Auto 2006-1255 de 21 de octubre de 2009

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN TERCERA

Rad. 25000-23-26-000-2006-1255-01 (37.334)

Consejero Ponente (e):

Dr. Mauricio Fajardo Gómez

Actor: Intercontinental de Aviación S.A.

Demandado: Nación - UAE Aeronáutica Civil “Aerocivil”

Naturaleza: Acción de reparación directa

Bogotá, D.C., veintiuno de octubre de dos mil nueve.

EXTRACTOS: «Consideraciones

La Sala es competente para resolver el recurso de apelación por tratarse del auto que negó la intervención de terceros, dentro de un proceso cuyo conocimiento en segunda instancia está asignado a esta corporación.

La sociedad Inter S.A., solicitó que se declarara responsable a la Nación, Unidad Administrativa Especial de Aeronáutica Civil, por la suspensión ilegal de los planes de vuelo y de las operaciones aéreas de dos aeronaves de su propiedad, lo cual le habría causado a su patrimonio perjuicios en la modalidad de daño emergente y de lucro cesante.

Frente a la causa petendi anterior, los ex trabajadores de Inter S.A., solicitaron que se les reconociera como terceros intervinientes ad excludendum, para recibir el pago de lo que se les adeuda por concepto de salarios, prestaciones, indemnizaciones y demás derechos laborales que se les adeuda, como consecuencia de la grave crisis económica en la que se encuentra la sociedad demandante y cuyo responsable es además la entidad pública demandada.

Para la determinación de la procedibilidad de la figura del tercero ad excludendum en el caso concreto, la Sala estudiará los presupuestos de la figura con el fin de poder determinar si estos se cumplen dentro de la solicitud presentada por los recurrentes.

1. Intervención ad excludendum.

De acuerdo con el artículo 146 de Código Contencioso Administrativo, en los procesos de reparación directa la intervención de litisconsortes y de terceros en general, se rige por los artículos 50 a 57 del Código de Procedimiento Civil. La intervención ad excludendum se encuentra prevista en el artículo 53 de esta normatividad; esta disposición establece:

“ART. 53.—Intervención ad excludendum. Quien pretenda, en todo o en parte, la cosa o el derecho controvertido, podrá intervenir formulando su pretensión frente a demandante y demandado, para que en el mismo proceso se le reconozca. La oportunidad de tal intervención precluye con la sentencia de primera instancia.

El interviniente deberá presentar demanda con los requisitos legales, que se notificará a las partes o a sus apoderados como dispone el artículo 205, y de ella se dará traslado por el término señalado para la demanda principal. El auto que acepte o niegue la intervención, es apelable en el efecto devolutivo.

Si el término de prueba estuviere vencido y en la demanda del interviniente o en las respuestas de las partes se solicitare la práctica de pruebas, se fijará uno adicional que no podrá exceder de aquel, a menos que demandante y demandado acepten los hechos alegados y estos sean susceptibles de prueba de confesión.

La intervención se tramitará conjuntamente con el proceso principal, y con ella se formará cuaderno separado.

En la sentencia que decida sobre la demanda inicial se resolverá, en primer término, sobre la pretensión del interviniente.

Cuando en la sentencia se rechace en su totalidad la pretensión del interviniente, este será condenado a pagar a demandante y demandado, además de las costas que corresponda, multa de mil a diez mil pesos y a indemnizar los perjuicios que les haya ocasionado la intervención, que se liquidarán mediante incidente“.

Con base en esta norma, se puede decir que la intervención ad excludendum constituye la forma prevista en la ley, para que terceros ajenos a las partes puedan intervenir con la pretensión de excluir total o parcialmente del objeto del proceso a las partes del mismo, con base en una mejor posición respecto de lo discutido en el litigio.

Considera la doctrina que se trata del ejercicio del derecho de acción de un tercero en contra de las partes de un proceso en curso, por lo cual propone pretensiones en contra de demandante y demandado; frente al primero, porque pretende total o parcialmente lo pedido por aquel y frente al segundo, porque igualmente exige el cumplimiento de las pretensiones propuestas(2).

Es importante precisar que debe coincidir exactamente la cosa o el derecho reclamado por el interviniente y lo discutido en el proceso(3), por lo tanto, las pretensiones deben contener igual solicitud, de lo contrario no se presentaría una intervención excluyente.

