Auto 2004-00370 de octubre 28 de 2013

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Rad. 54001233100020040037001

Actor: Carlos Julio Socha Hernández contra la DIAN.

Número interno: 18733

Consejera Ponente:

Dra. Carmen Teresa Ortiz de Rodríguez

Bogotá, D.C., veintiocho de octubre de dos mil trece.

EXTRACTOS: «4. Consideraciones

La Sala decide el recurso de apelación interpuesto por el actor contra la providencia mediante la cual el Tribunal Administrativo de Norte de Santander negó el decreto de unos testimonios solicitados como prueba en el escrito de demanda.

Para abordar el análisis sobre la procedencia o no del decreto de la prueba testimonial negada por el tribunal es preciso remitirse a lo establecido en el artículo 217 del Código de Procedimiento Civil, citado por el demandante, según el cual:

“Son sospechosas para declarar las personas que en concepto del juez, se encuentren en circunstancias que afecten su credibilidad o imparcialidad, en razón de parentesco, dependencias, sentimientos o interés con relación a las partes o sus apoderados, antecedentes personales u otras causas”.

Así, el estatuto procesal somete al concepto del juez el decreto de los testimonios que pueden ser sospechosos, entre otras razones, por la relación que tenga el testigo con alguna de las partes.

En este caso, es claro que el demandante pretende que los funcionarios de la DIAN que profirieron los actos administrativos demandados rindan testimonio sobre los hechos y argumentos que consignaron en los mismos.

Esta prueba es inconducente, pues para probar el contenido de los actos administrativos demandados y la voluntad de la administración tributaria, la prueba conducente es la documental que ya obra en el expediente.

Además, los testimonios de los funcionarios no serían imparciales, en tanto que se convertirían en una reiteración de las razones que plasmaron en forma escrita en los actos administrativos demandados, por tanto su decreto es improcedente a la luz del artículo citado.

El despacho advierte a la parte recurrente que para que se decrete una prueba, en este caso la testimonial, el juez no solamente tiene en cuenta que no esté prohibida o limitada, sino que sea necesaria, útil, pertinente y conducente, características que la prueba testimonial solicitada en el acápite 2.7. de la demanda no reúne.

En vista de lo anterior, se confirmará el numeral 1.2. de la providencia apelada.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta,

RESUELVE:

CONFÍRMASE el auto apelado.

Cópiese, notifíquese, y cúmplase. Devuélvase el expediente al tribunal de origen».