Auto 2006-00320 de junio 12 de 2014

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

Consejera de Estado:

Dra. María Claudia Rojas Lasso

Ref.: Expediente 110010324000200600320 00

Autoridades Nacionales

Actora: Bavaria SA

Bogotá D. C., doce de junio de dos mil catorce.

EXTRACTOS: «VI. Consideraciones

Por auto de 15 de mayo de 2009 la consejera sustanciadora denegó los testimonios de los señores Jorge Bonnells Galindo, Miller Amaya Cepeda, Juan Fernando Cárdenas Olarte, Javier Humberto Cardona Arango, Javier Marín Montealegre y Hernán Alfonso Hoyos Vivas; y, Jaime Cerón Silva, por considerar que las pruebas documentales allegadas al expediente eran suficientes para esclarecer los hechos de la demanda.

El texto de la providencia es el siguiente:

“Téngase por contestada la demanda por parte de la Nación, Ministerio de Interior y de Justicia y de la Dirección Naciones (sic) de Derechos de Autor.

En virtud de lo anterior, ábrase a pruebas.

Parte demandante:

Téngase como pruebas, con el valor que la ley les otorga el cual será apreciado en la sentencia, las aportadas por la actora en el acápite de ‘8.1. Documentales’.

Con relación a los oficios solicitados no se decretarán toda vez que se trata de los antecedentes administrativos de los actos acusados los cuales obran en los anexos del expediente.

No se decreta la prueba testimonial de los señores Jorge Bonnells Galindo, Miller Amaya Cepeda, Juan Fernando Cárdenas Olarte, Javier Humberto Cardona Arango, Javier Marín Montealegre y Hernán Alfonso Hoyos Vivas comoquiera que se considera que las pruebas documentales son suficientes para esclarecer los hechos de la demanda.

Parte demandada:

Téngase como pruebas, con el valor que la ley les otorga el cual será apreciado en la sentencia, las aportadas por la actora en el acápite de ‘1. Documentales’.

El testimonio del señor Jaime Cerón Silva no se decreta, toda vez que se estima que las pruebas documentales son suficientes para dictar la sentencia de este proceso” (Resaltado fuera de texto)(5).

Respecto de la prueba testimonial se precisa que esta consiste en la declaración de un tercero extraño al proceso, quien puede tener conocimiento sobre algunos hechos personales o ajenos, que podrían ser importantes para la controversia.

En este sentido, el artículo 219 del Código de Procedimiento Civil dispone:

“Artículo 219. Petición de la prueba y limitación de testimonios. Cuando se pidan testimonios deberá expresarse el nombre, domicilio y residencia de los testigos, y enunciarse sucintamente el objeto de la prueba.

El juez podrá limitar la recepción de los testimonios cuando considere suficientemente esclarecidos los hechos materia de esa prueba. El auto del juez no tendrá recurso alguno, pero el superior podrá citar de oficio a los demás testigos, conforme a lo previsto en los artículos 180 y 361”

De la norma transcrita se infiere que se debe expresar en la solicitud (i) el nombre, (ii) el domicilio, (iii) la residencia de los testigos y (iv) brevemente el objeto de la prueba, con el fin de que el juez pueda establecer la pertinencia, conducencia y utilidad.

Omitir los anteriores requisitos conlleva a la denegación de la prueba por el incumplimiento de cargas procesales que acarrean consecuencias adversas a sus destinatarios, consistentes en la pérdida de oportunidades procesales

En este caso ocurre que la parte actora solicitó decretar los testimonios de los señores Jorge Bonnells Galindo, Miller Amaya Cepeda, Juan Fernando Cárdenas Olarte, Javier Humberto Cardona Arango, Javier Marín Montealegre y Hernán Alfonso Hoyos Vivas, con el fin de acreditar el valor artístico de las botellas objeto de registro, habida cuenta de que los testigos son los autores y coautores de mismas y, además participaron en el trámite de las solicitudes de registro, situación cuya negativa se controvierte en el proceso de la referencia.

De lo anterior surge de manifiesto que la actora, al señalar en la solicitud testimonial, la participación que los testigos tuvieron en el trámite administrativo de registro, explicó que el objeto de la prueba es establecer los pormenores de la creación y diseño de las obras artísticas cuestionadas.

Por lo expuesto, la Sala concluye que si es procedente la prueba testimonial y revocará la decisión recurrida y, en su lugar, la decretará.

De otra parte, la Sala considera que los razonamientos precedentes son igualmente predicables a la prueba testimonial del señor Jaime Cerón Silva, solicitada por la accionada comoquiera que dicha declaración tiene por objeto examinar el valor artístico de las botellas cuestionadas, a través del criterio técnico de un experto con amplia experiencia en el tema, sin que el experticio rendido durante la actuación administrativas por el señor Eduardo Serrano Rueda, curador y crítico de arte, la reemplace, pues se trata de sujetos diferentes y, la prueba pericial no suple la testimonial cuya práctica solicita la Dirección Nacional de Derechos de Autor, advirtiéndose por lo demás, que resulta útil, pertinente y conducente.

Por lo anterior, se revocará el auto recurrido y, en su lugar, se decretará también el testimonio solicitado por la Dirección Nacional de Derechos de Autor.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera,

RESUELVE:

1. REVÓCASE el inciso 3º del acápite denominado “Parte demandante” del auto recurrido y, en su lugar, DECRÉTANSE los testimonios de los señores Jorge Bonnells Galindo, Miller Amaya Cepeda, Juan Fernando Cárdenas Olarte, Javier Humberto Cardona Arango, Javier Marín Montealegre y Hernán Alfonso Hoyos Vivas.

2. REVÓCASE el inciso 2º del acápite denominado “Parte demandada” del auto recurrido y, en su lugar, DECRÉTASE el testimonio del señor Jaime Cerón Silva.

3. CONFÍRMASE en lo demás la providencia recurrida.

4. En firme esta providencia, devuélvase el expediente al despacho de origen para que fije las condiciones de tiempo, modo y lugar en que se practicarán los testimonios decretados.

Cópiese, notifíquese y, en firme esta providencia, devuélvase el expediente al despacho de origen. Cúmplase.

La anterior providencia fue discutida y aprobada por la Sala en la sesión de la fecha»

(5) Folios 321 y 322 del cuaderno 1.