Auto 2013-00356 de febrero 18 de 2014

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN CIVIL

AC625-2014

Radicación: 11001-02-03-000-2013-00356-00

Bogotá, D.C., dieciocho de febrero de dos mil catorce.

EXTRACTOS: «Consideraciones

1. Según lo previsto por el artículo 366 del Código de Procedimiento Civil, el recurso de casación procede contra las sentencias que allí se indican “cuando el valor actual de la resolución desfavorable al recurrente sea o exceda de cuatrocientos veinticinco (425) salarios mínimos legales mensuales vigentes”.

Esta corporación ha expuesto reiteradamente que “la cuantía de este interés depende del valor económico de la relación sustancial definida en la sentencia, esto es, del agravio, la lesión o el perjuicio patrimonial que con las resoluciones adoptadas en el fallo sufre el recurrente, sólo la cuantía de la cuestión de mérito en su realidad económica en el día de la sentencia, es lo que realmente cuenta para determinar el monto del comentado interés” (Auto 064, mayo 15/91).

2. Ahora bien, el artículo 370 de la ley adjetiva, “autoriza a quien debe conceder el recurso, para que acuda al justiprecio por perito cuando no esté debidamente esclarecido el interés para recurrir, labor que no es objetable, ello no lo convierte en determinante de la procedencia, toda vez que la experticia debe ser apreciada conforme a las reglas de la sana crítica, en los términos del artículo 187 ibídem, teniendo en cuenta para el efecto la naturaleza de las pretensiones invocadas y demás circunstancias que conlleven a su delimitación”.

3. En el caso en concreto, el tribunal tomó como cuantía para recurrir en casación el valor indicado por el demandante en el libelo, el cual arrojó la suma de $ 120.000.000, y realizó una aproximación “traída a valor presente” la cual ascendería a $ 154.041.379.01, a la vez tuvo en cuenta el IPC vigente al momento de presentación de la demanda, y el “final de 111.68, en vigor al momento de proferirse la sentencia censurada, monto por supuesto, inferior al necesario para la concesión del recurso pretendido”.

4. Vista la actuación del tribunal, encuentra la Sala que en este asunto no es suficiente tomar como base para justipreciar el interés para recurrir en casación lo expuesto por las partes en cada una de las actuaciones procesales, por ello, debió darse aplicación al artículo 370 de la ley procesal civil, que indica que cuando “no esté debidamente esclarecido el interés para recurrir” se debe acudir a la experticia pericial, y así determinar la respectiva cuantía que para el caso es la tasación de los derechos herenciales.

5. En este orden de ideas, como quiera que el tribunal se limitó a actualizar el valor indicado en la demanda como cuantía de las pretensiones, aplicando para ello un método que resulta idóneo a los efectos de mantener en el tiempo la equivalencia del dinero en términos de su poder adquisitivo, mas no para justipreciar bienes o derechos, sin acudir a lo ordenado por la ley, ni examinar si tal concepto se adecuaba a las reglas expuestas por esta corporación, se dispondrá que el expediente sea remitido nuevamente a tal juez colegiado, para que con base en las consideraciones plasmadas en este auto adopte las medidas legales para que a través de un concepto especializado que colme los requisitos establecidos en el artículo 241 del Código de Procedimiento Civil y, con amparo en él, resuelva sobre la procedencia del recurso, para lo cual tendrá en cuenta los criterios descritos en el artículo 366 de la misma codificación, en orden a decidir razonadamente si la dimensión económica del perjuicio que la sentencia combatida causó a los demandantes los habilita o no para acudir a la impugnación extraordinaria.

Decisión

Por lo expuesto, el suscrito magistrado de la Sala de Casación Civil de la Corte Suprema de Justicia,

RESUELVE:

Por haberse adoptado decisión prematura acerca de la concesión del recurso extraordinario de casación interpuesto por la parte demandante, contra la sentencia dictada el 4 de septiembre de 2012 por la Sala Civil del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, ORDENAR el envío de la actuación a esa corporación con el fin de que, teniendo en cuenta lo expuesto en esta providencia, determine la procedencia de aquella, acudiendo, si es necesario, al mecanismo previsto en el artículo 370 del Código de Procedimiento Civil.

Notifíquese.»