Auto 2013-00345 de julio 5 de 2013

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN CIVIL

Ref.: 11001-0203-000-2013-00345-00

Magistrado ponente:

Dr. Arturo Solarte Rodríguez

Bogotá, D.C., cinco de julio de dos mil trece.

Decídese el conflicto de competencia negativo suscitado entre los juzgados Segundo Civil Municipal de Calarcá, perteneciente al distrito judicial de Armenia, y Veinticuatro Civil Municipal de Medellín, adscrito al distrito judicial de esa ciudad, para conocer del proceso ejecutivo promovido por Servicios Cooperativos, Coopser contra Luis Carlos Arboleda.

Antecedentes

1. La mencionada entidad cooperativa presentó demanda ejecutiva tendiente a obtener el recaudo de las sumas de dinero de que dan cuenta los tres contratos de mutuo aportados con dicho libelo inicialista.

2. El Juzgado Segundo Civil Municipal de Calarcá, al que le fue repartido el asunto, por auto de 25 de julio de 2012 lo rechazó al considerar que esa ciudad no es el lugar establecido con exclusividad para el cumplimiento del contrato, amén que el domicilio del demandado es la ciudad de Medellín.

Dar vía libre a la tramitación de la demanda, adujo ese juzgador, “iría en contravía del principio de lealtad procesal y buena fe que rige las actuaciones judiciales, al permitir por ausencia mínima de un control de razonabilidad, que un ciudadano domiciliado en una ciudad situada a muchos kilómetros de distancia de la sede de este despacho, tuviera que trasladarse a esta localidad, con el propósito exclusivo de afrontar un proceso judicial” (fl. 14 cdno. 1).

Con apoyo en lo anteriormente reseñado, ordenó remitir el expediente a los jueces civiles municipales de Medellín (reparto).

3. El Juzgado Veinticuatro Civil Municipal de Medellín, autoridad judicial a la que le correspondió dicha actuación por reparto, mediante auto de 6 de diciembre de 2012 provocó el conflicto negativo de competencia que ahora se resuelve, luego de considerar que en el caso sometido a su consideración prima la regla 5ª del artículo 23 del Código de Procedimiento Civil, que fija la competencia en los jueces del lugar de cumplimiento del contrato que sirve de base al proceso.

4. Por auto de 19 de abril de 2013 se admitió el conflicto y se dispuso el traslado para que las partes intervinieran, oportunidad en que la ejecutante solicitó que se radicara la competencia en el Juzgado de Calarcá.

Consideraciones

1. Resulta pertinente resaltar que el conflicto de competencia que se decide fue planteado entre dos juzgados pertenecientes a distritos judiciales diferentes, de suerte que la Corte Suprema de Justicia es la autoridad encargada de dirimirlo, según lo señalan armónicamente los artículos 28 del Código de Procedimiento Civil, 18 de la Ley 270 de 1996 y 7º de la Ley 1285 de 2009.

2. Es el artículo 23 del Código de Procedimiento Civil el que establece los fueros que determinan, por el factor territorial, la competencia asignada por el Estado a las diversas autoridades judiciales que deben decidir un caso concreto.

En la citada normatividad se establece como regla general que cuando se trata de procesos contenciosos, salvo disposición legal en contrario, es competente para conocer de un litigio el juez del domicilio del demandado, fuero que no excluye la aplicación de otros concurrentes que también definen la competencia para una misma controversia. Este es el caso del fuero contractual previsto en el numeral 5º del artículo en cita, según el cual le corresponde al demandante la elección del juzgador que decidirá el asunto, entre el juez del domicilio del demandado y el del lugar de cumplimiento de un contrato cuando en el litigio se ventilen relaciones de esta estirpe.

Sobre el particular, la Corte en auto de 25 de enero de 2013 (exp. 2012-02674-00), señaló “[r]especto de la concurrencia de los fueros personal y contractual, (…) que, conforme al numeral 5º del artículo 23 del ordenamiento procesal civil, cuando la controversia sometida a composición de los jueces “tiene como hontanar un contrato, está facultado el actor para demandar tanto en el lugar del domicilio de su contraparte como en el del cumplimiento del mismo. Y es natural que agotada la elección, el fuero que otrora fuera concurrente se convierte en privativo (Autos de 16 de abril de 2004, exp. 2004-00045-00; 22 de mayo de 2007, exp. 2007-00592-00; 10 de diciembre de 2009, exp. 2009-01285-00 y 29 de junio de 2010, exp. 2010-00775-00, entre otros)”.

3. En el caso que ocupa la atención de la Sala, se considera que no se configura la anotada concurrencia de fueros, en la medida en que no se cumplen los presupuestos requeridos por la norma procesal para aplicar el fuero contractual.

En efecto, de una lectura los contratos cuya ejecución se pretende, se observa que allí se condicionó el domicilio contractual a que el mutuante autorizara el pago en la ciudad de Calarcá “previa solicitud del mutuario para cada abono o pago, al gerente del mutuante o a la persona que la ley o el juez autoricen a recibir por él, o a la persona diputada por el mutuante para el cobro, en los términos del artículo 1634 del Código Civil…” (fls. 1 a 3 cdno. 1).

Comoquiera que la determinación de Calarcá como domicilio contractual se supeditó a la petición que el mutuario efectuara al mutuante para que éste le autorizara realizar el pago en dicha ciudad, debía acreditarse tal supuesto, pero el mismo no encuentra respaldo probatorio en el expediente. En este orden de ideas, no tiene cabida el pacto del domicilio contractual por lo que resulta imperioso acudir al domicilio del demandado para determinar la competencia por el factor territorial.

5. Con apoyo en las anteriores consideraciones se declarará competente para proseguir con el conocimiento de la aludida ejecución al Juzgado Veinticuatro Civil Municipal de Medellín.

Decisión

Por lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil, resuelve el conflicto de competencia surgido entre los juzgados mencionados, en razón de lo cual señala que corresponde conocer del proceso ejecutivo promovido por Servicios Cooperativos, Coopser contra Luis Carlos Arboleda, al Juzgado Veinticuatro Civil Municipal de Medellín. En consecuencia, devuélvase el expediente a dicha oficina judicial para lo de su competencia, de lo cual se informará mediante oficio al Juzgado Segundo Civil Municipal de Calarcá.

Notifíquese y cúmplase.

Magistrado:Arturo Solarte Rodríguez.