Auto 2013-00015 de marzo 20 de 2014

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN QUINTA

Expediente: 810012333000201300015-01

Consejero Ponente:

Dr. Alberto Yepes Barreiro

Demandante: Miguel Ángel Jiménez Escobar

Demandado: Gerente Hospital del Sarare de Saravena ESE - César Humberto Londoño Salgado

Electoral: Auto

Bogotá, D.C., veinte de marzo de dos mil catorce.

EXTRACTOS: «Consideraciones de la Sala

Las providencias judiciales, fallos y sentencias, pueden ser objeto de aclaración en los términos del artículo 309 del Código de Procedimiento Civil, modificado por el artículo 1º numeral 139 del Decreto 2282 de 1989, que consagra:

“ART. 309.—Aclaración. La sentencia no es revocable ni reformable por el juez que la pronunció. Con todo, dentro del término de la ejecutoria, de oficio o a solicitud de parte, podrán aclararse en auto complementario los conceptos o frases que ofrezcan verdadero motivo de duda, siempre que estén contenidas en la parte resolutiva de la sentencia o que influyan en ella.

La aclaración de auto procederá de oficio dentro del término de su ejecutoria, o a petición de parte presentada dentro del mismo término.

El auto que resuelva sobre la aclaración no tiene recursos.

La Sala podría referirse a múltiples características de la figura de la aclaración de las providencias judiciales, pero solamente lo hará con respecto a un elemento concreto cuya ausencia lleva a la indefectible improsperidad de la petición elevada por la apoderada del Hospital del Sarare de Saravena ESE.

Efectivamente, uno de los presupuestos fundamentales para que sea viable la aclaración de los autos y sentencias judiciales es que los conceptos o frases materia de elucidación “estén contenidas en la parte resolutiva de la sentencia o que influyan en ella”. Es decir, que la aclaración supone, cuando menos, la existencia material de un concepto o frase verdaderamente abordado en la providencia, que por su oscuridad, complejidad o vaguedad amerite ser explicado con mayor sindéresis en aras de que la comprensión de la decisión no admita ningún reparo.

Por lo mismo, la aclaración no puede emplearse con el propósito de absolver consultas sobre eventuales decisiones que deba asumir la administración pública, ni mucho menos para explicarle a la entidad concernida con la anulación de un acto administrativo suyo, cómo proceder en caso de que al adelantar un concurso de méritos un juez constitucional de tutela le imparta una orden en uno u otro sentido. En fin, por conducto de dicha institución no se pueden elevar consultas a los operadores judiciales, porque ello escapa por completo al objeto que el artículo 309 del Código de Procedimiento Civil, establece para la aclaración.

En este orden de ideas, la petición de aclaración elevada por la apoderada del Hospital del Sarare de Saravena ESE, no procede. Esto, porque no se está refiriendo a ninguna frase o concepto que esté contenida en la sentencia de 20 de febrero de 2014, sino porque está formulando una consulta ante un caso que hipotéticamente surgiría a la hora de adelantar el concurso de méritos para proveer el cargo de director o gerente del mismo.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado - Sala de lo Contencioso Administrativo - Sección Quinta,

RESUELVE:

1. Denegar la aclaración del fallo de 20 de febrero de 2014.

2. Advertir a los sujetos procesales que esta providencia no admite ningún recurso (CPACA, art. 290).

3. En firme esta providencia devuélvase el expediente al tribunal de origen.

Cópiese y notifíquese.»