Auto 2013-02363 de enero 28 de 2014

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN CIVIL

AC175-2014

Radicación 110010203000-2013-02363-00

Bogotá, D.C., veintiocho de enero de dos mil catorce.

Se decide el incidente promovido, tendiente a que se defina cuál es el juzgado llamado a conocer del proceso de sucesión del causante Jorge Luis Vargas Echeverry.

1. Antecedentes.

1. La referida mortuoria se viene tramitando simultáneamente en los juzgados Segundo Promiscuo de Familia de Garzón, Huila, y Catorce de Familia de Bogotá.

1.1. Ante el primero, según quienes iniciaron el proceso, señores Mario Cipriano Matallana Cortés y Miguel Durán Guzmán, ahora incidentistas, porque si bien el causante era “vecino” de esta ciudad, “(...) sus actividades profesionales y de negocios (...)”, las desarrolló en Bogotá y Garzón, razón por la cual los herederos optaron por iniciar el trámite en esta última población.

1.2. En el otro, de acuerdo con lo afirmado por la interesada en la solicitud de apertura, señora Martha Isabel Vargas Echeverry, porque la ciudad de Bogotá constituyó el “(...) último domicilio del causante”.

2. Reunidos los expedientes y preparada la actuación para su decisión, se procede de conformidad.

2. Consideraciones.

1. Se precisa ante todo, cual se constató al admitir el trámite accidental y ahora se corrobora en los respectivos procesos, que en ninguno de ellos se ha dictado sentencia aprobatoria de la partición o adjudicación de bienes, de donde procede una decisión de fondo, según lo previsto en el artículo 624 del Código de Procedimiento Civil.

2. En relación con un proceso de sucesión, la competencia territorial se encuentra atribuida, en los términos del artículo 23, numeral 14, ibídem, al juez del lugar correspondiente al “(...) último domicilio del difunto en el territorio nacional, y en caso de que a su muerte hubiere tenido varios, el que corresponda al asiento principal de sus negocios”.

No se trata, como se observa, de una competencia territorial optativa, porque el fuero personal se neutraliza frente a la pluralidad de domicilios y no cuando este es singular. De ahí que únicamente en aquel evento se acude, sin posibilidad de elección, por así disponerlo la ley, al sucedáneo del lugar que “(...) corresponda al asiento principal de sus negocios”.

3. En el caso, ninguna discusión existe entorno a que el causante Jorge Luis Vargas Echeverry tenía como domicilio único Bogotá, que no varios, cual se observa en las demandas que originaron la apertura de la sucesión en distintos juzgados, pues lo común en esta ciudad y en la población de Garzón, se relaciona con “(...) sus actividades profesionales y de negocios”.

En ese orden, debe seguirse que la competencia territorial para conocer del proceso de sucesión de que se trata, se encuentra atribuida al juez de familia de esta ciudad, por corresponder al lugar del “(...) último domicilio del difunto en el territorio nacional (...)”.

4. Así las cosas, se declarará la nulidad de lo actuado ante el Juzgado Segundo Promiscuo de Familia de Garzón, Huila, a donde se enviará el expediente respectivo, con copia auténtica de esta providencia, para lo pertinente, y lo mismo se hará con el proceso que conoce el Juzgado Catorce de Familia de Bogotá.

3. Decisión.

Por lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil, declara que el Juzgado Catorce de Familia de Bogotá, es el competente para seguir conociendo del proceso de sucesión de Jorge Luis Vargas Echeverry.

Como consecuencia, decreta la nulidad de lo actuado en tal sentido por el Juzgado Segundo Promiscuo de Familia de Garzón, Huila, y ordena a la secretaría proceder de conformidad con lo supra señalado, numeral 4º.

Sin costas para ningún sujeto procesal, por no existir constancia de su causa.

Cumplido lo anterior, archívese lo actuado ante la Corte.

Notifíquese».