del Código Contencioso Administrativo, allí se establece que procede contra los autos de trámite que dicte el ponente o contra los interlocutorios que dicten las salas del Consejo de Estado.

En este caso, el auto que se repone, es un auto interlocutorio de ponente, por lo tanto no es una decisión de las previstas en el artículo ya comentado, lo cual hace improcedente la reposición.

Por otra parte, según el artículo 182 del Código Contencioso Administrativo el recurso de queja procede contra la decisión que deniega el recurso de apelación. En este caso la demandante formuló el recurso de queja, contra el auto que rechazó por improcedente la apelación concedida por el a quo, es decir contra una providencia que no está contemplada por la norma citada y, por lo tanto el recurso de queja se torna improcedente.

En conclusión, contra el auto que rechazó por improcedente el recurso de apelación no procede ningún recurso, por las razones expuestas y, en consecuencia se rechazarán por improcedentes los recursos de reposición y en subsidio de queja formulados por la demandante contra la providencia que antecede.

En mérito de lo expuesto, este despacho,

RESUELVE:

1. Recházanse por improcedentes los recursos de reposición y en subsidio de queja interpuestos por la demandante.

2. Ejecutoriada esta providencia, devuélvase el expediente al tribunal de origen.

Notifíquese y cúmplase».

(1) Por medio de la Sentencia C-520 del 4 de agosto de 2009 la Corte Constitucional declaró inexequible la expresión “dictadas por las secciones y subsecciones de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Consejo de Estado y por los tribunales administrativos, en única o segunda instancia”, contenida en el artículo 57 de la Ley 446 de 1998. En consecuencia, a partir de esta providencia, el recurso extraordinario de revisión procede contra todas las sentencias ejecutoriadas.