Auto 2013-02850 de enero 27 de 2014

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN CIVIL

Rad. 1100102030002013-02850-00

Bogotá, D.C., veintisiete de enero de dos mil catorce.

La Corte resuelve la colisión de competencia suscitada entre los Juzgados Décimo de Familia de Medellín y Promiscuo del Circuito de San Pedro de los Milagros.

I. Antecedentes

1. La defensoría de familia adscrita al centro zonal integral noroccidental del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, “obrado en el interés superior de los niños, niñas y adolescentes y especialmente el que le asiste al niño XXXXXX XXXXXXXXXXXXX, con domicilio en la ciudad de Medellín”, radicó en el Juzgado Décimo de Familia de esa capital, demanda verbal contra MMMMMMM MMMMM con el propósito de que se accediera a privar a ésta de la patria potestad que ejerce en relación con aquél, “por haberse incurrido en la causal segunda consagrada [por] el artículo 315 del Código Civil” (fl. 4, cdno. 1).

2. La autoridad jurisdiccional rechazó el libelo presentado porque de acuerdo con “lo dispuesto por el art. 23 num. 1º del Código de Procedimiento Civil y conforme al auto proferido por la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil, del 30 del abril de 2013, la competencia radica en el lugar de domicilio de la demandada y [aquí] se dice claramente que es el municipio de Belmira (Ant.)” (fl. 7).

3. El 23 de octubre de 2013, el Juzgado Promiscuo del Circuito de San Pedro de los Milagros tampoco admitió a trámite el asunto con fundamento en que de los elementos de persuasión existentes “se observa que la defensoría (...), por solicitud del señor RRRR RRRRRR RRRRRR RRRRRR, impetró la demanda de privación de la patria potestad en representación del menor XXXXXXX XXXXXXX XXXXXXX y en contra de su madre MMMMM MMMM MMMMMMMMM (...) lo cual es indicativo que al fungir el menor como demandante (...) la competencia le asiste al juez de su domicilio (...), así lo sostuvo la Sala Civil de la (...) Corte Suprema de Justicia en decisión del 30 de abril de 2013” (fls. 8 y 9).

4. El término de traslado ordenado en cumplimiento de lo previsto en el artículo 148 del Código de Procedimiento Civil venció en silencio, por lo que se procede a dirimir el conflicto.

II. Consideraciones.

1. Ante una colisión negativa que involucra a juzgados de diferente distrito judicial, corresponde a la Corte desatarla de acuerdo con la atribución conferida por los artículos 28 del Código de Procedimiento Civil y 16 de la Ley 270 de 1996, modificado por el 7º de la 1285 de 2009, a través del Magistrado Sustanciador en Sala Unitaria, de conformidad con el artículo 29 del precitado estatuto procesal, reformado por el artículo 4º de la Ley 1395 de 2010, vigente a partir de su promulgación el 12 de julio del mismo año, pues, en tales términos esta corporación se ha pronunciado, entre otros, en autos de 27 de septiembre de 2010 Exp. 2010-01055-00 y del 14 de agosto de 2013, Exp. 2013-01590-00.

2. Aquí, la demanda formulada por el defensor de familia adscrito al centro zonal integral noroccidental del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, a nombre del menor XXXXXX XXXXX XXXXX, para que en sentencia se privara de la patria potestad que respecto de él ejercer su progenitora, MMMM MMMMM MMMMM, se radicó en el Juzgado Décimo de Familia de la señalada capital, con fundamento en que el niño está domiciliado en “Medellín” (fls. 4 a 6).

3. En virtud de lo anterior, se concluye que al funcionario ante quien se presentó inicialmente el referido libelo, le corresponde conocer de su trámite, toda vez que, por una parte, la acción fue promovida por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar a nombre y en interés del menor XXXXX XXXXX XXXXXX y, por la otra, se informó que el pequeño está domiciliado en la capital de Antioquia.

Es preciso recordar que en los procesos que tienen como finalidad examinar temas relacionados con la “pérdida o suspensión de la patria potestad”, si el demandante es el menor, el artículo 8º del Decreto 2272 de 1989, atribuye el conocimiento de la controversia, por el factor territorial, al juez de su vecindad.

La corporación, a propósito de esta especial regla de competencia, en auto CSJ SC, 24 de julio de 2013, Rad. 2013-01334-00, sostuvo que

(...) en los asuntos en que la parte actora la constituya un menor, como aquí acontece, el elemento determinante de la “competencia territorial” para conocer de ellos lo será, el atinente a su avecindamiento, aspecto que ha tenido la oportunidad de subrayar la doctrina jurisprudencial de la Corte, cuando sobre el particular ha dicho que “[d]el texto de la demanda emerge que la misma ha sido instaurada en protección de los intereses de la menor xxxxx, y, por ende, presentada en su nombre, por lo que bien puede inferirse que quien funge como demandante es la citada menor de edad. Por tanto, es patente que la competencia de este asunto, por el factor territorial, se determina por el domicilio del infante, tal como se desgaja del artículo 8º del Decreto 2272 de 1989” (autos de mayo 21/2008, Exp. 00312, y oct. 1º/2012, Exp.1908).

4. Ciertamente que la Sala ha adjudicado la competencia de procesos de “privación de la paternidad” a juzgadores del domicilio de la parte demandada, CSJ SC, auto de 30 de abril de 2013, Exp. 2013-00805-00, pero ello ha sido así en los precisos casos en los que quien demanda no es el niño. En efecto, expresó la Corte que

no es el menor sino su madre, quien figura como demandante, por intermedio de la defensora de familia, por lo que debe descartarse la aplicación en este evento, del fuero especial señalado en el artículo 8º del Decreto 2272 de 1989, cuyo presupuesto básico es el de que el menor sea el actor.

5. En consecuencia, corresponde asignar las diligencias en las que se suscitó el referido conflicto a la autoridad judicial ante quien inicialmente se impetró la demanda de privación de patria potestad, habida cuenta que, al margen del lugar en el que se informó está domiciliada la demandada MMMMM MMMMM MMMM, lo cierto es que en el “sub lite” el menor XXXXX XXXXX XXXXXX funge como actor, a través del correspondiente Defensor de Familia.

6. Se remitirá el expediente, entonces, al Juzgado Décimo de Familia de Medellín y también se dejará en conocimiento del Juzgado Promiscuo del Circuito de San Pedro de Los Milagros, la decisión aquí adoptada.

III. Decisión

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia,

IV. RESUELVE:

1. Declarar que el Juzgado Décimo de Familia de Medellín, es el competente para conocer de la demanda verbal de privación de patria potestad promovida por la Defensoría de Familia adscrita al Centro Zonal Integral Noroccidental del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, a nombre del menor XXXXX XXXX XXXXXXX, contra la señora MMMM MMMMM MMMM.

2. Enviar el expediente al citado despacho judicial e informar lo decidido al Juzgado Promiscuo del Circuito de San Pedro de Los Milagros, haciéndole llegar copia de esta providencia.

3. Librar, por secretaría, los oficios correspondientes.

Notifíquese

Magistrados: Fernando Giraldo Gutiérrez.