Auto 2010-00127 de septiembre 30 de 2010

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

Ref.: Expediente 2010-00127

Consejero Ponente:

Dr. Marco Antonio Velilla Moreno

Recurso ordinario de súplica.

Actora: MAC S.A.

Bogotá, D.C., treinta de septiembre de dos mil diez.

Se decide el recurso ordinario de súplica oportunamente interpuesto por el apoderado de la parte actora, contra el proveído de 14 de mayo de 2010, proferido por la Consejera doctora Maria Claudia Rojas Lasso en Sala Unitaria, a través del cual se rechazó la demanda.

EXTRACTOS: «III. Consideraciones de la Sala

La sociedad MAC S.A., obrando a través de apoderado y en ejercicio de la acción de nulidad y restablecimiento del derecho consagrada en el artículo 85 del Código Contencioso Administrativo, presentó demanda ante esta corporación tendiente a obtener la nulidad de las Resoluciones 24296 de 15 de mayo de 2009, "Por la cual se decide una solicitud de registro"; 32941 de 30 de junio de 2009, "Por la cual se resuelve un recurso de reposición"; y 42652 de 27 de agosto de 2009, "Por la cual se resuelve un recurso de apelación", expedida por la Superintendencia de Industria y Comercio.

Resalta la Sala que mediante los actos acusados la Superintendencia de Industria y Comercio concedió el registro de la Marca denominada "Equimac", para distinguir los servicios comprendidos en la Clase 39 de la Clasificación Internacional de Niza.

Al respecto, recuerda la Sala que a partir de la entrada en vigencia(1) de la Decisión 486 de 2000, el régimen de las acciones contenciosas, contra los actos marcarios sufrió una modificación.

En este sentido fue introducida una caducidad especial para las acciones marcarias, provenientes por nulidad relativa.

En efecto, el artículo 172 de dicha normativa andina, dispone:

"La autoridad nacional competente decretará de oficio o a solicitud de cualquier persona y en cualquier momento, la nulidad absoluta de un registro de marca cuando se hubiese concedido en contravención con lo dispuesto en los artículos 134 primer párrafo y 135.

La autoridad nacional competente decretará de oficio o a solicitud de cualquier persona, la nulidad relativa de un registro de marca cuando se hubiese concedido en contravención de lo dispuesto en el artículo 136 o cuando este se hubiera efectuado de mala fe. Esta acción prescribirá a los cinco años contados desde la fecha de concesión del registro impugnado" (negrilla y resaltado fuera de texto).

Del artículo transcrito, se sigue que la norma distingue entre la nulidad absoluta, la cual puede incoarse por cualquier persona y en cualquier tiempo frente a los artículos 134 y 135, y la nulidad relativa que también puede interponerse por cualquier persona, en relación con el artículo 136, pero dentro del término de cinco años contados desde la fecha de concesión del registro impugnado.

Aun cuando la actora en la presente demanda, expresa que interpone acción de nulidad y restablecimiento del derecho, recuerda la Sala que cuando se trata de la concesión de un registro marcario, como ocurre en el caso objeto de estudio, es menester que el juez interprete la demanda como de nulidad, toda vez que, se insiste, es contra un acto de concesión de registro.

Ahora bien, como quiera que en la demanda se invoca la violación del artículo 136 de la Decisión 486 de 2000, se trata de una nulidad relativa y el término de caducidad es de 5 años, que se cuentan a partir del momento en que el mismo conoció el acto administrativo.

En este sentido, observa la Sala que al apoderado de la actora le fue notificada la Resolución 42652 de 27 de agosto de 2009, por la cual se resolvió el recurso de apelación, el día 7 de septiembre de 2009. (Visible a fl. 31 del exp.).

De lo anterior, se concluye que la demanda fue presentada en tiempo, razón por la cual no había lugar al rechazo de la misma por caducidad.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de Contencioso Administrativo, Sección Primera, en Sala de Decisión,

RESUELV E:

REVÓCASE el auto suplicado. En su lugar se dispone que la magistrada ponente provea sobre la admisión de la demanda.

Notifíquese y cúmplase».

(1) 1º de diciembre de 2000