Auto 2014-00035 de febrero 17 de 2014

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN CIVIL

Rad.: 11001-02-03-000-2014-00035-00

Bogotá D.C., diecisiete de febrero de dos mil catorce.

Se decide acerca de la admisibilidad de la demanda de exequátur promovida por Jacqueline Galvis Robles, a través de apoderada, respecto de la sentencia dictada el 22 de febrero de 2005, por la Corte del Circuito Judicial de Sarasota, Estado de la Florida, Estados Unidos.

Consideraciones

Las sentencias y providencias con el mismo carácter, dictadas en un país extranjero, en procesos contenciosos o de jurisdicción voluntaria, tienen efectos vinculantes en Colombia siempre y cuando cumplan los requisitos que reclama la legislación patria en el título XXXVI del libro V del Código de Procedimiento Civil.

El artículo 694 de esa normatividad, precisamente, señala aquellas exigencias, dentro de las cuales se destacan las previstas en los numerales 1º a 4º, mismas que deben ser analizadas ab initio por la Corte, pues el canon siguiente, 695 ejusdem, al reglamentar el trámite del exequátur de una sentencia o laudo extranjero, sujeta la admisión de la demanda al cumplimiento de tales requerimientos, previniendo que si faltare alguno de ellos, se rechazará de plano la petición.

Justamente, el numeral 3º del mencionado artículo 694, exige que la sentencia cuya homologación se pretende esté ejecutoriada, de conformidad con la ley del país de origen, circunstancia que debe ser acreditada por la parte interesada en que se adelante el trámite.

En el asunto que transita por la Corte, se advierte que la convocante no demostró, de ninguna forma, la firmeza de la decisión judicial aportada, pues dicho requisito se echa de menos en el plenario.

Al efecto, para la comprobación de lo dicho, baste ver que a más de no observarse constancia sobre el particular dentro de la foliatura acompañada con su solicitud, es tanta la orfandad en ese sentido, que ni si quiera se aludió a ello en el memorial contentivo de la demanda de exequátur, como lo revela la narración fáctica del libelo en el que únicamente se indicó que “el 22 de febrero de 2005, mediante sentencia proferida por el Tribunal del Circuito Judicial Doce para el condado de Sarsota, Florida se disolvió el vínculo matrimonial”.

Habida cuenta de lo señalado, la omisión comentada conlleva, como se dejó anotado, el rechazo de la demanda merced a las previsiones del Estatuto Procesal Civil.

En armonía con lo expuesto, el despacho

RESUELVE:

1. Rechazar la demanda de exequátur a que se alude en la parte inicial de esta providencia, por los basamentos anteriormente expuestos.

2. Reconocer a la Dra. Francia Helena Cerquera Lozano como apoderada judicial de la accionante en los términos del poder especial a ella conferido.

Previas las constancias de rigor, devuélvase la demanda y sus anexos, sin necesidad de desglose.

Notifíquese.

Magistrados: Margarita Cabello Blanco.