Auto 2013-003737 de julio 2 de 2014

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN QUINTA

Rad.: 520012333000201300373-01

Consejera Ponente:

Dra. Susana Buitrago Valencia

Acción de nulidad electoral - resuelve recurso de queja

Actor: Luis Ferney Mora Acosta

Demandado: María Verónica Arias Arias

Bogotá D.C., dos de julio de dos mil catorce.

Procede el despacho a pronunciarse sobre el recurso de queja que interpuso el apoderado judicial de la Universidad de Nariño en contra del auto del 21 de febrero de 2014, mediante el cual el Tribunal Administrativo de Nariño declaró improcedentes los recursos de reposición y en subsidio de apelación, que había interpuesto contra la providencia del 7 de febrero de 2014, por medio de la cual se negó una solicitud de nulidad que el apoderado de dicha institución educativa propuso por indebida notificación del auto admisorio.

I. Antecedentes

— El señor Luis Ferney Mora Acosta en ejercicio de la acción de nulidad electoral solicitó que se declare la nulidad de la Resolución 272 del 13 de agosto de 2013 expedida por la vicerrectora de la Universidad de Nariño, por medio de la cual se declara elegida como docente de tiempo completo a la señora María Verónica Arias.

— Una vez se admitió la demanda por parte del Tribunal Administrativo de Nariño y se ordenaron las notificaciones del caso, la Universidad de Nariño, mediante memorial del 27 de enero de 2014, propuso incidente de nulidad de todo lo actuado, pues, a su juicio, la notificación del auto admisorio no se hizo en debida forma.

— Por auto del 7 de febrero de 2014, el magistrado ponente denegó la solicitud de nulidad y ordenó que se tuviera como no presentada la contestación de la demanda por parte de la Universidad de Nariño, pues fue extemporánea.

— Mediante memorial del 12 de febrero de 2014 el apoderado de la Universidad de Nariño presentó recurso “reposición y en subsidio de apelación” contra el auto del 7 de febrero de 2014.

— Por auto del 21 de febrero de 2014, el magistrado ponente declaró la improcedencia de dichos recursos. Como sustentó de esa decisión en síntesis, expuso:

• Que según las voces del artículo 284 del CPACA, que es norma especial que se predica del contencioso electoral, contra la providencia que decide negativamente o que rechaza la solicitud de nulidad no procede recurso alguno.

• Que, por tal razón, contra el auto del 7 de febrero de 2014, que negó la solicitud de nulidad por indebida notificación del auto admisorio, no cabía ni reposición ni apelación.

— Contra esa decisión el apoderado judicial de la Universidad de Nariño interpuso recurso de reposición, que se negó mediante providencia del 28 de febrero de 2014. En ese mismo auto, se autorizó la expedición de copias a efectos de interponer el recurso de queja.

II. Del recurso de queja

A juicio del recurrente el tribunal negó los recursos porque confundió la decisión del auto del 7 de febrero de 2014 que negó la nulidad por él propuesta, considerándolo un rechazo de plano, lo cual no fue así. Que se trata de “situaciones procesales sustancialmente diferentes [que] bajo ningún punto de vista pueden tenerse como sinónimos”.

A su entender, de una adecuada interpretación del artículo 248 del CPACA, se concluye que en los procesos electorales únicamente la solicitud extemporánea de nulidad puede ocasionar su rechazo de plano.

Que debido a que la Universidad de Nariño formuló el incidente de nulidad oportunamente, el magistrado ponente lo resolvió de fondo negándolo. No lo rechazó de plano, como erróneamente sostiene el tribunal. De lo contrario, no hubiese corrido traslado a las partes para que se pronunciaran al respecto, como efectivamente ocurrió.

Que por tal razón, procedía el recurso de apelación que presentó contra la negación de la nulidad, pues de acuerdo con la providencia del 11 de diciembre de 2007 del Consejo de Estado, proferida con ponencia de la magistrada Ligia López Díaz, “dentro de las providencias que cita el artículo 181 del Código Contencioso Administrativo como apelables, se encuentra la que “decrete” nulidades, expresión que debe entenderse como sinónimo de “decidir”, ya que el juez al resolver sobre una nulidad bien puede admitirla o negarla”.

Para resolver se considera:

— De conformidad con los parámetros de competencia que prevé el artículo 150 del Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo, el Consejo de Estado es competente para conocer los recursos de apelación contra sentencias dictadas en primera instancia por los tribunales administrativos y contra autos susceptibles de este medio de impugnación, proferidos también por dichos tribunales, así como de los recursos de queja cuando no se conceda la apelación, que es lo que se plantea en el sub examine.

— En el presente caso se decide el recurso de queja que la Universidad Antonio Nariño interpuso contra el auto del 21 de febrero de 2014, que rechazó los recursos de reposición y en subsidio apelación que dicha institución había interpuesto contra la providencia del 7 de febrero de la misma anualidad, que por su parte negó la solicitud de nulidad por indebida notificación del auto admisorio.

