Sentencia 2000-2013 de septiembre 3 de 2014

CONSEJO SUPERIOR DE LA JUDICATURA 

SALA JURISDICCIONAL DISCIPLINARIA

Magistrado Ponente:

Dr. Néstor Iván Javier Osuna Patiño

Rad.: 11001110200020130265401

Registro proyecto: 1º de septiembre de 2014

Aprobado según Acta 69 de 3 de septiembre de 2014

Ref.: Abogado en apelación

Denunciado: Sonia Consuelo Molina y Amparo Calderón

Denunciante: Luz Mery Hernández Cárdenas y Héctor Julio Gómez Hernández

Primera instancia: Terminación y archivo

Decisión: Confirma

Prescripción: 29 de mayo de 2018

Bogotá, D.C., tres 3 de septiembre de 2014

EXTRACTOS: «VI. Consideraciones de la Sala

1. Competencia.

La Sala Jurisdiccional Disciplinaria de esta corporación tiene competencia para resolver el recurso de apelación interpuesto en contra de las decisiones emitidas por los consejos seccionales de la judicatura, de acuerdo con lo establecido por los artículos 112.4 de la Ley 270 de 1996 y 59.1 de la Ley 1123 de 2007. Dicha competencia, en casos de apelante único, como el presente, se constriñe al análisis de los argumentos señalados en el recurso de apelación y debe respetar el principio de prohibición de “reformatio in pejus”.

2. Identidad del disciplinado. 

Se procede en las presentes diligencias contra las abogadas Sonia Consuelo Molina, identificada con la cédula 52.177.227, tarjeta profesional 158.011 y Amparo Calderón Laguna, identificada con la cédula 35.324.701, tarjeta profesional 105.686. Ninguna de las dos abogadas registra antecedentes disciplinarios.

3. Análisis del caso concreto.

Se trata de resolver por vía de apelación la solicitud de revocatoria de decisión proferida el 29 de julio de 2014, mediante la cual se ordenó la terminación y archivo de la investigación disciplinaria seguida en contra de las abogadas Sonia Consuelo Molina Martínez y Amparo Calderón Laguna.

En primer lugar, la Sala anota que en el presente asunto se investigaron las posibles irregularidades cometidas por las abogadas referidas en el trámite del proceso ejecutivo singular adelantado en contra de los quejosos.

En su recurso de apelación, la quejosa manifestó que la abogada Sonia Consuelo Molina la asesoró de manera desleal, no atendió de manera diligente el encargo encomendado y dejó de “tirado” el encargo encomendado.

No obstante, esta Sala considera que la abogada actuó de manera diligente y realizó las actuaciones pertinentes en pro de los intereses de sus poderdantes. Así, presentó excepciones, participó activamente durante el periodo probatorio, objetó la liquidación del crédito, allegó memoriales informando las consignaciones que sus clientes hicieron, entre otras.

Adicionalmente, se comprobó que el 30 de mayo de 2013 la apoderada de los quejosos renunció al mandato, dado que sus clientes presentaron contra ella la queja disciplinaria que aquí se trata. Así las cosas, esta Sala considera que por dicho acto la togada no infringió sus deberes profesionales.

En igual sentido, la abogada Amparo Calderón Laguna actuó de manera diligente para lograr los intereses del Conjunto Residencial Parque Central Salitre Etapa III y no se observa en el expediente del proceso ejecutivo, alguna actuación manifiestamente dilatoria.

Así mismo, esta superioridad recoge lo dicho por el a quo en la medida en que no obra en el expediente prueba alguna del supuesto acuerdo entre las apoderadas, tendiente a defraudar los intereses de los quejosos.

Ahora bien, el artículo 103 de la Ley 1123 de 2007 dispone que “en cualquier etapa de la actuación disciplinaria en que aparezca plenamente demostrado que el hecho atribuido no existió, que la conducta no está prevista en la ley como falta disciplinaria, que el disciplinable no la cometió, que existe una causal de exclusión de responsabilidad, o que la actuación no podía iniciarse o proseguirse, el funcionario de conocimiento, mediante decisión motivada, así lo declarará y ordenará la terminación del procedimiento”.

En el presente caso, la actuación de las abogadas se ajustó a los deberes profesionales por lo que esta Sala confirmará la decisión adoptada el 29 de julio de 2014, mediante la cual se terminó y archivó la investigación disciplinaria adelantada en contra de las abogadas Sonia Consuelo Molina Martínez y Amparo Calderón Laguna.

En mérito de lo expuesto, la Sala Jurisdiccional Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, administrando justicia en nombre de la República de Colombia y por autoridad de la ley,

RESUELVE:

1. CONFIRMAR la decisión adoptada por la Sala Jurisdiccional Disciplinaria del Consejo Seccional de la Judicatura de Bogotá, en audiencia del 29 de julio de 2014, mediante la cual se terminó y archivo la investigación disciplinaria adelantada en contra de las abogadas Sonia Consuelo Molina Martínez y Amparo Calderón Laguna, conforma a lo expuesto en la parte motiva de la presente providencia.

2. DEVOLVER el expediente a su lugar de origen, para lo de ley.

Notifíquese y cúmplase».