La Sección Tercera acerca de este tipo de intervención ha preciado también que para la procedencia de la intervención del tercero ad excludendum, es necesario que exista una identidad entre lo pretendido por el tercero y lo demandado en el proceso correspondiente, al punto que se constituye en el presupuesto principal para la procedencia de esta figura(4).

El interviniente ad excludendum deberá presentar demanda con el cumplimiento de los mismos requisitos de la demanda principal y deberá ser notificada a ambas partes (porque se deben presentar pretensiones en contra de estas), a quienes se les concederá para su contestación el mismo término señalado para la demanda principal.

Debe advertirse también que la oportunidad para la presentación de esta intervención está comprendida hasta antes del fallo de primera instancia, teniendo en cuenta que se debe tramitar conjuntamente con la demanda principal y se trata exactamente del mismo objeto. Dice la norma que si se rechazan las pretensiones del interviniente, este deberá ser condenado a pagar, a favor de las partes, además de las costas, una multa de mil a diez mil pesos y los perjuicios que les haya ocasionado por su intervención.

2. Análisis del caso concreto.

El tribunal a quo negó la solicitud presentada por los ex trabajadores de Inter S.A., para efectos de reconocerlos como intervinientes ad excludendum, con base en que estos no acreditaron tener un mejor derecho en relación con la demandante, al punto que implicara su exclusión en la eventual sentencia condenatoria, debido a que lo que verdaderamente pretendían era beneficiarse de las resultas del proceso.

En contra de la decisión anterior, los recurrentes manifestaron que del tenor literal de la norma no se desprende que los intervinientes deban alegar un mejor derecho del que aleguen las partes, sino que se pretenda lo mismo que aquellas y lo que quieren los ex trabajadores es que se les paguen las prestaciones laborales incumplidas por la demandante, cuyos montos pueden ser cubiertos por la eventual indemnización que reciba de la unidad administrativa especial.

La Sala encuentra que la solicitud elevada por los ex trabajadores, para que sean reconocidos como intervinientes ad excludendum, no es procedente, debido a que no se cumple con el presupuesto principal señalado para la procedencia de esta figura, el cual consiste en la coincidencia exacta entre lo pretendido por el demandante y tales terceros.

En efecto, los trabajadores pretenden el cumplimiento de las acreencias laborales adeudas por Inter S.A. (“... salarios, prestaciones, indemnizaciones y demás derechos de origen laboral...”), nacidas en los contratos de trabajo que aquellos tenían con dicha empresa y que, como consecuencia de la crisis económica de la sociedad, les fueron incumplidas; mientras que Inter S.A., pretende la declaración de responsabilidad de la UAE de Aeronáutica Civil, por el daño causado en su patrimonio por la suspensión ilegal de los planes de vuelo y de las operaciones aéreas de las aeronaves de su propiedad.

Esta declaratoria de responsabilidad y la consecuente reparación del daño reclamado por la demandante, solo es pretendida por los ex trabajadores debido a que con la eventual indemnización que se pague, se podría cubrir el débito que posee la demandante con ellos, pero no porque su patrimonio hubiera sufrido directamente el daño reclamado por la demandante.

En conclusión, fue aceptada la decisión del Tribunal Contencioso Administrativo de Cundinamarca, en el sentido de negar el reconocimiento de la intervención ad excludendum de los ex trabajadores de la Sociedad Intercontinental de Aviación S.A., y, por tanto, se confirmará la providencia recurrida.

Por lo expuesto, se

RESUELVE:

1. CONFIRMAR el auto del 30 de octubre de 2008, proferido por el Tribunal Contencioso Administrativo de Cundinamarca, Sección Tercera A.

2. DEVOLVER el proceso al tribunal de origen.

Cópiese, notifíquese y cúmplase».

(2) López Blanco, Hernán Fabio. Instituciones de derecho procesal civil colombiano, parte general, Bogotá, D.C.: Editorial Dupré, 2000. págs. 332 a 334.

(3) Ibídem.

(4) Ver al respecto: Sección Tercera, auto del 31 de enero de 2008, Expediente 25000-23-26-000-2005-02144-01(33796), actor: Sociedad Serna Melo y Cía. S. en C., C.P. Myriam Guerrero de Escobar; Sección Tercera, auto del 10 de abril de 2008, Expediente: 25000-23-26-000-2005-02144-02(34657), actor: Sociedad Serna Melo y Cía. S. en C., C.P. Myriam Guerrero de Escobar.