Por tal razón, la competencia para resolver el citado recurso se encuentra radicada en cabeza del magistrado ponente y no de la Sala, pues según las voces del artículo 125 del CPACA el magistrado es el encargado de dictar los autos interlocutorios y de trámite. A la Sala solo le corresponde aquellas decisiones a que se refieren los numerales 1º, 2º, 3º y 4º del artículo 243 de dicho código(1), excepto en los procesos de única instancia, hipótesis que no se presenta en el caso objeto de estudio.

— Según el numeral 6º del artículo 243 del CPACA es susceptible del recurso de apelación el auto que decreta nulidades procesales. Sobre este tema en particular, ha sido jurisprudencia reiterada de esta corporación(2) que el legislador “excluyó la posibilidad de recurrir en apelación los autos que niegan nulidades procesales, al establecer, expresamente, que solamente podrán ser apelados los autos que las decreten”.

— En el presente asunto, mediante auto del 7 de febrero de 2014, el Tribunal Administrativo de Nariño negó la solicitud de nulidad que propuso el apoderado de la Universidad de Nariño por indebida notificación del auto admisorio de la demanda.

— Esto es, contrario a lo que sostiene el recurrente, no es una providencia que sea susceptible del recurso de apelación.

Si bien tiene razón el demandante al sostener que el auto del 7 de febrero de 2014 no contiene un rechazo de plano, pues, en efecto, después de que se corriera el correspondiente traslado, el a quo analizó de fondo los argumentos que sustentaron la supuesta configuración de la nulidad por indebida notificación del auto admisorio a fin de negarla, es lo cierto que tal circunstancia, per se, no es razón suficiente para que proceda el recurso de apelación en cuestión, pues dicho mecanismo de defensa solo se predica respecto de las providencias que acceden a decretar la nulidad parcial o total del proceso, mas no de aquellas que la niegan.

Por último, contrario a lo que sostiene la recurrente, el despacho considera que el verbo decretar al que hace referencia el numeral 6º del artículo 243 del CPACA, debe entenderse en el lenguaje jurídico como “decretar la nulidad”, lo cual, por obvias razones, excluye de ser susceptibles del recurso de apelación las providencias que nieguen las nulidades.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Quinta,

RESUELVE:

1. ESTÍMASE que no procedía el recurso de apelación que interpuso el apoderado de la Universidad de Nariño contra el auto del 7 de febrero de 2014, proferido por el Tribunal Administrativo de Nariño, mediante el cual se denegó la solicitud de declaratoria de nulidad del proceso por indebida notificación del auto admisorio de la demanda, de acuerdo con las razones expuestas en la parte motiva de esta providencia.

2. En firme esta providencia, DEVUÉLVASE la actuación al tribunal de origen.

Notifíquese y cúmplase.

Consejera: Susana Buitrago Valencia.

(1) “ART. 243.—Apelación. Son apelables las sentencias de primera instancia de los tribunales y de los jueces. También serán apelables los siguientes autos proferidos en la misma instancia por los jueces administrativos:

1. El que rechace la demanda.

2. El que decrete una medida cautelar y el que resuelva los incidentes de responsabilidad y desacato en ese mismo trámite.

3. El que ponga fin al proceso.

4. El que apruebe conciliaciones extrajudiciales o judiciales, recurso que solo podrá ser interpuesto por el Ministerio Público (...)”.

(2) Sobre el particular, en auto del 12 de junio de 2013. Consejo de Estado. Sección Tercera. M.P. Carlos Alberto Zambrano. Expediente 2013-10174-01, se dijo: “En el presente asunto, la Nación - Ministerio de Defensa - Policía Nacional interpuso recurso de reposición y en subsidio de apelación en contra del auto del 18 de octubre de 2012, proferido por el Tribunal Administrativo del Meta, mediante el cual se negó la solicitud de nulidad procesal elevada por esta. Al respecto, y comoquiera que el recurso de apelación se interpuso en contra del auto que negó una nulidad procesal, se torna necesario resaltar que “(...) a partir de la vigencia de la Ley 446 no es posible aplicar las previsiones del Código de Procedimiento Civil para efectos de determinar la procedencia del recurso de apelación contra los autos que resuelven nulidades procesales, pues la modificación que introdujo el Código Contencioso Administrativo, incluye de manera expresa como susceptible de ese recurso el ‘(...) auto que decrete nulidades procesales’”. Por tanto, es evidente que no es procedente el recurso de apelación presentado, pues el artículo 181 del Código Contencioso Administrativo, modificado por la Ley 446 de 1998, excluyó la posibilidad de recurrir en apelación los autos que niegan nulidades procesales, al establecer, expresamente, que solamente podrán ser apelados los autos que las decreten.