Auto 2014-00046 de marzo 27 de 2014

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN SEGUNDA

Bogotá, D.C., veintisiete (27) de marzo de dos mil catorce (2014)

Expediente 11001032500020140004600

Actor: Fernando Garzón Pinzón

Referencia: 0098-14

Encontrándose el proceso para considerar la admisibilidad de la demanda ejecutiva instaurada contra la Caja de Retiro de las Fuerzas Militares, se observa lo siguiente:

El señor Fernando Garzón Pinzón, mediante apoderada, pretende el cumplimiento del fallo proferido por el Tribunal Administrativo Cundinamarca-Sección Segunda- subsección “A” de 24 de junio de 2004, que ordenó el reajuste de su asignación mensual de retiro con inclusión de la prima de actualización establecida en los decretos 25 de 1993, 65 de 1994 y 133 de 1995 y la respectiva indexación.

Como fundamento de sus pretensiones expuso que la Caja de Retiro de las Fuerzas Militares mediante Resolución 4151 de 20 de diciembre de 2004, con la cual da cumplimiento a la sentencia, ordenó el pago de $ 3.324.001, suma que resulta muy inferior a la que le corresponde realmente que estima en $ 300.886.146.

El título ejecutivo lo constituye la sentencia del 24 de junio de 2004 proferida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca. Sustentó la competencia del Consejo de Estado el! el numeral 13 del artículo 128 del Código Contencioso Administrativo, precepto que no resulta aplicable por las siguientes razones:

El código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo, que empezó a regir el 2 de julio de 2012, establece la regla de competencia en los procesos ejecutivos de la siguiente manera:

“ART. 152.—Competencia de los tribunales administrativos en primera instancia. Los tribunales administrativos conocerán en primera instancia de los siguientes asuntos:

(...)

7. De los procesos ejecutivos, cuya cuantía exceda de mil quinientos (1.500) salarios mínimos legales mensuales.

(...).

ART. 155.—Competencia de los jueces administrativos en primera instancia. Los jueces administrativos conocerán en primera instancia de los siguientes asuntos:

(...)

7. De los procesos ejecutivos, cuando la cuantía no exceda de mil quinientos (1.500) salarios mínimos legales mensuales.

(...)”.

En relación con los documentos que constituyen título ejecutivo, la competencia en los casos en que se trata de sentencias ejecutoriadas y el procedimiento, los artículos 297 y 298 del Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo, establecen lo siguiente:

“ART. 297.—Título ejecutivo. Para los efectos de este código, constituye título ejecutivo:

1. Las sentencias debidamente ejecutoriadas proferidas por la jurisdicción de lo contencioso administrativo, mediante las cuales se condene a una entidad pública al pago de sumas dinerarias.

(...)

ART. 298.—Procedimiento. En los casos a que se refiere el numeral 1º del artículo anterior, si trascurrido un (1) año desde la ejecutoria de la sentencia condenatoria o de la fecha que ella señale, esta no se ha pagado, sin excepción alguna el juez que la profirió ordenará su cumplimiento inmediato. (Subraya fuera del texto)

(...)”.

Las normas transcritas evidencian que los procesos ejecutivos incoados para lograr el cumplimiento de sentencias ejecutoriadas tienen regla especial de competencia dispuesta en el artículo 298 del Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo, según el cual la demanda ejecutiva será tramitada por el Juez o Magistrado que profirió la sentencia que constituye título ejecutivo.

Así las cosas, el Consejo de Estado no es el competente para conocer de la demanda ejecutiva interpuesta por el señor Francisco Garzón Pinzón dado que la sentencia que constituye título ejecutivo fue proferida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca y por tal razón, se ordenará la remisión del libelo a esa corporación.

Por lo expuesto, se dispone:

REMÍTASE la demanda ejecutiva incoada por el señor Fernando Garzón Pinzón al Tribunal Administrativo de Cundinamarca para lo de su competencia.

Cópiese, notifíquese y cúmplase.